Historias mundialistas: El cl√°sico Argentina-Inglaterra

432

Iniciamos un repaso por diversas historias de los Mundiales de f√ļtbol. Enfrentamientos, jugadores, curiosidades y mucho m√°s. En esta ocasi√≥n vamos a repasar el historial completo de enfrentamientos entre Argentina e Inglaterra. Un partido que por cantidad de enfrentamientos en la cancha, y por circunstancias hist√≥ricas fuera de ella, puede considerarse un cl√°sico de los mundiales.

Por Martín Gorojovksy (@mgthepebet)

 

Antes de continuar, una digresi√≥n: ¬ŅA qu√© llamaremos un cl√°sico de los mundiales? Tomaremos en cuenta cuatro par√°metros: la rivalidad futbol√≠stica generada por la vecindad, por ejemplo entre Argentina vs. Uruguay o B√©lgica vs. Holanda; la condici√≥n de potencias de la disciplina entre los rivales, a√ļn cuando se hayan enfrentado pocas veces, como el caso de Brasil y Alemania; cantidad de partidos jugados, al menos tres; o acontecimientos hist√≥ricos que hayan creado una situaci√≥n de enfrentamiento fuera de lo futbol√≠stico entre ambos pa√≠ses representados. Nuestro primer caso re√ļne tres de los cuatro criterios, puesto que queda afuera la vecindad geogr√°fica.

 

1962: Capítulo I

El primer enfrentamiento tuvo lugar el 2 de junio de 1962, en un partido correspondiente a la primera fase. El Grupo 4 del Mundial de Chile se jug√≥ en la ciudad de Rancagua, en el estadio hoy llamado El Teniente o Mundialista de Rancagua, pero que en aquellos d√≠as a√ļn se llamaba Estadio Compa√Ī√≠a de Cobre Braden. La misma familia del embajador norteamericano en Argentina de 1945, propietaria de intereses en la explotaci√≥n de ese metal.

¬ŅCon qu√© objetivos llegaban argentinos e ingleses al mundial? Ambos necesitaban revalidar pergaminos. M√°s all√° de la paternidad del juego, los europeos no hab√≠an logrado mucho desde su primera participaci√≥n mundialista, ocurrida en Brasil ‚Äô50. Dos eliminaciones en primera ronda, en aquel mundial y en Suecia ‚Äô58, y una clasificaci√≥n a cuartos de final (por entonces segunda ronda) en Suiza ‚Äô54.

Del lado argentino, el subcampeonato de 1930 en el Mundial de Uruguay quedaba lejano. Tras la breve participaci√≥n en Italia ‚Äô34, donde el equipo qued√≥ eliminado en una primera ronda de eliminaci√≥n directa, se hab√≠a producido un distanciamiento de los mundiales de la FIFA de veinticuatro a√Īos. Tras la abstenciones en los mundiales de 1938, 1950 y 1954, el retorno se produjo en 1958. La dolorosa eliminaci√≥n en primera ronda, rubricada por la derrota 6 a 1 frente a Checoslovaquia, hab√≠a derivado en un conservatismo t√°ctico y en una desvalorizaci√≥n del tradicional juego criollo en el ambiente del f√ļtbol argentino.

Tal vez en virtud de estos temores, fue que Argentina venci√≥ por apenas 1 a 0 a la debutante Bulgaria en el primer partido. Seg√ļn record√≥ alguna vez Silvio Marzolini, por entonces figura de Boca e integrante del plantel, se respet√≥ demasiado a los balc√°nicos, y que la indicaci√≥n para el partido ante los ingleses era esperarlos, decisi√≥n l√≥gica teniendo en cuenta que Inglaterra ven√≠a de caer por 2 a 1 ante Hungr√≠a. Pero a √ļltimo momento, continuaba Marzolini, el entrenador, el ‚ÄėToto‚Äô Juan Carlos Lorenzo, decidi√≥ cambiar el plan y jugar un partido con Argentina volcada al ataque.

