Apiladas Deportivas. Drama en el Bosque: información para comprender una tragedia

128

En el partido Gimnasia-Boca, la violenta represi√≥n dej√≥ como saldo un muerto y cientos de heridos. Las preguntas que nos hacemos todos: ¬ŅPor qu√© se reprimi√≥ con tanta sa√Īa? ¬ŅQu√© hay detr√°s de cada operativo policial? ¬ŅCu√°les son los actores en pugna? Polic√≠a, Ministerio, Provincia de Buenos Aires, Gimnasia, Aprevide, UTEDyC. Un rompecabezas para una noche dram√°tica de nuestro f√ļtbol.

Por Carlos Aira

 

Fue una noche horrenda. Luctuosa. De lo peor que se recuerde en una cancha de f√ļtbol en los √ļltimos a√Īos. Durante una hora, efectivos policiales¬†de la Provincia de Buenos Aires reprimieron con sa√Īa a m√°s de veinte mil hinchas de Gimnasia y Esgrima La Plata. Lo hicieron disparando cientos de balas de goma y gases lacrim√≥genos. El saldo de la represi√≥n fue un muerto, un tendal de heridos y el horror. Mucho horror.

Gimnasia-Boca era el partido estelar de la 23¬į fecha del campeonato. Partido nocturno con horario de inicio 21:10. Minutos antes del pitazo inicial, m√°s de mil personas esperaban ingresar al estadio en una larga fila ubicada detr√°s de la platea Basile. El episodio desencadenante de una represi√≥n in√©dita habr√≠a sido ‚Äď seg√ļn testigos ‚Äď el empuj√≥n de un oficial de polic√≠a a una criatura. All√≠ explotaron los √°nimos. Eran las 20:50. Desde ese momento, y durante una hora, se vivi√≥ un espanto.

Con el encuentro reci√©n iniciado, el bosque platense estaba invadido por los gases. Cuando m√°s de 25.000 espectadores desearon salir del estadio buscando un lugar donde respirar, en una decisi√≥n criminal, los efectivos¬†a cargo de los accesos cerraron los mismos. Un Cromagnon en ciernes. Los hinchas, verdaderos h√©roes solidarios, no se desesperaron. No generaron avalanchas mortuorias, como sucedi√≥ en la Puerta 12 de 1968. Tampoco fue una tragedia al estilo Hillsborough, Inglaterra, a√Īo 1989. Con el partido Gimnasia-Boca suspendido a los 9 minutos del primer tiempo, los hinchas triperos forzaron los ingresos. Algunos hinchas buscaron ox√≠geno dentro del campo de juego. En las adyacencias, la represi√≥n se traslad√≥ a todos los accesos.¬†Como si fuera una acci√≥n coordinada. En el mar de gases cay√≥ C√©sar Regueiro. Lolo, para los amigos. Ten√≠a 57 a√Īos, viv√≠a en Tolosa y hab√≠a sido futbolista del Club Villa San Carlos. El parte m√©dico habla de ‚ÄúParo cardiorespiratorio‚Äú. Un eufemismo: a √©l y a todos los presentes los agredi√≥ la polic√≠a de la Provincia de Buenos Aires.

Desde el jueves 6 de octubre, la sociedad se hace varias preguntas:¬†¬ŅPor qu√© este espanto? ¬ŅPor qu√© se cerr√≥ con candado los accesos? ¬ŅPor cu√°l raz√≥n y qui√©n orden√≥ semejante represi√≥n?

No existi√≥ enfrentamiento entre hinchadas, como en otras represiones. Los testigos aseguran que no habr√≠a m√°s de 1.000/1.500 hinchas pugnando por ingresar, entrada o carnet en mano.¬†Dentro del estadio hab√≠a menos p√ļblico que en otros partidos disputados en los √ļltimos tiempos. Tampoco hubo agresiones ni desbordes.

En estas Apiladas Deportivas nos vamos a introducir en los s√≥tanos del f√ļtbol: operativos policiales, poder, rosca y pol√≠tica.

