Walter Perazzo, en las Charlas de Vestuario de Abrí la Cancha

111

Fue uno de los grandes goleadores de los a√Īos 80s. Idolo en San Lorenzo, s√≠mbolo de ¬ęLos Camboyanos¬Ľ, el equipo del Cicl√≥n que pele√≥ bien arriba entre 1985 y 1988 sin recurso alguno. En la Charla de Vestuario, Walter repas√≥ su trayectoria, sus grandes goles, con algunas sorpresas que vale la pena prestar atenci√≥n.

Por Carlos Aira (*)

 

SUE√ĎOS DE FUTBOL:¬† ¬ęEl f√ļtbol fue parte de mi vida desde mi nacimiento; porque nac√≠ en Colombia ya que mi padre se desempe√Īaba en Independiente Santa Fe. Desde muy chico tuve muy fija la idea de triunfar en el f√ļtbol. Mi vida pasa por una pelota desde que tengo uso de raz√≥n. Comenc√© en el baby f√ļtbol hasta los 13 a√Īos, cuando ten√≠a que dar el salto a las divisiones inferiores. Yo ten√≠a una oportunidad para probarme en V√©lez S√°rsfield, pero yo quer√≠a jugar en San Lorenzo¬ę.

 

UN PIBE ENTRE MAESTROS: ¬ęMi pap√° jugaba con los veteranos de San Lorenzo. Nombres notables, porque all√≠ estaban Mamucho Martino, Omar Higinio Garc√≠a, Jos√© Francisco Sanfilippo o Mierko Blazina. Como siempre faltaba uno o alguno llegaba muy cansado al final del partido, mi viejo se las ingeniaba para hacerme entrar casi siempre. Puedo decir, con mucho orgullo, que arranqu√© mi carrera compartiendo cancha con maestros, porque todos ellos ten√≠an vocaci√≥n de ense√Īar. Ah√≠ me vieron los t√©cnicos de f√ļtbol juvenil de San Lorenzo. A√Īo 1976. Ten√≠a 14 a√Īos pero estaba decidido: quer√≠a ser futbolista¬ę.

 

 

ACCIDENTADO DEBUT CON BILARDO: ¬ęMi paso por las inferiores fue mete√≥rico. Hice Novena, Octava y en 1979, Carlos Bilardo me sube a Primera Divisi√≥n. Ten√≠a a√ļn 16 a√Īos.¬† Debut√© en Montevideo, en un amistoso contra el Sub-20 de Uruguay que iba a jugar el Mundial Juvenil de Jap√≥n. Lo curioso es que me hab√≠a esguinzado un tobillo en un partido de mi categor√≠a el d√≠a anterior. No le dije nada a Bilardo y me hice un estribo. No llegu√© a jugar diez minutos y termin√© rengo. Termin√© tan mal qu√©, cuando volvimos a Buenos Aires, me pusieron un yeso hasta la rodilla¬ę.

 

EL GASOMETRO: ¬ęPara m√≠, como hincha y jugador, la p√©rdida del Gas√≥metro fue terrible. Yo debut√© all√≠ y tambi√©n jugu√© el √ļltimo partido, el 2 de diciembre de 1979, contra Boca Juniors. En 1980 entrenamos en el Gas√≥metro pero no se jug√≥. Siempre recuerdo la tristeza que me generaba ver como se iban desarmando las tribunas. Siempre digo que la p√©rdida del Gas√≥metro fue innecesaria y la historia la debe recomponer¬ę.

 

La redondita de Perazzo. 18 a√Īos. 1980.

EL DESCENSO DE 1981:¬† ¬ęSan Lorenzo baj√≥ por una serie de factores. Una mala relaci√≥n pol√≠tica de la dirigencia con el gobierno y la AFA. Se dieron muchas cosas. En 1980 nos salvamos en las √ļltimas fechas. Para 1981 el equipo se reforz√≥ con jugadores veteranos, con muchas lesiones, y otros que no estaban a la altura del club. Hab√≠a problemas pol√≠ticos, econ√≥micos e institucionales. Eso desencaden√≥ lo que se ve√≠a venir¬Ľ.

¬ęNunca voy a olvidar la tarde del descenso. La noche anterior al partido contra Argentinos Juniors (15/8/1981), el Toto Lorenzo me llam√≥ junto a Rub√©n Ins√ļa, Marcelo Milano y Osvaldo Rinaldi, que eramos juveniles que altern√°bamos, y nos anunci√≥ que ser√≠amos titulares. En la cancha hubo mucha tensi√≥n y una realidad: nosotros fallamos nuestro penal y ellos lo convirtieron. Siempre recuerdo que termin√≥ el partido y no hubo insultos. Fue incre√≠ble lo que sucedi√≥: todo fue un mar de l√°grimas, pero durante una hora nadie se movi√≥ de la tribuna.

