Lionel Messi es la identidad del f√ļtbol argentino

1546

Con momentos de f√ļtbol y mucho coraje, Argentina super√≥ a Pa√≠ses Bajos y est√° entre los cuatro mejores equipos de la Copa del Mundo. La figura de Lionel Messi. El crack que se convirti√≥ en un capit√°n comandante.

Por Carlos Aira

 

Ah√≠ est√°. Se llama Lionel Andr√©s Messi. El futbolista m√°s trascendente del siglo 21. Pero a ese muchacho de 35 a√Īos poco le importan todos los t√≠tulos que recolect√≥ en su larga trayectoria. Nada vale m√°s que un campeonato del Mundo con la albiceleste. Porque es el sue√Īo del pibe; y esos sue√Īos no se compran con petrod√≥lares.
Ah√≠ est√° Lionel Messi. Disputando ante Holanda el mejor de sus 169 partidos con la camiseta argentina. ¬ŅPor qu√© sino gambete√≥ y gole√≥ como le vimos hacer? Sencillo:¬† porque ejerci√≥ con maestr√≠a su capitan√≠a comandante: la habilitaci√≥n a Nahuel Molina Lucero es propia de un elegido. Pero no s√≥lo eso: se enfrent√≥ con el √°rbitro espa√Īol Mateu Lahoz. Grit√≥, orden√≥, protest√≥ y mu√Īeque√≥. Fue determinante ejecutando con maestr√≠a los dos penales que ejecut√≥.
Pero su partido no finaliz√≥ all√≠. Ante Holanda vimos la versi√≥n m√°s maradoniana de Lionel Messi. Esa capitan√≠a comandante lo llen√≥ de valor. No le import√≥ enfrentarse a FIFA y acusar la mordaza que padecen los futbolistas ante los arbitrajes (no olvidemos los tres meses de suspensi√≥n que padeci√≥ el rosarino luego del bochornoso partido ante Brasil por la Copa Am√©rica 2019). Tampoco tuvo tapujos contra los siempre modositos holandeses. ¬ŅO se creen que los europeos no cargan ni te amenazan? Este Lionel Messi ya dej√≥ su frase para la historia: ¬ęAnda pa¬īya, Bobo¬ę, le dijo al grandote Weghorst. Para rematarla, un Topo Gigio a Louis Van Gaal. El mismo entrenador que denost√≥ a Riquelme en Barcelona. ¬ŅPor qu√©? Porque en verdad se esconde algo m√°s que una declaraci√≥n previa: los europeos centrales – Inglaterra, Francia, Holanda, Alemania – desprecian a los talentos de este lugar del mundo.
¬ŅPor cual raz√≥n? Por qu√© aquellos que no estamos domesticados, nos plantamos con cara de perro. No somos la samba brasile√Īa. No tenemos una sonrisa para regalar. Cada partido es una batalla simb√≥lica en la dicotom√≠a sur-norte. Sabemos que no somos un paisito y ese manto albiceleste es mucho m√°s que una camiseta: es un s√≠mbolo de heroicidad. Todos los pibes en Argentina saben que es un motivo de orgullo y valor. Como nos ense√Īaron del Ej√©rcito de los Andes del General Jos√© de San Mart√≠n. Como los H√©roes de Malvinas, reinvidicados por obra y gracia del ingenio popular en canci√≥n de cancha que gritan los jugadores encabezados por Messi.
¬ŅEsto es f√ļtbol? ¬°Claro que es f√ļtbol! Pero nosotros – solo nosotros, los argentinos – sabemos que es mucho m√°s que un simple juego.
Ah√≠ va Lionel.¬† Si Diego fue el comandante de mil armadas Brancaleone, a Messi le toc√≥ lidiar con una prensa que lo tild√≥ de catal√°n y pecho fr√≠o. Justo √©l. El mismo que se fue hace dos d√©cadas y jam√°s perdi√≥ el acento de La Bajada, su barrio natal. Un milagro en tiempos que cualquier cusifai volvi√≥ de Espa√Īa luego de tres meses de viaje y te habla como si fuera la misma reencarnaci√≥n de Cervantes. Sus tres hijos, que jam√°s vivieron en esta tierra, hablan con el mismo acento que sus padres. Es casi un milagro, pero en verdad es amor a una tierra. Porque esto es m√°s que f√ļtbol, cream√©.
Y ah√≠ tambi√©n est√° la prensa canalla. Saben que este equipo est√° despertando el orgullo herido de un pueblo. Por eso golpean. Hacen periodismo de guerra, seg√ļn la definici√≥n de Julio Blanck, extinto General del Grupo Clar√≠n. Apenas finalizado el partido frente a Holanda, desde la calle Tacuar√≠ surgi√≥ un art√≠culo titulado: ¬ęCuando termine el partido con Croacia, la Argentina habr√° caminado el Mundial sin enfrentar campeones¬ę. Ah√≠ est√° el enfoque de La Naci√≥n: ¬ęLionel Messi, el futbolista extraordinario no pudo contener el hombre vulgar¬ę.
Todo esto tiene un precio. Llegar a Lago Escondido es un placer exclusivo y bien sabemos que ese lugar de la patria usurpado por la Corona Británica tiene un agente turístico y sus oficinas están ubicadas en la calle Tacuarí.
El hombre vulgar se asemeja al Hombre Mediocre de Jos√© Ingenieros. Pero este hombre vulgar llamado Lionel Messi se mand√≥ un Topo Gigio al poder. No olvidemos ese detalle. Tal vez el mundo no sepa que significa ponerse las manitos en pantalla junto a las orejas, pero nosotros s√≠. Lo hizo Rom√°n en abril de 2001 de frente al Cartonero B√°ez (AKA Mauricio Macri) cuando el presidente de Boca no quer√≠a actualizar los contratos de los laburantes futbolistas de Boca Juniors campeones del Mundo.¬†Riquelme despej√≥ a Macri del poder de Boca Juniors, club al cual hab√≠a convertido en una unidad de negocios y lanzadera pol√≠tica. S√≠, el mismo Mauricio Macri – titular de la Fundaci√≥n FIFA – y due√Īo en las sombras de La Naci√≥n +.
