Juan Carlos Marenda: «A Maradona le vi hacer cosas maravillosas junto a los Cebollitas»

1496

El Toti Marenda. Surgido en Defensores de Belgrano, figura en Argentinos Juniors junto a José Néstor Pekerman. Para muchos, el primer carrilero del fútbol argentino. También incursionó en la pintura y el modelaje. En Abrí la Cancha recordó su carrera y al cebollita Diego Maradona, el pibe de 10 años que se sentaba arriba de la pelota y escuchaba callado la charla técnica de los grandes en el vestuario.

Por Carlos Aira (@carlosaira11)

 

Juan Carlos Toti Marenda.

EL PIBE QUE JUGÓ CON LA SELECCION: “Muchos afirman que fui el primer carrilero, y la verdad, llegué a ese puesto por una casualidad. En 1962 yo jugaba en la Quinta División de Defensores de Belgrano. Una tarde, la Selección entrenaba en Obreros Municipales, un club ubicado detrás de Defensores. Fui a ver la práctica, y de la nada, me llamó urgente Ángel Gómez, director técnico de todas las divisiones de Defensores. ¿Que había pasado? Se ausentó el half derecho de la Selección y necesitaban un juvenil. Yo era delantero, cualquier cosa menos marcador. No tenía la idea del puesto y subí al ataque todo el tiempo.  Defendía y atacaba. Jugué realmente muy bien y cuando terminó el partido, todo el mundo preguntaba quien era yo”.

 

15 de julio de 1967. Defensores de Belgrano 2-0 Central Córdoba de Rosario. Parados: Luna (M), Busti, Camino, Chiti, Gigli, Geronimo, Marenda, Dela Cella arquero suplente. Hincados: Tomino, Parodi, Zingoni, Perez, Fumagalli, el niño la mascota Carlos Enrique Osella (Facebook Fernando Fernando)

 

EL CARRILERO DE DEFENSORES DE BELGRANO: “En los años 60s, el marcador quintaba su quintita. Llegaba hasta mitad de cancha. Silvio Marzolini, por ejemplo, tenía esa característica. Apoyaba pero no desbordaba. Luego de aquel partido con la Selección, llegué rápido a Primera. Me proyectaba mucho, pero a los entrenadores no le gustaba. El querido José Pechito Della Torre, un bronce del fútbol argentino, no quería que pasara a ataque. Pero el hombre que confió en mí fue Ángel Labruna. El siempre me decía: `vos pibe, cuando pasas la mitad de cancha sos delantero´. Había preparado jugadas, como el wing derecho se metía para el medio. El 10 se metía a la derecha y entraba yo en esa posición. Labruna comenzó su carrera con nosotros en Defensores de Belgrano. Año 1966.

 

 

CAMPEON CON DEFENSORES DE BELGRANO: “En 1967 fuimos campeones de Primera B con Defensores de Belgrano. Teníamos un equipo muy bueno, pero AFA armó una reestructuración de los campeonatos y nos impidió ascender. La verdad: AFA no quería que subiéramos porque el club era muy chico. Jugamos un Promocional y al final no ascendimos”.

 

ÁNGEL LABRUNA: “Tenía una visión tan interesante del fútbol. El miraba a los jugadores en una práctica y sabía donde ubicarlos. También tenía la capacidad de explicar con total claridad lo que quería. El me decía: Marenda, vos tenés que amagar y patear con la izquierda. Me tenía horas practicando ese enganche y el centro. ¡Cuando no podés ingresar directamente al arco, tenés que tirar el centro de zurda! Llegó un momento, con tanto trabajo de Labruna, que podía jugar tranquilamente de 3. Pero no sólo trabajó conmigo, lo hizo con todos mis compañeros. Una cosa más: nos daba una confianza bárbara“.

 

16 de julio de 1972. El equipo de Argentinos Juniors que igualó 1 a 1 ante River en el Monumental: Hugo Pena, Urcevich, Antonino Spilinga, Juan Carlos Marenda, Sosa y Pompeo Tardivo. Hincados: Zuviría, Horacio Cordero, Ciccarelo, José Néstor Pekerman y Domingo Rafael Moreno.