 

MUCHOS ACTORES; MUCHAS PREGUNTAS. 

 

OPERATIVO POLICIAL: Acá hay que hacer un punto. Un operativo de seguridad deportiva en provincia de Buenos Aires es de una complejidad que desconocen no sólo los hinchas, también gran parte de la prensa.

El club organizador est√° obligado a contratar los servicios de la Comisar√≠a asignada por jurisdicci√≥n. (en este caso, la Comisar√≠a 9¬į de La Plata).¬† Comienza a tallar otro actor que es APREVIDE (Agencia de Prevenci√≥n de la Violencia en el Deporte).¬† Los operativos los diagrama la Comisar√≠a y luego Aprevide hace cambios y modificaciones. All√≠ comienza una s√≥rdida lucha entre el organismo bonaerense y la comisar√≠a. En algunos casos tambi√©n aparece otro actor que es la Direcci√≥n Nacional de Seguridad en Eventos Deportivos, dependiente del Ministerio de Seguridad de la Naci√≥n.

Los d√≠as de partido, los clubes tienen muy poca injerencia formal en los operativos. Pagan el mismo y a los trabajadores nucleados en UTEDyC (Uni√≥n de Entidades Deportivas y Civiles). Los accesos a los estadios son manejados, exclusivamente, por fuerzas policiales ‚Äď quienes cobran adicionales por el servicio ‚Äď , inspectores de AFA y UTEDyC. Este dato es muy importante para comprender la pol√©mica de las entradas y los molinetes.

Los directivos tienen muy poca autoridad sobre los accesos de los estadios. Los clubes contratan seguridad privada, quienes cumplen un rol de prevención en ciertas áreas. Finalmente, los jefes de seguridad de los clubes pueden pedir o hacer sugerencias (donde vender entradas o colocar vallados), pero la decisión final es del APREVIDE.

El operativo policial estuvo organizado por la Comisar√≠a 9¬į de La Plata y el jefe del Operativo fue el comisario Juan Gorbar√°n.

 

APREVIDE:¬†La Agencia de Prevenci√≥n de la Violencia en el Deporte es un organismo dependiente del Ministerio de Seguridad Bonaerense.¬† Comenz√≥ a funcionar en 1991, luego del asesinato de Saturnino Cabrera, en diciembre de 1990. Su objetivo era la plena vigencia de la llamada Ley de la R√ļa.

Durante el gobierno de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires, Juan Manuel Lugones estuvo al frente del organismo. Alfil político de Patricia Bullrich, de alto perfil y profundo conocimiento del campo; durante su gestión el APREVIDE tomó protagonismo. Para sorpresa de muchos, con el cambio de autoridades provinciales de diciembre de 2019, Lugones fue ratificado por el gobernador Axel Kiciloff a pedido de Sergio Berni, Ministro de Seguridad Bonaerense.

En enero de 2020, con claridad meridiana, el periodista Carlos Elorza expresó en Abrí la Cancha la sorpresa que le generaba la desidia del gobierno de Kiciloff hacia la seguridad deportiva:

 

Hay un problema grande referido a la omisi√≥n a prestarle atenci√≥n al f√ļtbol. La provincia de Buenos Aires est√° llena de clubes important√≠simos. Axel Kicillof debe tener la cabeza puesta en las miles de minas submarinas que dej√≥ el gobierno de Vidal. Pero los partidos se juegan todos los fines de semana y son t√≠tulos de prensa‚Äú

‚ÄúSergio Berni ha polemizado con la ministra Sabina Frederic pero no s√© cual es su idea de pol√≠tica de seguridad en la provincia de Buenos Aires.¬†Consecuentemente, no sabemos que respuesta tendr√° en espect√°culos deportivos. S√© qu√© idea tiene Lugones: utilizar una inmensa cantidad de efectivos para disciplinar. Por que en el fondo la idea es que la polic√≠a est√° para disciplinar a la poblaci√≥n‚ÄĚ

‚ÄúEl problema de la seguridad deportiva debe encuadrarse en un esquema general de la seguridad. Por eso responsabilizo a Berni: si la provincia tiene un ministro es para solucionar el problema.¬†Si Kicillof omite ocuparse del f√ļtbol es un problema que le generar√° costo pol√≠tico. Si no se lo genera es porque tiene mucha suerte, pero es tentar la suerte‚ÄĚ.

