Apiladas Deportivas: De Napolés a Pamplona, hoy nos fuimos a Europa

510

La miga del deporte. Lo que decimos en Abr√≠ la Cancha. Napoli campe√≥n luego de 33 a√Īos, un festejo argentino. El recuerdo de Diego. Osasuna, finalista de Copa del Rey: el ejemplo que se busca esconder.

Por Carlos Aira

 

Estas Apiladas Deportivas tienen una caracter√≠stica singular. Vamos a dejar el deporte argentino para meternos en el f√ļtbol europeo, algo qu√© no hacemos. ¬ŅPor qu√©? Porque hay razones para analizar. Razones del coraz√≥n; pero tambi√©n, del marco en el cual est√° inmerso el f√ļtbol en el mundo global del entretenimiento, el espect√°culo, los valores de mercado y las apuestas.
El jueves pasado, el Napoli se consagr√≥ campe√≥n de Italia luego de 33 a√Īos. Napoli no solo es sin√≥nimo de Diego Armando Maradona. Si escarbamos un poco, la simbiosis entre entre aquella tierra y la nuestra es demasiado cercana.¬†¬ęVer Napoles e doppo morire¬ę, dice el refr√°n popular. A los pies del Vesubio, N√°poles es intensa, mediterr√°nea y pasional. La construcci√≥n social de nuestro pa√≠s est√° atravesada por la inmigraci√≥n europea del siglo 20. Fue tan fuerte la inmigraci√≥n napolitana¬†‚Äď y su zona de influencia ‚Äď que qued√≥¬†impregnada en el habla porte√Īa. Los¬†Tanos, af√©resis de napolitanos, para describir a cualquier italiano o descendiente. En 2005, un estudio realizado por el Conicet busc√≥ destrabar una curiosidad filol√≥gica: ¬ŅDe d√≥nde surge el acento y entonaci√≥n porte√Īa, babel del sur del mundo? Luego de meses de trabajo los cient√≠ficos llegaron a una conclusi√≥n: los porte√Īos hablan el espa√Īol con una entonaci√≥n m√°s cercana a la de los napolitanos que a la de cualquier otra lengua. Incluso el castellano espa√Īol o de otras latitudes continentales.
Pero en el t√≠tulo del Napoli est√° Diego. Siempre est√° Diego. El h√©roe de las causas m√°s nobles.¬† En junio de 1984 lleg√≥ a la turbulenta N√°poles. En la temporada 1983/84, los celestes se hab√≠an salvado del descenso en la √ļltima fecha. En su primer partido viaj√≥ hacia Verona. Una bandera esperaba a los jugadores e hinchas del sur: ‚ÄúBienvenidos a Italia, africanos‚Äú.¬†¬†Diego se puso el traje de superh√©roe. Ese que siempre le sent√≥ tan c√≥modo.¬†Nada volvi√≥ a ser igual al pie del Vesubio. ¬†Campe√≥n 1986/87 y 1989/90.¬†San Genaro y Diego. Diego Armando Maradona.¬†El hombre que cambi√≥ la correlaci√≥n de fuerzas sur-norte. El capit√°n celeste campe√≥n 1986/87 y 1989/90. El que no se hizo el distra√≠do cuando pute√≥ a los clept√≥manos de la FIFA¬†en la final de Italia 1990.¬†El que pag√≥ tama√Īa osad√≠a.
Por eso, en el interminable festejo napolitano, Diego sigue y seguirá estando siempre presente. En las banderas, camisetas, murales y en el canto eterno de esa tierra napolitana, tan lejana pero a su vez tan nuestra: O mamma mamma mamma o mamma mamma mamma sai perche’ mi batte il corazon? Ho visto Maradona Ho visto Maradona eh, mamma’, innamorato son
Napoli se consagró campeón y a los argentinos se nos escapó un lagrimón.