Aquel 2 de junio los albicelestes formaron con Antonio Roma en el arco, Silvio Marzolini, Ra√ļl Pa√©z, Rub√©n Navarro, Vladislao Cap en la defensa, Federico Sacchi y Antonio Ratt√≠n en el mediocampo, y Jos√© Francisco Sanfilippo, Ra√ļl Bel√©n, Rub√©n Sosa, y Juan Carlos Oleniak como delanteros.

Del lado británico el ténico Walter Winterbottom también armó una formación 4-2-4. Ron Srpingett en el arco, Jimmy Armfield, Ray Wilson, Maurice Norman y Bobby Moore defendiendo, Ron Flowers y Jimmy Greaves en el medio, y John Haynes, Bobby Charlton, Bryan Douglas y Alan Peacock en la delantera.

El plan argentino resultó contraproducente, puesto que los ingleses se impusieron con comodidad. Flowers, de penal a los diecisiete minutos del primer tiempo, Boby Charlton, a los cuarenta y dos de la misma etapa, y Greaves, a los veintidós del segundo tiempo, convirtieron los goles ingleses, mientras que el Nene Sanfilippo, faltando nueve minutos para el pitazo final, descontó para los argentinos.

En el cierre del grupo ambos equipos empataron 0 a 0, e Inglaterra pas√≥ a cuartos de final por tener mejor ‚Äėgoal average‚Äô (promedio resultante de la divisi√≥n entre los goles convertidos y los goles recibidos) que Argentina. Vale aclarar que si se hubiera computado la diferencia de gol como en la actualidad, los albicelestes tambi√©n hubiesen quedado eliminados.

Para Argentina se trató de una frustración, moderada tal vez por la falta de expectativas previas, mientras que en la siguiente fase Inglaterra caería eliminada ante el eventual bicampeón, Brasil.

 

1966: estafas y protestas

Cuatro a√Īos despu√©s ambos seleccionados volver√≠an a cruzarse, esta vez en un partido que se volver√≠a legendario. Inglaterra fue la anfitriona de la octava Copa del Mundo, y como tal ten√≠a la obligaci√≥n de ser campeona. Argentina por su parte, buscaba levantar la vara despu√©s de dos eliminaciones seguidas en la fase de grupos.

Como era frecuente en aquellos d√≠as, la selecci√≥n nacional vivi√≥ un proceso ca√≥tico de clasificaci√≥n, en el cual varios t√©cnicos se sucedieron en el cargo. Del mismo modo que en Chile ‚Äô62, Juan Carlos Lorenzo hab√≠a sido designado poco tiempo antes de comenzar el Mundial, despu√©s de que otros entrenadores condujeran el proceso clasificatorio. Cabe mencionar que por entonces el Toto no le hab√≠a dado a ning√ļn equipo la inyecci√≥n ganadora que lo consagrar√≠a como uno de los grandes t√©cnicos de nuestra historia.

Esta vez el cruce fue en la segunda fase los cuartos de final. Antes Argentina hab√≠a clasificado tras vencer por 2 a 1 a Espa√Īa, empatar 0 a 0 con Alemania Federal, y vencer a Suiza por 2 a 0. Si bien clasific√≥ en el segundo lugar de aquel Grupo 2, el equipo albiceleste mostraba una mezcla de buen juego y car√°cter que alimentaba la esperanza de pelear por el t√≠tulo. Los locales, en tanto hab√≠an ganado el Grupo 1 tras empatar sin goles en el debut ante Uruguay, para luego vencer por 2 a 0 a M√©xico y a Francia.

