El Clásico Santafesino: una joya del fútbol argentino

159

Colón y Unión clasificaron a las siguientes etapas de sus competiciones internacionales. En Abrí la Cancha charlamos con los periodistas Diego Meloni y Nacho Sánchez, quienes brindaron su visión sobre un fenómeno muy poco analizado desde Buenos Aires.

Por Carlos Aira (*)

 

Este domingo, desde las 13hs, Colón y Unión editarán una nueva edición del clásico santafesino.

Una rivalidad profunda que nació en el tiempo. Como escribí en Héroes de Tiento: “Siempre se miraron con antipatía. De haber conocido la rivalidad entre ambos clubes, Karl Marx hubiera escrito un nuevo tratado sobre la lucha de clases. Era el enfrentamiento entre los morochos matacos que vivían a la vera del río Salado y la blanca alcurnia del centro santafesino. Sabaleros y tatengues. Colón y Unión. Colón eligió sus colores de una barcaza mal pintada en rojo y negro. Unión pidió prestado el rojo y el blanco del glorioso Alumni de Buenos Aires. Fue en El Campito, la primera canchita que tenían los moncholeros – como le decían a Colón – donde se vieron por primera vez. Año 1913. Los negros golearon 5 a 1 al club que aun se hacía llamar United”.

Los años pasaron y el presente de ambos clubes es pletórico de alegría. Colón y Unión clasificaron a la siguiente ronda de sus compromisos internacionales. Una realidad, para muchos, inesperada. Colón lider en una zona de Copa Libertadores que compartió junto a Olimpia, Cerro Porteño y Peñarol de Montevideo. Los tatengues golearon 4 a 0 a Junior, en Barranquilla, consiguiendo un resultado histórico.

El fútbol santafesino postergó a Rosario, ya que Newell´s y Central  no clasificaron en 2022 a competiciones internacionales. Pero también a Avellaneda, porque Racing e Independiente no pasaron la fase de grupos de la Copa Sudamericana.

Diego Meloni y Nacho Sánchez son periodistas. Ambos expresan sus amores y pasiones en forma explícita. Meloni, corazón sangre y luto. Nacho, tatengue de pura cepa. Ambos analizaron en Abrí la Cancha el presente sensacional del fútbol santafesino.

Lo que está sucediendo es la concreción de un gran deseo“; señaló Sánchez, quién agregó:  “Esta es una ciudad que no supera el medio millón de habitantes. Cada uno de los clubes tiene más de 25.000 socios y miles de hinchas que llenan estadios. Santa Fe es una gran capital del fútbol argentino. La gente de la ciudad lo asumió y por eso cambió la cabeza del fútbol santafesino“.

Meloni realizó un análisis histórico para comprender este presente: “Santa Fe tenía la imperiosa necesidad de un campeonato. Cuando Colón consiguió la Copa de 2021, todo cambió. Era el salto de calidad necesario. Los equipos de la ciudad amagaban, pero nunca pegaban el golpe de nocaut. En 1975, con el Gitano Juárez, Colón tuvo un equipo fantástico; al igual que el Unión del Toto Lorenzo. En 1979 fue el subcampeonato tatengue. Los 80s fueron crueles para ambos clubes, pero en los 90s, Colón arañó algún campeonato y clasificó para las competiciones internacionales. Ese pareció el techo. Por eso señalo que el título de Colón le hizo perder el miedo a la ciudad y obligó a ambos clubes a pensar en un salto de calidad para estar a la altura de las circunstancias.  Estamos empezando a vivir y gestar lo que fue la hegemonía rosarina en los 70s y 80s. Hoy, nuestros clubes pusieron en valor al fútbol santafesino en el concierto del fútbol nacional.

Dos modelos distintos para llegar al éxito. Colón, arraigado hace 25 años en la máxima divisional – a pesar del pequeño tropezón que lo obligó a jugar en la B entre junio y diciembre de 2014. Unión, con vaivenes. Nacho Sánchez analizó estas diferencias para comprender los caminos de cada uno: “Unión tiene un modelo diferente a Colón. Un proyecto de juveniles que permite tener 15 jugadores de inferiores en el plantel profesional. Un predio propio y la intención de adquirir otro más. Por estas razones, Unión se anima a buscar un título. Colón tiene más continuidad en Primera División y su coronación es hija de un proyecto de muchos años en la categoría con jugadores muy importantes. Ese camino lo está comenzando a transitar Unión aunque no hay que apurar procesos. Me encantaría verlo campeón a Unión, pero no quiero aspirar a un campeonato y pelear por mantener la categoría”.

Otro tema, desconocido desde el prisma porteño, es el cambio de la idiosincrasia comunicacional. Durante décadas, el clásico de la ciudad era el partido del año. En cierta forma, esto dejó de ser asi. “Hay una nueva visión dentro de los medios de Santa Fe. Una suerte de recambio generacional. De gente que aparece para empujar todo esto que se está generando. Hoy existe una orientación que no se termina sólo en el fútbol profesional y en la necesidad de triunfos. Hoy se discute estadios modernizados, las demandas de los socios y mejorar las áreas deportivas amateurs. Todo eso no sucedía tiempo atrás”, puntualizó Diego Meloni en Radio Gráfica.

El centralismo porteño y la óptica federal. ¿Existe un ninguneo porteño al fútbol santafesino? Diego Meloni se ríe: “Desde 1905, Colón es ninguneado en Buenos Aires“. Nacho Sánchez se animó al análisis: “¡Claro que existe un desprecio porteño! Nosotros nutrimos con jugadores y educadores al fútbol argentino. Quienes manejan el fútbol desde capital federal están en deuda con el fútbol santafesino“.

En esa dirección, Meloni aportó: “Nosotros queremos rediscutir el fútbol federal. Queremos mostrar el posicionamiento internacional de Colón y Unión. Desde Buenos Aires tienen que comenzar a darle bolilla a la ciudad de Santa Fe en ese plano internacional. No puede ser que el último partido que jugó acá la Selección fue en la Copa América de 2011”.

Este domingo, Colón y Unión disputarán el clásico 141 desde 1913. Unión ganó 48 y Colón 43, con 49 empates.

 

(*) Periodista / Abri la Cancha.

Comentarios

comentarios