FĂştbol y COVID: la mirada de un especialista

311

En Abrí la Cancha entrevistaron a Diego Vianelli, médico del plantel profesional del Club Atlético Temperley, quién brindó una mirada profesional sobre la prevención y las dificultades del día a día.

El fútbol no escapa a la realidad de la pandemia. Desde el regreso de la actividad, han sido innumerables los casos de futbolistas contagiados por el COVID. En algunos casos, desarrollando miocardítis que pusieron en duda su continuidad profesional.

En Abrí la Cancha consultaron al Dr. Diego Vianelli, responsable médico del plantel profesional del Club Atlético Temperley, sobre el trabajo cotidiano en el club y las posibles secuelas de la enfermedad en los futbolistas.

 

 

“En los casos que el jugador haya cursado la enfermedad, en forma asintomática o sintomático leve, una vez que regrese a la actividad con el alta epidemiológica, se lo evalúa en su función respiratoria y cardiovascular. Si clinicamente está alterada alguna de estas funciones, se le deberán realizar estudios complementarios”, señaló Vianelli a Radio Gráfica.

El facultativo también puntualizó una realidad económica dentro del fútbol: “Para los clubes de ascenso, por los costos, es mucho más dificil conseguir la batería de estudios complejos. Si aparece una miocardítis, como sucedió con Edwin Cardona, Lucas Barrios o Leonardo Ponzio, hay que aumentar la cantidad de estudios, que son muy caros y complejos. Acá, la mayoría de los clubes, tenemos una dificultad“.

En diálogo con Radio Gráfica, el Dr. Vianelli remarcó el trabajo que vienen realizando en el Club Atlético Temperley desde el comienzo de la pandemia: “Es muy complejo porque hay varias partes involucradas: jugadores, cuerpo técnico y dirigentes. Todos tienen que acatar las órdenes que les indicamos. Por ejemplo, no concentrar. Otra pauta fue evitar el uso de vestuarios en el trabajo cotidiano. Los futbolístas llegan a las prácticas con su indumentaria de entrenamiento y apenas finaliza la misma vuelven a sus hogares. También planteamos pautas de convivencia en los hogares y también para quienes viajan en más de un vehículo”.

“En cada plantel hay realidades socioambientales distintas. Cada jugador es un mundo. Pero el trabajo no se realiza sólo con ellos: hay que sumar al cuerpo médico, los utileros y el entorno cotidiano que significa cada entrenamiento. Nosotros le pedimos a los dirigentes que vengan lo menos posible y los días de partido evitar al máximo la gente que viene a la cancha. Otro tema sensible son los viajes al Interior. Yo armé un protocolo porque ineludiblemente tenemos que viajar y concentrar. Acá también se sienten las diferencias económicas entre la Primera División y el ascenso. En contextos ideales, se tendría que viajar en avión y alojarse un jugador por habitación en los hoteles. Pero esa posibilidad no existe en Temperley. Por otro lado, nos pasó de ir a Santiago del Estero y tampoco existe capacidad hotelera para llevar a un jugador por habitación. Entonces, ineludiblemente, somos dos por habitación. Jugadores, cuerpo médico y cuerpo técnico. Ventanas abiertas y barbijo obligatorio. A la hora de desayunar, almorzar o cenar, máximo tres personas por mesa. Pero reitero, hemos ido a hoteles con comedores muy pequeños y tuvimos que dividir los horarios de comida del plantel para evitar la aglomeración”.

Finalmente, el Dr Vianelli señaló que en Temperley no tuvieron brotes masivos de Covid: “Lo máximo fueron cuatro en una semana, por vías de contagio diferentes. Por ahora, venimos bien”.

 

  • Entrevista realizada por Carlos Aira y NehuĂ©n Rìos en AbrĂ­ la Cancha (Lunes a viernes, de 13 a 13:30 y 20 a 21hs. Domingos, de 23 a 00hs. Por Radio Gráfica FM 89.3)

 

 

Comentarios

comentarios