Humberto Maschio: «Messi es el mejor futbolista de todos los tiempos»

1371

Humberto Maschio pasó por las Charlas de Vestuario de Abrí la Cancha. El Bocha. Carasucia de Lima en 1957 y cerebro del Racing de José. A los 87 años brindó un testimonio lúcido. Recordó el Sudamericano de Lima, Helenio Herrera, las claves del Equipo de José y su devoción por Lionel Messi.

Por Carlos Aira

 

El Bocha Maschio fue figura como lanzador retrasado. Fue furor. Moreno había hecho lo mismo veinte años antes.
VOLANTE CON PANORAMA: “Aparecí en Quilmes jugando en la B y debuté en Racing en 1954.  Insider derecho. Número 8. Era un jugador habilidoso pero más bien lento. En 1958, Racing me vendió a Bologna. En el calcio no encontraba posición. Al año siguiente pasé a Atalanta y ahí tuve suerte. Apenas llego a Bérgamo voy a alojarme en el hotel. Allí me encuentro con Ferruccio Valcareggi, entrenador del equipo. Me dijo: `Humberto – nadie me llamaba Bocha en Italia – vos jugás muy bien. Tenés visión de juego. Si te tirás más atrás vas a tener más panorama y vas a poder explotar a los delanteros`. 
«Me adapté a ese juego y anduve muy bien en Italia. En 1966 volví a Racing. Pizzutti me pidió para calmar un equipo muy vertiginoso. En la primera práctica le dije a José: `Poneme donde quieras y en la función que te parezca´. Me dio la camiseta 11 porque el 8 lo tenía Juan Carlos Rulli y en esos días el número era algo muy importante. Comencé a tirarme atrás, mirar hacia los costados, ubicarme bien y llegar al gol. Lo que me había enseñado Valcareggi”. Yo vine de Italia luego de jugar dos años en Fiorentina».

 

 

LOS CARASUCIAS DE LIMA: “Corbatta y Sívori eran de otro planeta. Los dos tenían una habilidad increíble. Corbattita hizo lo que quiso en aquel campeonato. Goleamos 3 a 0 a Brasil con todo el público en contra. Jugamos tan bien al fútbol que dimos la vuelta olímpica bajo una ovación. Antonio Angelillo era un gran jugador. Jugó muy poco en Argentina. Un tipo muy rápido, con visión de juego que sabía tirarse atrás. Goleador del Inter. Osvaldo Cruz era el menos nombrado pero el más simple. Te ponía la pelota justa. Un wing práctico. Otra clave del equipo fue Pipo Rossi. Era muy lento por eso nos gritaba a todos para que estuviéramos al lado de él. Fue un muy buen número 5 que entregaba fantástica la pelota al perfil del compañero“.
“Jugábamos realmente muy bien. En aquel Sudamericano de 1957 llevamos un gran equipo. Estaba Rogelio Domínguez en el arco. Para mí, junto al Pato Fillol, los mejores que vi en el puesto. Línea de 4: Gomina GiménezPedro DellachaÁngel Schandlein que era muy buen jugador y Federico Vairo, que tenía facilidad para llegar. Tres en el medio: Yo, Pipo Rossi y Sívori. Adelante; Corbatta, Angelillo y Cruz. Un 4-3-3 elástico”.

 

Maschio, Angelillo y Sívori. Los tres carasucias geniales que al ser transferidos a Italia, no fueron convocados por AFA. Fueron las grandes bajas de la Eliminatoria y el Mundial.

 

HELENIO HERRERA: “Lo tuve como entrenador en el Internazionale. Un tipo jodido pero coherente. A mi me ponía de visitante porque era lento. De local jugaba Sandro Mazzola por su velocidad. Un tipo muy táctico, sabia mucho. Cuando venia al hotel lo hacía con su mujer y el hijo. Ellos comían lo mismo que nosotros. Al principio me complicó jugar el fútbol que pretendía porque me anulaban con facilidad asombrosa. Pero en Italia aprendí mucho, un progreso muy grande en mi carrera”.

 

VOLVER A RACING: «Tenía 33 años y llegué con la intención de terminar mi carrera en Racing. Cuando llegué el equipo tenía 15 partidos invicto contando los últimos de 1965. Los muchachos me cargaban de frente mar: `viejo, venis a robar´ Pero cuando comenzamos a correr la cosa era en serio. El profesor Ojeda nos mataba. Un día, Juan Carlos Rulli le dijo al Panadero Díaz: `vamos a correr y lo dejamos al viejo atrás´. La cuestión es que no me podían seguir el ritmo. Les decía: `Ustedes van despacio para mi ritmo`”.

 

EL EQUIPO DE JOSÉ: “Era un equipo moderno. Muy veloz. Fantástico por momentos. Cada jugador sabía su función en la cancha y todos eramos importantes. Todos. Pizzuti  fue un genio. Tuvo la inmensa virtud de ubicar a todos. Perfumo que era 6 lo hizo 2. Basile que era 5 lo puso de 6. Al pandero lo movió de lateral izquierdo. Quique Wolf que era 8 lo metió de 4. Rulli era delantero y lo convirtió en una rueda de auxilio.

