Apiladas Deportivas: un VAR trucho en el país de los campeones del mundo

258

La miga del deporte. Lo que decimos en Abr√≠ la Cancha. Juicio al VAR: el f√ļtbol argentino hace cre√≠ble la herramienta o el desborde est√° a la vuelta de la esquina. ¬ŅTecnolog√≠a o humanos con presiones y ambiciones que determinan resultados?

Por Carlos Aira

 

El f√ļtbol argentino ante un problema de dif√≠cil resoluci√≥n. El VAR (Video Assistant Referee) en el centro de la pol√©mica. En la tercera fecha del campeonato, dos jugadas se llevaron la atenci√≥n del p√ļblico futbolero. En el partido Racing-Tigre, el VAR convalid√≥ un gol fantasma a la visita.¬†En el Monumental, la situaci√≥n fue m√°s compleja. En tiempo de descuento, con el partido River 2-1 Argentinos Juniors, el VAR – luego de largos seis minutos de deliveraci√≥n – anul√≥ el leg√≠timo empate de la visita por un supuesto off-side absolutamente imperceptible. ¬ŅSe puede seguir as√≠? Est√° claro que no.

 

JUICIO AL VAR; JUICIO AL ARBITRAJE

 

Lo primero que habr√° que aceptar: el VAR lleg√≥ para quedarse. Pero habr√° que comprender algo antes de seguir repitiendo, como un mantra trucho, aquello de ¬ęla tecnolog√≠a¬ę.¬†El VAR es manipulado por √°rbitros humanos. Con presiones, ambiciones, temores, amores, odios y todos los sentimientos humanos posibles.¬†Entonces, no es ¬ęla tecnolog√≠a¬ę, como algunos buscan simplificar a esta herramienta arbitral. Esa es una posici√≥n simplista. Como si el VAR fuera un ente de inteligencia artificial, aut√≥nomo de las presiones semanales del f√ļtbol argentino.
El criterio de justicia del VAR – tan discutible en el marco de un juego como el f√ļtbol – se est√° yendo al descenso todos los fines de semana. Hasta aquellos ac√©rrimos defensores de la tecnolog√≠a admiten que √©ste VAR est√° fracasando rotundamente en Argentina.
¬ŅPor qu√© fracasa? Porque el arbitraje est√° pasando un momento espantoso. Son varios los factores a se√Īalar. Por un lado, a las deficiencias t√©cnicas se le suman diversos criterios que no quedan claros. Por otro lado, las presiones semanales generan estragos en la credibilidad.
El caso Barracas Central es demasiado evidente. El √ļnico partido ganado por el elenco barraque√Īo fue ante Sarmiento. El √°rbitraje de Pablo Dovalo fue escandaloso. El VAR no qued√≥ en zaga. Todo el elenco arbitral no sancion√≥ un clar√≠simo penal a favor del Verde. Una semana m√°s tarde, en el partido Platense-Atl√©tico Tucum√°n, el mismo √°rbitro sancion√≥ un penal a favor de los locales por una infracci√≥n similar a la que no sancion√≥ en el Eva Per√≥n. ¬ŅCual fue el criterio? Por lo bajo, sin hacer nunca p√ļblica la voz, los dirigentes hablan de colores y presiones.
Así, todos los fines de semana.
¬ŅEs sostenible esta situaci√≥n? En el imaginario futbolero, el VAR dej√≥ de ser una herramienta tecnol√≥gica de justicia para convertirse en una herramienta de disciplinamiento interno de AFA. El bombeo arbitral siempre existi√≥. No seamos ingenuos. Desde que el f√ļtbol es profesional y se juega por dinero, los clubes poderosos se vieron mayormente beneficiados por el arbitraje. Tambi√©n aquellos qu√©, circunstancialmente, se vieron cerca del poder. La supuesta infabilidad del VAR ven√≠a a terminar con esas injusticias, pero la humana realidad est√° generando un clima demasiado espeso en nuestro f√ļtbol.
¬ŅPor cual raz√≥n el f√ļtbol de los campeones del mundo no tiene un VAR en serio? Nuestro VAR hace agua por todos lados: no tenemos la tecnolog√≠a de off-side semiautom√°tico, estrenado en la Copa del Mundo Qatar 2022. Tampoco chip dentro de la pelota. Las c√°maras VAR no son las adecuadas. A todo esto: la traza de l√≠neas de VAR dejan much√≠simo que desear.
Fuentes consultadas se√Īalan que el VAR europeo tiene un costo inaccesible para nuestro f√ļtbol. Todos los fines de semana, la Liga invierte una suma aproximada de 50.000 d√≥lares en VAR. A esto hay que sumar los sueldos de los tres √°rbitros que trabajan en la cabina VOR, ubicada en el Predio AFA de Ezeiza. Si multiplicamos ese dinero por toda la temporada, el f√ļtbol argentino invertir√° algo m√°s de 2 millones de d√≥lares en un VAR que no genera garant√≠a alguna.
Como expres√≥ Diego Morris en Abr√≠ la Cancha: ¬ęAFA tiene un VAR 3 estrellas. Lejos est√° de la tecnolog√≠a utilizada en otros lugares del mundo¬ę.
En verdad, el problema no es el VAR per s√©. El drama est√° en la compleja vida de intereses y presiones que vive nuestro f√ļtbol, en el cual los √°rbitros no son ajenos. Si no existe un arbitraje medianamente ajeno a las intrigas semanales, no habr√° tecnolog√≠a que valga.
No lo olvidemos: el VAR lo manejan humanos con intereses, ambiciones y presiones llamados √°rbitros.
Lo que tenemos es un VAR trucho – a todo nivel – en la Liga de los campeones del mundo.

 

 

Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha, por Radio Gráfica FM 89.3

 

 

 

Comentarios

comentarios