Roque Alfaro: «River sacó una diferencia abismal con sus rivales»

510

Roque Alfaro, aquel talentoso crack del River campeón de todo en 1986, analizó en Abrí la Cancha al equipo millonario campeón 2023.

 

La zurda de Roque Alfaro marcó una época en Núñez. Entre 1984 y 1987 fue protagonista de uno de los ciclos más exitosos en la historia del Club Atlético River Plate: campeón de Primera División 1985/86 y de la Copa Libertadores e Intercontinental de 1987.
Entrevistado por Abrí la Cancha, el oriundo de Nogoyá analizó al River campeón 2023: “El equipo marcó una diferencia desde un primer momento porque supo a qué quería jugar. Así lo identifica la historia del club. River acertó con las contrataciones porque trajo jugadores que viene siguiendo desde hace tiempo y no cualquiera se pone una camiseta tan pesada como es la de River Plate”.
River nunca le ofreció al rival una identidad de juego definida“; señaló Alfaro, quién analizó: “Cuando el rival buscó a River nunca lo encontró. Fíjense el trabajo maravilloso de los volantes, que aparecen por ambas bandas sin el impedimento del entrenador para pasar al ataque. Es más, cuando River ataca se olvida de defender.  Por estas razones el equipo fue tan superior a sus rivales y se consagra campeón con 9 puntos de diferencia sobre su escolta. Lo que hace River es superlativo“.
River es un equipo inteligente porque tiene jugadores que no distraen ni bajaron su rendimiento. Al fútbol no se juega bien cuando uno quiere sino cuando se puede. River comprendió eso, y a pesar de algunos resultados adversos, el equipo entendió el fútbol de una manera tan distinta al resto que por eso se consagró campeón con un andar tan sólido y respetable“, señaló Roque Alfaro en Abrí la Cancha.

 

 

Consultado por la presencia del colombiano Miguel Borja y la importancia en el equipo, el campeón riverplatense de 1986 analizó: “No cualquiera se calza la camiseta de River y menos en instancias decisivas. Contra Boca Juniors, Borja había entrado hacía minutos, le tocó un penal y no dudó. Esos son los jugadores que pueden jugar en un equipo tan exigente como River Plate. Aquel que ha estado dentro de River sabe lo que significa. En River aprendí a ser ganador. Salir segundo o ultimo es lo mismo. En River solo sirve ser primero. Hay que acostumbrarse a esas cosas y sirve para la prolongación de tu vida profesional porque eso que aprendí en River lo llevé a aquel Newells campeón 1987/88
Otro punto alto del equipo fue Esequiel Barco. Consultado sobre un 2023 enorme del ex-Independiente, el crack entrerriano realizó una analogía: “Lo que le sucedió a Barco le sucedió a Nicolás De la Cruz. En un principio era muy resistido. Me fijé lo que me pasó a mi cuando llegué a River en 1984 y Luis Cubilla me dio la 10 dejando en el banco al Beto Alonso.  Se lo que me costó. Por eso cuando le mandé un mensaje a De la Cruz lo hice con total respeto y conocimiento. Era una frase de aliento y experiencia. Eso también le pasó a Barco. Le costó entrar hasta encontrarse y ser la figura que es hoy. A quien nunca le pesó la camiseta fue a Lucas Alario. Fue importantísimo en el corto tiempo que estuvo en River Plate. Cada situación es distinta“.
Pensando en el segundo semestre riverplatense, Roque Alfaro analizó: “Lo mejor que nos puede pasar es ganar aunque no juguemos bien. Nos ayudará a mejorar lo que hacemos. Si perdés, aunque jugando bien, es un problema. Esto sigue siendo un proceso. En sus primeros seis meses, Martín Demichelis conoció al plantel y se consagró campeón. Ahora es un momento de tranquilidad, no de conformidad porque River es exigencia. La Copa Libertadores es un deseo. Por eso hay que olvidar el torneo y pensar en los desafíos que se vienen”.
Roque Alfaro, de 68 años, está trabajando en la captación de infantiles del Club Atlético River Plate: “Encontré, sin querer queriendo, un lugar muy lindo en mi trabajo. Lo primero que le digo a los chicos es que el fútbol es una posibilidad en la vida, pero el estudio una obligación. Eso fue lo primero que me dijo el maestro Jorge Bernardo Griffa cuando me enrolé en Newell´s Old Boys. El fútbol es muy ingrato. Tengo la obligación de buscar, entre 300 chicos, a un jugador. Si no lo encontramos, no lo encontramos; pero si está, lo tenemos que llevar. River te pide una calidad superlativa. No solo en el fútbol, sino también en su conducta y humildad dentro del campo de juego. Luego las condiciones las mejorará el chico dentro de las filas de River. Hoy, nosotros estamos buscando chicos de 8 a 10 años. Es lo que queremos descubrir para que el modelo de formación sea el de River Plate. En River lo van a aceptar siempre cuando sea buen alumno. En River hay una filosofía en la cual no importa tan solo ser jugador”.

 

Comentarios

comentarios