Esteban Pogany: Lecciones desde el arco

325

En 20 años de trayectoria, Esteban Pogany defendió los arcos de Independiente, Huracán, Racing, San Lorenzo y Boca Juniors. Actual instructor FIFA y entrenador de arqueros juveniles del Club Atlético Lanús, visitó Abrí la Cancha para explicar, con claridad y docencia, al arquero del siglo 21.

Por Carlos Aira

 

 

Esteban Pogany busca papel y una lapicera. Lleva en la sangre la docencia. Tal vez haya sido herencia de su madre, docente en su San Nicolás natal. Siempre estudió. Hasta en la época de Independiente – glorioso y copero en los 70s – cuando se recibiò de Técnico Químico. A los 65 años, el Gringo visitó Radio Gráfica. En larga conversación con Carlos Aira dejó un montón de sentencias para comprender el rol del arquero moderno. Ese mismo jugador que ya no está bajo los 7,32 por 2,44 y que tiene muchas más funciones que en su vieja época. Para prestar atención.  

“El juego es de la cabeza a los pies porque uno puede leer mal una jugada. Por ejemplo, una pelota viene al ras del piso picando. La respuesta que da tu cabeza a ese movimiento es diferente a la situación. El problema es que hay segundos para analizar y resolverlo”.

“El arquero cambió su figura. Ya no es enorme como era antes. Su cuerpo es más estilizado. Eso fue posible porque cambió el método de entrenamiento. Antes el arquero entrenaba a la par de los jugadores de campo. Por esa razón los arqueros tenían mucho volumen muscular y les faltaba flexibilidad. Nuestro trabajo era solo con pelota. Hoy el arquero trabaja diferenciado. Por eso se puede tener un arquero muy alto, ágil y potente. Eso es una ventaja sobre uno petiso con sólo fuerza de piernas”

“Hoy los entrenamientos cambiaron se puede tener un arquero muy alto, ágil y potente eso es ventaja sobre uno petiso que tenga solo fuerza de piernas, la estatura marca la gran diferencia. Es impensado tener un arquero bajo. En promedio, en Europa se busca arqueros de 1,86 a 1,96 de estatura. Eso está marcando tendencia. Se puede hacer eso porque modificaron su manera de entrenar. Porque a la altura debes acompañarla con ubicación y respuesta técnica. Si no, la altura no sirve para nada“. “En Infantiles faltan formadores, porque cada edad necesita cosas diferentes. No se puede entrenar un chico de 7 años igual que uno de 16. Hay que tener personas encargadas que conozcan todo sobre esas edades y en base a ese conocimiento tener mejores jugadores. Si no suceden lesiones o chicos que abandonan el fútbol por maltrato. Hay un montón de cosas que tienen que ver con lo humano y en los clubes no ven esos detalles”

“En el fútbol argentino hay una carencia de espejos porque emigraron muchos arqueros jóvenes, como Gerónimo Rulli o Juan Musso. Hoy, los chicos quieren ser como Andrada o Armani porque marcan diferencia. Después hay buenos arqueros, como Rossi o Batalla, que llegaron a la primera de Boca y River con sólo veinte años. Lo hicieron porque tuvieron entrenadores de arqueros. En mi época era impensado llegar con esa edad a Primera División”. “También hay que trabajar la cabeza de los arqueros, porque hoy tienen una exposición que no tenían en mi época. Hay una clave: el arquero no puede estar atado al error. Hay que entrenar la cabeza para superar el error”.

“El punto de partida es formativo. Si a un chico de 6 años comienzo a inculcarle cosas, cuando llegue a profesional convivirá con el error y sabrá manejarlo. Por eso remarco que hay dos etapas formativas. En una se permiten los errores y luego otra de alta competencia donde prevalece el rendimiento. Cuando te equivocás hay muchos esperando y viene el otro que está atrás”. “El fútbol formativo tiene una gran competencia y en el puesto de arquero aun mas, porque juega uno solo. Todos los días les digo a los arqueros que trabajo para que le saquen el puesto al titular. Cada día que vienen a entrenar tienen que pensar en eso. Al que está jugando le recuerdo que estoy haciendo todo para que no deje su lugar. Entonces se genera una competencia salvaje, pero con chicos de 17 o 18 años hay que ser muy francos”.

