Morir en el vestuario: el drama de Nito Trossero

4673

Oscar V√≠ctor Trossero ten√≠a 30 a√Īos reci√©n cumplidos. En sus espaldas, una enorme trayectoria en el f√ļtbol argentino. En 1983 regres√≥ al pa√≠s para vestir la camiseta de River Plate. En el atardecer del mi√©rcoles 12 de octubre de aquel a√Īo falleci√≥ en el vestuario del Gigante de Arroyito luego de un Central-River. Un hecho con muchas aristas que qued√≥ en el olvido.

Por Carlos Aira

 

Mi√©rcoles 12 de octubre de 1983. Feriado por el D√≠a de la Raza. Por la 22¬™ del campeonato de Primera Divisi√≥n, River Plate visitaba a Rosario Central. Los Millonarios atravesaban un a√Īo espantoso. Una larga huelga de profesionales oblig√≥ la presencia de juveniles durante parte del torneo. D√≠as atr√°s, el 19 de septiembre, hab√≠a fallecido √Āngel Amadeo Labruna. El equipo estaba en √ļltimos puestos de la tabla y el descenso comenzaba a ser un problema. Pasadas las 19 horas, el √°rbitro Jorge Romero finaliz√≥ el encuentro en Arroyito. Rosario Central gan√≥ 2 a 1, goles del petiso Ra√ļl de la Cruz Chaparro y Dar√≠o Campagna, un joven delantero al cual el destino le ten√≠a preparada una zancadilla a√Īos m√°s tarde en Colombia. V√≠ctor Oscar Trossero era el 9 de River. Ten√≠a 30 a√Īos cumplidos el 15 de septiembre. Nito se retir√≥ del campo de juego con gesto adusto. Nadie sospech√≥ nada, tan solo la mufa por una nueva derrota. Apenas ingres√≥ al vestuario, Trossero comenz√≥ a sentir un fuerte dolor de cabeza. Busc√≥ la ducha, pero apenas el agua lleg√≥ a su rostro, el delantero se desplom√≥ para siempre.

 

 

El juvenil Carlos Tapia¬†se encontraba en una ducha contigua a Trossero. A los gritos llam√≥ a los m√©dicos Roberto Paladino y Luis Seveso. El masajista Jos√© Gozza fue el primero que busc√≥ reanimar al jugador. La preocupaci√≥n se transform√≥ en angustia porque el jugador no reaccionaba. Los hermanos Aparicio, m√©dicos de Rosario Central, se acercaron alarmados por la situaci√≥n. Las radios comenzaron a informar la situaci√≥n. El foco de atenci√≥n estaba puesto en Rosario. Ya no importaba el gran empate entre Boca e Independiente en el Monumental. Poco que Racing hab√≠a vuelto al Cilindro luego de dos largos a√Īos. Trossero fue trasladado de urgencia al hospital Marcelino Freyre, distante 500 metros del Gigante de Arroyito. Durante minutos, tensos minutos, se aguardaron novedades, pero cada minuto que pasaba era una se√Īal que algo no estaba bien. Finalmente, a las 22:15 se confirm√≥ el fallecimiento de Oscar Trossero.¬†En el fr√≠o parte oficial indic√≥: ¬ęel jugador fue atendido con masajes card√≠acos, respiraci√≥n boca a boca e inyecciones, pero su resurrecci√≥n fue infructuosa. Cuando lleg√≥ al hospital padec√≠a de palidez generalizada, ausencia de tonos card√≠acos y pulso, perdida de conocimiento, reflejos oculares y midriasis¬ę.
La muerte del goleador cautiv√≥ a la opini√≥n p√ļblica. ¬ŅPor qu√© muri√≥ el 9 de River? ¬ŅPudo evitarse su muerte?. En el certificado de defunci√≥n se registr√≥ que el goleador hab√≠a padecido un aneurisma cerebral. ¬ęPuede pensarse en un micro aneurisma cong√©nito, ya que el dolor de cabeza que parec√≠a Trossero es un dolor vascular-cerebral, por la lesi√≥n de una arteria de la cabeza¬Ľ, declaraba Luis Seveso.

 

12 de octubre de 1983. Oscar Trossero y su √ļltimo partido. Minutos m√°s tarde fallecer√≠a.

 