 

En septiembre de 2021, Lugones debi√≥ dejar su cargo tras una denuncia de acoso sexual. En su lugar, Sergio Berni¬†design√≥ a Gustavo G√≥mez, un hombre sin experiencia en la seguridad deportiva. Mientras la pandemia alej√≥ al p√ļblico de los estadios, la vida continu√≥ sin problemas. Los problemas para G√≥mez se iniciaron en octubre de 2021, cuando el COVID afloj√≥ y las tribunas se poblaron.

Quienes concurrimos a las canchas sab√≠amos que 2022 ser√≠a un a√Īo duro para el organismo. La falta de idoneidad qued√≥ expuesta en varias oportunidades. En enero fue asesinado Juan Calvente, hincha de Independiente, en una falla manifiesta del operativo policial ‚Äď organizado por APREVIDE ‚Äď en la autopista Buenos Aires-La Plata. En mayo, la realizaci√≥n del partido Gimnasia-Liniers por Copa Argentina fue eje de la pol√©mica. En 72 horas se anunci√≥ que se jugar√≠a con p√ļblico, sin p√ļblico y nuevamente con hinchas. Pero lo peor: APREVIDE design√≥ un estadio inadecuado para el caudal movilizador del club platense, como es la cancha de Estudiantes, en Caseros. Nuevamente, se roz√≥ la tragedia.

En Abr√≠ la Cancha no somos adivinos: tan s√≥lo conocemos el pa√Īo. El 2 de junio pasado, en la Apiladas Deportivas publicamos un enfoque premonitorio:

 

Lo venimos se√Īalando en Abr√≠ la Cancha: desde que el p√ļblico volvi√≥ a los estadios, el¬†APREVIDE¬†(Agencia de Prevenci√≥n de Violencia en el Deporte) es un organismo fantasmal.¬†De una incapacidad supina. El jueves pasado renunci√≥ ‚Äď un eufemismo similar a los entrenadores que son despedidos, pero piadosamente renuncian ‚ÄstGustavo G√≥mez, titular del organismo desde octubre de 2020.¬† La gota que rebas√≥ el vaso fue el paso de vodevil del no-partido¬†Los Andes-Tigre¬†por Copa Argentina.

El partido, pautado para el mi√©rcoles 1 de junio en Lan√ļs, con p√ļblico de ambas parcialidades,¬†fue suspendido 24 horas de su iniciaci√≥n¬†por el propio¬†municipio de Lan√ļs. La raz√≥n esgrimida por el Jefe de gabinete y ministro de seguridad¬†Diego Kravetz¬†suena inconsistente: ‚Äúes un partido de alto riesgo que perturba la tranquilidad de nuestros vecinos‚Äú, apuntando a la rivalidad Lan√ļs-Los Andes. La jugada del municipio gobernado por Juntos por el Cambio¬†puso en un brete a la provincia. Ambos clubes hab√≠an vendido miles de entradas. La falta de fechas en este 2022, obligaba a disputar el partido lo m√°s pronto posible. Presionado, G√≥mez reprogram√≥ el partido para el d√≠a siguiente,¬†sin p√ļblico, en Deportivo Mor√≥n.¬†Ah√≠ se arm√≥ la de San Quint√≠n. El intendente¬†Juan Manuel Insaurralde¬†pidi√≥ explicaciones al gobernador, qui√©n deleg√≥ el problema en Sergio Berni.¬†Finalmente,¬†Los Andes no se present√≥ al encuentro, generando un precedente in√©dito en la competencia.

