Enrique Omar Sívori: padre de Maradona, abuelo de Messi

1901

El 2 de octubre pasado, Enrique Omar S√≠vori hubiera cumplido 85 a√Īos. Crack enorme de su tiempo, √≠dolo eterno de River Plate y Juventus, en la actualidad su figura se encuentra percudida por el tiempo. En Abr√≠ la Cancha nos propusimos dimensionar al genio de San Nicol√°s.

Por Carlos Aira

 

El Cabez√≥n. Jugador sin √©poca. A Enrique Omar S√≠vori le alcanzaron 63 partidos oficiales en River Plate para ser considerado un crack. Zurdo jugando por derecha, fue una inmensa figura de la Juventus de Tur√≠n durante casi una d√©cada. D√©cadas despu√©s de su tiempo, al fen√≥meno de medias bajas y gambetas indescifrables el f√ļtbol argentino no le estar√≠a brindando el verdadero sitial que merece. Por eso, la importancia de conocer su vida y obra.¬†

San Nicol√°s de los Arroyos. L√≠mite norte de la provincia de Buenos Aires. 230 kil√≥metros de la Ciudad de Buenos Aires por la ruta 9. Tan s√≥lo 70 kil√≥metros de Rosario. Tierra natal de innumerables futbolistas y cinco mundialistas: Rub√©n Pagnanini (Argentina 78), Santiago Santamaria (Espa√Īa 82), Patricio Hern√°ndez (Espa√Īa 82), , Nelson Vivas (Francia 98) y Leonardo Franco (Alemania 06). Tierra de milagros y apariciones, como la que alumbr√≥ el mi√©rcoles 2 de octubre de 1935. Un prodigio de f√ļtbol llamado Enrique Omar S√≠vori.¬†

Hijo menor del matrimonio entre Adeodato Publio Sívori y Carola Tiracchia. Enrique nació y creció en una humilde vivienda sobre la calle América esquina Francia, a pocas cuadras del cementerio municipal. Infancia de potrero intercalada con los estudios en la Escuela de Artes y Oficios, como la mayoría de los pibes humildes del barrio, donde aprendió el oficio de Tornero mecánico. 

El pibe Sívori con los colores de Francia. El equipo de su barrio.

Francia fue el primer club-equipo de S√≠vori. Homenaje a la calle en la cual viv√≠an la mayor√≠a de los pibes. En 1950 fich√≥ para Club Atl√©tico Teatro Municipal. Nadie pod√≠a creer que ese gurrum√≠n de cabello invariablemente despeinado – en tiempos de religiosa gomina – fuera due√Īo de tanta habilidad. Enrique pas√≥ a ser Chiqu√≠n. Lleg√≥ el debut. Domingo 21 de octubre de 1950. Quince a√Īos reci√©n cumplidos y derrota 2 a 0 ante Villa Hermosa. Una semana m√°s tarde llegaron sus primeros dos goles. Fueron ante Uni√≥n, en General Rojo, un pueblo a la vera de la 188 camino a Pergamino.¬†

Renato Cesarini descubrió a Sívori. Con verlo tan sólo 10 minutos no dudó: era un crack.

La fama de S√≠vori en San Nicol√°s era inmensa. Pero en toda historia existe un golpe de suerte. La que permiti√≥ arrebatarlo del f√ļtbol chacarero y llevarlo al c√©nit del f√ļtbol mundial.

A mediados de 1951, River Plate realiz√≥ pruebas de juveniles en Rosario a cargo de Renato Cesarini. Enterado del reclutamiento de j√≥venes valores, Jos√© Maiorano – miembro de la Subcomisi√≥n de F√ļtbol de River – recibi√≥ el mensaje urgente de Nicol√°s Gualdone, un amigo nicole√Īo que le habl√≥ maravillas del pibe de Teatro.¬†Fue tan grande la insistencia que Cesarini desvi√≥ su regreso hacia San Nicol√°s para ver al chiquil√≠n de 15 a√Īos.¬†Se organiz√≥ un picado informal en cancha de Teatro. En s√≥lo diez minutos, Cesarini comprob√≥ que el petiso de medias bajas y zapatillas desvencijadas era un crack y aconsej√≥ su inmediata contrataci√≥n.

