Toscano Rendo: «La gente de Huracán me quiere y la de San Lorenzo me adora»

1502

Alberto Rendo pasó por las Charlas de Vestuario de Abrí la Cancha. Surgió en Huracán y acarició la gloria en San Lorenzo. Petiso y hábil, Toscano fue una de las grandes figuras del fútbol argentino de los años 60s. 

Por Carlos Aira

 

SUEÑOS DE FUTBOL “De pibe jugaba al fútbol todo el día. Pompeya, mi barrio, tenía eso. Clubes de barrio y canchitas. Comencé en un equipo de barrio llamado Cepillito. Jugaba de cuatro. Después fui al Baby de Franja de Oro, donde jugué en todas las posiciones menos la de arquero. Allí me consagré campeón invicto».

 

 

TOSCANO: “La historia surgió cuando una tía me llevó a los estudios CIFA que dirigía Armando Bó. Había dirigido Pelota de Trapo y Pelota de Cuero e iban a filmar una película de basket llamada En Cuerpo y Alma. Armando me vio tan chiquito y dijo que parecía a Toscanito, el pibe protagonista de Pelota de Trapo, que se llamaba Andrés Poggio. Con los años fui muy amigo de Víctor, el hijo de Armando. Finalmente, la película no se hizo pero a mí me quedó el apodo de Toscano”.  

 

Toscano Rendo con la camiseta de Huracán. Año 1960.
LA PRUEBA CON CARLOS PEUCELLE: “Si a alguien le debo mi carrera es a Sergio Cantú, un gran amigo que falleció hace poco. Yo tenía 17 años y trabajaba de zapatero en una fábrica, jugaba al baby en Franja de Oro y Sergio me decía todos los días que me vaya a probar a Huracán. El día que fui eramos 300 chicos y allí estaba don Carlos Peucelle, un fenómeno del fútbol que me hizo firmar para el club. Años después me enteré que Peucelle llamó teléfono a Ernesto Duchini y le dijo que tenía el 7 para la Selección Argentina juvenil. En diez días pasé de zapatero a jugar en la Selección“.

 

HURACAN: “Debuté en primera el 30 de diciembre de 1958. Esa tarde goleamos 4 a 1 a Vélez Sársfield en Parque Patricios. Siempre recuerdo que me marcó Rafael García Fierro y marqué dos goles”. “En Huracán jugué junto a Coco Rossi. Los dos éramos del barrio. También tuve como compañero a Néstor Rossi, un tipo espectacular. Me hice al lado de jugadores muy grandes. Algo muy importante para mí porque tenía 20 años. Como siempre tuve una personalidad bárbara, nunca tuve problemas con ellos”.

 

 

COPA DE LAS NACIONES 1964: “En 1960 fui campeón pre-olímpico en Lima y luego viajé a los Juegos Olímpicos de Roma. En aquel equipo se armó la delantera Carlos Bilardo, yo, Mario Desiderio, el Canario Raúl Adolfo Pérez, Juan Carlos Oleaniak y el Ruso Hugo Zarich, pero nunca voy a olvidar la Copa de las Naciones de 1964. Allí debuté en la Selección mayor.  Un equipo de hombres. Gente importante, como Amadeo Carrizo, el Tanque RojasErmindo OnegaCholo Simeone o el Negro Ramos Delgado. Antes de comenzar el torneo nos reunimos en una habitación y nos juramentamos dejar todo en la cancha”.
“Debutamos ante el Portugal de Eusebio. Ganamos 2 a 0 y marco un gol. Después vino Brasil en el Pacaembú de San Pablo. Ganamos 3 a 0, con dos goles de la Oveja Telch y otro del Ronco Onega. Después del partido lo veo a Ramos Delgado festejando en el suelo del vestuario. Le pego una patadita y le dijo: Negro, levantate que nos falta Inglaterra. A ellos les ganamos 1 a 0 y salimos campeones”.

 

Noche gloriosa para el fútbol argentino: 3 a 0 a Brasil bicampeón del mundo en el Pacaembú. El primero, Toscano Rendo. Inconfundible por su altura.

 

“Fuimos campeones invictos, sin goles en contra. Fue una alegría tremenda que  tuve. No sé quién me mostraba una foto con el Rata, en la que él me está levantando ‘a upa’ como decía yo. Rattín fue el jugador, pero Rendo se llevó los elogios. Uno de los ídolos míos era Amadeo Carrizo. Me llevaba catorce años. Cuando arranqué yo, que era un chico, lo veía a él, que ya era un jugador de la puta madre. Jugar con él, para mí fue una cosa extraordinaria. Vos nombraste a un jugador que para mí fue bárbaro, el Ronco Onega. Con él, yo era compinche del medio para arriba. Anduvimos bien, fue una buena Selección. Fuimos con muchos recaudos. No miedo, pero respeto por los contrarios. Y tuvimos la suerte de ganar invictos ese torneo”.

