Juan Carlos Guzmán: galera y bastón del Independiente copero 64-65

91

Juan Carlos Guzmán fue uno de los mejores defensores de los años 60s. Bicampeón de América con Independiente, figura en River Plate. En Abrí la Cancha recordó su carrera, los cambios tácticos que atravesó el fútbol de su tiempo y su labor en la Mutual Solidaria de Ex Jugadores.

Por Carlos Aira (@carlosaira11)

 

La Garza marcando al Bambino Veira.

DEL 2-3-5 al 4-2-4: “El 4-2-4 fue la novedad de los años 60s. Lo impusieron la presencia de wines, lo que hoy llamaríamos laterales o puntas. Con ese cambio táctico nacieron los cueveros. Hubo grandes jugadores en esa posición, como Puchero VarackaFederico Sacchi o José Nazionale. Grandes jugadores que admiraba profundamente. Con el paso de los años aparecieron figuras en ese puesto. Campeones del Mundo en 1978 o en 1986, como Oscar Ruggeri o el Tata Brown. Felizmente siguen saliendo buenos jugadores en esos puestos”.

“El libero y el stopper se ha utilizado mucho en la Copa Libertadores y la Intercontinental. Estudiantes usaba mucho el stopper. Racing también. Dependía del rival que enfrentaran, porque en ese entonces había una superioridad de velocidad de los equipos europeos que era evidente. Por esa diferencia en velocidad, los equipos argentinos decidían utilizar un stopper. No era inventado al azar, sino quedaba al criterio de los técnicos y el plantel. Hubo un montón de buenos jugadores, por ejemplo, Roberto Mouzo fue un gran stopper de Boca Juniors”.

 

 

Independiente festejando en el vestuario.

AQUEL INDEPENDIENTE COPERO: “Independiente fue el trampolín de mi carrera futura y para el resto del fútbol argentino. Todos quisieron ganar la copa como lo hicimos nosotros en 1964 y 1965. Nos dirigió Manuel Giúdice con la preparación física de González García. Era un plantel muy bien organizado. Utilizábamos un 4-2-4 clásico, con Raúl Savoy tirado atrás, de puntero izquierdo mentiroso; pero tirado atrás con elegancia y un talento de aquellos. Junto a Osvaldo Mura y David Acevedo con sus respectivas marcas”.

“Independiente de Avellaneda, aquella noche que alcanzó la tan ansiada Copa Libertadores del 64, formó con Miguel Santoro; Juan Guzmán; Tomás Rolan; Roberto Ferreiro; David Acevedo; Jorge Maldonado; Raúl Bernao; Pedro Prospitti; Luis Suarez; Mario Rodríguez; Raúl Savoy. Jamás lo voy a olvidar”.

 

 

ENFRENTANDO AL SANTOS DE PELÉ: “Aquel partido en el Maracaná quedó en la historia de Independiente porque después de perder 2 a 0 lo dimos vuelta y ganamos 3 a 2. Teniamos mucha garra, mucho amor propio, porque estábamos preparados moralmente. El Santos no era un equipo fácil. No sólo por Pelé, sino por el estilo de juego. Había un cinco llamado Zito que era una maravilla verlo jugar. Jamás tiraba una pelota al aire. Siempre al pié. El resto, Coutinho y Pelé hacían esas paredes que nos dejaban desarmados. Era un equipo brillante, por eso triunfó en el mundo”.

Pelé fue el mejor jugador que ví y enfrenté en mi larga carrera. Lo digo, no sólo por haberlo enfrentado, sino su carrera y la cantidad de partidos que ha jugado en el Santos. Marcarlo era una complicación. No nos poníamos de acuerdo porque brillaba y aparecía por todos lados. Acá teníamos goleadores notables, como José Francisco Sanfilippo, que metía cualquier cosa adentro; o Luis Artime, que te aparecía por todos lados; pero Pelé era mucho más completo”.