Se inici√≥ una disputa porque Teatro Municipal pidi√≥ mucho dinero por su joya. En N√ļ√Īez respondieron: ¬ęTiene talento pero lo tenemos que formar¬ę. La oferta millonaria no fue aceptada por el club. Se inici√≥ una fuerte disputa entre la familia S√≠vori y Teatro. Semanas de discusiones. Finalmente, Teatro cedi√≥ y transfiri√≥ a su estrella a cambio de la recaudaci√≥n de un partido amistoso. El mismo se realiz√≥ el 2 de octubre de 1951 y River venci√≥ 5 a 1.¬†

Febrero de 1954. En una serie de amistosos en Bahía Blanca y Mendoza, el pibe Sívori mostraba pasta de crack. (Archivo: Roberto Errasti)
Una joya de archivo: una de las primeras fotografìas de Sìvori jugador de River Plate. Febrero de 1954.

Enrique S√≠vori debut√≥ en la Tercera de River Plate el 6 de abril de 1952. Derrota 3 a 2 ante Independiente en Avellaneda. Ten√≠a 16 a√Īos. Alineado como entreala o wing izquierdo, el juvenil S√¨vori tuvo su silencioso espaldarazo a mediados de 1953 cuando la Tercera de River fue de gira por Colombia. En su primera salida al exterior afianz√≥ su capacidad futbol√≠stica. Lleg√≥ el momento de codearse con los grandes. S√°bado 30 de enero de 1954. Amistoso nocturno ante el Partiz√°n yugoslavo en el Monumental. Sivori ingres√≥ en el segundo tiempo por √Āngel Labruna. En febrero, River inici√≥ una serie de amistosos en el sur de la provincia de Buenos Aires y Mendoza. El pibe S√≠vori fue la figura sorprendente.¬†

Al igual que Jos√© Manuel Moreno en 1935, el crack apareci√≥ en el verano. Pocos d√≠as antes del inicio del campeonato, √Āngel Labruna sufri√≥ un ataque de apendicitis. Jos√© Mar√≠a Minella lo confirm√≥ titular. Domingo 4 de abril de 1954. Primera fecha del campeonato. River gole√≥ 5 a 2 a Lan√ļs en el Monumental con cuatro goles de Walter G√≥mez (¬ęLa gente ya no come / por ver a Walter G√≥mez¬Ľ). El zurdito de San Nicol√°s convirti√≥ el quinto gol de su equipo.¬†

Julio de 1954. No ten√≠an 20 a√Īos. S√≠vori y Men√©ndez armaron una sociedad tan genial como efectiva.

S√≠vori fue sensaci√≥n en las primeras fechas del campeonato. Cuatro goles en los primeros cinco partidos. 1954 fue un a√Īo especial para River. Luego del bicampeonato 52-53, el t√≠tulo se fue hacia la Ribera. Pero en N√ļ√Īez se estaba conformando un equipo para todos los tiempos. Junto a S√≠vori surgi√≥ otro pich√≥n de crack: Norberto Men√©ndez.¬†

El saque inicial en la Bombonera, en el cl√°sico de 1954, qued√≥ inmortalizado en la primera p√°gina de El Gr√°fico: ¬ęAs√≠ fueron un d√≠a Pedernera y Labruna. Dos pibes ingeniosos y traviesos. Despeinados y con medias ca√≠das que llegaron al gran estadio con todos los chiches del bald√≠o y comenzaron una campa√Īa brillant√≠sima. Los de hoy se llaman Men√©ndez y S√≠vori. Llevan la casaca de River Plate y el domingo se lucieron ante Boca Juniors¬Ľ

8 de diciembre de 1955. River campeón en la Bombonera. Enrique Sívori a la derecha de la imagen.

