Argentina y el Sub-20: los inicios, Maradona y la final perdida con Brasil

902

La Selecci√≥n Sub20 argentina fue un permanente semillero de cracks. Desde que comenzaron los campeonatos mundiales de la categor√≠a, Argentina siempre fue protagonista, y en siete oportunidades, campe√≥n del Mundo. Una zaga para comprender la importancia que tiene la categor√≠a para el f√ļtbol argentino y mundial.

Por Nicol√°s Podroznik

 

El pueblo argentino siempre fue futbolero. Desde tiempos inmemoriales, el hincha se acercaba a los estadios un par de horas antes del inicio del partido para ver ‚Äúa los pibes‚ÄĚ. En los albores, se jugaban previamente los encuentros de la ‚ÄúTercera‚ÄĚ y de la Reserva. Con el paso del tiempo s√≥lo qued√≥ √©sta √ļltima, hasta que a partir del 2010 comenz√≥ a jugarse el d√≠a anterior, para finalmente en 2015 oficializar el fin del partido de Reserva como antesala del encuentro de Primera Divisi√≥n. No obstante, el inter√©s por ver si asomaba alg√ļn crack nunca perdi√≥ vigencia. Se podr√≠a decir que √©sta pr√°ctica se vio magnificada por la aparici√≥n de Diego Maradona, quien un par de a√Īos antes de su debut se dedicaba a hacer jueguito en los entretiempos de los partidos que Argentinos Juniors jugaba como local. Quienes lo hab√≠an visto ya le auguraban cosas grandes.
No obstante, y como dijimos anteriormente, el tema de los juveniles tiene larga data. Si bien el primer torneo Juvenil sudamericano se jug√≥ en Venezuela en 1954, Argentina no participar√≠a del mismo ya que hab√≠a sido invitado al Europeo Sub-18 celebrado en Alemania. S√≠: Argentina jug√≥ una competici√≥n oficial europea. Si bien poco se sabe de esto, nuestra selecci√≥n fue la sensaci√≥n de aquel torneo. Gan√≥ su grupo invicto, con apenas un gol en contra y meti√©ndole ocho a Holanda. El equipo dirigido por el enorme Ernesto Duchini cay√≥ en semifinales con Espa√Īa -quien ser√≠a campe√≥n- por 2 a 0, obteniendo el tercer puesto al vencer a Turqu√≠a por la m√≠nima.
Tras esa primera experiencia, Argentina comenzar√≠a a participar en los Torneos Juveniles Sudamericanos en 1958, en la edici√≥n disputada en Chile en la que Uruguay se proclamar√≠a campe√≥n de manera dram√°tica: en la fecha final, Argentina llegaba puntera, pero caer√≠a 1 a 0 con Brasil, dependiendo de una derrota de los charr√ļas frente a Venezuela para coronarse campe√≥n. Sin embargo, aquel resultado nunca lleg√≥: el partido se suspendi√≥ a falta de tres minutos con un 2 a 2 en el marcador. ¬ŅEl motivo? una batalla campal entre los jugadores tras dos decisiones arbitrales que favorecieron a los uruguayos. En aquel equipo argentino destacaban nombres como Roberto Saporiti, Ermindo Onega y el Toro Raffo, quien fue el goleador del certamen con cinco tantos.
Tras un 1964 muy flojo en el que termin√≥ ante√ļltimo, el Sub-20 argentino se consagrar√≠a campe√≥n en la edici√≥n de 1967 celebrada en Paraguay de una manera muy curiosa. En la primera fase qued√≥ igualado en puntos, goles y diferencia de gol con Colombia. Uno s√≥lo pod√≠a pasar a la siguiente fase, por lo que la plaza se defini√≥ con un‚Ķ ¬°lanzamiento de moneda! Argentina sali√≥ favorecida y accedi√≥ a semifinales, en donde venci√≥ a Brasil 2 a 0. En la final enfrent√≥ al local, quien a pesar del apoyo de su gente no