Clubes de barrio, mujeres y dirigentas

272

Liliana Montoya y Andrea Rilo, dirigentas de la Uni√≥n de Clubes de Barrio de Quilmes visitaron Abr√≠ la Cancha Radio. En una larga charla junto a Nehu√©n R√≠os y Osvaldo Jara, ambas se√Īalaron la importancia de las mujeres dentro de la conducci√≥n de los clubes.

Por Carlos Aira

 

Liliana Montoya es presidenta del Club Villa Alcira, de Bernal; por su parte, Andrea Rilo, es parte de la Sociedad de Fomento de Villa Augusta, Ezpeleta. Ambas narraron historias, vivencias y una realidad: la conducción de los clubes de barrio también es cosa de mujeres:
¬ęNo practico deportes. Soy madre de cuatro varones y mi camino dentro del club comenz√≥ acompa√Īando a mis hijos. En los clubes de barrio hay muchas necesidades y poca gente que se dedica de lleno. Comenc√© en la Comisi√≥n de Madres y desde all√≠ me fui metiendo hasta llegar a Presidenta¬ę; nos se√Īala Liliana Montoya, qui√©n agreg√≥:¬†¬†¬ęLas mam√°s tenemos un rol fundamental. Somos quienes organizamos el buffet o cosemos las remeras de los equipos. La clave siempre estuvo en la organizaci√≥n y por eso hoy hay varias mujeres que estamos conduciendo los clubes¬Ľ.
La Sociedad de Fomento est√° relacionada con la tercera edad, pero articulan permanentemente con los clubes. Un lugar de encuentro generacional. Andrea Rilo tambi√©n narr√≥ su experiencia de ingreso a un mundo que le era desconocido: ¬ęAl igual que Liliana llegu√© a la Sociedad de Fomento como mam√°. As√≠ comenzaron las primeras interacciones y con la impronta de generar algo. Siempre decimos que un pibe en el club es un pibe menos en la calle y el club es la gran familia de la vida¬ę.¬†
Articular con el estado y la sociedad es un aprendizaje para los dirigentes deportivos. ¬ęInici√© este camino desde una necesidad y desde cero. No todos los barrios tenemos las mismas problem√°ticas y comenzamos a golpear las puertas del Estado. En Ezpeleta, primero nos organizamos contra los tarifazos y luego con las ollas populares¬Ľ, se√Īal√≥ Rilo en Abr√≠ la Cancha.
¬ęNos encantar√≠a centrarnos en lo deportivo, pero hay una realidad social que el club de barrio no puede estar ajeno. La Pandemia lo explicit√≥. Nosotros tuvimos un rol fundamental en Bernal. Los martes y jueves le damos almuerzo a los chicos. Nosotros tenemos un voluntariado entre socios y dirigentes del club que le cocinamos a los chicos. Tambi√©n somos punto solidario en la entrega de bolsones¬ę, expres√≥ Montoya.

 

 

La importancia de la Uni√≥n de los Clubes de Barrio y su rol integrador:¬†¬ęCada club se organiza con sus herramientas. En ese sentido hay que destacar el trabajo de Diego Indycki, ex titular de la Uni√≥n y actual presidente provincial. Los clubes nos vamos comunicando y ayudando con las necesidades del otro. Los clubes de barrio est√°bamos olvidados, sobre todo los del conurbano profundo. Hay necesidades sin cubrir que est√°n resueltas en n√ļcleos urbanos c√©ntricos. Por eso la Uni√≥n de Clubes de Barrio nos brinda una voz y una impronta¬ę, expres√≥ Andrea Rilo, titular de la Sociedad de Fomento de Villa Augusta, Ezpeleta, qui√©n agreg√≥:¬†¬ęEl deporte es importante en nuestros clubes, sobre todo el f√ļtbol masculino y femenino infantil. El f√ļtbol es la puerta de ingreso de la familia al club. Una vez que la familia est√° adentro de las instituciones trabajamos la Mesa de G√©nero para abordar problem√°ticas que no son ajenas a las realidades de los chicos. Para muchas familias, el club es la puerta de entrada a la sociedad¬ę.
¬ęM√°s all√° de colaborar en las actividades propias del club, las mujeres estamos tomando roles de participaci√≥n en las asambleas de los clubes. Luchamos por el 50% de Comisi√≥n Directiva. Sabemos que es complicado, porque a veces falta participaci√≥n, pero es un tema de agenda y lo vamos a ir logrando de a poco¬ę, analiz√≥ Montoya, qui√©n agreg√≥: ¬ęJuventud de Quilmes tiene una presidenta mujer, pero a√ļn falta llegar a los espacios de poder y decisiones. En los clubes de barrio las mujeres remamos en dulce de luche para ocupar un rol protag√≥nico. Yo soy una voz, pero hay un d√≠a a d√≠a que busca ingresar a lugares de protagonismo. Esto no es sacar al hombre, sino trabajar en equipo para ser m√°s fuertes. La Uni√≥n de Clubes de Barrio marca esta tendencia: trabajar en conjunto para sacar adelante a los clubes en conjunto¬Ľ.
Otro tema interesante es el desarrollo del f√ļtbol femenino infantil. Una explosi√≥n notable en los clubes de barrio: ¬ęNosotros participamos con seis categor√≠as federadas en la Liga Malvinas Argentinas. Con la alegr√≠a de la participaci√≥n formal tambi√©n comenzaron los problemas, porque necesitamos el espacio para las pr√°cticas y algunos socios no quer√≠an poner al f√ļtbol femenino a la par del masculino. Por suerte, pudimos resolverlo y nos llena de orgullo tener tantos chicos y chicas practicando y compitiendo¬Ľ, nos expres√≥ la presidente del Club Villa Alcira.
¬ęAntes hab√≠a tres categor√≠as y ante la inmensa cantidad de chicas que se quer√≠an sumar al f√ļtbol femenino, hubo que armar tres nuevas categor√≠as. Hoy tenemos desde Pre-Mini (4-5-6 a√Īos), Mini, Cadetas, Infantil y una variedades de edades que llegan a las adultas. Tenemos jugadoras que llegaron a Claypole AFA. Por eso la importancia de esa liga, de tener carnet, sentirse importante, ser parte de la historia y desarrollarse en el deporte que las apasiona. Todo eso lo fuimos logrando en los √ļltimos a√Īos con mucho esfuerzo¬ę, sostuvo Andrea Rilo.
La importancia de los clubes de barrio va m√°s all√° de la pr√°ctica deportiva: ¬ęEn el Club Villa Alcira nosotros dictamos el FINES, pero en este 2023 decidimos sumar educaci√≥n Primaria. Mucha gente de 30 y 40 a√Īos se anot√≥ para terminar sus estudios primarios. Ten√≠amos dirigentes, madres y padres de chicos, que no sab√≠an leer y escribir. Todo eso lo estamos logrando a partir del esfuerzo y el emprendimiento que llevamos adelante. Vale destacar que esta experiencia se replica en muchos clubes de barrio¬ę, expres√≥ Liliana Montoya.

 

 

Comentarios

comentarios