Con Horacio Accavallo se fue un tit√°n de la vida

90

Fue el segundo campe√≥n mundial del boxeo argentino. Rein√≥ en la categor√≠a Mosca entre 1966 y 1968. Talentoso e inteligente, tuvo una vida de pel√≠cula. Falleci√≥ a los 87 a√Īos.

Por Carlos Aira (*)

 

Nos dej√≥ Roqui√Īo. Luego de estar afectado durante a√Īos por el Alzehimer, el coraz√≥n de¬†Horacio Accavallo¬†dej√≥ de latir en la ma√Īana del 14 de septiembre, D√≠a del boxeador. Un homenaje a una actividad que honr√≥ con su talento y sacrificio.

Accavallo naci√≥ en Valent√≠n Alsina, el 14 de octubre de 1934. Hijo de esa inmigraci√≥n europea que se encontr√≥ en esta tierra sin poder concretar el sue√Īo de un futuro mejor. Su padre hab√≠a llegado del sur italiano; su madre hab√≠a nacido en Lal√≠n, la Galicia profunda. Due√Īo de una infancia sin juguetes, la vieja quema de Parque de los Patricios fue el patio de su infancia y adolescencia.¬†Un round que hab√≠a que ganar d√≠a a d√≠a. Fue botellero y cartonero. Con los a√Īos encontr√≥ trabajo en el circo Sarrasani donde aprendi√≥ el arte de hacer re√≠r como payaso, trapecista y fakir. Un acr√≥bata de la vida.

Tuvo sue√Īos de f√ļtbol. Wing izquierdo r√°pido y habilidoso, pero su escasa estatura (1,57) era un impedimento.¬†Hasta que lleg√≥ el boxeo a su vida. El instinto de supervivencia volc√≥ su inter√©s hacia el cuadril√°tero. Como narr√≥ en una entrevista a la revista El Gr√°fico en 1986: ‚ÄúYo era un extraordinario jugador de f√ļtbol, pero el boxeo me atrap√≥, porque el √ļnico protagonista soy yo y toda la plata es para m√≠. Por eso me hice boxeador‚Äú.

Debut√≥ como profesional el 21 de septiembre de 1956 derrotando a Emilio √Āvila. En 1958 y 1959 se radic√≥ en Italia, donde gan√≥ fama y prestigio. Volvi√≥ al pa√≠s bajo la √≥rbita de¬†Juan Carlos Lectoure. Tito descubri√≥ que el petiso zurdo de flequillo pre-Beatle era tan inteligente como taquillero.¬†El Luna Park fue el √°mbito que ciment√≥ el sue√Īo del t√≠tulo mundial en tiempos de ocho categor√≠as y dos asociaciones. El mendocino Pascual P√©rez hab√≠a sido el √ļnico argentino que se hab√≠a consagrado campe√≥n mundial de boxeo.

La campa√Īa hacia la chance mundialista fue muy dura. Cuando¬†Roqui√Īo¬†derrot√≥ por segunda vez al paname√Īo Eugenio Hurtado se impon√≠a el combate por la corona. El campe√≥n AMB era el italiano¬†Salvatore Burruni. Lectoure le ofreci√≥ muy buen dinero para exponer su t√≠tulo en Corrientes y Bouchard, pero Burruni se hab√≠a enfrentado a Accavallo en Cagliari, y si bien gan√≥ en las tarjetas, hab√≠a recibido una paliza.¬†El italiano acept√≥ el combate, pero sin exponer su t√≠tulo. El s√°bado 7 de agosto de 1965 no entraba un alma en el Luna Park. Luego de 15 rounds, los jueces vieron ganadores a Accavallo. La chance mundialista era impostergable.

El estilo de Horacio Accavallo era cautivante. Zurdo, inteligente, sabía dosificar su energía. Peleaba mucho al principio y al final de cada asalto con la idea de llamar la atención de los jueces. Cambiaba la guardia constamenente, complicando a los rivales más allá de su condición de zurdo. También era guapo. Muy guapo y batallador.

Enrique Mart√≠n¬†es uno de los grandes del periodismo de boxeo en Argentina. Autor de un libro imprescindible, como es¬†Narices Chatas. Durante m√°s de tres d√©cadas cubri√≥ las peleas m√°s importantes en todo el mundo. Amigo de Horacio Accavallo, Enrique record√≥ lo complicado que era para un boxeador aspirar a una chance mundialista en aquellos a√Īos 60s: ‚ÄúSer campe√≥n en aquellos tiempos era muy dificil. Casi una quimera.¬†Llegaban a la oportunidad mundialista con muchas peleas. Accavallo lleg√≥ grande al t√≠tulo mundial. Con una larga carrera en su espalda habiendo batallado con los mejores del continente‚Äú.

Finalmente, llegó la chance mundialista. El rival sería el japonés Hiroyuki Ebihara, campeón Mosca AMB. A pocas semanas del combate, con la delegación instalada en Tokyo, el combate se canceló por una sorpresiva lesión de Ebihara. Desesperación y bronca. Desde una oficina del Akasaka Prince Hotel, Tito Lectoure se comunicó con Emile Bruneau, titular de la Asociación Mundial de Boxeo. El yankee le encontró la solución al problema: “Si se lesionó el 1, el 2 ya está en Tokyo (Accavallo) y el 3 también es japonés. Que peleen el argentino y Katsuyoshi Takayama y el ganador tiene que darle la chance en su primera defensa a Hiroyuki Ehibara“.