pudo torcerle el brazo al equipo argentino y terminaron igualando 2 a 2. Hab√≠a que definir al campe√≥n. Los paraguayos pidieron un partido extra, pero los argentinos se opusieron. Te√≥filo Salinas, Presidente de la Confederaci√≥n Sudamericana de F√ļtbol, fue el que decidi√≥ que nuevamente se dirimiera el resultado con un sorteo. El capit√°n argentino Jorge Dominichi eligi√≥ ‚Äúceca‚Ä̂Ķ y la suerte otra vez le hizo un gui√Īo a los pibes argentinos. Argentina era campe√≥n juvenil sudamericano por primera vez.
Hasta 1976, la FIFA no hab√≠a organizado campeonatos mundiales juveniles, pero ya ven√≠a trabajando en la realizaci√≥n de un torneo que tambi√©n permita la expansi√≥n del f√ļtbol en latitudes relegadas o en desarrollo. T√ļnez fue el pa√≠s elegido para realizar el primer Mundial Juvenil. Para disputarlo, Argentina deb√≠a terminar entre los tres primeros del Sudamericano Sub-20 de aquel a√Īo. Nombres sobraban: Pat√≥n Bauza, Jorge G√°spari, Victor Rogelio Ramos, el Vasco Olarticoechea y un tal Diego Armando Maradona. S√≠, con apenas 16 a√Īos y poco despu√©s de su debut con la selecci√≥n mayor, el pibe de Fiorito jugaba su primer gran torneo con la celeste y blanca. A pesar de los nombres, los dirigidos por Rogelio Poncini quedaron eliminados en la primera fase. S√≥lo los presentes y algunas cr√≥nicas de aquellos d√≠as visibilizaron lo que fue la primera cacer√≠a a Maradona dentro de una cancha: en el empate 1 a 1 frente a Uruguay en el partido inaugural, a Diego lo molieron a patadas. Luego vendr√≠a la derrota frente a Paraguay por 2 a 1, en donde Pelusa tambi√©n sufri√≥ la dureza de todo el equipo guaran√≠. Con Diego en una pierna, Argentina tambi√©n perder√≠a 2 a 1 frente a Per√ļ, dejando a los pibes con la obligaci√≥n de ganarle al local Venezuela en la √ļltima fecha y sin Maradona, suspendido por acumulaci√≥n de amarillas. El 0 a 0 sentenci√≥ a los dos a quedar eliminados. All√≠ se vieron caer las primeras l√°grimas de impotencia de Maradona, que curiosamente aquel torneo lo jug√≥ con la camiseta n√ļmero 9. El mundo deb√≠a esperar dos a√Īos para conocer a la gran figura argentina.
Para el Mundial de Jap√≥n de 1979, Argentina llegaba como subcampe√≥n sudamericano de la categor√≠a. Nuevamente con Maradona en sus filas, los dirigidos por C√©sar Luis Menotti iniciaron el camino del inter√©s por los seleccionados juveniles. A pesar de la diferencia horaria, la gente se levantaba a la madrugada para ver jugar a una selecci√≥n comandada por Diego pero que contaba con verdaderos jugadorazos como Juan Sim√≥n, Juan Barbas, Pichi Escudero y el riojano Ram√≥n D√≠az. Argentina se pase√≥ por las canchas niponas exhibiendo un f√ļtbol espectacular. Le hizo cinco a Indonesia y cuatro a Polonia en fase de grupos. En cuartos de final se carg√≥ a Argelia con otros cinco goles y en semifinales venci√≥ a Uruguay -con Rub√©n Paz en sus filas- por 2 a 0. La final frente a la Uni√≥n Sovi√©tica tuvo en vilo a todo el pa√≠s. A pesar que Argentina comenz√≥ perdiendo, los pibes lograron darlo vuelta de forma √©pica para sellar un 3 a 1 hist√≥rico. Las im√°genes que llegaban desde Jap√≥n quedaron inmortalizadas para siempre: gracias a Diego y a Menotti comenzaba a sellarse la uni√≥n entre el pueblo futbolero y las selecciones juveniles.