En verdad,¬†el vaso estaba lleno desde hace tiempo. El 25 de mayo pasado, en el estadio Ciudad de Caseros, en el marco del partido de Copa Argentina entre Gimnasia y Liniers, el p√ļblico platense padeci√≥¬†un horror de apretujamiento y desidia. 10.000 espectadores en una tribuna con una min√ļscula puerta de acceso.¬† Un escenario improcedente para un partido qu√©, hasta √ļltimo momento,¬†no se supo si se desarrollar√≠a con p√ļblico o sin la presencia de espectadores. El APREVIDE de G√≥mez tropez√≥ con la misma piedra dos veces seguidas.

En este 2022, la seguridad deportiva en provincia de Buenos Aires, jurisprudencia del APREVIDE, se convirti√≥ en un gran problema. En el regreso del p√ļblico a las canchas,¬†los operativos policiales fueron err√°ticos. En enero pasado, un hincha de Independiente fue¬†asesinado¬†en la Autopista Buenos Aires-La Plata en un enfrentamiento con vecinos de Villa Dom√≠nico, quienes realizaban un corte reclamando el suministro de energ√≠a el√©ctrica. El operativo policial, obviamente fall√≥. El 2 de marzo pasado, en un partido en cancha de Quilmes, entre Banfield y Dock Sud por Copa Argentina, los micros que llevaban a los hinchas verdiblancos fueron obligados a transitar una zona donde se re√ļne la barra quilme√Īa. Como era de esperar, se produjo un serio incidente. La decisi√≥n posterior del APREVIDE fue desmedida:¬†suspender los partidos de Copa Argentina en territorio bonaerense.

 

Con la salida de Gustavo G√≥mez, el ministro Sergio Berni design√≥ a Eduardo Aparicio, otro funcionario de su confianza, pero con el mismo problema de su antecesor: un absoluto desconocimiento de la problem√°tica de seguridad deportiva. Entrevistado por Abr√≠ la Cancha, el dirigente deportivo V√≠ctor Lupo ‚Äď ex subsecretario de deportes y primer titular del actual APREVIDE ‚Äď se√Īal√≥:

 

‚ÄúHan tomado el f√ļtbol para dirimir cuestiones pol√≠ticas. Lo sucedido en La Plata es sospechoso. El titular del APREVIDE (Eduardo Aparicio) no s√© si conoce de estos temas. Repartir cargos a personas que no conocen del tema puede pasar de largo o suceder cosas como la de anoche (por el jueves). Hay mucha incapacidad en quienes organizaron el espect√°culo. Quienes vamos a la cancha padecemos esta incapacidad. No hay un operativo igual a otro. La pregunta que me hago es: ¬ŅContra qui√©n es lo sucedido anoche?

‚ÄúNo hay que confundir gestionar con conducir. Ac√° faltan conductores que pongan las partes en paralelo para que salga lo mejor. Siempre hay una parte que se impone a la otra. ¬ŅQuien fue el loco que se le ocurri√≥ vender un remanente de entradas y cerrar las puertas del estadio? ¬ŅQue pasa con las dirigencias? Hay mucha incapacidad.¬†

 ¡El APREVIDE, quien debe responsabilizarse de lo que pasó! Y prestemos atención a quien nombra a los funcionarios en el APREVIDE, porque ellos también son los responsables. No necesitamos funcionarios para la televisión, sino funcionarios responsables para el beneficio del pueblo argentino“.

 

 

VALLADOS, MOLINETES Y LA PUERTA: Acá está el nudo de la polémica política. El estadio Carmelo Zerrillo del Club Gimnasia y Esgrima La Plata tiene habilitación para 29.953 espectadores. APREVIDE permitió la venta de un remanente de 4.450 entradas ya que la cantidad de socios habilitados para ingresar es menor al aforo máximo del estadio.

Llama la atenci√≥n que la Agencia haya permitido la venta de entradas el d√≠a del partido y en el estadio. Algo que nunca habilita en partidos nocturnos de gran impacto de p√ļblico. APREVIDE tiene la potestad final de disponer lugar y horario donde se vender√°n las entradas. Con el aval del organismo, Gimnasia puso a la venta esas 4.450 entradas desde el jueves al mediod√≠a en las boleter√≠as del estadio. Pudo hacerlo en las sede de calle 4, como en otras oportunidades, pero esta vez lo hizo en el estadio.¬†¬ŅA nadie llama la atenci√≥n este detalle?.