 

1954. Primera tapa de El Gràfico.

1955 fue el a√Īo de La Maquinita. Una de las expresiones m√°s acabadas de f√ļtbol colectivo en la historia de River Plate. Un equipo notable: Amadeo Carrizo; Alfredo P√©rez y Federico Vairo; Oscar Mantegari, N√©stor Rossi y Gilberto Sola; Santiago Vernazza, Enrique Omar S√≠vori, Walter G√≥mez, √Āngel Labruna y F√©lix Loustau. ¬†

El veterano periodista Jos√© Luis Ponsico brind√≥ en Abr√≠ la Cancha Radio su recuerdo infantil de Enrique Omar S√≠vori y su consagratoria temporada de 1955: ¬ęS√≠vori era gambeta corta y desparpajo. La vida me dio el privilegio de verlo jugar. Fue la tarde de la vuelta ol√≠mpica ante River en la Bombonera. Boca ganaba 1 a 0 con gran partido de Tito Cucciaroni. A los 25 minutos del segundo tiempo, S√≠vori hizo una jugada fant√°stica por derecha. Como Maradona en el gol a los ingleses, o como hacen o hicieron Messi o Gerson. S√≠vori mostr√≥ la pelota y eludiendo a Pescia y Edwards, gir√≥ sobre s√≠ mismo, tir√≥ el centro de zurda y empat√≥ Labruna. Al minuto, el Mono Z√°rate dio vuelta el partido¬Ľ.¬†

A√Īo 1956. S√≠vori junto a dos veteranos consagrados: Walter G√≥mez y √Āngel Labruna.

S√≠vori fue un crack de barrio. Medias bajas a la altura de los botines y pelo revuelto. Con notable inteligencia para meterse con un desparpajo notable en el duro entrevero del √°rea como para armar juego desde atr√°s. Como le dijo Renato Cesarini a un dirigido: ¬ęCon S√≠vori usted puede jugar al claro tranquilo que junto con usted va a llegar la pelota¬ę

S√≠vori tuvo la extra√Īa caracter√≠stica de realizar su corta carrera en el f√ļtbol argentino jugando por derecha. Si en 1939 la aparici√≥n de Labruna oblig√≥ al genial Jos√© Manuel Moreno a correrse hacia la derecha, Enrique Omar S√≠vori tambi√©n debi√≥ jugar de 8 ante la presencia del enorme Angelito. S√≠vori nunca se quej√≥: ¬ęDebo jugar en la derecha porque en la izquierda hay un irremplazable como Labruna. Vale la pena hacer el sacrificio para jugar con semejante maestro. Reconozco que me tira m√°s la izquierda porque soy zurdo sin embargo no es problema para jugar como insider derecho. De esta forma puedo gambetear hacia adentro con m√°s panorama¬ę.¬†

Sìvori junto a Bernàrdez, centrohalf de Ferro que fracturó en 1955. (Foto: Ferropedia)

Pero S√≠vori ten√≠a algo que lo hac√≠a diferente: sab√≠a mostrar las u√Īas. Daba y recib√≠a sin decir palabra. No le escapaba a los empujones y las ri√Īas. Tampoco ten√≠a problema en elevar su suela en propia defensa. Pero una tarde termin√≥ en esc√°ndalo. Fue en 1955. Ante Ferro Carril Oeste en Caballito. Partido √°spero ante un rival que necesitaba puntos para zafar del descenso. 43 minutos del segundo tiempo. Partido igualado 1 a 1. El 5 verdolaga Julio Bern√°rdez encabez√≥ el ataque local. S√≠vori busc√≥ atorarlo con la plancha alta. Fractura de tibia y peron√©. S√≠vori sufri√≥ un ataque de nervios y pas√≥ la noche junto a Bern√°rdez, internado en un sanatorio.¬†¬†

 

 

El Cabezón Sívori. Figura de River en 1956. Foto: Roberto Errasti.

