Racing – Atlanta 1985. La final de la sospecha.

5200

Esta historia es una espina atravesada en la historia del Club Atl√©tico Atlanta. Los Bohemios jugaron en 1984 su √ļltima temporada en la m√°xima divisional. En su regreso a la B hicieron una campa√Īa respetable. El ascenso directo le correspondi√≥ al campe√≥n, Rosario Central. La final del octogonal dirim√≠a la otra plaza a la A. Deb√≠an jugar Atlanta y un gigante, el Racing Club de Avellaneda.

La Academia hab√≠a fallado en su primer a√Īo en la B. Deportivo Espa√Īol gan√≥ el campeonato por esc√°ndalo. En la final del octogonal, Racing perdi√≥ ante un buen Gimnasia y Esgrima La Plata. En Avellaneda no se pod√≠a tolerar otro a√Īo en la B. En el ambiente del f√ļtbol se dec√≠a que la dirigencia acad√©mica ven√≠a comprando jugadores rivales. Eso maldispon√≠a a los hinchas bohemios.

Racing lleg√≥ a la final del octogonal luego de superar a Banfield (con mucho susto) y Quilmes. Atlanta hizo lo propio con Lan√ļs y San Miguel. La final era la comidilla del f√ļtbol argentino. Sergio Dalman, presidente bohemio, estaba decidido a ganar esa final s√≠ o s√≠. C√©sar Luis Menotti – que en ese 1985 fue asesor de la Academia mientras Vicente Cayetano Rodr√≠guez fue t√©cnico de Racing – le aconsej√≥ jugar las finales en cancha de Independiente, para generarle presi√≥n a los jugadores racinguistas. Finalmente se decidi√≥ que las finales fueran en River Plate.

Miguel Gette marcando al Cholo Pav√≥n. ¬ŅFue para atr√°s el zaguero bohemio? Nunca lo sabremos. El presidente de Atlanta de aquellos d√≠as dice que s√≠. Compa√Īeros, que no.
Miguel Gette marcando al Cholo Pav√≥n. ¬ŅFue para atr√°s el zaguero bohemio? Nunca lo sabremos. El presidente de Atlanta de aquellos d√≠as dice que s√≠. Compa√Īeros, que no.

El sábado 21 de diciembre se jugó la primera final. La superioridad racinguista fue evidente. Atlanta hacía agua en todas sus líneas. Racing se puso pronto en ventaja y consolidó la goleada. 4 a 0, tantos convertidos por Walter Fernández (2), Miguel Colombatti y Daniel Severiano Pavón. Pero hubo un hecho que no pasó desapercibido. A los veintiseis minutos del segundo tiempo, Victorio Cocco, técnico bohemio, reemplazo al zaguero Miguel Angel Gette.

La reacci√≥n del jugador dej√≥ at√≥nitos a los setenta mil espectadores: se quit√≥ la camiseta y la arroj√≥ en la cara del preparador f√≠sico. El jugador adujo que hac√≠a mucho no hac√≠a f√ļtbol por una lesi√≥n y poni√©ndolo en una final lo mandaban al frente. Cocco lo defenestr√≥ p√ļblicamente. El gran sitio web www.sentimientobohemio.com.ar entrevist√≥ a Gerardo Vaicekonis, jugador del club de Villa Crespo en aquellos d√≠as, qui√©n declar√≥: ¬ęEl tema es que¬† Miguel Gette era el titular indiscutido durante el a√Īo,pero se hab√≠a lesionado. Por eso ven√≠a jugando Arasa, en muy buena forma. Cuando se recuper√≥ Gette, le faltaba ritmo de final y no anduvo bien en ese partido de ida con Racing. Naturalmente se enoj√≥ con Cocco porque lo sac√≥ y adem√°s perd√≠amos por varios goles. Se dijeron ciertas cosas que para m√≠ no eran ciertas, porque el que est√° adentro sabe que, si no ten√©s ritmo de partido, no est√°s bien para una final. Yo de adentro no vi nada y se suelen decir barbaridades. Te doy un ejemplo: hab√≠amos jugado en Arroyito con Central y yo entr√© faltando media hora. Antes del partido, se comentaba que Gette se hab√≠a vendido, pero nosotros siempre est√°bamos con confianza hacia los compa√Īeros. Gan√≥ Atlanta y Gette hizo el gol¬Ľ.

Cierto o no. Nunca comprobable. La carrera de Miguel Gette cay√≥ en un oscuro cono de sombras proyectado aquella noche del Monumental. En Sentimiento Bohemio entrevistaron a Sergio Dalman, quien a√Īos despu√©s brind√≥ una dura y descarnada confesi√≥n sin¬†desperdicio alguno: ¬ęSeis meses m√°s tarde me encontr√© en un restaurante de la calle C√≥rdoba con Enrique Taddeo, ya ninguno de los dos √©ramos presidentes ni de Racing ni de Atlanta, y charlando, ante mi pregunta, me confes√≥ que no sab√≠a exacto cu√°nto les cost√≥ el referee porque lo manej√≥ De St√©fano con plata de su bolsillo, pero que cre√≠a que fueron entre 40.000 y 50.000 d√≥lares, que para el segundo partido no pusieron un mango (casi me mato) y que nosotros estuvimos dormidos con Gette, que ellos ya lo hab√≠an tocado en el partido que jugamos por la segunda rueda en cancha de ellos¬Ľ.

La entrevista completa a Dalman, realizada en 2006, se puede leer en https://sentimientobohemio.wordpress.com/2016/10/31/estabamos-luchando-contra-molinos-de-viento/

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

Comentarios

comentarios