El segundo cap√≠tulo de esta historia se escribi√≥ el 23 de julio de 1966 en el viejo estadio de Wembley, y estuvo acorde con el marcado signo euroc√©ntrico que marc√≥ a la competencia. En la primera fase se hab√≠a permitido el juego brusco contra Pel√©, circunstancia que ayud√≥ a la eliminaci√≥n temprana de Brasil, vigente bicampe√≥n. Sin √°nimo para que se le escapara el t√≠tulo a Inglaterra, o para que una vez m√°s los sudamericanos ganasen la copa de visitantes, se perge√Ī√≥ un ardid en perjuicio de los rioplatenses. Citados para el sorteo de √°rbitros de cuartos de final, los delegados argentinos y uruguayos se encontraron con que el mismo se hab√≠a realizado una hora antes de la cita acordada, y que un √°rbitro ingl√©s dirigir√≠a Alemania Federal-Uruguay, y un alem√°n Inglaterra-Argentina.

Los ingleses recibieron a los albicelestes con una formación 4-3-3: Gordon Banks en el arco, George Cohen, Ray Wilson, Jack Charlton y Bobby Moore en defensa, Nobby Stiles, Alan Ball, y Martin Peters en el medio, y Bobby Charlton, Geoff Hurst y Roger Hunt en el ataque.

Por el lado argentino se present√≥ el equipo titular, que se hab√≠a encontrado en los √ļltimos d√≠as previos al comienzo del mundial: Roma bajo los tres palos, Oscar ‚ÄėPipo‚Äô Ferreiro, Rafael Albertch, Roberto Perfumo y Marzolini en la √ļltima l√≠nea, Ratt√≠n y Alberto Gonz√°lez como volantes, Ermindo Onega como enganche, y el Indio Jorge Solari, Luis Artime y Oscar ‚ÄėPinino‚Äô M√°s como atacantes.

El encuentro en general fue favorable a los ingleses, que salieron a buscar el protagonismo del encuentro. Sin embargo, no pudieron quebrar a sus rivales hasta los treinta y tres minutos del segundo tiempo, gracias al gol de Hurst, y tras haber jugado desde los treinta y cinco minutos del primer tiempo con un hombre de m√°s por la expulsi√≥n de Ratt√≠n a instancias del √°rbitro Rudolph Kreitlen. Vale decir que no se hab√≠a producido ninguna infracci√≥n que ameritase semejante sanci√≥n. El alem√°n solo argument√≥ que echaba al jugador por protestar. Como gesto para la historia, qued√≥ la imagen de Ratt√≠n estrujando el bander√≠n, que ten√≠a el dise√Īo de la bandera del Reino Unido, de una de las esquinas del campo de juego, y sent√°ndose en la alfombra roja de la reina a modo de protesta.

Argentina había logrado, sin embargo, dejar una buena imagen futbolística, la mejor desde 1930. Inglaterra sería campeona, también con polémica en la final, puesto que con el partido empatado 2 a 2 y en tiempo suplementario, se convalidó como gol una pelota que picó fuera de la línea del arco alemán.

 

1986: la Mano de Dios y el Barrilete Cósmico

El encuentro m√°s recordado de este historial tuvo lugar veinte a√Īos despu√©s, en el segundo mundial de M√©xico. Bastante agua hab√≠a corrido debajo del puente. Tras quedar eliminada en las eliminatorias previas a la Copa del Mundo de 1970, la primera celebrada en tierras aztecas, y hacer un papel olvidable en Alemania Federal ‚Äô74, Argentina finalmente hab√≠a logrado consagrarse campeona en 1978, en el Mundial jugado en nuestro pa√≠s. La defensa del t√≠tulo en Espa√Īa ‚Äô82 no hab√≠a estado a la altura de las expectativas, y al ‚Äô86 se lleg√≥ al cabo de un complicado proceso eliminatorio. La selecci√≥n dirigida por Carlos Salvador Bilardo era muy criticada, no hab√≠a grandes expectativas previas, e incluso la figura de Diego Maradona no era vista como el ‚Äėas de espadas‚Äô que finalmente fue.

