Delio Onnis: el goleador invisible

132

Delio Onnis jug√≥ poco en Argentina. √ćdolo y figura en Gimnasia y Esgrima La Plata, parti√≥ en 1971 hacia Francia donde dej√≥ una huella imborrable, al punto de convertir m√°s goles que Carlos Bianchi. El recuerdo de un crack que nunca pudo jugar en la Selecci√≥n Argentina.

Por Nicol√°s Podroznik (*)

 

Nacido en la provincia italiana de Frosinone en 1948, Delio Onnis lleg√≥ a nuestro pa√≠s en 1951. Sus padres eran originarios de la isla de Cerde√Īa y hab√≠an partido para Roma en plena Segunda Guerra Mundial. Tras la ca√≠da de Mussolini, el barrio de Caseros los acun√≥. Los adoquines forjaron un futbolista potente y h√°bil, pero que no pudo jugar federado hasta los 15 a√Īos,¬†ya que no hab√≠a podido obtener la ciudadan√≠a argentina y eso le imped√≠a jugar en las inferiores de cualquier equipo. Para cuando la tuvo, Almagro lo cobij√≥ para dar sus primeros pasos. Casualidades de la vida, el estadio del Tricolor tiene por nombre 3 de Febrero,¬†fecha en la cual se celebra San Biagio, patrono Giuliano di Roma, el pueblo donde hab√≠a nacido.

 

A√Īo 1968. Delio Onnis con la camiseta de Almagro. Es el quinto de los hincados, de izquierda a derecha.

 

Onnis debut√≥ en la Primera de Almagro en 1966, cuando el equipo militaba en la querida Primera B. Su paso fue algo fugaz, ya que jugar√≠a un campeonato y monedas. En su primera temporada colabor√≥ para que el Tricolor no sufriera con el descenso, mientras que en el segundo fue fundamental para que hicieran una gran campa√Īa, que no pudo ser rubricada con un ascenso debido a la reestructuraci√≥n que se dio aquel a√Īo. El equipo finaliz√≥ segundo en su zona detr√°s de Defensores de Belgrano,¬†que le ganar√≠a la final a Tigre en cancha de Platense pero no ascender√≠a. ¬ŅLa raz√≥n?¬†Se deb√≠a jugar un reclasificatorio entre los dos primeros de cada grupo de Primera B y los tres √ļltimos de cada grupo del Metropolitano de Primera Divisi√≥n. Almagro pudo haber ascendido en la √ļltima fecha si venc√≠a a Argentinos Juniors como local, pero¬†el conjunto de La Paternal sali√≥ airoso de su visita a Villa Raffo y permaneci√≥ en Primera Divisi√≥n. A lo largo de su estad√≠a en Almagro,¬†Onnis disputar√≠a un total de 44 encuentros y anotar√≠a 23 goles. La B le quedaba chica. Se lo disputaron varios equipos,¬†pero finalmente ser√≠a Gimnasia y Esgrima La Plata el que lo contratar√≠a.

Su arribo al Lobo generó expectativas y dudas por igual. Su condición de jugador de la B motivaba la desconfianza de aquellos que desconocían la categoría, mientras que unos pocos sostenían que era un diamante en bruto. Su debut en Gimnasia no sería para nada auspicioso: derrota 2 a 0 con Guaraní Antonio Franco por la Copa Argentina. El partido de vuelta contra los misioneros fue completamente diferente: el equipo platense igualó 4 a 4, con tres goles de Onnis. Ahí los hinchas comenzaron a ver que el pibe era cosa seria.

El Rat√≥n Leonardi y Delio Onis. La Barredora de Gimnasia. A√Īo 1970.

