Atlanta 1932: paraguayos, exiliados y futbolistas

1671
Sábado 19 de junio de 1932. El equipo de Atlanta que visitó a Racing. El Atlanta de los paraguayos.

Hoy ser√≠a un hecho impensable, pero alguna vez sucedi√≥. En junio de 1932, Atlanta contrat√≥ a m√°s de una docena de futbolistas paraguayos. Muchos de ellos escapaban de la Guerra del Chaco. ¬ŅC√≥mo les fue? Una historia de H√©roes en Tiempos Infames.

Por Carlos Aira

 

El campeonato 1932 de la LAF (Liga Argentina de Football) tuvo caracter√≠sticas singulares. Los clubes de mayor poder econ√≥mico buscaron el espaldarazo que los catapultara en recaudaciones y preferencias populares. Fue el a√Īo de Bernab√© Ferreyra. Gracias a sus goles, River Plate tom√≥ una dimensi√≥n que no ten√≠a hasta entonces. Los 16 equipos de la Liga buscaron a su Mortero de Rufino.
En la calle Humboldt, dos clubes ten√≠an sus canchas contiguas. Chacarita Juniors era el club poderoso. Atlanta, el primo pobre. En 1931, los Funebreros realizaron una segunda rueda fant√°stica con la presencia de los Peloduros santiague√Īos: Benjam√≠n Coria, Marcos D√≠az y Luis D√≠az. Por su parte, en el primer a√Īo de profesionalismo porte√Īo, los Bohemios terminaron √ļltimos. Una campa√Īa espantosa: solo cuatro victorias y la friolera de 84 goles en contra.

 

1932 no comenzó mejor para Atlanta. El campeonato comenzó el 13 de marzo. En el cajoncito de la calle Humboldt recibieron al bicampeón Boca Juniors. El resultado fue una derrota 2-5 que terminó con escándalo: la Directiva del club entendió que los jugadores no habían realizado un mayor esfuerzo y separó a todo el plantel profesional. Finalmente, por clamor de los sufridos hinchas, la directiva levantó la suspensión. Los resultados fueron los mismos de siempre. Derrota en derrota: 0-3 ante Independiente, 0-5 ante San Lorenzo. El 10 de abril, Chacarita goleó 4 a 0 en el clásico del barrio. Recién en la quinta fecha, Atlanta rescató un punto en el empate sin goles ante Tigre.
Atlanta √ļltimo y c√≥modo. Ante un panorama espantoso, el presidente Antonio Sturla tuvo una idea que conmovi√≥ al club: contrat√≥ a cinco jugadores rosarinos. Desde Rosario Central lleg√≥ el experimentado arquero Octavio D√≠az junto a Juan Gonz√°lez y Pascual Molinas. Tambi√©n firmaron contrato Jos√© Bussano y Marcelo Tamalet, ambos del club Fisherton. Los rosarinos fueron un fiasco. Durante un mes coleccionaron derrotas: Estudiantes, Ferro, Platense y seis goles de Gimnasia en el Bosque. No hab√≠a m√°s lugar para ellos en Villa Crespo. En esos d√≠as, un coche fantasma recorr√≠a el pa√≠s en b√ļsqueda de nuevas historias.
En el mes de mayo, al coche fantasma le lleg√≥ un dato: un grupo de muy buenos jugadores paraguayos deseaban ubicarse en el f√ļtbol argentino. La Guerra del Chaco. La guerra fraticida entre hermanos paraguayos y bolivianos que se inici√≥ en junio de 1932.

 

La Guerra del Chaco (1932-1935) entre Paraguay y Bolivia fue determinante en esta historia.