 

RIVALES: “Siempre hubo grandes delanteros, pero creo que los tres más dificiles en nuestro fútbol fueron el Tanque Alfredo RojasJosé Francisco Sanfilippo y Luis Artime. Fueron tres delanteros peligrosos con una visión del gol muy especial. Lo bueno fue que no sólo metieron goles en Argentina. Sanfilippo fue goleador de Nacional de Montevideo. Artime también metió muchísimos goles con esa camisetas y también en Palmeiras. Por eso quiero reconocerlos como los grandes delanteros que fueron”.

 

DIRECTORES TECNICOS: “A lo largo de mi carrera fui dirigido por grandes entrenadores, entre ellos Manuel GuidiceÁngel Labruna y Renato Cesarini“.

Giúdice no era un estratega completo. Simplificaba más nuestro trabajo y pensaba en los rivales. Técnicamente él se refería a su juego, a su equipo, a nosotros, a desarrollar el juego y ocuparnos de los rivales y a estar atentos a cómo había que marcarlos y preocuparnos.  En su caso, Labruna era más abierto. No se preocupaba tanto por los rivales. Era campo abierto porque jugábamos mucho al ataque porque teníamos jugadores como para hacerlo. Teníamos dos wines como Luis Cubilla y Oscarcito Más, que eran dos jugadores que desbordaban por las puntas y eran brillantes, definían y hacían goles”.

Renato Cesarini.

“El juego de aquel River era de ataque. Con Ermindo y Daniel Onega teníamos un juego bien desarrollado, porque teníamos un equipo más técnico del que teníamos con Independiente, con mucha técnica. Con Sarnari, Solari, Ermindo Onega que era uno de los mejores jugadores de la Argentina. El talento que tenía…”.

Me emociono cuando recuerdo a Renato Cesarini. Fue un padre para nosotros. Aparte de enseñarnos la ubicación en la cancha y los perfiles, nos corregía defectos. Nos ayudó a progresar técnicamente. Renato era un técnico muy especial, muy recordado por mí, a quién le debo mucho”.

 

La mítica final River-Peñarol de la Libertadores de 1966.

AQUELLA FINAL DEL 66…: “Siempre quedó en el recuerdo aquella final de la Libertadores de 1966. Es lamentable hablar de ese partido. Hay mucha tristeza y malos recuerdos. No viajé porque tenía un desgarro. Pero los comentarios de los que estaban en el banco, que no pudieron ingresar y analizaban el partido con tranquilidad – caso Loayza y Bayo – es qué Peñarol tenía un equipo muy duro con jugadores muy veloces, Spencer y Joya, pero River tenía más técnica”.

“En Chile se ganaba 2 a 0 y el equipo funcionaba bien, con gran dominio, como jugaba River en ese año, pero el 2 a 1 los desmoralizó un poco y físicamente los superó (Peñarol), lo apretó y lo dio vuelta. La historia posterior es conocida”.

 

EL PROBLEMA DEL DIA DESPUES: “Hace años formamos la Fundación Solidaria de Ex Futbolistas Profesionales., porque el retiro es una realidad que golpea duro a los jugadores. Desgraciadamente no están reconocidos en el fútbol argentino. Ni por Agremiados, ni por los clubes. Especialmente de Agremiados, que nunca se portó bien con los jugadores porque cuando los jugadores terminan es cuando más necesitan asistencia médica y agremiados tiene su estatuto que una vez finalizada su carrera futbolística, no se atiende más en Agremiados y eso es un error gravísimo”.

“Estamos trabajando en eso, que es mi pasión, poder ayudar a estos jugadores que no están bien. Lo hemos tratado de charlar con Agremiados pero no responden como deben responder. Hay mucha corrupción y no se habla. No tienen sentimientos, se ve que nunca jugaron al fútbol, se ve que no saben la pasión que pone un jugador cuando se brinda en un equipo”, se lamentó.

“Grandes jugadores, que también representaron a la Selección Argentina, es un tema que estamos tratando con esta nueva incorporación, con esta Asociación y vamos a ver si logramos los objetivos para ayudar mucho más a los jugadores”.

 

(*) Periodista. Autor de Héroes de Tiento. Conductor de Abrí la Cancha (Lunes a viernes, de 20 a 21hs, por Radio Gráfica FM 89.3)

 

 

Comentarios

comentarios