 

 

Tapa de El Gráfico junto a Roberto Telch.
EL PASE A SAN LORENZO: “Fue muy traumático. Tuve la posibilidad de irme a España pero no se hizo. En esa época, Ángelillo, Sívori y Maschio habían ido a Italia. En febrero de 1965 se hizo el pase a Huracán. Yo era profesional y le dije a los directivos de San Lorenzo `soy quemero, pero los voy a defender como hice con el Globo´. Cuando en Parque Patricios se enteraron que me habían vendido, la hinchada fue a la funeraria que tenía Carmelo Marotta, el presidente, y la destruyeron a piedrazos.  Yo nunca me olvido de Huracán: sigo viviendo en el barrio, la gente de Huracán me quiere, la gente de San Lorenzo me adora. Yo fui un buen profesional, un tipo que no tuvo problemas».  

 

LOS MATADORES: “Teníamos un equipo bárbaro. En 1968 se sumaron el Gallego RoslToti Veglio y Victorio Nicolás Cocco. Se armó el equipo y arrancamos bien. Le ganamos 5 a 2 a Atlanta y desde ahí no paramos hasta salir campeones invictos. Le ganamos la final al campeón del mundo que era Estudiantes. Le habíamos sacado doce puntos de ventaja en la etapa clasificatoria y después le ganamos la final. “La delantera la armamos con Pedro González, Rendo, Veglio, Cocco y el Lobo Fischer, que murió hace días. Cinco delanteros y José Rafael Albrecht que los pasaba por arriba. También estaba Roberto Telch que era un fenómeno. Jugaba en puntitas de pie. Te anticipaba siempre y manejaba el equipo. Hacíamos una pareja perfecta en el medio” “La idea de los Matadores era pensar siempre en el arco de enfrente algo que hoy no veo. Hoy se juega con un sólo hombre de punta. A veces veo un partido por televisión y digo  ‘Es una pena. Hace veinticinco minutos que estamos viendo y todavía no patearon al arco’. Desgraciadamente se perdió esa idea” .

 

San Lorenzo campeón 1968.

 

TIM Y LA CONCENTRACION EN CASA:“El brasileño nos dejaba jugar. Es cierto que daba la charla técnica con chapitas en el piso. Era netamente ofensivo. Yo hablé con él porque tenía un problema. Quería dormir ocho o nueve horas antes del partido, y le dije que quería dormir en mi casa. Concentrábamos en el Hotel Regis, desde el vienes a la tarde, hasta el domingo que jugábamos. Y lo logré. Hablé con Telch y con Tim, me dejaron ir a mi casa. Te digo más. El Gráfico me consideró el mejor jugador del torneo, el mejor jugador argentino. Acá tengo una plaqueta hermosa que me regaló. Es lo más lindo que me pasó en el fútobl, haber sido uno de los mejores jugadores. Hice mucho para lograr eso. Me concentré, era un profesional tremendo”.

 

 

Rendo jugó un segundo tiempo excepcional ante Perú. Le hicieron un penal y marcó un golazo, pero no alcanzó. La gran frustración de su carrera: quedar afuera de un Mundial.
ELIMINACION ANTE PERU: “Me citaron para jugar en aquella eliminatoria.  Argentina perdió en Bolivia y en Perú. Cuando jugamos en Buenos Aires, a Bolivia le ganamos 1 a 0. Yo no entré en ese partido. En el segundo, contra Perú, recién tuve la posibilidad de jugar en el segundo tiempo. Me sirvió para andar bien, pero el gol no sirvió para nada. Quedamos afuera. Todo fue muy bonito, pero no pudimos ir a México. Me fui caminando hasta mi casa. Yo desde la cancha de Boca no estaba tan lejos, son treinta cuadras, estoy en Pompeya. Me fui caminando despacito, agarré mi bolsito, fui el último que se fue del vestuario. Me fui a mi casa y me acosté. Al otro día lo llamaron a Cantú, enfrente de casa. Y le dije a mi vieja ‘Mamá, atendelos vos, yo no puedo‘. Desgraciadamente, no se me dio».  

 

Toscano Rendo visitó Radio Gráfica en 2016.
TOSCANO TECNICO DE SAN LORENZO 1975: “Yo lo agarré mal a San Lorenzo, casi último. Yo tenía que tener una fe tremenda. Jugaba con Jorge Olguín, de número dos. Él después fue campeón del mundo. El Negro Ortiz, que era número once, jugaba de puntero puntero. El Gringo Scotta, el Toti Veglio, el Oveja Telch. Yo tenía que pensar en el arco de enfrente. Aparte, creo que es un récord, Scotta hizo sesenta goles en un año conmigo. Por supuesto que es mérito de él, pero yo salí tercero, empatando con River, que fue campeón” “Cuando los dirigentes me preguntaron cuantos jugadores había que traer yo dije que ninguno, que íbamos a sacar chicos de la Tercera División. Fue así que aparecieron goleadores espectaculares como el Toti Iglesiaso Mario Rizzi. También Claudio Premicci y Juan Gauna, un mediocampista espectacular, que después jugó en Argentinos Juniors”.

 

Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha, por Radio Gráfica FM 89.3

Comentarios

comentarios