1956 fue el a√Īo de su consagraci√≥n. Figura inmensa de River bicampe√≥n. El crack de las medias por los tobillos y el car√°cter a flor de piel era un fen√≥meno. Algunos lo llamaban morf√≥n por su tendencia a no descargar r√°pido la pelota. En una entrevista, realizada a comienzos de 1956, declar√≥: ¬ęNo soy morf√≥n, me gusta el gol. Cuando gambeteo un rival tengo el arco a mi disposici√≥n. A veces, remato al arco y veo que tengo un compa√Īero mejor ubicado pero yo arriesgo y tiro al arco¬ę.¬†

Jos√© Luis Ponsico recuerda una jugada que da cuenta de √©ste S√≠vori due√Īo de habilidad y poca solidaridad: ¬ęAbril de 1956. Hurac√°n local en cancha de V√©lez. Toma la pelota S√≠vori, se saca la marca de Scherl y enfrent√≥ al arquero Edgardo Medinabeitya. La mostr√≥ por derecha y enganch√≥ para la izquierda. Arco de la General Paz. Cuando va a rematar, nuevo enganche hacia la derecha. El arquero pas√≥ de largo una vez m√°s. Ahora s√≠, deb√≠a rematar. Pero S√≠vori enganch√≥ de nuevo y reci√©n ah√≠ remat√≥. Su tiro lo sac√≥ Juan Manuel Filgueiras en la l√≠nea. A√Īos despu√©s, en una cena, S√≠vori me confes√≥ que Labruna le quiso pegar en el vestuario¬ę.¬†

Enrique S√≠vori. Tapa de El Gr√°fico con la camiseta de la Selecci√≥n. A√Īo 1956.

Alfredo Di St√©fano alguna vez dijo de Enrique Omar S√≠vori: ¬ęEs genial. S√≥lo tiene un leve defecto: se deja arrastrar continuamente por su deseo de lucimiento personal¬ę. Por su parte, Juvenal – hist√≥rico periodista de El Gr√°fico – analiz√≥: ¬ęEl Cabez√≥n era demasiado jugador. Pesaba demasiado como delantero agresivo, penetrante, atrevido, encarador y p√≠caro, para que no lo tuvieran en cuenta. ¬ŅC√≥mo jugaba? Fue el antecesor de Maradona, con el mismo virtuosismo para el amague y la gambeta, tal vez con menos justeza de pegada, sobre todo con la pelota detenida, pero con tanta o m√°s personalidad que Diego‚ÄĚ. ¬†

1956 fue el a√Īo del debut en la Selecci√≥n Argentina. 22 de enero de 1956. Campeonato Sudamericano Extra disputado en Montevideo. Aquella noche, Argentina venci√≥ 2 a 1 a Per√ļ. El equipo nacional, dirigido por Guillermo St√°bile, form√≥ con Julio Mussimessi; Pedro Dellacha y Federico Vairo; Pancho Lombardo, Eliseo Mouri√Īo y Ernesto Guti√©rrez; Rodolfo Michelli (Luis Pentrelli), Enrique S√≠vori, Ricardo Bonelli (Francisco Loi√°cono), √Āngel Labruna y Tito Cucciaroni. S√≠vori convirti√≥ el primer gol del partido.¬†

Luego lleg√≥ el Campeonato Panamericano en M√©xico. Marzo de 1956. Asomaba una generaci√≥n de nuevos valores. Junto a S√≠vori brillaron H√©ctor Guidi, Natalio Sivo, el Piojo Yudica, Bocha Maschio y Oreste Corbatta. Para St√°bile no hab√≠a dudas. All√≠ estaba el necesario recambio generacional del f√ļtbol argentino.¬†

Maschio, Angelillo y Sívori. Los tres carasucias geniales que al ser transferidos a Italia, no fueron convocados por AFA. Fueron las grandes bajas de la Eliminatoria y el Mundial.