 

Cuando los directivos del coche fantasma tomaron contacto con los futbolistas en Posadas, se llevaron una gran sorpresa. No eran dos o tres guaraníes, sino diecisiete futbolistas. La negociación era inflexible: viajamos todos o ninguno. Últimos en la tabla, desde Villa Crespo la respuesta no tuvo dudas: ¡Que viajen hacia Buenos Aires!.
Luego de una semana de viaje, en la tarde del 6 de junio de 1932 arribaron a Buenos Aires. La sorpresa fue may√ļscula: no todos eran internacionales. Hab√≠a futbolistas ignotos que ten√≠an en el f√ļtbol la posibilidad de zafar de la l√≠nea del frente. Tambi√©n un par de misioneros de Atl√©tico Posadas, que se hicieron pasar por paraguayos para abrise paso en el f√ļtbol porte√Īo.
El contingente paraguayo generó una inmensa expectativa. Pero el mismo día que llegaron, uno de los jugadores cambió Atlanta por Boca Juniors. Fue el defensor internacional Romildo Etcheverry. Cuando su compatriota Delfín Benítez Cáceres fue a saludar al contingente, se sorprendió de ver al mundialista en Uruguay 1930. Boca buscaba un back y el Machetero se llevó a Etcheverry a la sede de la Avenida Almirante Brown a firmar contrato con el club de la Ribera.
Ante esa situación, la dirigencia bohemia alojó a los futbolistas en una quinta de Merlo. El debut era complicado: el River de Bernabé en cancha de San Lorenzo. Los jugadores quedaron bajo las órdenes del entrenador Pedro Martínez, ex defensor de Huracán y la Selección Argentina.

 

Los paraguayos recién llegados a Buenos Aires. En la foto, el mundialista Tranquilino Garcete; Aurelio Munt y el misionero Jacinto Venialvo.
El 7 de junio de 1932, Atlanta presentó los pases en la Liga. 16 voluntades guaraníes dispuestas a defender los colores bohemios. Ellos eran: Franklin Pereyra, Virgilio Bogarín, Aurelio Munt, Martiniano Rodríguez, Jacinto Venialgo, Tranquilino Garcette, Porfirio Sosa Largo, Pablo Ramírez López, Manuel Achinelli, Desiderio Alvarez, Amadeo Ortega, Romildo Echeverría, Santiago David, Nicolás Reyes, Francisco Bianchi, Rómulo Ojeda y César Hermosa.
Lleg√≥ el debut. Domingo 12 de junio de 1932. Nublado, fr√≠o y lluvioso. Atlanta enfrent√≥ a River Plate en Avenida La Plata. 14¬™ fecha del Campeonato. Atlanta form√≥ con¬†Franklin Pereyra; Martiniano Rodr√≠guez y Pablo Ram√≠rez; Manuel Achinelli, Aurelio Munt y Tranquilino Garcette; Desiderio Alvarez, Francisco Bianchi, Pablo Ramirez, R√≥mulo Ojeda y Porfirio Sosa Largo. El Mundo public√≥: ¬ęCuarenta mil hinchas recibieron con vivas muestras de simpat√≠a al cuadro de Atlanta¬ę. Los paraguayos hicieron un digno primer tiempo, pero las diferencias f√≠sicas eran notables. River venci√≥ 3 a 0, goles convertidos por Bernab√© Ferreyra – en dos oportunidades – y Juan Arrillaga, luego de un grueso error del arquero Pereyra.
Una semana más tarde, Atlanta visitó a Racing. El equipo superior de la Academia no se presentó por encontrarse en conflicto con la dirigencia. Racing salió al campo de juego con un equipo de Tercera que había enfrentado a Estudiantes el sábado por la tarde. Ganaba Atlanta, gol de Porfirio Sosa Largo; pero los pibes albicelestes lo dieron vuelta, goles convertidos por Alberto Fernández y Oscar Barrallía.

 

Sábado 19 de junio de 1932. El equipo de Atlanta que visitó a Racing. El Atlanta de los paraguayos.