No obstante sus actuaciones, la campa√Īa de Gimnasia durante el Metropolitano y el Reclasificatorio de 1969 no fue del todo buena. A lo largo de ese campeonato¬†el Tano convertir√≠a 17 goles en 35 encuentros. En el Metro ‚Äô70 la cosa fue un poco diferente: su rendimiento acompa√Ī√≥ al del equipo, que a falta de cuatro fechas estuvo en el lote de arriba pero que a partir de all√≠ se manc√≥ y no volver√≠a a obtener la victoria. En aquel torneo que se llev√≥ Independiente,¬†Onnis anotar√≠a 13 goles en 18 partidos. Esa buena campa√Īa del Tripero le permiti√≥ acceder al Nacional, donde dej√≥ una huella que a√ļn hoy es recordada por sus hinchas, tanto por el buen f√ļtbol que desplegaba como por su desenlace final.¬†Fue aquel equipo recordado como La Barredora.

Aquel equipo -que adem√°s de Onnis contaba con figuras como¬†Hugo Orlando Gatti,¬†Roberto Zywica,¬†Ricardo Rezza¬†y¬†Roberto Gonzalo‚Äď termin√≥ segundo en su zona detr√°s de Chacarita, lo cual le permiti√≥ acceder a las semifinales del torneo. El arribo a esa instancia.

fue casi dram√°tica, ya que en la √ļltima fecha el Lobo jugaba con San Lorenzo, mientras que River -escolta del Funebrero ‚Äď iba a Mendoza a enfrentar a Gimnasia. Si los de Nu√Īez perd√≠an, quien saliera victorioso del encuentro entre Gimnasia y San Lorenzo ocupar√≠a su lugar. Finalmente,¬†el conjunto platense vencer√≠a al Cuervo y su hom√≥nimo mendocino har√≠a lo propio con River. Era la gran oportunidad para acallar las cargadas de sus eternos rivales. Pero la ilusi√≥n se ir√≠a por los ca√Īos.

Un conflicto econ√≥mico entre dirigentes y jugadores del Lobo termin√≥ en una huelga por parte de √©stos √ļltimos.¬†Nada menos que a punto de jugar la semifinal. En el partido de ida, nada pudo hacer ante Rosario Central y cay√≥ por 3 a 0, sentenciando pr√°cticamente la llave. La vuelta fue 0 a 0 en El Bosque. Se perdi√≥ una chance √ļnica. Onnis lo recordaba as√≠ en una entrevista al diario El Dia: ‚Äúnos deb√≠an seis meses de sueldo y por ganar el partido contra Central ten√≠amos premio. Viendo como estaba la situaci√≥n, le pedimos al Presidente Oscar Venturino que nos pague lo adeudado y nosotros resign√°bamos aquel premio, pero nos dijo que no. Le presentamos una nueva propuesta pidiendo que nos abone al menos tres de los seis meses, pero tambi√©n se neg√≥. Nosotros esperamos hasta el final a ver si el hombre ced√≠a, pero finalmente no fue as√≠. Incluso nos puso a la gente en contra, nos quer√≠an matar. Nos doli√≥ much√≠simo a todos, pero su soberbia nos llev√≥ a eso. Esa es la verdad de la historia‚ÄĚ.¬†Tras aquel Nacional -donde el Tano marcar√≠a 16 goles en 18 encuentros- el equipo pr√°cticamente se desmantel√≥.

Onnis permaneci√≥ en la instituci√≥n Mens Sana un semestre mas, donde alcanz√≥ a disputar el Metro ‚Äô71, y en el cual a Gimnasia no le fue nada bien, quedando en el 12¬ļ puesto. El rendimiento de su goleador tampoco fue como el de los campeonatos anteriores, marcando 9 tantos en 25 encuentros. A√ļn as√≠, consigui√≥ hacerse un nombre en nuestro f√ļtbol y los equipos grandes comenzaron a tantear su situaci√≥n.¬†Los primeros en sacar ventaja fueron Independiente y River, quienes hab√≠an obtenido el permiso del club platense para negociar los n√ļmeros con √©l. Sin embargo, la casualidad hizo que el destino de Onnis fuera el f√ļtbol europeo.