Lleg√≥ la Copa Am√©rica de Lima. Marzo de 1957. Debut a toda orquesta. Ocho goles a Colombia. Luego, 3 a 0 a Ecuador. Una delantera de pibes: Corbatta, Maschio, Angelillo, S√≠vori y Cruz. 20 de marzo de 1957. La prueba de fuego. Enfrente, Uruguay. Los Carasucias golearon 4 a 0 con una actuaci√≥n notable de Enrique Omar S√≠vori. El pa√≠s se paraliz√≥ para escuchar los partidos. Seis goles a Chile. Pen√ļltima fecha. Goleada 3 a 0 a Brasil. Otra actuaci√≥n sensacional del equipo nacional. Enrique Omar S√≠vori era el mago. El pibe capaz de cualquier cosa con la pelota. La gran estrella del f√ļtbol argentino.¬†

Oreste Corbatta, Humberto Maschio. Antonio Angelillo,¬† S√≠vori y Osvaldo Cruz ya son parte de la mejor historia del f√ļtbol argentino. F√ļtbol para todos los tiempos. La delantera de los Carasucias de Lima. Humberto Maschio declar√≥ en Abr√≠ la Cancha Radio: ¬ęS√≠vori era un jugador de otro planeta. Ten√≠a una habilidad incre√≠ble¬ę.¬†¬†

Los tres carasucias de Lima que no viajaron a Suecia por ser parte del Calcio: Humberto Maschio, Valentín Angelillo y el genial Enrique Omar Sívori.

Para Jos√© Luis Ponsico ¬ęEl seleccionado de 1957 pudo haber sido el mejor de la historia argentina por haberle metido ocho goles a Colombia, cuatro a Uruguay y tres a Brasil con Did√≠, Garrincha, Joel, Zito, Gilmar, Nilton y Djalma Santos. Tan s√≥lo faltaban Zagallo y Pel√© del equipo campe√≥n al a√Īo siguiente en Suecia. En 2003 tuve la oportunidad de cenar con S√≠vori y hacerle √©ste comentario. √Čl me respondi√≥: -Yo le doy la raz√≥n pero hay un punto que no me cierra y es lamentable: a nosotros no nos vieron jugar en Argentina¬ę

El 9 de abril de 1957, Argentina derrot√≥ 4 a 1 a Per√ļ en Lima, tomando revancha de la √ļltima jornada del Sudamericano, en el cual el equipo nacional – ya campe√≥n – cay√≥ 2 a 1 ante los locales. Fue el √ļltimo partido de Enrique S√≠vori con la Selecci√≥n. El calcio hab√≠a puesto sus ojos en los tres carasucias fant√°sticos que ten√≠an pasaporte oriundi para llevar su f√ļtbol y goles a Italia: S√≠vori, Maschio y Angelillo.¬†

El aspecto del estadio de River Plate desde su inauguración en 1938 hasta la venta de Sívori a Juventus. La mítica herradura. El dinero sirvió para la construcción de la tribuna Colonia.

El f√ļtbol argentino se conmocion√≥. La Juventus de Tur√≠n ofert√≥ 10 millones de pesos por Enrique Omar S√≠vor√≠. Aproximadamente, 600.000 d√≥lares al cambio de la √©poca. Una verdadera fortuna. Fue Renato Cesarini, √≠dolo de la Vecchia Signora entre 1930 y 1935, qui√©n recomend√≥ su contrataci√≥n. A pesar del profundo debate interno, el dinero de su transferencia ser√≠a vital para realizar el comienzo de obra de la tribuna Colonia. Desde su inauguraci√≥n, el 26 de mayo de 1938, el estadio Monumental ten√≠a desnudo de cemento su cabecera del R√≠o de la Plata. La tranferencia del Cabez√≥n permiti√≥ levantar la platea baja y perder la condici√≥n de herradura.¬†

En 1972, ya alejado del f√ļtbol profesional, S√≠vori declar√≥: ¬ęNo pierdo la esperanza que en un futuro la tribuna del R√≠o de la Plata lleve mi nombre. Esa tribuna debiera llamarse Enrique Omar S√≠vori. No hay que olvidarse que se construy√≥ con lo que recibieron por mi pase al f√ļtbol italiano¬ę.¬†

5 de mayo de 1957. √öltimo partido de S√≠vori en el f√ļtbol argentino. Jug√≥ 63 partidos con 28 goles. Una luz llena de talento que se fue muy pronto.