 

MIENTRAS TANTO EN ESPA√ĎA…

 

Este fin de semana hubo final de Copa del Rey. Una final extra√Īa. De esas que no quiere el mercado. De un lado, Real Madrid y sus estrellas; del otro, los vascos del Club Atl√©tico Osasuna. Una de las empresas m√°s grandes del mundo deportivo del entretenimiento y espect√°culo ante un club que no se ha transformado en Sociedad An√≥nima Deportiva, que en los √ļltimos 10 a√Īos fue castigado sistem√°ticamente por la Liga Profesional Espa√Īola y que tiene uno de los presupuestos m√°s bajos de la Liga Espa√Īola.
¬ŅCu√°l es el mayor capital de Osasuna? Un orgullo inclaudicable; hijo de una identidad.
Osasuna. Salud, en euskera. Esa lengua indescifrable que se asemeja a los hachazos de los aizkolaris. El club mantuvo su nombre aun en tiempos de franquismo y lenguas regionales prohibidas. El orgullo de tener uno de los mejores sistemas de juveniles del f√ļtbol espa√Īol. La cantera de El Tajonar. En 1992, cuando por c√©dula real, los clubes espa√Īoles se vieron obligados a convertirse en Sociedades An√≥nimas Deportivas, Osasuna mostr√≥ los avales y libres deudas para continuar su camino como instituci√≥n de sus socios.
Entre 2004 y 2007, con un presupuesto acotado, Osasuna acarici√≥ la gloria. Pele√≥ campeonatos, derrot√≥ a los gigantes de Espa√Īa, fue finalista de la Copa del Rey, cayendo en la final ante Betis. En 2007 fue semifinalista de Copa UEFA, cayendo en forma muy ajustada ante Sevilla.
Lo que vino después fue complicado. Osasuna no era un buen ejemplo para el sistema de negocios de la Liga Profesional encabezada por Javier Tebas. En silencio, La Liga inició un trabajo de demolición. Se persiguió a los hinchas por cuestiones políticas. La directiva cometió errores que terminaron siendo determinantes. Si existía flexibilidad económica para las Sociedades Anónimas Deportivas, La Liga no perdonó a Osasuna. En 2014, luego de 14 temporadas, el equipo perdió la categoría.
All√≠ comenz√≥ el trabajo de desmembramiento institucional. El mal ejemplo de un club orgulloso de sus modos y formas.¬† Osasuna perdi√≥ gran parte del terreno de El Tajonar. Tampoco pod√≠a llevar adelante contrataciones. El 7 de junio de 2015, fue uno de los d√≠as m√°s importantes en la historia de Osasuna. Ultima fecha del campeonato de Segunda Divisi√≥n. Si el equipo perd√≠a en Sabadell, descend√≠a Segunda B. Era el final del club. Desaparecer√≠a como desaparecieron muchos clubes tradicionales del f√ļtbol espa√Īol. Por ejemplo, ¬†M√°laga, Salamanca, Extremadura, Badajoz o Logro√Īes. Claro, ellos hab√≠an desaparecido por deudas empresariales. Osasuna era el final del modelo Club de los Socios.
El orgullo de la tierra. A los 39 del segundo tiempo, Sabadell convierte el 2 a 1. El descenso era una realidad. En tiempo de descuento, Javier Fla√Īo igual√≥ para Osasuna y no solo mantuvo la categor√≠a: ese gol fue la salvaci√≥n del club. La hinchada de Osasuna – Los Indar Gorri (Fuerza Roja) – cantan al ritmo de No me arrepiento de este amor, una canci√≥n que describe ese momento: ¬ęLa gente nunca van a entender / Porque nunca lo vivi√≥ / Salvarse en el √ļltimo minuto / de la desaparici√≥n / El orgullo de Iru√Īa (Pamplona, en castellano) / Nunca se puede acabar / Cada vez que este equipo salta al campo del Sadar / De local o visitante yo sigo a todas partes / Indar Gorri siempre anima hasta el final¬Ľ.¬†

 

 