Durante el receso europeo de 1971,¬†dirigentes del Stade Reims arribaron al pa√≠s para ver en acci√≥n al Mono Obberti, figura de Newell‚Äôs Old Boys. El primer partido que presenciaron fue justamente frente a Gimnasia en 60 y 118, que tuvo como saldo la victoria local por 4 a 3. Esa tarde, Obberti anduvo muy bien e incluso anot√≥ un gol,¬†pero el que la rompi√≥ de verdad fue Onnis, quien anot√≥ un doblete. A√ļn as√≠, para los franceses el objetivo segu√≠a siendo el jugador leproso. Tras unos meses de negociaci√≥n, ambos clubes llegaron a un acuerdo, pero se encontraron con una traba:¬†la esposa de Obberti se neg√≥ a trasladarse a un pa√≠s con un idioma y costumbres diferentes. Esta situaci√≥n ech√≥ por tierra la transferencia y los dirigentes del Stade Reims, desesperados por encontrar un crack que ocupe la vacante de √≠dolo que hab√≠a dejado nada menos que¬†Raymond Kopa¬†parec√≠a haber fracasado, hasta que uno de ellos record√≥ ‚Äúa aquel delantero espigado y grandote, algo torpe pero que cabeceaba todo‚ÄĚ que hab√≠an visto jugar en La Plata. Cuando Onnis escuch√≥ la oferta, no se lo pens√≥ dos veces.

El objetivo del Stade Reims era volver a estar en las principales posiciones, algo que no ocurr√≠a hace a√Īos, siendo la temporada 61-62 la √ļltima en la que obtuvo el t√≠tulo. Aquel torneo para el equipo del Marne no fue para nada bueno, ya que finalizar√≠a 15¬ļ a tan solo cuatro puntos de los puestos de descenso. A pesar de eso,¬†el rendimiento de Onnis fue descollante, convirtiendo 22 goles en 32 partidos por la Ligue 1 (quedando por encima de nombres como¬†Lacombe¬†o¬†Angel Marcos).

En su segunda temporada el equipo estuvo por encima de las expectativas y termin√≥ octavo, y aunque √©l anot√≥ cinco goles menos con respecto al anterior campeonato, de acuerdo a las cr√≥nicas de la √©poca¬†‚Äúmejor√≥ notablemente su juego al salir del √°rea, asistiendo a compa√Īeros tanto con el pie como de cabeza‚ÄĚ. A√ļn con un a√Īo m√°s de contrato con el Reims, una oferta tentadora se le apareci√≥ en el camino. Y poco ten√≠a que ver el dinero o pelear campeonatos.¬†A Onnis lo obnubil√≥ la ciudad.

En su primer a√Īo en Francia, al Reims le hab√≠a tocado visitar al AS M√≥naco.¬†El Tano qued√≥ fascinado con el Principado, a tal punto que ese mismo d√≠a, al finalizar el partido, compr√≥ una postal y se la mand√≥ a sus padres. En el reverso dec√≠a: ‚ÄúSi alg√ļn d√≠a el M√≥naco me viene a buscar, si es necesario me voy caminando‚ÄĚ. Cosas del destino: el equipo monegasco lo contrat√≥ para la temporada 73-74. La campa√Īa debut con el M√≥naco fue agridulce: evit√≥ el descenso en la √ļltima jornada de manera pr√°cticamente milagrosa, pero a su vez arrib√≥ a la final de la Coupe de France, ante nada menos que el Saint Etienne campe√≥n de Liga, que ten√≠a en sus filas a¬†Osvaldo Piazza,¬†Rocheteau¬†y¬†Santini. Onnis cumpli√≥ con su cuota goleadora, pero no alcanzar√≠a para doblegar a un rival que se llevar√≠a la victoria por 2 a 1. Ese a√Īo, el Tano marcar√≠a un total de 36 goles en 40 encuentros, quedando cuatro goles por debajo del goleador del campeonato: un tal¬†Carlos Bianchi, que curiosamente hab√≠a llegado al Stade Reims para reemplazarlo tras su partida y con quien mantendr√≠a un duelo muy particular en la lucha por ser el m√°ximo artillero casi todas las temporadas.