 

Si en un primer momento la presencia de los paraguayos gener√≥ simpat√≠as en el p√ļblico porte√Īo, la misma cambi√≥ a una profunda antipat√≠a con el paso de las fechas. Se los tild√≥ de duros y malintencionados. Como muestra, lo sucedido el 24 de julio de 1932 en la vieja cancha xeneize. A los 8 minutos, Boca venc√≠a 2 a 0, goles de Roberto Cherro y Juan Garibaldi. A los 13, descont√≥ Porfirio Sosa Largo. El juego de los visitantes se hizo √°spero. Tan as√≠ que el √°rbitro Servando G√≥mez expuls√≥ a Sosa Largo. Recrudecieron las acciones violentas. A los 25 minutos del segundo tiempo, el dur√≠simo Tranquilino Garcete hundi√≥ de un patad√≥n a Pedro Arico Su√°rez. El √°rbitro orden√≥ el camino del vestuario para el defensor guaran√≠, que era alentado por la barra bohemia con un grito sostenido: ¬ę¬°Garcete! ¬°Garcete! ¬°Dale con el machete!¬Ľ. Ante la sanci√≥n del referee, los visitantes entendieron que hab√≠a una animosidad contra ellos y se retiraron del campo de juego.
El furor por los paraguayos se fue apagando. Algunos cambiaron de club. Otros volvieron a su tierra a jugarse su destino. Quienes tenían reales condiciones hicieron carrera en nuestro país, como Tranquilino Garcete, Porfirio Sosa Largo y Aurelio Munt.
Vamos a recordar a cada uno de estos muchachos. Primero los paraguayos.¬†Franklin Pereyra y Amadeo Ortega.¬†28 a√Īos y 26 a√Īos. Arquero e insider derecho. Ambos proven√≠an de River de Asunci√≥n. Virgilio Bogar√≠n y Porfirio Sosa Largo ven√≠an de Libertad de Asunci√≥n. Arquero y wing izquierdo.¬†22 y 23 a√Īos, respectivamente. El primero ataj√≥ solo dos partidos. El segundo realiz√≥ una larga campa√Īa con 30 partidos y 11 goles. Luego jug√≥ en Argentinos Juniors y Racing Club.¬†Tranquilino Garcete ten√≠a 21 a√Īos. Half central. Ven√≠a de Presidente Hayes de Asunci√≥n. Mundialista en 1930. Jug√≥ 51 partidos en Atlanta. Manuel Achinelli ten√≠a 22 a√Īos. Half central de Nacional. 25 partidos en Atlanta. Desiderio √Ālvarez ten√≠a 23 a√Īos. Insider derecho de Olimpia. Jug√≥ 93 partidos en Atlanta. Pedro Benitez ten√≠a 24 a√Īos. Arquero. Jug√≥ seis partidos en Atlanta. C√©sar Hermosa ten√≠a 22 a√Īos. Insider derecho. Jug√≥ 26 partidos en Villa Crespo.

 

Tranquilino Garcete en la Boca. El defensor fue muy querido por el p√Ļblico bohemio y temido por los rivales.

 

El caso de Pedro Aurelio Munt fue singular. Jugaba en Posadas cuando le lleg√≥ la oportunidad de venir a probar suerte a Buenos Aires. Nacido en Ipacah√≠, Paraguay, el 2¬†de diciembre de 1909, Munt pronto se convirti√≥ en referente y estandarte Bohemio. Jug√≥ 42 partidos en Atlanta hasta ser transferido a Boca Juniors, donde tuvo un paso breve y luego a Estudiantes de La Plata. Radicado en Villa Crespo, fue habitual verlo en la cancha bohemia hasta sus √ļltimos d√≠as, entrados los a√Īos 90s.
Los falsos paraguayos fueron Jacinto Venialgo, 22 a√Īos, half derecho de Jorge Brown de Posadas. Santiago David, 23 a√Īos, centrofoward de Atl√©tico Posadas. Jug√≥ 6 partidos en Atlanta. R√≥mulo Ojeda, 24 a√Īos, insider izquierdo de Atl√©tico Posadas. Jug√≥ 4 partidos en Atlanta. Francisco Bianchi, 21 a√Īos, insider derecho de Atl√©tico Posadas. jug√≥ 3 partidos.
Una historia de otra √©poca. De muchachos que hu√≠an de una guerra fratricida con un sue√Īo de f√ļtbol en sus pi√©s.

 

 

Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha, por Radio Gráfica FM 89.3 

 

 

Comentarios

comentarios