En abril de 2016, Aitor Ota√Īo, socio compromisario de Osasuna, visit√≥ Abr√≠ la Cancha. Explic√≥ con detalles la situaci√≥n de un club comprometido por la presi√≥n de La Liga y el modelo empresarial salvaje:
¬ęNos han hecho vender todo el patrimonio del club y tal por endeudarse pagando fichas muy altas. Un club chico con el presupuesto de Osasuna no se puede permitir esos contratos. Entonces el endeudamiento aumenta, aumenta, aumenta, aumenta, y al final la pelota es tan grande que ya no se puede salvar. La √ļnica manera que tuvimos para salvarnos cambiar la deuda por la propiedad del estadio y todos los campos de entrenamiento. Pero la conversi√≥n en sociedad an√≥nima deportiva no es nada bueno, porque a pesar de todo nosotros como socios elegimos nuestros socios compromisarios [N. del R.: representantes de socios en la direcci√≥n del club.]. Actualmente, a pesar de que estamos en una mal√≠sima situaci√≥n, nosotros seguimos siendo por nuestros representantes en las reuniones con la junta directiva los que decidimos como hinchas del club si queremos que se aprueben los presupuestos, que el dinero vaya para un lado, que el dinero vaya para la cantera, que el dinero vaya para la fundaci√≥n del club o para lo que sea. Pero desde el momento que aparece la sociedad an√≥nima deportiva el hincha simplemente es un instrumento que quiere el club para que aliente o para que asista al campo. Nada m√°s. Mientras el club sea de los hinchas el club siempre se preocupar√° de los hinchas, pero cuando el club deja de ser de ellos ya jam√°s el club se preocupar√° de ellos.‚ÄĚ
En junio de 2016, Osasuna regres√≥ a Primera. Volvi√≥ a Segunda en una temporada para regresar a a Primera en 2019. Ya era otro club. El trabajo de los socios recompuso su situaci√≥n patrimonial. Los socios del club le hab√≠an torcido – con lucha y en silencio – el brazo a la Liga Profesional. En septiembre de 2020, en Abr√≠ la Cancha entrevistamos a Abel D√≠az, otro socio compromisario del club navarro, por un tema singular: los socios decidieron que el nuevo estadio de Osasuna tenga una tribuna para ver el partido de pie. Como las viejas tribunas populares. Algo que no existe en ning√ļn estadio espa√Īol hace un cuarto de siglo.
‚ÄúLo importante es que Osasuna sigue siendo un club de socios. Gracias a esto se pudo hacer este sistema participativo:¬†elegir el proyecto y discutirlo. En el futbol espa√Īol en caso que no seas socio, el due√Īo elige su proyecto, no pregunta a los aficionados, contrata a su amigo contratista, comisiones y todo el asco que se vive en el futbol europeo. El problema de las SAD no son solo los resultados. Valencia est√° en manos de un singapur√©s que hace y deshace a gusto o¬† Elche, que fue comprado por el argentino Cristian Bragarnik. Lo que sucede en esa SAD es de cuidado: se desprendi√≥ de los jugadores que le dieron el ascenso para traer futbolistas representados por √©l‚ÄĚ, explic√≥ el hincha de Osasuna en Abr√≠ la Cancha.
El equipo navarro disputó la final de Copa del Rey ante Real Madrid con solo tres jugadores extranjeros. El mayor fichaje en la historia del club es el croata Ante Budumir, y no llega a los 10 millones de euros. La asimetría económica entre ambos equipos no se vio dentro del campo de juego. Real Madrid ganó 2 a 1 y terminó haciendo tiempo. En las tribunas, Osasuna ganó por goleada.
¬ŅPor cual raz√≥n la transmisi√≥n oficial para el continente – atiborrada de publicidades de casas de apuestas – obvi√≥ toda la informaci√≥n anteriormente citada? Sencillo: si se explica que Osasuna, un club de socios, le plant√≥ cara al gigante del entretenimiento y el espect√°culo del f√ļtbol, el f√ļtbol podr√≠a regresar a un estad√≠o indeseado.¬†Un David Vs. Goliat se debe dar cada tanto. Estas finales son un mal ejemplo: el p√ļblico global – supuestamente – desea finales entre los grandes valores de mercado.
Mientras tanto, el f√ļtbol nos regala estas historias maravillosas. Por eso la obligaci√≥n de difundirlas.

 

 

Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha, por Radio Gráfica. Premio Jauretche 2021 a la Investigación Periodística.

 

Comentarios

comentarios