Argentina y el Sub-20: dudas y esperanzas por igual

197

El rendimiento de la Selecci贸n Juvenil en este mundial no logr贸 convencer, pero dej贸 puntos para un an谩lisis necesario. Los nombres propios, el entrenador y la funci贸n de las selecciones formativas, claves para entender este momento.

Por Nicol谩s Podroznik

 

Quien escribe estas l铆neas lo anticip贸 en el aire de Abri la Cancha: la Selecci贸n Sub-20 de Javier Mascherano se encontrar铆a en problemas con un equipo mas competitivo. La derrota frente a Nigeria en Octavos de Final desnud贸 los problemas que viene arrastrando desde aquel fallido Sudamericano, en donde no s贸lo no se pas贸 la fase de grupos, sino que adem谩s, en ning煤n momento, mostr贸 solidez.
Este Mundial Sub-20 era un desaf铆o interesante para que el entrenador diera muestras de un volantazo en su conducci贸n, dado que tras el torneo continental disputado en Colombia hab铆a presentado su renuncia, la cual no fue aceptada por Claudio Tapia. Las reuniones con Lionel Scaloni y su cuerpo t茅cnico daban aires de esperanza, aguardando que haya una especie de 鈥渆fecto contagio鈥. O mejor:聽una verdadera consecuencia en cuanto l铆nea de juego se trata.
En el primer encuentro del Mundial frente a Uzbekist谩n, Argentina dej贸 much铆simas dudas. Comenz贸 perdiendo por un error defensivo seguido de una floja respuesta de Gomes Gerth. Lo termin贸 ganando por peso espec铆fico propio de nombres, especialmente de Carboni y V茅liz, autores de los goles que dieron vuelta el resultado. No obstante, lo que verdaderamente llamaba la atenci贸n era el desconcertante funcionamiento:聽errores incomprensibles a nivel profesional,聽sobre todo en defensa, el verdadero tal贸n de Aquiles del equipo argentino. Cuando ten铆a superioridad num茅rica para presionar, retroced铆a. Cuando deb铆a defender el resultado ante los pelotazos uzbekos, marcaba mano a mano. Para graficarlo de la manera m谩s simple:聽el contagio que genera el juego de la Scaloneta no se ve铆a ni por asomo en las tribunas que se acercaban a ver al equipo de Javier Mascherano. M谩s claro imposible.
Los siguientes partidos fueron victorias f谩ciles ante Guatemala y Nueva Zelanda. La diferencia fue sustancial porque hubo efectividad, pero tambi茅n muestras de mayor juego asociado y profundidad. Se gener贸 un peque帽o crecimiento de la ilusi贸n por repetir el t铆tulo del 2001, pero hab铆a una realidad:聽Argentina no hab铆a enfrentado a un rival competitivo. Se deb铆an corregir los errores en retroceso y defensa lo antes posible. Nigeria era un equipo que realmente era un arma de doble filo, porque defend铆an mal pero atacaban con mucha agresividad.
El partido en San Juan fue la mejor descripci贸n posible. Nigeria atac贸 dos veces y en ambas Argentina se equivoc贸 en defensa y lo pag贸 caro, mientras que los nuestros crearon una docena de jugadas de riesgo y no entr贸 ninguna. Podemos alegar que los pibes tuvieron mala suerte, pero hay una gran diferencia entre lo aleatorio del azar y la constancia del trabajo.
M谩s all谩 de la decepci贸n, se puede rescatar que hay futuro en los nombres propios.聽Luka Romero,聽Federico Redondo聽y聽Alejo V茅liz fueron los puntos m谩s altos. Perrone, Aguirre y Carboni mostraron cosas,聽pero les falt贸 regularidad. Claramente el problema est谩 en defensa.聽Barco聽olvid贸 su deber defensivo y por momentos choc贸 mucho, los centrales no dieron seguridad, el capit谩n聽Agust铆n Giay聽no tuvo el nivel habitual de San Lorenzo y a煤n se espera que聽Gomes Gerth聽tenga un partido en donde demuestre todo lo que se habla de 茅l. Adem谩s, hay que contar otros nombres que no pudieron estar como聽Alejandro Garnacho聽y聽Nicol谩s Paz, del cual el alem谩n聽Toni Kroos聽–multicampe贸n con el Real Madrid y campe贸n del mundo con Alemania en 2014-聽dijo que deb铆an subirlo al primer equipo del Real Madrid porque 鈥渆s buen铆simo鈥. En ese aspecto, hay cierta tranquilidad. Las 煤ltimas selecciones juveniles han aportado mucho a la Mayor, sobre todo al plantel campe贸n del Mundo en Qatar (la del 2017 ten铆a a Montiel, Foyth, Lisandro Mart铆nez, Exequiel Palacios y Lautaro Mart铆nez, mientras que la de 2019 a Juli谩n Alvarez).
Ahora bien,聽hay un problema enorme con Javier Mascherano. Nadie duda del sentido de pertenencia del ex River, pero ha perdido la credibilidad del hincha tras un p茅simo Mundial de Rusia y una posterior consagraci贸n de la Selecci贸n tras su retiro. Si ya esto no le jugaba a favor, el flojo rendimiento de su equipo hace que las tenga todas en contra. A la hora de juzgar su proceso, lo anterior debe quedar de lado. Es cierto que dio muestras de mejora,聽pero el problema principal que lo llevo a quedar eliminado dos veces del mismo mundial no se corrigi贸. Puede ser que o bien Mascherano no pueda transmitir correctamente su idea, o bien que 茅sta no contempla los ajustes defensivos necesarios.聽Sea uno u otro, es problema de Mascherano.
Para el final, queda analizar el rol de la AFA aqu铆. Pensando en el proceso exitoso de Jos茅 Pekerman y todo su equipo, la huella que dej贸 parece estar algo gastada.聽Desde 2007 que Argentina no repite un rendimiento interesante en un mundial juvenil. La partida del聽Bocha聽Batista聽fue un golpe importante para la estructura, puesta la capacidad en el trabajo de inferiores del actual entrenador de Venezuela. A ciencia cierta tampoco podr铆amos juzgar el trabajo de Aimar o Placente en Juveniles, porque ellos tambi茅n arribaron sin pergaminos a sus cargos. Ahora bien: los resultados se vieron en el tiempo. En el caso de Mascherano no ha sido as铆. Se aguardaba un paso al costado, pero de momento continuar谩 a cargo del Sub-20. Incluso se especula con que dirija el Preol铆mpico.
Argentina no puede regalar el prestigio conseguido entre 1995 y 2007. Si las piezas no funcionan, deben ser reemplazadas, sin importar el nombre propio que est茅 adelante. Si los t铆tulos llegaron, fue por el trabajo integral de formaci贸n que leg贸 Pekerman.聽Es hora de pensar en un proceso en manos de nombres que tienen la experiencia y las herramientas para trabajar con pibes. Las vivencias propias y la idolatr铆a no alcanzan: la capacidad de transmitir es fundamental.
El resultado entristece. La ilusi贸n de la gente con continuar la hegemon铆a generada por la Scaloneta se esfum贸 antes de lo esperado. Sin embargo, no hay que preocuparse: el material futbol铆stico est谩 presente. Mas temprano que tarde veremos a muchos de estos pibes jugando en la Mayor. Ser谩 cuesti贸n de ajustar tuercas, y no perder m谩s tiempo.聽La intensidad del f煤tbol no brinda tantas oportunidades.
Periodista / Abr铆 la Cancha

 

Comentarios

comentarios