Lleg√≥ el d√≠a. Martes 1 de marzo de 1966. Accavallo, de 31 a√Īos, subi√≥ al ring del Nippon Budokan ‚Äď el mismo escenario donde once a√Īos atr√°s se hab√≠a consagrado Pascual P√©rez ‚Äď con una bata albiceleste y el¬†escudo de Racing, el club de sus amores. Curiosamente,¬†Roqui√Īo casi es noqueado junto al gong de la campana inicial:¬†‚ÄúTakayama hizo una cosa que no suele verse: atacar al rival cuando la campana suena y no perder tiempo con el saludo. Mientras son√≥ el gong, Horacio estaba de espaldas al ring santigu√°ndose, porque era muy creyente. En dos saltos, Takayama lo golpe√≥ cerca del o√≠do.¬†Accavallo pudo haber perdido por nocaut en lo que hubiera sido una derrota absurda e injusta. Pero Horacio era un guapo muy dificil de arriar. Gan√≥ por puntos, cuando era muy dif√≠cil¬†ganar en las tarjetas fuera de casa‚ÄĚ, record√≥ Enrique Mart√≠n en Abr√≠ la Cancha.

Luego de 15 rounds, los tres jueces lo vieron ganador. Horacio Accavallo campe√≥n mundial Mosca (AMB ‚Äď CMB).¬†El pueblo sali√≥ a las calles a festejar el triunfo de un hijo pr√≥digo.¬†Tiempos en los cuales un t√≠tulo mundial de boxeo era festejado como un Mundial de f√ļtbol.

 

Accavallo defendi√≥ en tres oportunidades el t√≠tulo mundial. Para el recuerdo: su combate ante el mexicano¬†Alacr√°n¬†Torres. Roqui√Īo se sobrepuso a un corte inmenso y pudo vencer en las tarjetas. 10 de diciembre de 1966. A comienzos de 1968, Accavallo anunci√≥ su retiro.¬†Con notable inteligencia decidi√≥ retirarse campe√≥n. Su r√©cord:¬†83 combates, con 75 victorias (34KO), 6 empates y 2 derrotas (1KO).

El d√≠a despu√©s de Horacio Accavallo tambi√©n fue parte de la pel√≠cula de su vida. ‚ÄúHoracio supo guardar su plata e invertirla‚Äú; se√Īal√≥ Enrique Mart√≠n en Radio Gr√°fica, y agreg√≥:¬† ‚ÄúFue m√°s que un peque√Īo empresario:¬†lleg√≥ a tener cuarenta locales comerciales de venta de art√≠culos deportivos y Jaguar, su f√°brica de calzado.¬† Un peque√Īo imperio instalado junto al Riachuelo, porque √©l se sent√≠a c√≥modo en Valent√≠n Alsina, Pompeya, Parque de los Patricios y Constituci√≥n.¬†Los vecinos lo apreciaban mucho y no solo por su condici√≥n de ex campe√≥n mundial de boxeo‚Äú.

Ten√≠a fama de taca√Īo, pero ten√≠a razones: Hab√≠a llegado muy de abajo, y en definitiva, fue un rasgo de inteligencia.¬† Casado con Ana Mar√≠a Sawicz, tuvo cuatro hijos. En junio de 1998 falleci√≥ una de sus hijas ‚Äď Silvana, de 25 a√Īos ‚Äď en un accidente vial. Esta muerte lo sumergi√≥ en una depresi√≥n. En los √ļltimos a√Īos, el Alzehimer lo alej√≥ de la vida p√ļblica.¬†¬†‚ÄúEst√° entre los m√°s grandes del boxeo argentino y siempre ser√° recordado as√≠. No s√≥lo por lo que hizo en el ring, sino tambi√©n como hombre de bien. Nadie podr√° encontrarle una faceta negativa.¬†Horacio Accavallo fue un canto a la vida porque consigui√≥ todo con enorme voluntad. Desde muy chico sali√≥ a pelear en el ring de la vida. La contracara del prejuicio‚ÄĚ, se√Īal√≥ emocionado Enrique Mart√≠n.

En 2006, tuve la oportunidad de compartir una tarde junto a Accavallo en el predio Tita del Racing Club. Era uno m√°s jugando al metegol junto a unos pibes. Me acerco¬† y les pregunto a los chicos si sab√≠an quien era el se√Īor. Cuando les cont√© con qui√©n estaban jugando y su pelea con Alacr√°n Torres, esos mismos pibes se olvidaron del juego y¬†comenzaron a mirar al ex campe√≥n como un superh√©roe.¬†La cara de Horacio Accavallo fue un poema.

Horacio Accavallo, un gigante del deporte argentino de sólo 1,57.

 

(*) Periodista / Abri la Cancha / Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames.

Comentarios

comentarios