 

 

PROFESIONALISMO: “Jugué hasta muy grande porque siempre fui profesional. De chico me cuidaba para jugar. Yo soy de Piñeyro y de pibe, donde hoy hay fábricas, había cinco o seis potreros. Hasta que llegué a la Primera de Racing jugaba en los potreros los sábados a la tarde. Me iba a dormir a las ocho de la noche para jugar en el barrio. Había mucha gente que iba a ver los partidos de barrio. Partidos de potrero. Una cosa muy linda…”
 
SEAN CONNERY: “Cuando viajamos hacia Glasgow para jugar la final contra Celtic tuvimos una anécdota espectacular. En Londres subió al avión Sean Connery que en ese momento era James Bond 007. Se sentó al lado de Agustín Cejas. El Panadero Díaz le decía a Agustín que nos venía a espiar. Se puso a conversar con nosotros y nos dijo que era hincha de Rangers, rival del Celtic. Le dijo a Cejas que íbamos a ser campeones del mundo. Pero no sólo eso: vino a todas las prácticas. No decía nada. Siempre callado aunque nosotros nos queríamos sacar fotos con James Bond“.  

 

ROBERTO PERFUMO: “Era un genio. Nosotros íbamos todos al ataque y quedaba él. Perfumo contra todos. Tenía un conjunto de virtudes: iba a los cruces con una velocidad increíble, sabía gambetear y le pegaba fuerte a la pelota. Un inmenso jugador. Lo podíamos dejar sólo y se arreglaba. El mejor número 2 que tuvo la Argentina junto a Hugo Villaverde”.

 

TITA: “La casa de Tita era un lugar de reunión. Nosotros tomábamos vermouth, que nos permitía Pizzuti, mientras que José tomaba whisky. A Tita le pagamos el pasaje y la llevamos a Escocia. Era tan famosa como nosotros. En su casa también desayunábamos con los jugadores de Independiente. Era otra época. Jugábamos el clásico de Avellaneda e íbamos caminando juntos a la cancha. Terminaba el partido y volvíamos todos caminando. Una época donde las dos hinchadas iban a comprar entradas a la misma ventanilla. Había mucho respeto. Hoy los intereses son otros. Antes era más lindo. Más romántico y menos materialista“.

 

ESTUDIANTES DE ZUBELDIA: “Contra ellos jugamos un clásico. Un equipo sucio que te buscaba todos los defectos y problemas pero por mucho tiempo manejó el fútbol argentino. Como nosotros, cada jugador sabía lo que tenía que hacer. Tipos muy inteligentes como Manera, Pachamé, Conigliaro, Bilardo o Poletti que era un fenómeno. Nos tenían a mal traer. Bilardo me seguía por toda la cancha. Un equipo bravo que sabía lo que quería . Zubeldia era muy amigo de Pizzutti y José nos decía que era un tipo bárbaro, un estudioso que hizo un gran equipo que nos representó muy bien en Inglaterra obteniendo la copa Intercontinental“.

 

MESSI: “Jugué con fenómenos como el Charro Moreno o Alfredo Di Stéfano. Vi a Pelé y Maradona. Un paso atrás está Cruyff. Todos fueron genios pero Messi es el mejor. Tiene una virtud: juega a una velocidad que es el doble de la que jugó Maradona e hizo cualquier cantidad de goles pasando la pelota entre las piernas del rival. Eso es muy difícil de hacer en el fútbol actual. Por otra parte, lleva la pelota pegada al pie y hace goles de derecha e izquierda. Para mi es un fenómeno. No quiero hacer parangones porque en sus tiempos, Maradona y Di Stefano fueron genios, pero Messi es otra cosa“.

 

LICHA LOPEZ: “Me siento identificado con Lisandro López: los dos pateamos muy bien y vemos el fútbol con visión panorámica. El es más rápido mentalmente porque juega un fútbol más veloz que el de mi época. En mis tiempos un mediocampista corría 6 kilómetros por partido y hoy corren el doble. Le dije a Licha: sos un fenómeno porque sos solidario en un fútbol rápido y difícil“.

 

 

FÚTBOL ACTUAL: “Me gusta pero era mas lindo el de antes. Mas vistoso. Tenia tiempo de pararla y pensar. Hoy es mas difícil pero me gusta. Sobre todo el fútbol argentino porque tiene una gran virtud: se sabe marcar muy bien a diferencia que el fútbol europeo. ¿Si jugaría hoy? Cómo se marca ahora me costaría mucho. Tal vez tendría la visión del Licha, pero a me hubiera costado adaptarme. Pero si me adapté en su momento tal vez me hubiera adaptado a estos tiempos. Pero será una incógnita. Un veremos. Sobre todo porque el fútbol argentino es muy difícil”.

 

CARIÑO DE LOS HINCHAS: “Siempre le comento a Juan Carlos Rulli: cuando jugábamos no le dábamos importancia a los hinchas. Hoy nos emocionan. Vivo en Avellaneda y todo el mundo viene gente a sacarse fotos conmigo. Gente que te saluda. Es muy emocionante y gratificante. ¿Una calle Humberto Maschio? Mirá, hice debutar a Bochini y a Diego Milito. Ambos tienen sus calles. Pero la verdad, quienes formamos parte del equipo de Racing campeón intercontinental no pensamos en calles. Somos felices con lo que le dimos a Racing y lo que Racing nos dio. A los 87 años soy feliz porque amo a Racing“.

 

(*) Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha por Radio Gráfica FM 89.3.

Comentarios

comentarios