El deporte ausente

130

La virulencia de una política salvaje. Una amenaza con pasado reciente. Un ámbito con una multiplicidad de actores y ninguna voz. Radiografía del silencio y la quietud.

Por Osvaldo Jara

 

Los resultados de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) dejaron una multiplicidad de datos y proyecciones de cara a octubre. Se trató de una primera instancia en la que se definieron los candidatos para las elecciones generales. Uno de ellos es Javier Milei, de La Libertad Avanza, quien obtuvo el 30 % de los sufragios.
El economista viene anticipando una pol√≠tica regresiva para el pueblo argentino. Sus propuestas son el achicamiento del Estado, la flexibilizaci√≥n laboral, la apertura comercial, la reforma previsional, un programa de retiros voluntarios para empleados p√ļblicos, la eliminaci√≥n de las indemnizaciones y la privatizaci√≥n de los sistemas sanitarios y educativos, entre otros.
A pocas horas de los resultados Milei difundi√≥ por las redes un video provocador. En el mismo se lo ve quitando de una pizarra etiquetas con el nombre de los ministerios que eliminar√° si llega a la presidencia. En su intervenci√≥n inicial sostiene que ‚Äúel Estado no es la soluci√≥n sino el problema‚ÄĚ. Acto seguido elimina un ministerio tras otro; el primero resulta ser, precisamente, el de Turismo y Deportes. Este hecho, que pas√≥ casi inadvertido por la mayor√≠a, dispara una serie de reflexiones al respecto.
UN DERECHO Y MUCHO MAS
La propuesta del libertario consiste en barrer una serie de ministerios: Trabajo, Desarrollo Social, Educaci√≥n, Salud, Obras P√ļblicas, Ambiente y Desarrollo Sostenible, Transporte, Turismo y Deporte, Cultura, Ciencia y Tecnolog√≠a, Mujeres, G√©nero y Diversidad. Este proyecto criminal que impactar√≠a en las mayor√≠as cuenta con el apoyo de grupos econ√≥micos, organismos financieros, medios de comunicaci√≥n y los comunicadores enemigos del pueblo.
Luego de la viralización del mencionado video pasaron las horas y las voces del deporte brillan por su ausencia. Un silencio, devenido en quietismo, parece sobrevolar un ámbito históricamente relegado y autodevaluado. Hasta el momento no existieron actores de la comunidad que salieran al cruce de un gesto tan cruel como deshumanizante.
M√°s all√° de que la cultura f√≠sica no se encuentra en su plataforma resulta sencillo vislumbrar sus planes. En su concepci√≥n regresiva el deporte se encuentra librada al libre esfuerzo (deportivo, econ√≥mico, log√≠stico) sin ning√ļn apoyo estatal. En su fase comercial, la suerte de los clubes barriales, las organizaciones y el patrimonio nacional quedan sujetos al arbitrio de las corporaciones.
De consumarse el triunfo de esta fuerza se recrudecer√≠an las pol√≠ticas salvajes del macrismo, cuya intenci√≥n fue consumar la privatizaci√≥n a trav√©s de la Agencia Nacional del Deporte. El plan para implementar sociedades an√≥nimas en las instituciones resurgi√≥ en los √ļltimos a√Īos. Dicho emprendimiento no se dirige solamente a los clubes que militan en el f√ļtbol profesional sino a la totalidad, en especial a los de barrio y de pueblo. En este sentido, los tarifazos en los servicios de luz, agua y gas hicieron mella en estas organizaciones. Asimismo, los atletas de alta competencia se vieron amenazados por la venta del Cenard, el recorte de subsidios y el desfinanciamiento del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD).
Es digno se√Īalar que desde la vuelta a la democracia ning√ļn gobierno logr√≥ establecer una pol√≠tica deportiva peronista. Luego de la reglamentaci√≥n de la Ley del Deporte (20.655) no se institucionalizaron los √≥rganos que garantizan una conducci√≥n participativa, democr√°tica y federal. A√ļn as√≠, tambi√©n es cierto que en los periodos peronistas el papel del estado cobr√≥ valor y la intervenci√≥n de los distintos actores tuvieron mayor receptividad.
Pero al margen de las rupturas y continuidades las políticas deportivas en estas décadas carecieron de la profundidad necesaria para revertir los alarmantes índices de sedentarismo y obesidad. Esta gestión no es el caso excepcional sino, por el contrario, su continuidad. De haberse puesto en marcha las palancas de la cultura peronista la resistencia ante gobiernos virulentos y reaccionarios sería otra.
AHORA ES CUANDO
Ante este panorama cabe preguntarse d√≥nde est√°n los funcionarios del deporte que parecen aceptar mansamente el regocijo perverso de eliminar una Secretar√≠a y su presupuesto. Cabe preguntarse d√≥nde est√°n quienes en 2015 figuraban en las fotos como ‚Äúconstructores‚ÄĚ de las leyes del deporte cuando en realidad fueron realizadas pura y exclusivamente por organizaciones, dirigentes de base y deportistas con conciencia. Cabe preguntarse por los atletas y t√©cnicos de alta competencia que constantemente ponen el grito en el cielo ante la falta de apoyo. Cabe preguntarse d√≥nde est√°n las universidades que no han lanzado comunicado o repudio alguno. ¬ŅD√≥nde est√°n las organizaciones deportivas que a√ļn no se han pronunciado y que su historia y miltancia lo demandan?.
Qu√© pasa con nosotros los periodistas e investigadores que no acusamos recibo ante semejante agresi√≥n. ¬ŅQu√© pasa con la militancia que opta por el silencio tomando como obvio lo irracional?
Ahora es cuando la pol√≠tica tiene que tomar protagonismo. Ahora es cuando tenemos que ser capaces de conformar la fuerza necesaria para detener estas miserables intenciones. Si en estos a√Īos no pudimos generar un proyecto acorde a la cultura peronista del deporte al menos seamos capaces de impedir que sea un privilegio cada vez m√°s acotado. Es el momento de aparecer y no esconderse. El deporte y la patria est√°n en peligro.
Ante el discurso reaccionario que amenaza con destruir al deporte y sus pol√≠ticas sorprende el silencio absoluto y resignado de todos los sectores. Resulta imprescindible romper la quietud y movilizar a todos y a todas para que ning√ļn derecho sea cercenado. Es el momento en que la comunidad debe organizarse y cerrar filas ante el enemigo.
En un escenario pol√≠tico de tres tercios las posibilidades son dis√≠miles, y hasta radicalmente dis√≠miles. El rumbo del pa√≠s se definir√° en unos meses y el futuro del deporte pende de un hilo. Depende del pueblo y sus organizaciones torcer su destino…
* Periodista y escritor / Miembro del Movimiento Social del Deporte.

Comentarios

comentarios