Inglaterra, en tanto, tras su pol√©mica consagraci√≥n, volvi√≥ a su median√≠a tradicional: lleg√≥ a cuartos de final en M√©xico ‚Äô70, no clasific√≥ a los mundiales del ‚Äô74 y del ‚Äô78, y alcanz√≥ la segunda fase de Espa√Īa ‚Äô82. Para el ‚Äô86 ten√≠a una el objetivo de, al menos, llegar a semifinales.

En la primera fase, Argentina, que ni siquiera hab√≠a sido considerada cabeza de serie, se impuso con claridad en el Grupo A, tras vencer por 3 a 1 a Corea del Sur, empatar 1 a 1 ante Italia, y superar por 2 a 0 a Bulgaria. Luego, en los octavos de final, venci√≥ por 1 a 0 a Uruguay. La figura de Maradona crec√≠a, pero ser√≠a en los √ļltimos tres partidos en los que alcanzar√≠a el rendimiento que lo consagr√≥ como el mejor jugador de todos los tiempos.

Los ingleses, por su parte, habían integrado el Grupo F, en el cual debutaron con una derrota por 1 a 0 ante Portugal. En la segunda fecha empataron 0 a 0 ante Marruecos, y en el cierre golearon 3 a 0 Polonia, con lo cual clasificaron en la segunda ubicación, detrás de los africanos. En octavos de final repitieron el triplete, esta vez ante Paraguay.

El encuentro de cuartos de final entre los dos equipos, marcado además por la cercanía de la Guerra de Malvinas, se jugó el domingo 22 de junio de 1986, en el Estadio Azteca del Distrito Federal de México.

Argentina formó con Nery Pumpido en el arco, línea de tres integrada por José Luis Brown, José Luis Cucciuffo y Oscar Ruggeri, mediocampo con Héctor Enrique, Ricardo Giusti, Sergio Batista y Julio Olarticoechea, Diego Maradona como enlace, y Jorge Burruchaga y Jorge Valdano en posición de delantero netos. Ingresaría también Carlos Chino Tapia en remplazo de Burruchaga.

Del lado de enfrente, dirigidos por Bobby Robson, el arquero Peter Shilton, los defensores Gary Stevens, Kenny Samson, Terry Fenwick y Terry Butcher, los volantes Glenn Hoddle, Peter Reid, Trevos Steven y Steve Hodge, y los atacantes Gary Lineker y Peter Beardsley. También entrarían desde el banco de suplentes Chris Waddle, en remplazo de Reid, y John Barnes, en lugar de Steven.

El desarrollo del partido es archiconocido. Argentina fue mucho m√°s que su rival y lo estamp√≥ en el marcador con dos genialidades de Maradona, al comienzo del segundo tiempo. Primero, a los cinco minutos, la mano no advertida por el √°rbitro tunecino Ali Bin Nasser, cinco minutos despu√©s, la ‚ÄėJugada de todos los tiempos‚Äô como la llam√≥ el relator V√≠ctor Hugo Morales, en la que tras apilar a medio equipo rival convirti√≥ el 2 a 0. Habr√≠a tiempo para una arremetida inglesa y el gol, faltando nueve minutos, que consagrar√≠a a Lineker como el m√°ximo artillero de la cita mundial, pero que no alcanzar√≠a para evitar la eliminaci√≥n brit√°nica. Argentina en tanto continuar√≠a su marcha firme hacia su segundo t√≠tulo.

 

1998: jugadas preparadas y tanda de penales

Argentina e Inglaterra volvieron a enfrentarse en la primera copa posterior al retiro de Maradona. En el inter√≠n ambas selecciones hab√≠an sido semifinalistas de Italia ‚Äô90. Los ingleses alcanzaron el cuarto puesto, y Argentina el subcampeonato. Cuatro a√Īos m√°s tarde, en el mundial de Estados Unidos, Inglaterra fue una de las grandes ausentes, mientras que la selecci√≥n argentina lleg√≥ hasta octavos de final, con la sanci√≥n por d√≥ping a Diego en el medio, la cual quebr√≥ el esp√≠ritu de un equipo que hab√≠a mostrado credenciales de candidato en los primeros partidos.