Su √ļltimo partido en el f√ļtbol argentino lo disput√≥ el domingo 5 de mayo de 1957. Primera fecha del campeonato. En Arroyito, River Plate igual√≥ 1 a 1 ante Rosario Central. Tan s√≥lo 63 partidos con la banda roja con 28 goles. Una luz llena de f√ļtbol, potrero y picard√≠a que fue parte de un √©xodo doloroso. Sus gambetas nunca m√°s ser√≠an parte de nuestro f√ļtbol. Tampoco volver√≠a a vestir la camiseta de la Selecci√≥n: por un decreto impresentable, desde marzo de 1958 hasta 1972 estuvo prohibida la convocatoria de f√ļtbolistas que no estuvieran bajo los registros de AFA.¬†

 

Italia lo recibi√≥ con cierto escepticismo. ¬ŅUn crack con cuerpo de mimbre pod√≠a jugar en el duro calcio? En su presentaci√≥n, Sivori dio varias vueltas a la cancha haciendo jueguito con la pelota. Las dudas se despejaron pronto. Junto al gal√©s John Charles armaron una sociedad perfecta.

Enrique Omar Sívori junto al Balón de Oro que lo reconoció como el mejor jugador europeo de 1961.

Su zurda m√°gica conmocion√≥ Italia. Una concierto de gambetas, fintas, ca√Īos y goles. Detalles geniales, inclu√≠da la lengua por fuera de la comisura de los labios como mostrar√≠a Diego Maradona d√©cadas m√°s tarde. Sus gambetas y goles colocaron a la Juventus en lo m√°s alto del calcio italiano: campe√≥n de las temporadas¬†1957/58, 1959/60 y 1960/61. Y las Copas de Italia de 1959 y 1960. 170 goles con la camiseta blanquinegra. En 1961 obtuvo el Bal√≥n de Oro al mejor jugador europeo. Nacionalizado italiano fue parte de la Azzurra. En la noche del 15 de junio de 1961, Italia gole√≥ 4 a 1 a la Selecci√≥n Argentina en Firenze. S√≠vori marc√≥ dos goles; uno de ellos, un zurdazo desde treinta metros que sorprendi√≥ a N√©stor Errea. ¬†Con la Azzurra disput√≥ la Copa del Mundo de Chile 1962 junto a Humberto Maschio.¬†

A√Īo 1962. Real Madrid-Juventus en Chamart√≠n. Dos cracks del R√≠o de la Plata: Alfredo Di St√©fano y Enrique Omar S√≠vori.

En Italia dej√≥ una huella que aun perdura. No s√≥lo por sus ca√Īos y gambetas: no arrug√≥ nunca. En tiempos de duro catenaccio,¬† Elio Grani, l√≠bero del Catania, amenaz√≥ al Cabez√≥n con romperle una pierna si le tiraba otro ca√Īo. ¬ęA ver si soy yo el que te la rompe¬ę, respondi√≥ S√≠vori. Minutos m√°s tarde, el defensor termin√≥ fracturado. En la Copa de Campeones de Europa 1961, Juventus y Real Madrid disputaron tres batallas. En Tur√≠n, el defensor merengue Pach√≠n lo llam√≥ Indio. La respuesta fue un cabezazo que le parti√≥ el tabique nasal al espa√Īol. Sus rivales lo odiaron. Por su habilidad y car√°cter. Enzo Bearzot alguna vez record√≥: ¬ęaunque S√≠vori era un mierda entre los mierdas, si se le trataba con lealtad √©l respond√≠a del mismo modo¬Ľ.