Los vallados son otro punto de controversia. El operativo ubic√≥ el √ļltimo vallado a escasos 50 metros del ingreso al estadio. Una decisi√≥n ins√≥lita por la magnitud del partido y el horario del mismo. Desde la seguridad se puede argumentar que al existir venta de entradas en el mismo estadio, el operativo es diferente.

Consultados para estás Apiladas, varios dirigentes de Primera División se mostraron sorprendidos por la decisión de los dirigentes gimnasistas de aceptar vender entradas en su estadio previo al partido. Cinco millones de pesos es mucho dinero, pero todo se asemeja a una boca de lobo.

La ubicación de los vallados son decisión del Jefe del operativo con el aval de Aprevide.

En los accesos al estadio est√°n los molinetes. Los mismos son manejados ‚Äď sin injerencia directa del club ‚Äď por la polic√≠a y los empleados de UTEDyC. Aqu√≠ comienza otra controversia. Los trabajadores nucleados en UTEDyC son empleados del club, pero tienen autonom√≠a propia en el negocio del f√ļtbol. Uno de los videos ‚Äď que mostr√≥ una y otra vez el canal C5N ‚Äď muestra c√≥mo mediante escalera lateral, una gran cantidad de hinchas de Gimnasia ingresaban por la parte de atr√°s a una de las tribunas local. Hay una persona identificada con una pechera de UTEDYC que abre la reja, libera la zona y permite el ingreso de las personas.

Se habla mucho de las entradas de protocolo, pero poco del negocio de la puerta, sobre todo en los instantes iniciales a que se abren las mismas. Una caja paralela del f√ļtbol de la cual pocos hablan e investigan.

Por otra parte, colados hubo siempre. Pero el ministerio de Seguridad, que apunt√≥ al club Gimnasia como veremos, conoce un tal√≥n de Aquiles del club: el ingreso irregular de muchos hinchas en el √ļltimo cl√°sico platense jugado en el estadio de 60 y 118.

 

ENTRADAS Y PROTOCOLO: El Club Gimnasia y Esgrima La Plata public√≥ los n√ļmeros certificados por el inspector de AFA: en el partido Gimnasia-Boca se vendieron 3.354 entradas populares por $5.537.400. Quedaron sin venderse 1.096 localidades.

¬ŅLos barras entran sin pagar? ¬ŅCu√°ntos son los barras de Gimnasia? ¬ŅSe suman a la lista de gente que ingres√≥ al Bosque sin pasar por el control de molinetes? Otro tema sensible. Durante la gesti√≥n de Lugones al frente del APREVIDE existi√≥ un pacto entre los clubes y el organismo para no verse involucrados en el problema de las entradas: darle carnet social a los barras identificados. Por lo tanto, la inmensa mayor√≠a de la 22 ‚Äď como otras barras ‚Äď ingresan al estadio con carnet societario.

Otra cosa son las entradas de protocolo. Todos los clubes disponen de una cantidad de entradas que se reparten entre allegados y sponsors del club. Ac√° est√° el eje del conflicto Berni-Gimnasia.

‚ÄúHay entradas de fotocopias, bonitos de todos los colores y ciento de entradas de protocolo, estas pruebas son determinantes para poder comprender lo que pas√≥, hab√≠a el doble de personas que pod√≠a entrar al estadio. El principal motivo que gener√≥ esto fue la cantidad de gente que qued√≥ con y sin entradas fuera del estadio. Los violentos empezaron a atacar con piedras y eso desat√≥ la represi√≥n‚ÄĚ, declar√≥ Aparicio, titular del APREVIDE, qui√©n agreg√≥ que en los alrededores del estadio habr√≠a unas ‚Äú10.000 personas‚ÄĚ.