Para el Mundial de 1981 disputado en Australia, Argentina llegaba como campe√≥n defensor pero habiendo atravesado una clasificaci√≥n bastante tormentosa: en el Sudamericano Juvenil qued√≥ tercero detr√°s de Brasil y Uruguay, que lo golearon 4 a 0 y 5 a 1 respectivamente, y debi√≥ jugar un repechaje frente a Israel y Nueva Zelanda, a los que venci√≥ f√°cilmente. En aquella edici√≥n comparti√≥ grupo con el anfitri√≥n, Inglaterra y Camer√ļn. El equipo dirigido por Roberto Saporiti contaba con nombres ilustres de nuestro f√ļtbol: Sergio Goycochea era el arquero; atr√°s contaba con N√©stor Clausen y el Tap√≥n Gordillo; el mediocampo era un lujo, con Burruchaga, Tata Martino, Chino Tapia y Claudio Morresi. Adelante jugaban el Turco Garc√≠a y Juan Jos√© Urruti.
La cosa empez√≥ torcida para los pibes. Perdieron 2 a 1 con el local de manera incre√≠ble: habiendo dominado todo el encuentro, le dieron vuelta el partido con dos goles en los √ļltimos diez minutos. Tocaba jug√°rsela con los ingleses, a priori el equipo m√°s fuerte del grupo. Argentina comenz√≥ ganando nuevamente con gol de Urruti, pero los brit√°nicos empataron cerca del final. La √ļltima fecha era con los africanos, pero la clasificaci√≥n era una misi√≥n imposible: si australianos e ingleses empataban, la victoria no servir√≠a para nada. Dicho y hecho: Argentina gan√≥ con gol de Cecchi, mientras que la fraternidad de Commonwealth se hizo presente y empataron 1 a 1, anticipando lo que ser√≠a el papel√≥n entre Austria y Alemania del Mundial de 1982. A pesar de la eliminaci√≥n, el tiempo demostr√≥ que el trabajo de las selecciones juveniles era fundamental: de aqu√≠ saldr√≠an tres campeones del mundo en 1986.
El torneo de 1983 pudo haber marcado historia. El inicio de aquel equipo hizo recordar al de 1979, ganando los tres encuentros del grupo, con diez goles a favor y ninguno en contra. Le sobraban nombres: Luis Islas bajo los tres palos, Cacho Borelli y Theiler en la zaga central, el medio a puro f√ļtbol con Vanemerak, el Mono Z√°rate, Oscar Acosta y Chicho Gaona. Adelante, un esc√°ndalo: Jorge Gabrich, el Turco Garc√≠a y Oscar Dertycia. Un verdadero equipazo.
En Cuartos de Final se enfrentaron a Holanda, que contaba en sus filas con un flaquito que jugaba de 9 del que hablaban maravillas: un tal Marco Van Basten. El goleador no tardó ni cinco minutos en confirmar todo lo que se decía de él y puso en ventaja a los europeos, pero los dirigidos por Pachamé se sobrepusieron al gol temprano y lograron dar vuelta el marcador, con Borelli empatando el partido promediando el segundo tiempo y con Gaona convirtiendo un gol agónico. La semifinal contra Polonia fue un partido cerrado que resolvió Roberto Zárate. La final era nada más y nada menos que contra Brasil, que contaba en sus filas con Bebeto, Dunga y Jorginho, entre otros. Si bien hubo un arbitraje polémico y algo tendencioso (el penal deja muchísimas dudas), la canarinha fue superior todo el partido, y a pesar de la arremetida final, Argentina no pudo empatarlo. Otra vez las manos vacías.
https://www.youtube.com/watch?v=ViEOon80zlY
Argentina no participar√≠a de los siguientes dos mundiales de la categor√≠a, dado que no lograr√≠a la clasificaci√≥n en el Sudamericano. Reci√©n volver√≠a a aparecer en el certamen de 1989 disputado en Arabia Saudita, tras haber logrado una ag√≥nica clasificaci√≥n en el Sudamericano del a√Īo anterior. En aquel Mundial juvenil -donde comparti√≥ grupo con Irak, Noruega y Espa√Īa- Argentina sufri√≥ horrores para clasificar a Cuartos de Final. En su primer partido hab√≠a ca√≠do 2-1 frente a los ib√©ricos, mientras que en el segundo hab√≠a logrado vencer a Noruega por 2 a 0 con goles de Boch√≥n Biazotti y Mart√≠n F√©lix Ubaldi. Le quedaba enfrentar a Irak, que hab√≠a sorprendido al mundo venciendo a ambos europeos. La definici√≥n fue infartante: en primer turno Noruega hab√≠a vencido a Espa√Īa por 4 a 2, con lo cual si Argentina perd√≠a por dos goles, quedaba eliminada. Irak gan√≥ 1 a 0 y Argentina termin√≥ pidiendo la hora.
En Cuartos de Final se reedit√≥ el cl√°sico sudamericano frente a Brasil. Nuevamente, la verdeamarelha se llev√≥ el duelo por la m√≠nima. A pesar de la presencia de Roberto Bonano, Fernando Gamboa, el Turco Mohamed, Dar√≠o Scotto y el Cholo Simeone, poco pudo hacer ante un rival que lo super√≥ todo el partido. Aquel Mundial Sub-20, adem√°s del sorprendente Irak (que quedar√≠a eliminado tambi√©n en Cuartos de Final a manos de EE.UU.), dej√≥ dos perlas maravillosas relacionadas a la Uni√≥n Sovi√©tica: Oleg Salenko fue el goleador del certamen. Cinco a√Īos m√°s tarde repiti√≥ en la Copa del Mundo de Estados Unidos, lo que lo convierte en el √ļnico jugador en haber sido goleador en un Mundial Juvenil y en un Mundial. En aquel torneo convirti√≥ cinco goles en cuatro encuentros. Pudo haber convertido m√°s de no ser por la incre√≠ble eliminaci√≥n de la URSS a manos de Nigeria, en lo que se denomin√≥ como ‚ÄúEl Milagro de Dammam‚ÄĚ: a falta de media hora para el final, los sovi√©ticos ganaban 4 a 0 sin una aparente resistencia de los africanos. Sin embargo, los nigerianos remontaron de manera √©pica, logrando empatar el partido y llev√°ndolo a los penales donde vencer√≠an 5 a 3, logrando una de las victorias m√°s √©picas que se recuerden en el f√ļtbol.
Argentina debería esperar a 1991, donde el anfitrión sería Portugal, vigente campeón. Pero esa historia, que terminó en escándalo, tendrá lugar en el siguiente capítulo…
Periodista / Abrí la Cancha

Comentarios

comentarios