En 1998 Francia albergaría por segunda vez el campeonato del mundo. Con la participación de treinta y dos equipos, el margen para las ausencias de selecciones históricas se redujo. Inglaterra no tuvo mayores problemas para superar su eliminatoria, mientras que los albicelestes accedieron con comodidad, después de un comienzo dubitativo. Ambos equipos tenían como objetivo de mínima, alcanzar las semifinales, aunque en aquella ocasión, Inglaterra no fue considerada cabeza de serie.

Ninguna tuvo problemas para pasar la primera ronda. Argentina se qued√≥ con el Grupo H, logrando puntaje ideal tras vencer a Jap√≥n por 1 a 0, a Jamaica por 5 a 0, y a Croacia por 1 a 0. Los ingleses escoltaron en el Grupo G a Rumania, precisamente la selecci√≥n que los hab√≠a relegado como cabezas de serie para el sorteo de la primera ronda. Debutaron con un triunfo por 2 a 0 ante T√ļnez, luego cayeron contra los rumanos por 2 a 1, y cerraron con un triunfo por 2 a 0 sobre Colombia.

Para el cruce de octavos de final Argentina era favorita, aunque se sab√≠a que ambas selecciones estaban en un nivel parejo. El partido se jug√≥ el 30 de junio en el estadio Geoffroy-Guichard de Saint-√Čtienne, y fue una seguidilla de emociones, en el marco de un mundial en general atractivo.

Dirigida por Daniel Passarella, Argentina formó con Carlos Roa en el arco, Javier Zanetti, Roberto Ayala, Nelson Vivas y José Chamot en la defensa, Diego Simeone, Matías Almeyda y Juan Sebastián Verón en el mediocampo, y Ariel Ortega, Gabriel Batistuta y Claudio López en la delantera. Luego ingresarían Marcelo Gallardo y Hernán Crespo, en lugar respectivamente de Claudio López y Gabriel Batistuta, y Sergio Berti por Diego Simeone.

Los ingleses eran dirigidos por uno de los jugadores del partido del ’86, Glenn Hoddle, y se presentaron con el arquero David Seaman, los defensores Sol Campbell, Graeme Le Saux, Tony Adams y Gary Neville, los volantes Paul Ince, David Beckham, Darren Anderson y Paul Scholes, y los delanteros Alan Shearer y Michael Owen. Desde el banco entrarían Gareth Southgate por Le Saux, Paul Merson por Scholes, y David Batty por Anderson.

A los cinco minutos de juego pegó Argentina, con un gol de penal convertido por Batistuta. A los diez Inglaterra devolvió gentilezas por la misma vía, a través de los pies de Shearer. A los dieciséis Owen haría un jugadón personal para poner el partido 2 a 1 a favor de los europeos, y sobre el final del primer tiempo el equipo argentino llegó al empate con un gol de jugada preparada. Tiro libre en la puerta del área, Verón tocó para Zanetti en vez de tirar al arco, y el lateral la cruzó de zurda ante Seaman.

No se sacaron ventajas en el segundo tiempo ni en el alargue, pero quedaron postales como la expulsión de Beckham apenas iniciado el complemento, y el susto cuando Inglaterra pareció alcanzar el 3 a 2 a través de un cabezazo de Campbell, anulado por carga sobre Roa.

En los penales se luci√≥ el ex Racing y Lan√ļs. Berti y Shearer convirtieron en el primer turno, mientras que en el segundo Seaman contuvo el remate de Crespo y Roa el de Ince. Ver√≥n y Gallardo convirtieron el tercer y cuarto penal para Argentina, mientras que Merson y Owen hac√≠an lo propio para Inglaterra. En el √ļltimo turno de la serie de cinco penales, convirti√≥ Ayala, y Roa ataj√≥ el tiro de Batty. En los cuartos de final, Argentina ser√≠a eliminada por Holanda.