Vale destacar algo: no hubo piedras; tampoco 10.000 personas en los alrededores del estadio.¬†Varios medios ‚Äď y hago hincapi√© en C5N ‚Äď mostraron como prueba irrefutable del ingreso masivo de p√ļblico a trav√©s de entradas de protocolo, una fotograf√≠a de las entradas que hab√≠a dentro de uno de los molinetes.¬† Si hubo entradas truchas ‚Äď una posibilidad ‚Äď es parte de la investigaci√≥n judicial. Pero vale destacar algo una y otra vez: nada justifica el cierre de las tribunas y una represi√≥n criminal.¬†

Hablando de entradas de protocolo. En agosto pasado, en el marco de la Copa Libertadores de Am√©rica, se enfrentaron V√©lez S√°rsfield y Talleres de C√≥rdoba. Si bien no hay p√ļblico visitante en las canchas desde hace mucho tiempo, en competiciones internacionales se permite el mismo por disposici√≥n CONMEBOL aceptada por los organismos de seguridad. Talleres puso a la venta las 2.000 ubicaciones que tendr√≠an sus hinchas en el Jos√© Amalfitani. A √ļltimo momento, el organismo de seguridad deportiva de la Ciudad dispuso que el partido se jugar√≠a sin visitantes, pero ya exist√≠a un gran problema: en C√≥rdoba se hab√≠an vendido las entradas. ¬ŅQue hacer? En forma solapada se dispuso que gran parte de ese p√ļblico ingresar√≠a al estadio velezano con entradas de protocolo. El desastre ya lo conocemos‚Ķ

 

POLICIA: La pregunta que nos hacemos todos desde un primer momento: ¬ŅQui√©n orden√≥ una represi√≥n salvaje?¬†Las fuerzas tambi√©n tienen sus internas en un pa√≠s que discute modelos de seguridad.

El mismo jueves 6 de octubre, el Ministerio de Seguridad bonaerense¬†cambi√≥ al jefe de la Departamental de Polic√≠a de La Plata. Sergio Berni design√≥ al comisario Sebasti√°n Perea en reemplazo del saliente Diego Galarza.¬† Por la ma√Īana, la polic√≠a platense irrumpi√≥ a los tiros en la Facultad de Humanidades. Por la noche, la represi√≥n criminal en la cancha de Gimnasia.

¬ŅEs descabellado pensar que ambas represiones se enmarcan en una interna feroz entre polic√≠as por los cambios en la c√ļpula de la Departamental La Plata? Nada es descabellado. Estamos hablando de la Polic√≠a Bonaerense, una fuerza con 90.000 efectivos, m√°s que el propio Ej√©rcito. La Bonaerense tiene como costumbre discutir poder y diferencias con incidentes como los vividos en la capital provincial.

Para colmo, el mismo jueves ‚Äď para enrarecer m√°s la situaci√≥n ‚Äst¬†renunci√≥ la ministra Elizabeth G√≥mez Alcorta por lo que entendi√≥ una represi√≥n del gobierno nacional sobre una comunidad mapuche en Mascardi, R√≠o Negro.

El s√°bado, por decisi√≥n de la UFI N¬į8, fueron detenidos el comisario¬†Juan Manuel Gorbar√°n, jefe del operativo policial, acusado de estrago seguido de muerte.¬† Tambi√©n fue detenido el polic√≠a Nahuel Falc√≥n, qui√©n dispar√≥ balas de goma a un camar√≥grafo de TyC Sports, en una escena dram√°tica. Las detenciones fueron validadas por el juez de garant√≠as Agust√≠n Crispo. Este domingo, el comisario Juan Manuel Gorbal√°n se neg√≥ a declarar.

Por ahora, son los √ļnicos dos detenidos de la causa. Gorbar√°n tendr√° que dar respuestas que exige la sociedad. ¬ŅLas dar√°?

