Apiladas Deportivas: fútbol, juveniles y el día despues. Un enfoque para comprender una situación compleja

76

La miga del deporte. Lo que decimos en Abrí la Cancha. ¡Se viene Qatar! Un calendario europeo de escándalo. La guerra UEFA-FIFA. Un nuevo suicidio de un juvenil.

Por Carlos Aira 

 

¡Qué semana nos espera! Estamos a días del comienzo de la Copa del Mundo Qatar 2022 y los corazones futboleros vibran redoblados. Sístoles y diástoles redobladas detrás del sueño mundialista argentino. A diferencia de otros mundiales, la lista de 26 jugadores no abrió mucho margen a la polémica. Como adelantamos en Abrí la Cancha, Ángel Correa quedaría afuera e ingresaría Juan Foyth. El miedo no es zonzo: el cuerpo técnico sacrificó un mediapunta con salida en beneficio de un central, alto, con buen cabezazo, que puede jugar de lateral. Uno no sabe con qué se va a encontrar en el camino mundialista…

Hablando de la lista. Algunos criticaron el video presentado por AFA para la presentación de la lista mundialista. Los salieris de Francis Ford Coppola imaginaron un trabajo de cámaras, enfoques y cuadros cinematográficos. La realidad es que el camino elegido por AFA y el Cuerpo técnico es la mayor sencillez posible. Una empatía notable con el pueblo futbolero. Es cierto que la pelota entra, dimos la vuelta en el Maracaná y el invicto está en pie, pero AFA comprendió que los hinchas se enamoró de un cuerpo técnico con modos y formas franciscanas.

Se viene el Mundial y el querido Nicolás Podroznik metió el dedo en la llaga con un artículo notable. ¡Una Copa del Mundo en plena competencia europea! La guerra FIFA-UEFA por los calendarios y el negocio del fútbol. Los Cuerpos Técnicos no tendrán tiempo de trabajo y los jugadores descanso. Una picadora de carne. La gran pregunta: ¿Qué determinante será el estado físico de los jugadores en la proyección deportiva del Mundial?

El campeonato argentino, con solo cinco mundialistas (uno argentino y cuatro uruguayos), frenó su competencia el 23 de octubre (amén de la Copa Argentina y la vergonzosa final de la Copa de Campeones). Este fin de semana hay fútbol en España, Francia, Italia e Inglaterra. Los entrenadores argentinos en Europa han tomado diferentes posturas con nuestros mundialistas. Diego Simeone – entrenador del Atlético Madrid – ha convocado a Rodrigo De Paul para un intrascendente encuentro de Copa del Rey antel el Almazán, de Tercera División. Por su parte, Jorge Sampaoli liberó a Marcos Acuña y Papu Gómez para el partido ante Real Sociedad. La decisión del casildense generó una fuerte polémica porque el club hispalense está en puestos de descenso a segunda división con presupuesto de Champions League.

Ahora sí. Cambiamos completamente el ángulo de la información y nos metemos en un tema complejo de abordar.

El viernes pasado, el mundo del fútbol – y la sociedad – se conmocionó con la noticia del suicidio de un juvenil de 20 años. Samuel Rebollo había nacido en Salta y durante gran parte de su corta vida caminó el país detrás de un sueño de fútbol y porvenir. Jugó en el fútbol base de Atlético Tucumán, Platense y su último paso fue en Aldosivi. Días atrás, el club marplatense decidió su libertad de acción.

Cuando suceden casos como éste, la prensa deportiva se tira de los pelos y pide explicaciones. Explicaciones complejas, porque nada es lineal. En primer lugar hay que desterrar un mito: no existe el fútbol amateur. Hoy, un futbolista de fútbol base es un profesional de facto. Pibes de 10-12-14 años viven un ritmo de exigencia que incluye competencia, resultados y desarraigo, en muchos casos.

Vale destacar que los clubes trabajan cada vez más y mejor la contención de los juveniles, pero hay un universo a comprender. Las seis divisiones grandes (Novena a Cuarta) engloban a 180 jóvenes de diversos lugares del país – y también del exterior – con diferentes realidades. Están aquellos contenidos por la familia. Otros tienen representantes que facilitan el día a día. Otros, están en una situación de orfandad. Detrás del oropel del fútbol grande, la realidad: de los 180 jovenes, tan sólo el 10-15% tendrá contrato profesional. El resto transitó su infancia y adolescencia con una vida profesional de plena incertidumbre y sin título profesional habilitante luego de años de estudio y trabajo.

Para los jugadores libres con 20 años, las puertas del fútbol se cierran dramáticamente. Dependiendo el club donde se transitó el fútbol base, los caminos son diversos. Si la chapa es importante y el representante indicado, existe un camino profesional en el ascenso o en la vida trashumante de trabajadores del fútbol global.  Para la mayoría, las ligas de semi-profesionalismo terminan siendo el estertor de un sueño de fútbol. El fútbol como la biblia: muchos son los llamados, pero pocos los elegidos. Es la Cara B del fútbol. La dramática cara B. Vuelvo a un punto: los clubes trabajan conceptos que años atrás parecían innecesarios: formación educativa, secundario y orientación terciaria obligatoria. Gabinete psicológico.  Un trabajo explícito pensando en ese día después.

Otro tema sensible son las familias. Desde el joven que sueña y anhela conducir el porvenir de los suyos y se genera una autoexigencia asfixiante; hasta los padres y hermanos que ejercen una manifiesta presión sobre el futbolista juvenil. Un caldo de cultivo del cual los clubes son ajenos.

Desde que el fútbol es profesional, los jóvenes vieron la actividad como una herramienta de progreso. 1942. El Sueño del Pibe, con letra de Reynaldo Yiso:

 

“Mamita…Mamita…se acercó gritando

La madre extrañada dejó el piletón

Y el pibe le dijo riendo y llorando

el club me ha mandado la citación”

“Mamita querida ganaré dinero.

Seré un Baldonedo, un Martino o un Boyé

Dicen los muchachos del oeste argentino

que tengo más tiro que el gran Bernabé

 

Somos pocos los periodistas que nos metemos en este tema. Vuelvo a hacer una pregunta que hice días pasados en Abrí la Cancha: ¿No será el momento de discutir el status amateur del fútbol base? 

¡La seguimos la semana próxima, amigos de Abrí la Cancha!

Comentarios

comentarios