¬ŅQue pasa en La Naci√≥n o Clar√≠n cuando los supuestos hombres de plastilina toman decisiones heroicas? Por arte de magia se convierten en hombres vulgares. Due√Īos de la sempiterna mala imagen internacional argentina.
Ah√≠ est√° la prensa alemana, francesa y holandesa pidiendo que FIFA sancione al d√≠scolo Lionel Messi. Por arte de magia, el prestigioso The Washington Post se pregunta desde su perspectiva porqu√© no tenemos jugadores negros. ¬°Justo desde Estados Unidos, que hace un par de a√Īos ten√≠a leyes de segregaci√≥n!
Esta Copa del Mundo tiene la hipocrec√≠a de una publicidad de Benetton. Ah√≠ est√°n los seleccionados europeos mostrando a los hijos de su colonizaci√≥n. Sajones, holandeses, belgas. Los mismos que partieron al mundo en colonias segregadas. Nos golpean porque saben que esta tierra logr√≥ algo √ļnico en el mundo: una mixtura sincretista.¬†Ah√≠ est√° Lionel Messi y todo lo que odia el mundo saj√≥n: un muchacho religioso y familiero.
Ah√≠ estuvo Diego cuando le toc√≥ transitar este plano terrenal: enfrent√°ndo al poder cada vez que pudo. Por eso nos golpean. Porque saben que no somos un paisito. ¬ŅSe imaginan el pedido de un cupo √©tnico en la Argentina? Ojal√° que no haya c√°tedras de UBA que levanten estos enfoques del norte a cambio de unos mangos miserables. Tal vez no lo sepan, pero hubo campeones del mundo hijos de la inmigraci√≥n africana, como H√©ctor Baley. Son los que tampoco saben que el f√ļtbol argentino tuvo un enorme crack mundialista como fue Jos√© Manuel Ramos Delgado, que su padre naci√≥ en la lejana Cabo Verde. Hay una sencilla raz√≥n para desconocer estos datos: no son parte de nuestro enfoque nacional.¬† Cuando sus antecesores llegaron a esta tierra¬†se convirtieron en argentinos. Somos un todo multicultural sin necesidad de publicidades de multinacionales. Pregunten en Estados Unidos, Holanda, Francia, Alemania o Inglaterra como es la historia para los hijos de sus colonias.
Las almas candorosas comprendieron que esto no es s√≥lo un juego-espect√°culo. Ac√° est√° la realidad: para el pueblo argentino esto no es un juego. Desde los albores mismos del deporte organizado, para el pueblo argentino cada deportista fue un hijo que enviaba hacia una guerra simb√≥lica en representaci√≥n de la patria.¬†¬ŅO por qu√© se creen que el pa√≠s se detuvo el 14 de septiembre de 1923 con la pelea entre Firpo y Depsey? ¬ŅPor el mero triunfo del grandote juninense? No. Para nada. Por que la dicotom√≠a norte-sur se disputaba en el ring del Polo Grounds.
Se viene Croacia. En sus credenciales est√° el √ļltimo subcampeonato del Mundo. El mejor equipo de la d√≠scola Yugoslavia que Tito so√Ī√≥. No es un rival sencillo por dos cuestiones: juegan muy bien al f√ļtbol y tienen una idea de la heroicidad deportiva similar a la nuestra. Conociendo aquellas tierras, a veces pienso que argentinos y yugoslavos tenemos muchas cosas en com√ļn.
Sin la obligaci√≥n de consagrarse campeones, pero con el orgullo de un pueblo en sus espaldas, ah√≠ va esta Selecci√≥n Argentina. Los hijos de esta tierra. Ah√≠ va Lionel Messi, en b√ļsqueda del √ļnico t√≠tulo que lo completar√≠a realmente. El h√©roe terrenal que tom√≥ la posta del h√©roe celestial que se fue el 25 de noviembre de 2020. En caso que superemos a los balc√°nicos, la inmensa mayor√≠a de los argentinos desear√≠a con su alma una final contra Inglaterra ¬ŅPor qu√©? Porque sabemos que ser√≠a m√°s que un partido de f√ļtbol. Porque tenemos esa necesidad de ser testigos de la representaci√≥n hel√©nica de la transmutaci√≥n de h√©roes populares.
Lionel Messi, al igual que Maradona, son genios surgidos en el mixturaje vital de esta patria. Ambos recolectaron t√≠tulos y pasiones con una premisa: esto es m√°s que un juego. Se puede ganar o perder. No est√°s obligado a consagrarte campe√≥n, pero al ponerte la camiseta de la Selecci√≥n Nacional ten√©s en tus espaldas una historia, un presente, un futuro y la idea heroica de un pueblo en b√ļsqueda de un destino.
Por eso este Lionel Messi sintetiza la identidad del f√ļtbol argentino. No solo por su zurda de porcelana: su capitan√≠a comandante es el pasaporte al amor de un pueblo.
Y ese es el valor indeleble.
(*) Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha por Radio Gráfica FM 89.3

Comentarios

comentarios