Por otra parte, como venimos se√Īalando en Abr√≠ la Cancha, la violencia policial est√° recrudeciendo en todos los estadios. El f√ļtbol no tiene p√ļblico visitante ‚Äď en primera divisi√≥n, salvo excepciones ‚Äď desde 2013, cuando un hincha de Lan√ļs fue asesinado en las inmediaciones del Estadio Ciudad de La Plata (nada garantiza que si el partido se hubiera disputado en el √önico no hubieran existido los incidentes). En las categor√≠as m√°s bajas de ascenso, no hay visitantes desde el lejano 2007. Desde que regres√≥ el p√ļblico a las canchas, las im√°genes son elocuentes y las denuncias reiteradas. Somos muy pocos los medios que visibilizamos esta problem√°tica que est√°n padeciendo los hinchas. ¬ŅPor qu√© ser√°?

 

BERNI VS GIMNASIA: Cuando los gases se evaporaron y los hinchas volvieron a sus hogares con una congoja inmensa en el corazón, el ministro Sergio Berni llegó al estadio platense en helicóptero. Sin decir agua va, descerrajó una serie de acusaciones responsabilizando al Club Gimnasia y Esgrima La Plata de los sucesos:  “Los clubes venden entradas de más y nadie se hace cargo. La policía no tiene por qué hacerse cargo. El responsable es el que organizó el evento“. La desafortunada declaración del ministro abrió un sin fin de conjeturas.

No pocos periodistas se animaron ‚Äď por ignorancia o respaldo pol√≠tico ‚Äď a decir que se vendieron entre 5.000 y 14.000 entradas. Una irresponsabilidad. Esto es imposible de sostener por un dato concreto: Gimnasia jug√≥ este a√Īo a estadio lleno en varias oportunidades. Con no m√°s de 1.500 hinchas en los alrededores, el estadio ten√≠a algunos claros en la cabecera de calle 60 y la platea Basile.

El ministro baj√≥ su tono al d√≠a siguiente. Con la opini√≥n p√ļblica consternada, Berni reconoci√≥ qu√© ‚Äúla Polic√≠a resolvi√≥ la situaci√≥n de la peor manera‚Äú. D√≥nde no baj√≥ el tono es en adjudicar la responsabilidad de Gimnasia: ‚ÄúPor cada entrada que vendi√≥ AFA, hab√≠a 20 de cortes√≠a. El control de las entradas no lo hace la polic√≠a, sino el mismo club que hizo la vista gorda. Los espectadores se enardecieron y quisieron entrar‚Äú.

Para rematarla, en el aire de A 24 se√Īal√≥: ‚Äúno soy amante del f√ļtbol por estas cosas. Siempre se venden entradas de m√°s. El otro d√≠a, en el partido de Los Pumas, el estadio de Independiente estaba lleno y no hab√≠a polic√≠as‚Äú.

Seg√ļn los c√°lculos del ministro de Seguridad bonaerense, el club Gimnasia y Esgrima La Plata entreg√≥ ‚Äď aproximadamente ‚Äď 72.000 entradas de cortes√≠a (3.600 x 20).¬† No se puede decir cualquier cosa. No se puede jugar con la vida y el dolor de la gente.¬†Est√° claro: Berni busc√≥ respaldar su gesti√≥n al frente de la seguridad provincial. Pero como bien se√Īal√≥ Gabriel Fern√°ndez ‚Äď director period√≠stico de Radio Grafica ‚Äď en su art√≠culo ‚ÄúEstuve Ah√≠‚Äú, la pregunta es ¬ŅPor qu√© mentir?.

 

Decir la verdad nos beneficia; mentir beneficia a quien opera en contra del pueblo y de sus intereses.

Creo que un sector importantísimo del Frente de Todos tiene que poner las barbas en remojo.

Porque, insisto, mentir no nos beneficia.

Si hay un apriete econ√≥mico, judicial, policial, es preciso decirlo en vez de justificarlo para dar idea de ‚Äúmanejamos todo‚ÄĚ y ‚Äúest√° bajo control‚ÄĚ. La gente lo entender√°. Y acompa√Īar√°.

Pero hay que dejar de decir macanas sobre situaciones que est√°n a la vista. Y con testigos.