La emoción en los rostros de Cesarini y Sívori. El Cabezón no quiso enfrentar al equipo de Renato que perdía la categoría. El viejo maestro lo obligó a jugar y brillar.

La temporada 1960/61 fue la m√°s intensa de Chiqu√≠n en Italia.¬†20 de mayo de 1961. Antepen√ļltima fecha del campeonato 60/61. En San Paolo, Napoli recib√≠a a Juventus.¬†El equipo del sur, dirigido por Renato Cesarini, estaba muy complicado con el descenso. S√≠vori no quer√≠a jugar el partido. Renato era el hombre que lo hab√≠a llevado a River y Juventus. Le deb√≠a todo. En la tarde del s√°bado, S√≠vori visit√≥ a Renato en el hotel donde concentraba. Luego de un abrazo lleno de emoci√≥n, el viejo maestro le susurr√≥ al o√≠do al pibe que hab√≠a descubierto en San Nicol√°s de los Arroyos: ¬ęNada de compromisos, Omar. Yo me he llenado la boca diciendo que usted es un fen√≥meno y no me puede dejar mal. Por esa misma amistad que nos une usted debe hacer ma√Īana el mejor partido de su vida, porque ser√° la mejor demostraci√≥n de afecto que puede brindarme‚ÄĚ.¬†Al d√≠a siguiente, Juventus gole√≥ 4 a 0 a Napoli, con tres goles de S√≠vori. El abrazo final, lleno de sentida emoci√≥n entre maestro y disc√≠pulo, fue portada de todos los medios italianos.¬†

Pero la temporada estuvo atravesada por una fuerte pol√©mica.¬†El 16 de abril de 1961, Juventus recibi√≥ a Inter. El partido del campeonato. Para sorpresa de todos, los neroazurros vencieron 2 a 0 en un partido suspendido por invasi√≥n al campo de juego de cientos de hinchas. D√≠as m√°s tarde, Juventus present√≥ un recurso de apelaci√≥n y la Federaci√≥n Italiana, presidida por Umberto Agnelli, titular de la Juve, orden√≥ la repetici√≥n del partido. En se√Īal de protesta, Inter present√≥ un equipo de juveniles. Juve gan√≥ 9 a 1 con seis goles de S√≠vori.¬†

Giampiero Boniperti, compa√Īero del Cabez√≥n en Juventus, lleg√≥ a ser presidente del club. Pasados los a√Īos, record√≥ a Chiqu√≠n de San Nicol√°s:¬†¬ęVerlo jugar era un encanto, toque de pelota, dribling y aquellos t√ļneles¬† malditos y extraordinarios que enloquec√≠an a sus rivales¬Ľ.

A mediados de 1965, S√≠vori entr√≥ en conflicto con el paraguayo Heriberto Herrera, entrenador de la Juventus. Los m√©todos de entrenamiento del Sargento de Hierro no convenc√≠an al nicole√Īo. A pesar que la familia Agnelli amaba a S√≠vori prim√≥ la disciplina por sobre el √≠dolo, y luego de ocho a√Īos, el Cabez√≥n dej√≥ la Vecchia Signora.¬†

Sívori contrato con Napoli. Jugó cuatro temporadas con la vibrante camiseta celeste. Llegó al subcampeonato en la liga 1965/66. Fue un ídolo inmenso al pie del Vesubio. Tan grande como lo había sido en la flemática Turín. Su camino se unirá a Diego Maradona. Tal vez sean los dos máximos ídolos en la historia de Napoli. Los dos argentinos. Los dos zurdos. Los dos hicieron historia arrancando por derecha con la lengua por fuera de la boca. 

Como nos dijo Jos√© Luis Ponsico: ¬ęS√≠vori es m√°s √≠dolo en Italia que en Argentina…¬ę

 

Sívori comenzó su carrera de entrenador en Rosario Central, cerca de su San Nicolás.