Hoy, cuarenta a√Īos despu√©s, puedo decir que a San Lorenzo le vino bien el descenso: el club se uni√≥ y a partir de 1982 el club tuvo un par de a√Īos muy buenos¬Ľ.

 

ESTUDIANTES¬† DE LA PLATA 1982: ¬ęCarlos Bilardo asumi√≥ en Estudiantes de La Plata y pidi√≥ mi pase. En aquel 1982 viv√≠ la cara opuesta a todo lo que hab√≠a vivido en San Lorenzo: un club organizado y un entrenador que me ense√Ī√≥ a ser un profesional cabal. Ese paso por Estudiantes me sirvi√≥ much√≠simo. All√≠ me recib√≠ de jugador profesional. Mucho tuvo que ver Bilardo, pero tambi√©n un gran plantel, con jugadores c√≥mo el Tata Brown, Miguel Russo, Alejandro Sabella, Hugo Gottardi. Nos exig√≠an, pero nos ense√Īaban. En Estudiantes aprend√≠ las exigencias de un campe√≥n¬ę.

 

SAN LORENZO 1983/84: ¬ęLa clave de aquel equipo fue el Bambino Veira. Un personaje vital en el resurgimiento de San Lorenzo. En 1983, hubo fiesta en cada cancha que se present√≥ San Lorenzo. Despu√©s de los a√Īos tristes, fue un cambio rotundo. Un equipo alegre y vistoso. El Bambino ayud√≥ con su impronta para generar ese espect√°culo. Hicimos partidos con mucho v√©rtigo. Un equipo fant√°stico que remat√≥ un a√Īo inolvidable. Salimos segundos de un equipazo como Independiente, pero ese campeonato, que se nos escap√≥ por muy poco, qued√≥ en la memoria y el recuerdo de todos los hinchas¬ę.

 

Walter Perazzo marcado por Ricardo Altamirano. A√Īo 1987. Los Camboyanos quedaron en la historia de San Lorenzo.

LAS MITICAS REUNIONES EN CASA DE LOS PERAZZO: ¬ęMi casa familiar se hab√≠a convertido en una especie de sede del club. Despu√©s de los entrenamientos ven√≠an muchos compa√Īeros. Com√≠amos, dorm√≠amos la siesta y luego ibamos a patear a la canchita del fondo. No lo hac√≠amos como una obligaci√≥n. Al rev√©s: nos divert√≠amos. Jos√© Luis Chilavert atajaba un ratito pero luego se pasaba horas peg√°ndole a la pelota. Blas Giunta le debe mucho a esa canchita. All√≠ aprendi√≥ a pasar la pelota con las dos piernas. Eso que Blas aprendi√≥ de grande yo lo tuve de chiquito. Desde muy pibe entren√© tanto la derecha como la izquierda. Le aprend√≠ a pegar con las dos piernas de volea y sobrepique. Despu√©s me sirvi√≥ much√≠simo en mi carrera profesional¬ę.

 

MI PODIO DE GOLAZOS: ¬ęMi mejor gol fue jugando contra Boca en la Bombonera. A√Īo 1987. Los dos equipos llegaban muy bien al partido. Estadio lleno. Cancha mojada. Un enganche para la zurda y una definici√≥n brillante desde fuera del √°rea. Desde lo emotivo y la factura de la jugada, fue el mejor de todos. Tambi√©n el famoso gol que le hice al gran Argentinos Juniors de 1985. Fue desde media cancha. Nunca olvido que el √°rbitro, Juan Carlos Loustau, me felicit√≥ d√°ndome la mano. Pero hubo un gol que s√≥lo ustedes, en Abr√≠ la Cancha, recordaron. Fue en un partido de reserva ante Nueva Chicago. A√Īo 1982.¬†¬†La pelota me la tir√≥ Hugo Gottardi, me qued√≥ muy atr√°s, y le pegu√© con los tacos. Un gol de Escorpi√≥n. Es algo que no lo sabe casi nadie y lo sab√≠an ustedes¬Ľ.¬†

 

Los Camboyanos festejando un triunfo en cancha de Independiente.

LOS CAMBOYANOS:¬† ¬ęNosotros quedamos en el coraz√≥n de los hinchas porque San Lorenzo, a pesar de todas las dificultades, peleamos todos los campeonatos entre 1986 y 1988. Ese equipo ten√≠a coraje, coraz√≥n, amor propio y orgullo. Jug√°bamos para la gente porque nuestra alegr√≠a era salir a la cancha y ver el estadio lleno. Como en todos los grupos hubo diferencias, pero dentro de la cancha nos mat√°bamos por la camiseta y el compa√Īero. Aparte, era un gran equipo. La gente percibi√≥ todo eso y nos apoy√≥. Por su parte, nosotros nos apoyamos en la gente. En la semana nos pas√°bamos discutiendo temas econ√≥micos en reuniones eternas, pero llegaba el domingo y nos mat√°bamos por la camiseta de San Lorenzo¬ę.

 

EL SUE√ĎO MUNDIALISTA: ¬ęNac√≠ en Colombia, pero al a√Īo y medio de vida ya viv√≠a en el pa√≠s. En 1985 me quisieron convocar para la Selecci√≥n Colombia, pero mi sue√Īo era jugar para Argentina. En 1986 fue mi mejor √©poca. Carlos Bilardo me tuvo en una preselecci√≥n para ese Mundial, pero no estuve en la lista definitiva. Cuando Argentina se consagr√≥ campe√≥n del mundo, el primer partido fue ante Italia. A√Īo 1987. Ah√≠ vest√≠ la camiseta de la Selecci√≥n, pero me hubiera encantado haber jugado un Mundial y mi Mundial era M√©xico 1986¬ę.

 

BOCA JUNIORS, 1988: ¬ęPara 1988, mi ciclo en San Lorenzo estaba desgastado. Iba a quedar libre el 30 de junio y mi relaci√≥n con la dirigencia era mala. Yo no quer√≠a irme sin dejarle un centavo al club. Antes de junio, lleg√≥ la oferta de Mauricio Macri para comprar mi pase y llevarlo a Boca. Fue su primer negocio en el f√ļtbol. Ten√≠a ofertas m√°s importantes, pero reitero, yo quer√≠a dejarle un dinero a San Lorenzo¬ę.

Septiembre de 1988. Gol de Perazzo a River en el Monumental.

¬ęFui un afortunado. Cuando debut√© en San Lorenzo lo hice con un gol. Mi segundo partido en Boca fue contra River en el Monumental y tuve la suerte de hacer un gol muy recordado. Un River lleno de estrellas dirigido por C√©sar Luis Menotti. Desde ese momento, la gente me trat√≥ diez puntos. Yo ven√≠a padeciendo con San Lorenzo que nunca le pod√≠amos ganar a River. Primer partido en Boca y le ganamos a River. Fue una sensaci√≥n muy linda que disfrut√© en las vivencias. La cantidad de convocatorias. Siempre recuerdo que el lunes despu√©s del partido vinieron todos los noticieros a mi casa. Fue incre√≠ble lo que gener√≥ ese triunfo y el gol en el cl√°sico. Ese d√≠a comprend√≠ el mundo Boca desde adentro¬ę.

¬ęJugando para Boca tuve una noche emocionante, inolvidable, que fue ante Olimpia en la Libertadores de 1989. Nunca hab√≠a visto tanta gente en una cancha. Hab√≠amos perdido 2 a 0 en Asunci√≥n y a los veinte minutos de juego ya perdiamos 2 a 0. Un terrible 0-4 en total. Siempre recuerdo qu√©, cuando nos hicieron el segundo gol, agarr√© la pelota y mir√© todo el estadio. Me sali√≥ un fuego interior. Hice el descuento cuando finalizaba la primera etapa y lo que sucedi√≥ en el segundo tiempo fue incre√≠ble. Jugu√© un partido sensacional y ganamos 5 a 3. Lamentamente, perdimos en los penales. Si hubi√©ramos ganado, ese equipo de Boca ser√≠a un p√≥ster en todas las pizzerias¬Ľ.¬†

 

UNA EXPERIENCIA EXTRA√ĎA EN COREA: ¬ęEn 1993 me lleg√≥ una oferta para ir a Corea. Yo estaba all√° con el Yaya Rossi y una tarde se nos antoj√≥ tomar mate y hacer unos panqueques, pero era todo muy dificil. Es m√°s, una tarde fuimos a un supermercado y en vez de comprar aceite compramos vaselina. ¬°As√≠ de dif√≠cil era todo! Teniamos que adivinar todo. Yaya le pidi√≥ a la familia que enviara dulce de leche y yerba. Cuando lleg√≥ la caja ten√≠amos una ansiedad incre√≠ble, pero pusieron los productos mal embalados. ¬°Un desastre! Si hicimos un panqueque fue mucho. ¬°Encima, pagamos la encomienda como 100 d√≥lares!

 

(*) Periodista / Abrí la Cancha.

Comentarios

comentarios