Diego Vianelli y una visita para aprender sobre medicina deportiva

581

El Dr. Diego Vianelli es el médico del plantel profesional del Club Atlético Temperley. En Abrí la Cancha despejamos muchas dudas relacionadas sobre un tema poco tratado cuando se habla de fútbol profesional.

Por Carlos Aira

 

EL TRABAJO COTIDIANO: «Nosotros lo que buscamos es tener la menor cantidad de trabajo posible. Nosotros llegamos una hora antes del comienzo de la práctica para hablar con el jugador que viene con un entrenamiento diferenciado por una lesión o consultar a los jugadores sobre como llegaron al entrenamiento. A veces hay que resolver situaciones cotidianas, como problemas intestinales. A partir de todo lo que vemos, reportamos al cuerpo técnico para que vaya analizando, caso por caso, como se llevará adelante la práctica«.

 

LESIONES: «Es parte de nuestro trabajo actuar ante lesiones graves en pleno partido. A mí me sucedió con un jugador propio y un rival. Nuestro jugador padeció una fractura de clavícula. Lo que se hace es sacarlo e inmovilizarlo. Una situación grave viví con un jugador de Santamarina de Tandil en nuestra cancha con una fractura de tibia y tobillo. Cuando vimos que el cuerpo médico rival tardaba en resolverlo, ingresé a ver la situación y comprobamos la lesión. El jugador salió en la ambulancia asignada al partido al sanatorio. El partido quedó suspendido hasta que regresara la misma. Yo mismo coordiné con el sanatorio de Lomas de Zamora para que lo recibieran y pudieran atenderlo de la forma más rápida y efectiva posible. Eso es muy común en el Nacional B, donde los cuerpos médicos locales coordinan donde derivar a los jugadores visitantes«.

 

CALOR: «Nos tenemos que acostumbrar con temperaturas elevadas. A veces uno se pregunta por qué los partidos se disputan en horarios desaconsejados, pero ya sabemos que eso lo dispone la televisión. Con temperaturas mayores a 30 grados hay que trabajar es la hidratación del jugador. Con la transpiración no se pierden tan solo líquidos, sino también otras sustancias como electrolitos, calcio, potasio, fósforo y magnesio. Si no lo trabajamos podemos entrar en un cuadro de deshidratación que trae aparejadas lesiones musculares. Esa es la clave del calor: hidratar al futbolista para que no padezca lesiones musculares. Nosotros le pedimos a la utilería que tenga a disposición sales de hidratación, bebidas, agua helada y geles que utilizamos en el entretiempo de cada partido».

 

MEDICO EN EL NACIONAL B: » Ser parte de un cuerpo médico de un equipo del Nacional B tiene sus complejidades.  Los médicos de los planteles no vivimos tan solo de los clubes. Cuando tenemos que viajar hay que ausentarse unos cuantos días y tenemos que organizar el resto de los trabajos. Temperley, la mayoría de los viajes los hace en avión, pero a veces los hacemos en micro. Siempre doy como ejemplo una vez que jugamos en Tucumán contra San Martín. El plantel viajó en micro y yo volví en auto, porque sino no llegaba a tiempo a mi otro trabajo. Esas cosas no son públicas, pero son parte del día a día de un cuerpo médico de fútbol profesional de ascenso. Esta es la cara B de todo esto«.

 

RECUPERACION DE LOS VIAJES: «El jugador del Nacional B tiene que ser muy consciente en el trabajo de recuperación, alimentación y descanso. El futbolista de la categoría sabe que muchas veces va a tener más de diez horas de ida y otras de vuelta arriba de un micro. Peor más allá de la alimentación y el descanso, en este caso, y según mi experiencia, lo más importante es el resultado. Si el equipo ganó, el jugador vuelve tranquilo y más descansado«.

 

TRABAJAR DE ACUERDO AL FIXTURE: «Todas las semanas son diferentes. A veces es difícil planificar porque te pueden cambiar el día de un partido. Por ejemplo, si tenemos una semana corta, con partidos entresemana, todo se acota. El día posterior al partido, sí o sí, se hace un trabajo regenerativo, que no tiene carga sobre el futbolista. Al día siguiente habrá que trabajar fuerza y aeróbico. ¡Y en algún momento habrá que hacer fútbol!. Todo depende del pensamiento de cada entrenador y el preparador físico. Los médicos tendríamos que dejar nuestra postura sobre el trabajo semanal, pero los cuerpos técnicos, habitualmente, no te dan ese lugar«.

 

MEDICINA DEPORTIVA Y FUTBOL PROFESIONAL: «Soy de la idea que los cuerpos médicos tendrán mayor preponderancia dentro del fútbol profesional. River sumó neurociencia y es muy importante el trabajo físico y cognitivo. Hoy, los cuerpos técnicos van sumando cada vez más profesionales porque la competencia se ha complejizado.

 

RESPONSABILIDAD PROFESIONAL: «Al jugador hay que explicarle porque le das o no le das el alta. La situación es compleja porque el cuerpo técnico puede pensar una cosa, el dirigente otra y hasta el representante también habla a través del futbolista. Pero yo tengo una responsabilidad profesional y debo mantenerla. El jugador te puede plantear que quiere jugar por la etapa de la competencia. Yo le puedo plantear que pare un partido para que no se pierda tres o cuatro. Se le puede plantear pro y contras de situaciones puntuales, como infiltraciones. También se da otra situación muy atendible: el jugador no quiere volver hasta que no esté 100% en condiciones y el técnico lo pide. Eso también es parte del diálogo nuestro, del cuerpo médico, con los cuerpos técnicos. Por eso siempre digo que hay que articular muchas partes en la lesión de un jugador«.

 

MEDICINA PREVENTIVA:  «El fútbol es cada vez más físico y las lesiones están a la orden del día. Por es vital prevenir lesiones. Nosotros trabajamos con los profes hacer un día de ejercicios preventivos. Velocidad, fuerza, disputa. Todo eso predispone a lesiones. También los golpes en la cabeza. Cuando hay traumatismo de cráneo hacemos un control de parámetros clínicos. No vuelve a la competencia hasta que no pasan 72 horas sin aparición de síntomas neurológicos«.

 

DIETA: «Otro tema muy importante es la alimentación. El rendimiento de un futbolista profesional depende, en gran medida, de su buena alimentación. Nosotros hacemos mediciones antropométricas de cada jugador para conocer su componente graso y muscular. A partir de esas mediciones le armamos la dieta correspondiente. Cuanto más proteínas necesite le bajamos los hidratos de carbono. Eso lo podemos hacer, sobre todo, con juveniles. La idea es iniciarlos desde que suben al plantel profesional a tomar hábitos saludables que lo ayuden a lo largo de su carrera«.

 

EL JUGADOR Y SU CUERPO: «El jugador sabe que el cuerpo es su herramienta de trabajo. Salvo excepciones, el futbolista es muy consciente de esto. La mayoría de los jugadores entrenan por su cuenta por la tarde y esto da cuenta del nivel de profesionalismo logrado. Una larga carrera se basa en entrenamiento, descanso y alimentación. La alimentación es una complejidad porque depende mucho de cada economía. Nosotros explicamos, a través de nutricionistas, la cantidad de proteínas, grasas y calorías que debe ingerir por día. Este año nosotros le pedimos al club que los futbolistas desayunen en el club para saber qué están ingiriendo y a partir de allí poder mejorar la dieta cotidiana de cada uno de ellos».

 

Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha, por Radio Gráfica. Premio Jauretche 2021 a la Investigación Periodística.

 

Comentarios

comentarios