En diciembre de 1968 anunci√≥ su retiro del f√ļtbol. Su rodilla derecha, lesionada desde una gira por Colombia en 1966, dijo basta. River Plate intent√≥ convencerlo de retornar, pero su orgullo fue mas fuerte: no pod√≠a dar una imagen deteriorada del crack que hab√≠a sido.¬†

S√≠vori dividi√≥ su vida entre sus campos en San Nicol√°s y su Italia adoptiva. Inici√≥ su carrera de entrenador en Rosario Central. A√Īo 1970. Mantuvo fuera del campo de juego su mismo estilo e impronta. Alguna vez explic√≥:¬†‚ÄúMi maestro, Renato Cesarini, dec√≠a siempre que t√°cticas y pizarrones serv√≠an, pero que ven√≠an despu√©s de los jugadores de clase, que eran los que desequilibraban‚ÄĚ.¬†

En 1972 tom√≥ la Selecci√≥n Nacional. Fue un paso intenso y tormentoso. Luego del fracaso e 1969 que dej√≥ a Argentina fuera de la Copa del Mundo de M√©xico 1970, el objetivo era la clasificaci√≥n al Mundial de Alemania Federal 1974. S√≠vori exigi√≥ el apoyo incondicional de AFA y los clubes pero choc√≥ con el interventor¬†Rodolfo D`Onofrio, padre del actual presidente de River Plate. Afloraron cuestiones pol√≠ticas. S√≠vori era un peronista convencido y leal. El 11 de octubre de 1972, Argentina cay√≥ 1 a 0 ante Espa√Īa en Madrid. S√≠vori aprovech√≥ su presencia en la capital espa√Īola para visitar a Per√≥n en Puerta de Hierro. D`Onofrio¬† delegado personal del dictador Alejandro Lanusse – seg√ļn explic√≥ el diario Clar√≠n del 13/10/72 – mont√≥ en c√≥lera.¬†

La relaci√≥n S√≠vori-AFA fue muy tirante porque en calle Viamonte no priorizaban a la Selecci√≥n. Luego de clasificar a la Copa del Mundo 1974, S√≠vori present√≥ su renuncia sin dar explicaciones. Dirigi√≥ a Estudiantes de La Plata, River Plate, V√©lez S√°rsfield, Racing de C√≥rdoba y Racing Club. Ese fue su √ļltimo paso como entrenador. A√Īo 1979.

Un peque√Īo monumento recuerda a Enrique Omar S√≠vori en su San Nicol√°s natal.

Coment√≥ f√ļtbol para la RAI durante largos a√Īos. Alejado de los medios, sus apariciones p√ļblicas fueron escasas. En 2004, FIFA lo nombr√≥ dentro de los cien jugadores m√°s grandes de la historia.¬† Aquejado por una grave dolencia, Enrique Omar S√≠vori falleci√≥ en San Nicol√°s de los Arroyos el 17 de febrero de 2005. ¬ęAddio genio¬Ľ titul√≥ al d√≠a siguiente La Gazzetta dello Sport. Ten√≠a 69 a√Īos.

Con los a√Īos llegaron los homenajes. Meses despu√©s de su muerte, el club River Plate rebautiz√≥ con su nombre la tribuna Almirante Brown (ex Colonia), materializando as√≠ su viejo anhelo. En su San Nicol√°s natal, la calle Am√©rica, en la cual jug√≥ y se cri√≥, hoy tambi√©n tiene su nombre. En la esquina de Avenida Alberdi y Guardias Nacionales, en la costanera baja de la ciudad, un monumento tambi√©n recuerda al crack de las medias bajas. Al genio irascible. Al padre futbolistico de Maradona y abuelo de Messi. Chiqu√≠n de San Nicol√°s. Enrique Omar S√≠vori.¬†

Comentarios

comentarios