Australia: un rival dificil en un contexto complicado

209

Argentina se enfrentar√° a un rival complejo que puede complicar el paso a los Cuartos de Final de la Copa del Mundo.

Por Nicol√°s Podroznik (*)

 

Desde el aumento de equipos participantes realizado a partir de Francia ‚Äė98, en el que se pas√≥ de 24 a 32 selecciones,¬†nunca se dio una Copa del Mundo con una paridad tan notoria como √©sta. Antes del inicio de la tercera fecha, 27 de 32 equipos a√ļn pugnaban por un lugar en la siguiente fase (Brasil, Francia y Portugal clasificados, Qatar y Canad√° eliminados). Los batacazos estuvieron a la orden del d√≠a, todos los d√≠as.¬†Hasta Costa Rica, que hab√≠a perdido escandalosamente 7 a 0 con Espa√Īa en la primera fecha, lleg√≥ a estar en situaci√≥n de clasificaci√≥n durante un pu√Īado de minutos. El Mundial de Brasil 2014 fue el del juego abierto y los goles. Rusia 2018 fue el del contragolpe. El del 2022, definitivamente, es el que entierra definitivamente la idea de que hay selecciones que vienen a completar los grupos. Al menos hasta que la FIFA decida aumentar el cupo a 48 equipos.
En el grupo D, todo pintaba para que Francia y Dinamarca pasaran de ronda, tal y como hicieron en 2018. El campe√≥n vigente sorte√≥ su grupo casi al trote, invicto y con s√≥lo tres goles en contra. Los mismos que el equipo dan√©s, que adem√°s gan√≥ nueve de diez encuentros. Incluso, en la Nations League,¬†los galos cayeron derrotados los dos partidos frente a los n√≥rdicos. Por el lado de los australianos, su clasificaci√≥n al Mundial fue tormentosa: pasaron de milagro la ronda final y se la jugaron en un repechaje frente a Per√ļ. El conjunto oce√°nico -que disputa eliminatorias en la confederaci√≥n asi√°tica desde 2006- no brind√≥ una buena actuaci√≥n, pero los de Ricardo Gareca tampoco. Un aburrido 0 a 0 determin√≥ que los penales fueran los que decidan la suerte de uno y otro.¬†Los australianos obtuvieron el pasaje gracias a los yerros de Adv√≠ncula y Valera.
Llegaron para ‚Äúcompletar el grupo‚ÄĚ. Incluso se daba a T√ļnez, el restante integrante, por encima de los dirigidos por Graham Arnold. La primera fecha cayeron estrepitosamente contra Francia por 4 a 1. Se aventuraba un futuro negro, pero el empate entre daneses y tunecinos tra√≠a alivio. Hab√≠a que jug√°rsela con ellos. Contra todo pron√≥stico, ganaron ambos partidos 1 a 0 y se clasificaron a Octavos de Final. Ahora bien, ¬Ņque podemos analizar de Australia?
Lo primero que hay que destacar es su orden. Tanto contra Tunez como frente a Dinamarca, no se salieron ni un ápice de su libreto y firmaron el triunfo con su arma predilecta: el contragolpe. En defensa, la garantía es el gigante Harry Souttar, mientras que en el medio el pelado Aaron Mooy es el termómetro y el relevista a tiempo completo. Donde haya un hueco que defender, allí estará el futbolista del Celtic escocés. La fortaleza física también es un pilar. Contra Dinamarca los australianos parecían mas enteros ante un rival que terminó chocando contra la defensa.
En t√©rminos ofensivos, ya no cuentan con nombres como¬†Tim Cahill,¬†Mark Viduka¬†o¬†Harry Kewell, part√≠cipes de la √ļltima clasificaci√≥n australiana a Octavos de Final en 2006. Sus delanteros son¬†Matthew Leckie¬†y¬†Mitchell Duke. Mientras que el primero tiene una dilatada trayectoria en el f√ļtbol alem√°n,¬†el segundo tiene una historia particular: a punto de cumplir 32 a√Īos, la mayor parte de su carrera la desarroll√≥ en Australia y Jap√≥n, sin grandes n√ļmeros que llamen la atenci√≥n de la prensa o de equipos mas poderosos. Su curr√≠culum dice que apenas pasa la barrera de los cincuenta goles, que actualmente juega en la Segunda Divisi√≥n japonesa y que estuvo seis a√Īos sin ser convocado a la selecci√≥n.¬†¬ŅComo lleg√≥ a ser el centrodelantero titular de Australia en un Mundial?
La respuesta la encontramos en Graham Arnold, el entrenador de los australianos, quien lo conocía bien de haberlo dirigido en las selecciones juveniles. De hecho, ambos fueron parte de la victoria frente a Argentina por 2 a 0 en los Juegos Olímpicos de Tokio. Graham confía mucho en él. De buen juego aéreo y capacidad para pivotear, es pieza clave del andamiaje de su selección. El concepto es claro: defensa dura y física, delantero pivoteador y contragolpe rápido. No va a ser novedad para Argentina. Todo parecido con la Selección de Polonia no es casualidad. No tendrá la técnica ni el roce internacional, pero el sistema y la estrategia no se escapan de los márgenes de lo que ofrecieron los europeos. Eso sí: cuentan con más velocidad.
Si bien comparados pueden asemejarse al agua y el aceite,¬†Australia tiene tambi√©n algunos puntos en com√ļn con nuestra Selecci√≥n. El proceso de Graham Arnold es similar al de Lionel Scaloni: asumi√≥ tras una decepcionante actuaci√≥n en Rusia 2018 y a pesar de muchas cr√≠ticas, logr√≥ clasificar a la selecci√≥n al Mundial. Se convirti√≥ en un equipo con proyecci√≥n en cuanto a j√≥venes, muchos de ellos dirigidos por √©l mismo en categor√≠as inferiores nacionales. A√ļn m√°s:¬†Graham jug√≥ 56 encuentros con su Selecci√≥n y fue parte del equipo que enfrent√≥ a Argentina en aquel repechaje de 1993. Incluso en su cuerpo t√©cnico hay ex compa√Īeros de √©l, como Tony Vidmar.
Teniendo en cuenta todos estos par√°metros, hay una sola respuesta a todo:¬†Argentina debe proponer un partido similar al que le plante√≥ a Polonia. Rotaci√≥n de la pelota, b√ļsqueda de espacios e incorporaci√≥n de los laterales al ataque.¬†La ausencia de Di Mar√≠a le har√° perder f√ļtbol y desborde, las dos por igual. Thiago Almada o Paulo Dybala pueden aportar la primera, mientras que Angel Correa la segunda. Ser√° dif√≠cil reemplazar al rosarino, de muy buena actuaci√≥n en las victorias frente a M√©xico y Polonia.
Una Copa del Mundo con resultados inesperados. Una selecci√≥n que entr√≥ con el pie izquierdo y que se acomod√≥ con car√°cter primero y con f√ļtbol despu√©s. El libreto parece bien estudiado: si Argentina juega como lo hizo frente a los polacos, dif√≠cilmente el rival pueda hacer algo al respecto. La garant√≠a est√° en que entre la pelota en el arco rival.¬†La paciencia debe ser el primer aliado argentino.
(*) Periodista / Abrí la Cancha

Comentarios

comentarios