El siguiente campeonato,¬†Onnis obtendr√≠a al fin el t√≠tulo de goleador¬†campeonato al anotar 30 tantos en 37 encuentros. Los n√ļmeros no fueron mejores que el curso anterior, pero aprovech√≥ al m√°ximo la fractura de tibia y peron√© que hab√≠a sufrido Bianchi tras un partido con el PSG. En la temporada 75-76, cuando parec√≠a que pod√≠a ser el despegue definitivo,¬†todo sali√≥ mal y el club terminar√≠a descendiendo a Segunda Divisi√≥n. A pesar de los 29 goles anotados por Onnis, ser√≠a otra vez el Virrey quien se consagrar√≠a goleador con 34 tantos. El pasaje por la D2 ser√≠a ef√≠mero, ya que obtendr√≠a el ascenso de manera inmediata, quedando como subcampe√≥n del Racing de Estrasburgo.¬†Onnis marcar√≠a 30 goles en 31 encuentros y ser√≠a el m√°ximo anotador de la categor√≠a. La vuelta a la Ligue 1 era una gran alegr√≠a, a pesar de no haber podido hacerlo como campe√≥n. Sin embargo, nadie se imaginar√≠a lo que ocurrir√≠a un a√Īo despu√©s.

 

 

Para la temporada 77-78 el M√≥naco no hizo grandes incorporaciones. Mas bien todo lo contrario: opt√≥ por mantener la base del equipo que logr√≥ la vuelta a la Ligue 1. Tras un campeonato muy re√Īido, los de la Riviera obrar√≠an el milagro:¬†ascenso y campe√≥n de liga en dos a√Īos. Onnis tocaba el cielo con las manos y se alzaba con el trofeo de Le Championnat, pero el t√≠tulo de goleador nuevamente le fue esquivo:¬†sus 29 tantos estuvieron lejos de los 37 de Bianchi.

La temporada siguiente a la obtenci√≥n de la Liga el M√≥naco termin√≥ en cuarta posici√≥n, a doce puntos del campe√≥n, Racing de Estrasburgo. En su regreso a la Copa de Campeones de Europa tampoco le ir√≠a bien, quedando eliminados en dieciseisavos de final frente al Malm√∂.¬†Onnis marcar√≠a 22 goles en aquel torneo, quedando nuevamente a las puertas de t√≠tulo de goleador, que como no pod√≠a ser de otro modo qued√≥ en manos de Bianchi. Con m√°s de 30 a√Īos,¬†su constancia y presencia en las redes rivales segu√≠a vigente.

En la siguiente temporada su equipo volver√≠a a repetir el cuarto lugar,¬†pero para Onnis ese a√Īo ser√≠a inolvidable, ya que lograr√≠a obtener por fin el t√≠tulo de goleador (compartido con el alem√°n Kostedde, marcando ambos 21 goles) y adem√°s obtendr√≠a un nuevo t√≠tulo, al vencer en la final de la Coupe de France al Orleans por 2 a 1. Recibido como verdadero √≠dolo en el Principado, los n√ļmeros que llevaba hasta all√≠ eran tremendos:¬†223 goles en 278 encuentros oficiales. Sin embargo, tras esa temporada se encontr√≥ con una sorpresa:¬†los dirigentes del club le quer√≠an buscar reemplazante, ya que consideraban que su mejor √©poca estaba por llegar a su fin¬†y quer√≠an traer sangre joven, m√°s precisamente a¬†Hans Krankl, aquel goleador infalible con pasado en el Barcelona. Durante sus √ļltimos meses de contrato, los dirigentes lo esquivaban a la hora de renovar el v√≠nculo ya que prefer√≠an al goleador austriaco. Cuando √©ste rechaz√≥ el ofrecimiento, fueron corriendo a los pies de Onnis, quien ya estaba enterado de lo sucedido. ‚ÄúFracasaron y cuando vinieron a m√≠, me acercaron un contrato de tan solo un a√Īo. Fue hiriente, se me rieron en la cara‚ÄĚ, recuerda el Tano. ‚ÄúEl Tours me ofreci√≥ el triple de dinero. Al dejar M√≥naco,¬†mi esposa y yo lloramos como dos ni√Īos‚ÄĚ.

