De tablones y acordes: un viaje a la historia de los conciertos en los estadios de f√ļtbol argentinos

636

El periodista Emiliano Curuchaga present√≥ en Abr√≠ la Cancha un viaje en el tiempo que tiene como referencia dos pasiones nacionales: m√ļsica y estadios.

Por Carlos Aira

 

¬ŅCu√°ntos recitales fuimos a ver en diversos estadios? Seguramente, varios. La simbiosis f√ļtbol-m√ļsica est√° arraigada en nuestro pa√≠s. Se ha investigado y escrito sobre bandas y recitales, pero nunca se hizo eje en algo tan expl√≠cito como los estadios. Nuestros clubes y sus artistas. Con la curiosidad propia de los periodistas de los grandes periodistas, Emiliano Curuchaga hizo una investigaci√≥n fant√°stica que atraviesa 90 a√Īos de historia argentina. Una investigaci√≥n plasmada en un libro que titul√≥ De Tablones y Acordes, un viaje a la historia de los conciertos en los estadios de f√ļtbol. Una obra que interpela desde la memoria emotiva.
¬ęEl verdadero objetivo del libro es revindicar a los clubes como espacios societarios y de encuentro. Lugares de cultura, encuentro e identidad nacional¬ę; explic√≥ el autor en Abr√≠ la Cancha.
¬ęEl punto de partida del libro fue refutar una afirmaci√≥n global: el primer recital en un estadio deportivo lo dieron los Beatles en 1965.¬† Claro, cuando uno conoce la historia sabe que en nuestro pa√≠s hay mucho m√°s y este camino comienza con una orquesta de tango en el Viejo Gas√≥metro, a√Īo 1933, y finaliza en 2009 con el Flaco Spinetta y sus bandas eternas en V√©lez S√°rsfield. Ese fue el g√©nesis de Tablones y Acordes¬Ľ.
¬ęEste viaje me llev√≥ por los miles de kil√≥metros. El libro transita los estadios de C√≥rdoba, Mendoza, Salta, Jujuy, Rosario y tantos otros lugares de la geograf√≠a nacional. Esta obra no es una planilla de Excel. Ac√° hay cuerpo e investigaci√≥n. Contextos y documentaci√≥n. Historias hilvanadas por d√©cadas. Tambi√©n est√°n presentes hasta aquellos grandes recitales que no se realizaron, como el de Kiss en la Bombonera, que ten√≠a fecha y entradas vendidas en agosto de 1983 y un comando nacionalista amenaz√≥ con volar el estadio si se presentaban esos degenerados, homosexuales y drogadictos. Todo eso tambi√©n es parte de este viaje¬Ľ, se√Īal√≥ Curuchaga en Radio Gr√°fica.

 

 

¬ęEl primer gran recital de una estrella internacional fue Santana, en el Gas√≥metro, en 1972. Tambi√©n est√° explicadas las razones pol√≠ticas y econ√≥micas que determinaron la llegada de Queen al pa√≠s en 1981. Por un lado, un grupo empresario viaj√≥ a los Estados Unidos, en 1980, con la idea de contratar a Linda Carter, la Mujer Maravilla, para una serie de exhibiciones. Como fue imposible llegar a un acuerdo, les ofrecieron a Queen, que se encontraba de gira mundial. Al hijo del dictador Roberto Viola le pareci√≥ una idea de apertura y convenci√≥ al padre de la importancia de tener a Queen en nuestro pa√≠s. Lo m√°s curioso es que los carnavales fueron prohibidos desde 1976 y V√©lez, en afiches, promocion√≥ la presencia de Queen en el Amalfitani como parte de los festejos del carnaval 1981¬ę
¬ęRiver, Ferro y V√©lez son escenarios hist√≥ricos. Hurac√°n se hizo famoso con Los Redondos, en 1993, como el primer recital que dejaba la idea de Pocos, solos y de noche. La riqueza de la obra radica que a trav√©s de la banda abrimos los portones de los estadios para conocer sus historias. Los bailes de carnaval en el Club Comunicaciones. En este libro est√° Sumo y su √ļltimo recital, en el Gallard√≥n de Los Andes. El primer recital de los Redonditos de Ricota fue intentando salvar a la revista Pan Caliente en Excursionistas, uno de los pocos estadios sin nombre oficial. Historias provinciales. En el Parque San Mart√≠n, de Mendoza, hay tres estadios donde hubo recitales. Debe ser √ļnico en el mundo. En el Malvinas Argentinas se realiz√≥ el m√≠tico recital de Amnesty de 1988 que puso en jaque al gobierno de Pinochet. Rosario y sus estadios, porque en el Parque de la Indepedencia, en 1939, se realiz√≥ una multitudinaria presentaci√≥n de m√ļsica cl√°sica. En Arroyito se present√≥ Queen, en aquel 1981. En C√≥rdoba, en el Chacha Villagra de Belgrano, se present√≥ la Negra Sosa. El Padre Martiarena de Salta fue donde se realiz√≥ la √ļltima misa del Indio Solari, pero pocos saben que fue un sacerdote que trabaj√≥ para el pueblo con notable compromiso. Historias que merecen ser contadas¬ę.
¬ęLa Bombonera y el Cilindro de Avellaneda tambi√©n est√°n presentes. La cancha de Boca se convirti√≥ como un foco de recitales en los 90s. Es m√°s, uno de los cap√≠tulos m√°s curiosos de investigar y escribir fue la visita de los Back Street Boys. A√Īo 1998. Una punta de lanza de lanzamiento de la Bombonera para disputarle a River la potestad de los grandes conciertos. Es m√°s, la hinchada riverplatense cantaba algo as√≠ como: ¬ęEn tu cancha tocan los Back Street Boys y en la m√≠a los Rolling Stones¬ę. Como an√©cdota: tuve que entrevistar al fans club de los B¬īS¬īB y creyeron que les estaba haciendo un chiste. Es el criterio y rigor que merece ser contado, porque esa visita de los B¬īS¬īB a la Bombonera fue el reflejo del momento de un pa√≠s¬ę.

 

Editado por Ediciones Fabro está obra se puede adquirir en librerías o en la tienda virtual de la editorial:

 

(*) Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha, por Radio Gráfica. Premio Jauretche 2021 a la Investigación Periodística.

 

Comentarios

comentarios