 

2002: la revancha de Beckham y el principio del fin

El √ļltimo antecedente se registr√≥ en el primer mundial jugado fuera de Am√©rica y Europa, el de Jap√≥n y Corea del Sur, primero adem√°s con sede compartida. Marcelo Bielsa sucedi√≥ como entrenador a Passarella, y logr√≥ una eliminatoria arrasadora. Argentina clasific√≥ al mundial cuatro fechas antes del final de la eliminatoria, y por su rendimiento era una de las m√°ximas candidatas a levantar la copa. Inglaterra por su parte tampoco tuvo mayores problemas y clasific√≥ directamente, como l√≠der del Grupo 9 en la eliminatoria europea. Los ingleses buscaban sacarse la espina de 1998, y en lo que respecta a vengarse de los argentinos, lo lograr√≠an.

El sorteo de los grupos puso a ambos equipos en el Grupo F, el infaltable ‚ÄėGrupo de la muerte‚Äô por el nivel parejo a priori de los cuatro participantes. Argentina arranc√≥ con un triunfo por 1 a 0 ante Nigeria, mientras que Inglaterra empataba 1 a 1 con Suecia. Por antecedentes hist√≥ricos e inmediatos, Argentina llegaba nuevamente como banca al partido.

√Čste tuvo lugar el 7 de junio de 2002 en el Domo de Sapporo, Jap√≥n. Los once elegidos por Bielsa fueron Pablo Cavallero en el arco, la l√≠nea de tres integrada por Mauricio Pochettino, Walter Samuel y Diego Placente, un mediocampo de cinco jugadores con los defensores Zanetti y Juan Pablo Sor√≠n adelantados por los laterales y Cristian ‚ÄėKily‚Äô Gonz√°lez, Simeone y Ver√≥n en el centro del esquema, y Ortega y Batistuta como delanteros. Durante el partido entrar√≠an Pablo Aimar en lugar de Ver√≥n, cambio realizado en el entretiempo, Crespo por Batistuta y el Piojo L√≥pez por el Kily Gonz√°lez.

Los ingleses por primera vez en su historia eran dirigidos por un extranjero, el sueco Sven Goran Eriksson, quien eligió a Seaman para atajar, Danny Mills, Ashley Cole, Rio Ferdinand y Sol Campbell para la defensa, Beckham, Paul Scholes, Owen Hargreaves y Nicky Butt en el medio, y Owen y Emile Heskey en la delantera. Trevor Sinclair remplazaría antes de los veinte minutos de juego a Hargreaves, y Teddy Sheringham y Wayne Bridge remplazarían, en el segundo tiempo, a Heskey y a Owen, respectivamente.

Esta vez los ingleses fueron claramente superiores a una Argentina que empez√≥ a mostrar una alarmante falta de variantes. El √ļnico gol lo convirti√≥ Beckham de penal al final del primer tiempo. En el compelmento no hubo atisbo de reacci√≥n por parte de los albicelestes. Condicionada por la derrota, Argentina quedar√≠a eliminada tras empatar en el cierre del grupo ante Suecia, ganadora del grupo, por 1 a 1, mientras que Inglaterra igualar√≠a sin goles ante Nigeria, y clasificar√≠a como escolta de los n√≥rdicos.

En octavos de final vencer√≠a a Dinamarca por 3 a 0, y cerrar√≠a su campa√Īa con la derrota por 2 a 1 ante Brasil, a la postre campe√≥n por quinta vez en su historia. Por el lado argentino se trat√≥ del mayor fracaso en tiempos recientes.

 

 

(*) Periodista del equipo de Abrí la Cancha

Comentarios

comentarios