Dentro del dolor, la pol√©mica. El cuerpo de Oscar Trossero no fue sometido a autopsia. Esto gener√≥ sospechas. En forma irresponsable, el diario Clar√≠n desliz√≥ un rumor que muchos otros medios dieron por v√°lido: Trossero hab√≠a muerto de un infarto como resultaban del uso de estimulantes. En aquel tiempo estaba a flor de piel el desquicio que signific√≥ el uso del doping en los a√Īos 70s que oblig√≥ la instauraci√≥n del control antidopaje obligatorio en todos los partidos de Primera Divisi√≥n a partir del Metropolitano de 1980. Eran de p√ļblico conocimiento los estragos producidos por el Pervit√≠n en el cuerpo de varios planteles. A Nito Trossero se lo asoci√≥ con aquel flagelo. Lo que no trascendi√≥ con la fuerza del rumor fue la veracidad de un hecho incontrastable. Tres d√≠as antes de su muerte, el domingo 9 de octubre de 1983, River derrot√≥ 1 a 0 a Racing y Oscar Trossero concurri√≥ al control antidoping. Horas despu√©s de su deceso, se hizo p√ļblico que no hab√≠a restos de sustancias en su orina.¬†Entrevistado por Cr√≥nica, el Dr. Roberto Paladino fue concluyente en su relato: ¬ęSencillamente porque no hubo muerte dudosa, ya que no escap√≥ a lo puramente cient√≠fico. No fue el caso de Trossero. Lo control√°bamos diariamente. De cualquier manera, piense usted que si se hubiera recurrido a la autopsia, tenga por cierto que habr√≠an quedado muy mal parados lo que hablaron de doping¬Ľ.¬†
Oscar Trossero estaba casado con Stella Deredita y era padre de cuatro criaturas. En su bolso encontraron un gran chocolate, regalo que siempre llevaba a su familia luego de cada partido. El goleador, que hab√≠a llegado a River en aquel 1983, fue velado en el estadio Monumental y enterrado en su Godeken natal, rodeado de la naturaleza que tanto amaba. Con los a√Īos, la viuda inici√≥ acciones legales a River Plate y la Asociaci√≥n del F√ļtbol Argentino. A mediados de 1988 sali√≥ el fallo en primera instancia por el cual River deb√≠a pagarle 30.000 d√≥lares. El fallo fue apelado y la causa cerr√≥ en 1992. Hab√≠a pasado casi una d√©cada de la muerte de Oscar Trossero.
Oscar V√≠ctor Trossero hab√≠a nacido el 15 de septiembre de 1953 en Godeken, un pueblo agropecuario al sur de la provincia de Santa Fe. Surgi√≥ en las divisiones inferiores de Boca Juniors, donde debut√≥ el 25 de junio de 1972, en la derrota 1-3 ante Racing Club. Se mostr√≥ como un delantero interesante, pero su estancia en la Ribera fue corta: al a√Īo siguiente fue parte de una operaci√≥n que lo llev√≥ a Racing Club. En la Academia tom√≥ notoriedad, sobre todo luego de convertirle tres goles a River Plate el 28 de abril de 1974.¬†Una actuaci√≥n consagratoria que le vali√≥ ser el primer futbolista invitado a un almuerzo de Mirtha Legrand.
En 1975 fue transferido a Unión de Santa Fe. Dirigido por el Toto Lorenzo, pasó a ser El Puma Trossero. Un delantero potente que se movía por todo el frente de ataque. Con la camiseta rojiblanca se cansó de meter goles: 58 en 125 partidos. Convocado por César Luis Menotti para los partidos ante Escocia, Francia y Yugoslavia, en la serie internacional de 1977, quedó afuera de la consideración del entrenador en detrimento de Leopoldo Jacinto Luque. Luego del Mundial 1978, Trossero partió hacia Francia, donde vistió las camisetas del Mónaco, Nantes y Montpellier. En enero de 1983 regresó al país para vestir la 9 de River Plate.

 

28 de abril de 1974. La tarde dorada de Nito Trossero. Tres goles a River con la camiseta de Racing Club.

 

Desde aquella terrible jornada del 12 de octubre de 1983, nuestro f√ļtbol estuvo m√°s atento al problema de las cardiopat√≠as. En la actualidad es obligatoria la presencia de un desfibrilador portatil, un aparato que trata de normalizar el ritmo cardiaco del coraz√≥n. Tambi√©n es obligatoria la m√°scara de Ambu, que manda aire exterior a los pulmones, y el Tubo de Mayo, que evita la asfixia con la propia lengua.
Las tragedias cardiacas no finalizaron con la muerte de Trossero. Cristian G√≥mez, joven lateral rafaelino de Atl√©tico Paran√°, falleci√≥ en pleno partido. Fue el 24 de mayo de 2015 cuando enfrentaba a Boca Unidos de Corrientes por el campeonato de la B Nacional.¬†La tragedia de Andr√©s Balanta, futbolista colombiano de Atl√©tico Tucum√°n reaviv√≥ la pol√©mica. El juvenil de 22 a√Īos falleci√≥ de un paro cardiorespiratorio durante una pr√°ctica, el 29 de noviembre de 2022. En el plano internacional tambi√©n hubo desgracias que conmocionaron al mundo del f√ļtbol. En 2003, en pleno amistoso entre Camer√ļn y Colombia, perdi√≥ la vida Marc Vivien Foe, qui√©n sufri√≥ un paro cardiaco. En 2007, el mundo del f√ļtbol se conmocion√≥ con el fallecimiento de Antonio Puerta, jugador del Sevilla espa√Īol.
Otros futbolistas debieron retirarse de la actividad al descubrirse problemas coronarios. Uno de ellos fue Juan Gilberto Funes. El Bufalo debió retirarse en 1990. Hasta ese momento, el puntano había llevado sus goles por Sarmiento (Junín), Gimnasia (Mendoza), Millonarios, River Plate, Olimpiakos y Vélez Sársfield. Funes falleció en enero de 1992 a causa del mal congénito. Más suerte tuvo Marcelo Bravo, quién pintaba para gran jugador en Vélez, y debió retirarse por una hipertrofia cardiovascular. Sergio Kun Aguero debió retirarse de la práctica profesional luego de un episodio cardíaco en un Barcelona-Alavés en 2021. Al histórico delantero de la Selección Argentinase le detectó una arritmia ventricular que le impidió seguir con la actividad.

 

 

Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha, por Radio Gráfica. Premio Jauretche 2021 a la Investigación Periodística.

 

 

Comentarios

comentarios