La llegada de Onnis al FC Tours fue toda una revolución para una ciudad que jugaba en la máxima categoría por primera vez en su historia. Si bien se puede presuponer que el Tano terminó jugando allí por la cantidad de dinero que le ofrecían, la verdad de la milanesa era otra: quería demostrar que estaba vigente. El desafío era doble jugando en un equipo debutante, pero el goleador se despachó con 24 goles que le permitirían salvar del descenso al equipo y recibirse nuevamente como goleador del campeonato.

La segunda temporada fue la mejor del equipo en su corto paso por la m√°xima categor√≠a del f√ļtbol franc√©s, logrando un 11¬ļ puesto.¬†Onnis repetir√≠a la haza√Īa de ser goleador del campeonato¬†-esta vez con 29 goles- aventajando al polaco¬†Szarmach¬†y al enorme¬†Michel Platini, quien disputar√≠a su √ļltimo a√Īo en Saint Etienne antes de partir a Juventus. Al arribar a Italia, al crack franc√©s le preguntaron c√≥mo pod√≠a ser que habiendo sido campe√≥n de todo nunca hab√≠a sido goleador del campeonato. Con cara de pocos amigos, respondi√≥:¬†‚ÄúEra imposible teniendo que competir con dos monstruos como Bianchi y Onnis‚ÄĚ. Pavada de elogio. Lamentablemente para √©l, su √ļltima temporada en Tours no fue la mejor: s√≥lo convirti√≥ 11 goles y su equipo descender√≠a.¬†Pero no estaba dispuesto a irse del f√ļtbol de esa manera.

Sporting Toulon¬†fue su siguiente destino. El club hab√≠a ascendido de Tercera a Primera en tan s√≥lo cuatro a√Īos, volviendo a jugar en la m√°xima categor√≠a tras 24 temporadas.¬†En su arribo, en la conferencia de prensa el goleador fue claro:¬†‚ÄúEste ser√° el cementerio del elefante‚ÄĚ.¬†Sin duda que lo era, porque a pesar de su edad no se olvid√≥ como mandarla adentro del arco.¬†Con 36 a√Īos volver√≠a a consagrarse m√°ximo anotador¬†del campeonato, marcando¬†21 goles en 36 encuentros.

En la temporada 84/85 lo de Toulon fue excepcional, terminando en un glorioso sexto puesto. La temporada 85/86 ser√≠a la √ļltima de¬†Monsieur But, como lo apodaron en tierras galas. Con 38 a√Īos y una lesi√≥n traicionera a cuestas, se retirar√≠a el 1¬ļ de Marzo de 1986, en una victoria frente al Nancy por 1 a 0 con gol de otro argentino,¬†Victor Rogelio Ramos.

Onnis cerr√≥ su carrera con unos n√ļmeros tremendos:¬†461 goles en 707 partidos. En Francia su nombre es sin√≥nimo de gol, ya que all√≠ marcar√≠a 381 goles en 564 encuentros. Las diferentes regulaciones -algunas expresas y otras no tanto- le impidieron jugar para alguna selecci√≥n nacional: en la de Argentina no pudo hacerlo ya que estaba vetada la convocatoria a jugadores del exterior¬†(cosa que despu√©s no termin√≥ siendo cumplido a rajatabla) y en la de su pa√≠s natal¬†estaban vetados los jugadores que pose√≠an otra nacionalidad. Hoy pasa el tiempo entre Francia y Argentina, donde pocos saben de sus logros. A √©l parece no importarle. Sea como fuere,¬†a ambos lados del Atl√°ntico sigue siendo recordado.

 

(*) Periodista / Abrí la Cancha

Comentarios

comentarios