 

Argentinos en la Bombonera. Año 1971: Luna, Urcevich, Tucho Caputo, Coch, Marenda y Rafael Domingo Moreno.

ARGENTINOS JUNIORS: “Argentinos Juniors me compró en el año 1969. Armamos un gran equipo con inmensos jugadores: Antonino Spillinga, Tucho Caputo, Chiche Sosa, Horacio Cordero y José Néstor Pekerman, entre otros. Nosotros jugábamos tan sencillo que mucha gente venía a vernos por nuestra forma de tocar la pelota. Tuvimos un entrenador fenomenal como fue Victorio Spinetto, quien nos brindaba toda la confianza que necesitábamos.

Pekerman era un tipo fenomenal. El vivía en Ciudad Jardín y yo en Santos Lugares. El pasaba a buscarme y viajàbamos juntos a las prácticas. Como jugador era un 8 muy ordenado, con una gran visión del campo. Poca gente se acuerda del Pekerman jugador”.

 

26 de marzo de 1972. El equipo de Argentinos Juniors que igualó 1 a 1 ante River Plate. Parados: Nicieza, Pompeo Tardivo, Hugo Pena, Juan Carlos Marenda, Urcevich y Antonino Spilinga. Hincados: Zuviría, José Néstor Pekerman, Cicarello, Diego Maradona (juvenil), Horacio Cordero y Hugo Zerr.

 

EL CEBOLLITA MARADONA: “Yo le pedía permiso al referee para que Diego, que tenía 10 años, estuviera junto a nosotros en las charlas técnicas. Se sentaba arriba de la pelota mientras el técnico hablaba. Después lo sacaba de la mano a la cancha y era un espectáculo haciendo malabares. Una tarde, en el entretiempo, escuchamos una ovación. Nos preguntamos que pasó en la cancha. Nos acercamos al ventanal que había en el vestuario y veíamos las genialidades que hacía Diego. Tengo muchas fotos con Diego, muy chiquito. En la semana venía con Jorge Cyterspiller a los entrenamientos. Después ibamos a tomar gaseosas y comer sanguches en la casa de Jorge. ¡Eramos jugadores de Primera y hacíamos esas cosas!

Venía Francis Cornejo, en entrenador de los Cebollitas, y me invitaba a ver a los Cebollitas. Cuando lo vi a Diego la primera vez en inferiores fue contra Boca. Cuando terminó el partido quedé maravillado. El padre de Diego, otro fenómeno de persona, me agradecía que iba a ver a Diego en las inferiores”.

 

Toti Marenda junto a René Orlando Houseman.

RACING CLUB: “Pasé a Racing en 1975. Era un equipo para ser campeones y terminamos sufriendo. El club estaba muy mal organizado. Pasamos muchos meses sin cobrar. Cosas que nadie sabía, pero fueron momentos muy bravos. Había jugadores que no tenían para comer. Había buenas intenciones, pero esas intenciones no nos alcanzaban para sobrevivir. Pero teníamos un equipo para salir campeón: Tola Scotta, Gottardi, el Ropero Díaz, Carlos Squeo, el uruguayo Cardaccio, el Pampa Jorge. Un equipo espectacular, pero tuvimos esos inconvenientes”.

 

MODELO Y ARTISTA PLASTICO: “Incursioné en el modelaje y la pintura. En el modelaje, como tantas otras cosas en la vida, llegué de casualidad. Vivía en Santos Lugares y fui a un local a comprar una ropa. Había un desfile y me invitaron a ser parte. Desde ese momento me comenzaron a contratar y comencé a trabajar con Anté Garmaz. Tenía uno o dos desfiles semanales que fueron mi principal sustento por muchos años. También hice fotonovelas durante muchos años. También tuve un atelier y he vendido muchas pinturas. Nunca pude vivir del fútbol en sí. Siempre tenía que tener otro trabajo. Hoy, parece mentira como cambió todo. Me parece bárbaro que un jugador en la actualidad pueda vivir del fútbol con muy pocos partidos en Primera División”.

 

(*) Periodista. Autor de Héroes de Tiento. Conductor de Abrí la Cancha (Lunes a viernes, de 20 a 21hs, por Radio Gráfica FM 89.3)

 

Comentarios

comentarios