Por su parte, Gabriel Pellegrino, presidente de Gimnasia, deslig√≥ a su club de los incidentes y responsabiliz√≥ al operativo policial de los sucesos acaecidos. El titular del club platense hizo hincapi√© en las fallas de los vallados previos al ingreso al estadio:¬†‚Äúla polic√≠a dej√≥ que gente sin entradas llegara hasta la puerta de la cancha. Esa es una falla en los controles y los cacheos‚ÄĚ.¬†

Pellegrino asegur√≥ en di√°logo con TyC:¬† ‚ÄúLa cantidad de entradas que se pueden vender se determina en funci√≥n de la capacidad del estadio, cerrar las puertas lo determina la polic√≠a, el Aprevide, no s√©, la seguridad. Nosotros al contrario, les dec√≠amos que hab√≠a gente con carnet y plateas en la mano que quer√≠a ingresar y se ve√≠an plateas vac√≠as. No s√© c√≥mo met√©s cinco mil personas con carnet en la mano para que entre, pero es un tema que escapa a lo que nosotros sabemos‚ÄĚ, agreg√≥.

Acerca del punto donde pudo haber fallado la organizaci√≥n para que hubiera m√°s gente que capacidad real,¬†Pellegrino¬†expres√≥:¬†‚ÄúLa responsabilidad es de los organismos de seguridad, si no, ¬Ņpara qu√© est√°n? Hace un mont√≥n de partidos que viene una persona con el carnet, pasa y tiene su platea. Lo que no pod√©s es vender es m√°s entradas que la capacidad de la cancha. Pudo venir gente sin entradas, jugamos contra Boca, es un club que mueve gente, si vino gente ‚Äėa ver c√≥mo pasamos‚Äô, lo manejan los organismos de seguridad‚ÄĚ. M√°s tarde, repiti√≥:¬†‚ÄúLo que hicimos es lo que hicimos en todos los partidos y no hubo problema, esto no pas√≥‚ÄĚ.

 

FUTURO:¬† El club Gimnasia y Esgrima La Plata se presentar√° querellante buscando defender los intereses de socios e hinchas, victimas del accionar policial. El abogado Mariano C√ļneo Libarona, representante legal del club, dijo que pretende determinar los roles de la Polic√≠a y Utedyc para llegar a la verdad.

Por su parte, el Ministerio de Seguridad buscar√° demostrar la cantidad irregular de p√ļblico que ingres√≥ al estadio platense en la tr√°gica noche del 6 de octubre de 2022. Tambi√©n, que esta situaci√≥n es una pr√°ctica corriente en Gimnasia y Esgrima La plata. No se puede justificar la represi√≥n, pero si arrastrar al club hacia el lodo de las balas y los gases.

Si bien el gobernador Axel Kiciloff no se ha expresado, el Ministerio P√ļblico de la provincia de Buenos Aires utiliz√≥ efectivos de la Polic√≠a Federal para llevar adelante las detenciones de Gorbar√°n y Falc√≥n

Los sucesos de La Plata pueden ser un parteaguas en materia de seguridad deportiva. Sería vital que la ciudadanía comprendiera quienes son los actores en pugna. También está la posibilidad, muy real, que nos indignemos, gritemos Nunca Más, pero todo siga medianamente igual.

Para que las cosas cambien se necesita idoneidad y patriotismo. El pueblo se está hartando de roscas y tacticajes de la politiquería.

El s√°bado, la ciudad de La Plata despidi√≥ a Lolo Regueiro. En todas las canchas se aplaudi√≥ el minuto de silencio ( esta vez, la Liga no le exigi√≥ a los jugadores una rodilla en tierra, eso queda para la quema de coches). La primera vez que la polic√≠a lanz√≥ gases lacrim√≥genos sobre una tribuna fue en 1931, como se√Īal√© en H√©roes en Tiempos Infames.

Hace 90 a√Īos que la polic√≠a es parte del negocio del f√ļtbol.

 

(*) Periodista / Abrí la Cancha / Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames.

Comentarios

comentarios