Con Federico Sacchi se fue un halo de distinción

1161

Fue uno de los defensores m√°s exquisitos en la historia de nuestro f√ļtbol. De la inagotable cantera rosarina pas√≥ a Racing, donde es considerado un √≠dolo eterno. Fue campe√≥n con Boca Juniors en 1965. Ten√≠a 87 a√Īos.

Por Carlos Aira

 

Federico Sacchi fue un toque de distinción. En una posición donde los duros le ganan a los técnicos, el rosarino fue un 6 de galera y bastón. Alto, rubio, de penetrantes ojos celestes, lo suyo era levantar la cabeza y salir jugando con infinita clase. Esa clase que le permitió el reconocimiento de todas las tribunas. El corte y pase al centímetro. Pasadas varias décadas de su tiempo el mito ya es eterno: Sacchi jamás dio mal un pase.
Nacido en Rosario el 4 de septiembre de 1936, Federico Sacchi comenz√≥ su carrera en Tiro Federal. Su jerarqu√≠a contrastaba con las polvorientas canchas de Primera C. El Campeonato Militar de 1957, disputado en River Plate, le permiti√≥ al gran p√ļblico conocer al defensor rosarino de inmensa jerarqu√≠a. En el verano de 1958 fue adquirido por Newell¬īs Old Boys donde conform√≥ una zaga de lujo junto al cordob√©s Anacleto Peano. Con la camiseta sangre y luto tuvo primera, y consagratoria, tapa de El Gr√°fico que lo elev√≥ a la consideraci√≥n general.
En 1960 Newell¬īs se fue al descenso, pero Sacchi ya ten√≠a asegurado su futuro en Avellaneda. Racing Club lo contrat√≥ junto a su compa√Īero Peano. Un canje en el cual los jugadores Sanguinetto, Salerno, Sciancal√©pore, Bono, De Ciancio, Gianella, Ferrero, Marchesse y Lisboa pasaron de Avellaneda al Parque de la Independencia.
En tiempos de f√ļtbol espect√°culo, en 1961 Racing arm√≥ un equipo con la base del campe√≥n de 1958 y una defensa llena de recursos y jerarqu√≠a. La Academia se consagr√≥ campe√≥n con solo dos derrotas en la temporada. Federico Sacchi fue la figura impactante del equipo. De lo mejor que se hab√≠a visto en manejo y criterio. Cada vez que daba un pase era una demostraci√≥n de belleza. Qued√≥ en el recuerdo su actuaci√≥n en un amistoso Racing-Santos que se disput√≥ en cancha de Hurac√°n. Su actuaci√≥n fue consagratoria: no exist√≠a forma de superar tanta plasticidad de movimientos.
En 1962 fue convocado por Juan Carlos Lorenzo para la Copa del Mundo de Chile. Jugó los tres partidos de volante central, una posición que no le era habitual en la Academia. Con la camiseta de la Selección disputó 12 partidos, entre 1960 y 1962.
A comienzos de 1965 pas√≥ a Boca Juniors junto a C√©sar Luis Menotti. En la Ribera no tuvo el relieve de excelencia que hab√≠a mostrado en la Academia. Se consagr√≥ campe√≥n 1965 y en 1967 parti√≥ hacia el f√ļtbol peruano. Federico Sacchi se desped√≠a de las canchas argentinas para siempre. En Primera Divisi√≥n disput√≥ 172 partidos y marc√≥ 20 goles. Su corto paso por el f√ļtbol grande tal vez le impidi√≥ adquirir una dimensi√≥n hist√≥rica suprema. Para quienes lo vieron jugar, Sacchi fue sin√≥nimo de limpieza en la marca, cabeza levantada y pelota al pie. Los viejos hinchas de la Academia recuerdan un Boca-Racing en la Bombonera en el cual Federico fue ovacionado por la tribuna xeneize.
En 2009 tuve la oportunidad de conocerlo. En confianza le pregunt√© si era cierto que jam√°s hab√≠a dado mal un pase. Picaro y pint√≥n, me mir√≥ y me respondi√≥: ¬ę¬ŅSab√©s que pasa, Carlos? Los rosarinos mienten mucho…¬Ľ.
Federico Sacchi nos dej√≥ el 7 de noviembre pasado a los 87 a√Īos. El crack del frac, la galera y el bast√≥n.

 

Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha, por Radio Gráfica. Premio Jauretche 2021 a la Investigación Periodística.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios