Pepe Castro: «Nunca voy a compartir el dogma de Carlos Bilardo»

2034

José Antonio Castro pasó por las Charlas de Vestuario de Abrí la CanchaEl Pepe. El mejor wing, según su propia definición. Marca registrada del fútbol argentino durante quince años de trayectoria. Eterno en aquel Argentinos Juniors que asombró al mundo entre 1984 y 1987. Imperecedero ídolo tatengue. Frontal y polémico. En una larga charla con Abrí la Cancha no calló nada.

Por Carlos Aira

 

Pepe Castro. Crack de la cabeza a los pies.
WING DE LOS DE ANTES:  “Jugué de wing derecho. La posición de Corbatta, Garrincha y Houseman. Tenías a tu marcador ahí nomás de la raya y la gente también. Tuve la personalidad para perdurar en tantos años de carrera. Me agrandaba contra los grandes y cuando los enfrentaba sentía el hostigamiento de las tribunas pero también escuchaba los comentarios de los hinchas que me querían tener en sus equipos. Ese hostigamiento me gustaba para jugar. Cuando salía a la cancha y no había mucha gente, o el clima no era ni a favor ni adverso, me costaba muchísimo concentrarme”

 

¿WING DE LOS DE HOY?:  “Yo y un montón más de mi época podríamos jugar hoy. No voy a decir cual fútbol era mejor porque soy enemigo de la frase Todo tiempo pasado fue mejor pero cuando veo en la tele a Chiche Gelblung o Mauro Viale me pregunto como siguen dando vueltas. Lo que te puedo asegurar es que en mi tiempo había cinco jugadores por puesto y hoy nos divertiríamos jugando. ¿Por qué? Porque hoy están robotizados a la hora de marcar. Veo el fútbol italiano y no puedo creer que tenga ese nivel una de las mejores ligas del mundo. Por eso afirmo que un alto porcentaje de jugadores de mi época podríamos jugar hoy”.

 

 

DEL PÁNICO ESCÉNICO A LAS CANCHAS VACÍAS: En mi época había jugadores que tenían pánico escénico. La rompían en la práctica del jueves y los domingos no controlaban la presión. Hoy sería muy difícil jugar con esa mentalidad que teníamos treinta años atrás. Jugar sin público es muy feo pero pareciera ser que a los jugadores actuales no les interesa. Se han automatizado producto del marketing. No le importa el cariño del hincha. Todo pasa muy rápido en sus carreras. Todo es efímero. Lo único que le interesa es ganar dinero. Es más, al futbolista actual le gusta jugar sin público porque no sufre hostigamiento y cuando erra no importa. No puedo volver el tiempo atrás pero hoy me costaría mucho jugar sin gente”

 

 

El Pepe con la camiseta campeona del mundo. Copa América 1979.
MARCAJES: “El fútbol argentino es uno de los más difíciles de jugar. Eso queda claro cuando vuelven las estrellas de Europa y les cuesta. El jugador latino mantiene las mañas y los golpes que los hinchas y los periodistas no ven. Es pendenciero. Al jugador que se acostumbró a Europa le termina costando. Por eso cuando tienen que jugar Eliminatoria o Copa América terminan sufriendo. El jugador europeo llega al país, le abren la puerta del auto, juega y se va. No hay compromiso. Importa tan sólo la cuenta bancaria. Aquí hay otros valores pero incitan a los chicos a emigrar

 

LOS VALORES TRASTOCADOS: “El fútbol está trastocado. Si tengo un compañero que sale a la cancha pensando en pedirle disculpas a la tribuna rival que gritar un gol a su público hay algo que está mal. Esas cosas me molestan. ¡El gol se disfruta! La mayoría de los jugadores de mi época van a decir lo mismo que te digo yo. Hoy todo es imagen, comercio, dinero y marketing.

 

Castro polemizó fuerte con Carlos Bilardo. En 1985 por la ausencia de wines en la Selección.
LA POLEMICA DE LOS WINES: “A mi nunca me gustó calificar de acuerdo a resultados por eso siempre me opuse a Carlos Bilardo y el dogma estudiantil.  Nunca lo compartí ni lo voy a compartir. El dogma es todo aquello que Estudiantes da por hecho todo lo que han hecho. Yo tuve una polémica porque Bilardo había dicho que los wines habían muerto. Bien, pasaron treinta años y al fútbol lo siguien abriendo los extremos. En la Juventus es el colombiano Cuadrado quien abre por los costados. El fútbol actual sigue utilizando wines para abrir.

 

Pepe Castro polemizó abiertamente con Carlos Bilardo
CARLOS BILARDO: “Bilardo fue un negador y le salió bien porque ganó un Mundial. No es que lo desconozca pero nunca estaré de acuerdo con su prédica: el segundo es el primero de los perdedores; no recibir medallas de subcampeones; entrenar para hacer tiempo y todas esas vivezas que conmigo no van a ir jamás. Yo no cambio nada por ganar la final del mundo contra Juventus usando cosas que no vayan con el sentido que llevó a Argentinos Juniors hasta Tokyo. Por eso, con orgullo en mi currículum dice: fui elegido por Menotti y no por Bilardo

 

30 de junio de 1985. Clasificación angustiosa. Carlos Bilardo, desbordado por la emoción, saluda a un policía de los cachetes.
BILARDO II: “Si Bilardo no clasifica contra Perú en el Monumental hubiera desaparecido del fútbol y habría generado un bienestar. Todo el país estaba en contra de esa Selección. Lo que vino después, bienvenido: el equipo funcionó de otra manera con un Diego Maradona espectacular y Argentina logró el campeonato mundial. Pero luego saltó lo que tenemos los argentinos. Esa bandera de Bilardo, te perdonamos. Esas cosas no nos permiten crecer como país y sociedad. Con más de 60 años de vida, me invitan a pensar que la batalla cultural está perdida”.

 

Sergio Goycochea tapa el penal de Roberto Donadoni y mete a Argentina en la final de Italia 1990. Héroe eterno.
ITALIA 90: “Vale destacar algo muy lindo que pasó en estos meses con los treinta años del subcampeonato en Italia 1990. Todos sacaron pecho, hasta el depredador bilardista de Víctor Hugo Morales, del gran logro del segundo lugar. ¡El dogma se arrodilló ante lo que tuvo que haber hecho siempre! ¿Por qué ser segundo no sirve? Me reconfortó que todo el mundo haya festejado un subcampeonato. La gente se lo reconoció a Bilardo y a la prensa depredadora que aseguraba que ser subcampeón no servía. ¡La gente desterró el dogma creado!”

 

Semifinal del Nacional 79. Pepe lleva de taco ante la marca del lateral de Rosario Central.

 

INDEPENDIENTE: “Me llevó a Independiente Miguel Ángel López. Año 1982. Estaba en conflicto Antonio Alzamendi y el Zurdo me convocó. A los pocos partidos tuve una lesión en el talón de Aquiles. Me recuperé luego de seis meses pero el Zurdo ya no estaba. El técnico era Nito Veiga. Un hombre con quién no comulgaba en nada, no me quería en el equipo Una cuestión de piel. Una diferencia intelectual abrumadora que me obligó a irme del club por más que el presidente Pedro Iso, el mejor dirigente que vi en mi vida, no quería que me fuera”.

 

Entrenamiento de Vélez Sársfield. Carlos Cavagnaro: – ¿De que se ríe, Castro?
FUTBOL FANTASMA: “Siempre fui frontal. Perseguí a los entrenadores que no hacían que los jugadores crecieran. Con Nito Veiga tuve problemas intelectuales. Con Humberto Zuccarelli tuve un ida y vuelta. Llegó a Unión con toda su doctrina estudiantil, por ejemplo, hacer ejercicios para tirar la pelota afuera y ganar tiempo. Finalmente quedamos bien con el Flaco Zucarelli. El siempre dice que soy el único de la otra vereda que quiere. Siempre se dijo que tuve problemas con Carlos Cavagnaro cuando estuvo en Vélez. No fue así. Sucedió lo siguiente: el no había jugado y los jugadores, que eramos bichos, miramos con recelo a quien da una indicación y jamás tocó una pelota. El fue precursor del fútbol fantasma: no había equipo rival. Nosotros sistematizábamos movimientos. Como estaba tan agrandado porque el equipo funcionaba un día se lo ocurrió decir que había que practicar el festejo del gol. A mi me parecía una payasada. Cavagnaro me retó y le respondí: “Carlitos…estoy enojado con la hinchada

 

23 de diciembre de 1984. Argentinos 1-0 Temperley. Los Bichos Colorados, campeones por primera vez en su historia.

 

ARGENTINOS JUNIORS: “El querido Carlos Morete, el Puma, fue quién me llevó a Argentinos Juniors. Cuando estábamos en Independiente vivíamos en Belgrano R e ibamos juntos a las prácticas. Así formamos una gran relación. Cuando sucedió el conflicto con Nito Veiga a él le dio mucha bronca. Se decía que estaba lesionado y no iba a poder volver. Morete era amigo de Ángel Labruna. Una noche me llevó a la casa de Angelito quién me preguntó tan sólo como estaba el tendón. Le dije que estaba perfecto. Ángel me dice que vaya al club a firmar contrato. Así fue como llegué a Argentinos Juniors. De la mano de Puma Morete y Ángel Labruna”.

 

Un alto en una práctica en La Paternal. Argentinos Juniors 1988
CAMPEON DE VISITANTE: “Valoro mucho que en esta entrevista se recuerde que Argentinos Juniors salió dos veces campeón local y de la Copa Libertadores jugando de visitante. Llegué al club en 1983. Una época desastrosa. No había ropa para entrenar, no pagaban, llovía en los vestuarios, la cancha estaba clausurada. Recuerdo que había que esperar hasta octubre para que entrase dinero al club correspondiente por el pase de Diego al Barcelona. Ese equipo que ganó todo lo formó Don Ángel en el Nacional 83. Le ganamos a Boca y a River y nos eliminó Independiente de casualidad porque Enzo Trossero me sacó un gol sobre la línea, sino hubieramos sido finalistas del Nacional. En Septiembre se nos murió Don Ángel generando un dolor enorme. Llegó Roberto Marcos Saporiti, un petiso cabrón lleno de nobleza. Ganamos el Metro 84, Nacional 85, Libertadores 85 e Interamericana 86″.

 

 

TOKYO, 8 DE DICIEMBRE DE 1985: “Te grafico mis sensaciones, 35 años después, con el título de un libro de Isidoro Blaisten: Cerrado por melancolía. No puedo volver a ver la final contra Juventus. Estoy aferrado al destino y creo en él. La puerta del destino se me cerró a siete minutos de ser protagonista total de una final para la historia. Por eso no puedo volver a ver el partido. Me produce una gran cogoja. Sobre todo porque aquel equipo de Argentinos Juniors mereció ganarle a la Juventus que era la Selección de Italia campeona del mundo con Michel Platini y Michael Laudrup. Se nos escapó la final pero no cambiaría un ápice de ese partido para que me den un campeonato. No traicionaría absolutamente nada de todo lo que nos inculcó el gran Piojo Yudica, un tipo que tendría que tener un reconocimiento enorme. Me da bronca personal porque podría haber quedado en la historia como quedó el Chango Cárdenas en Racing. Pero el destino no quiso eso“.

 

 

TRANQUILIDAD: Estoy en paz con mi conciencia. No tengo cuentas pendientes con el fútbol. El sistema me fue dejando afuera por no ser condescendiente. Nunca concedí mis ideales para dirigir, cosa que pude hacer. Nunca dirigí gratis para hacer un nombre y un representante meta jugadores. Estoy muy feliz con eso. Mi corolario fue en China donde formé chicos que hoy están en las escuelas del Real Madrid y el Inter”.
Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha, por Radio Gráfica FM 89.3

Comentarios

comentarios