“El fútbol se está viendo mal en nuestro país. El juego evoluciona y está cambiando. El espectador tiene que llegar a comprenderla. Los hinchas tienen que asumir los nuevos roles del arquero y del defensor, pero también los sistemas de juego, porque todo el mundo dice para que salen jugando desde adentro del área y la respuesta es que se busca generar superioridad numérica en ataque. Si vos traes al equipo rival hacia tu campo quedarán espacios vacios o en campo rival. Eso se logra arriesgando. Es cierto que no pueden hacerlo todos los equipo. Hay jugadores que no tienen la técnica necesaria para hacerlo. Pero el fútbol tiene a que el defensor central tenga la técnica para hacerlo no desaparecer del sistema. Entonces hay que mejorar a los jugadores para que pueda hacer todo lo que demanda el fútbol moderno”.

“Hoy el fútbol demanda que el defensor ocupe más espacio en la cancha. Ya no hablamos de línea de cuatro fija delante del área grande sino que recorren mucha distancia. Hoy el fútbol tiende a ocupar espacios. Cuando defendés ocupás esos metros y el equipo se hace corto. Hoy, entre el último hombre y el delantero hay treinta metros. Es el caso de Francia campeón del Mundo. Cuando atacás, lo contrario: amplias la cancha y hay muchos espacios. Permanente transición de defensa-ataque y ataque-defensa“.

“Hoy, un jugador que no tenga gran transporte de oxígeno no puede correr una gran distancia. Hoy es necesaria velocidad y comprensión de juego. Si vos comprendes el juego y sos un poco más lento, sos más rápido porque la velocidad del jugador de fútbol no es la de un atleta, que es correr 100 metros con dominio de balón y lectura de juego.  Si vos dominas bien el balón y lees bien el juego sos el mas rápido del mundo, ejemplo Riquelme.”

“El arquero de mi época tenía entre quince y veinte acciones por partido. Hoy tiene setenta. Los jugadores de campo corren entre 11 y 12 kilómetros por partido. Neuer, arquero alemán de la final de Brasil, corrió 6 kilómetros. Eso tiene que ver con una forma de jugar. Hoy el arquero se tiene que desplazar permanentemente. Nosotros en nuestra época hacíamos un pozo en el área grande y nos quedábamos parados todo el tiempo. Hoy tenés que salir, volver para ocupar el lugar ideal para hacer una atajada ideal“.

“El arquero grita y ordena más que nunca. La comunicación es fundamental. Sobre todo en la pelota parada, córners y tiros libres. El arquero tiene la obligación de ordenar la barrera, la defensa y los lugares que ocupan sus compañeros y saber absolutamente todo”.

“Hoy en día la pelota es más rápida. Se nota en los centros. Antes se veía que el arquero salía con una mano y la bajaba con estilo. Hoy eso no puede verse. Hay pocas posibilidades de hacer eso salvo una pelota poco común. Hoy se busca un centro más rasante, fuerte, cuando más bajo es el centro más posibilidades que los defensores y el arquero puedan resolver algo. Muchas veces hay un tema clave: la gente dice que este arquero no sale. Hay razones para que no lo haga: ubicación, perfil y decisión. Si estás mal ubicado cuando quieres girar para salir la pelota ya pasó. Entonces hay que ubicarse perfilado para que tu posición vaya a buscar el centro. Si estás mal ubicado tenés que hacer ciertos pasos para corregir y eso significa que te cabecearon o la pelota ya está adentro”.

“Cuando un arquero está mal parado sus atajadas son más espectaculares. Un arquero bien ubicado no tiene necesidad de volar de palo a palo. El arquero se tiene que desplazar para encontrar una posición ideal y hacer una atajada eficaz. Hoy, la pelota, por su velocidad, no te da chances para corregir. En los 70s, 80s y 90s, las pelotas eran más lentas. Los arqueros teníamos posibilidad de estar mal ubicados y podías llegar a una pelota lejana”.

“Hoy los arqueros tienen que estar bien ubicados para atajar en arcos chicos. El arco es muy grande. Si me paro debajo no puedo agarrar una pelota. Al arco hay que dividirlo en tres tercios, con sus extremos en diagonal. Entonces el arquero tiene que atajar en un arco de cuatro metros. Se trabaja así, con pelotas cruzadas y frontales cercanas, porque siempre está la posibilidad de llegar a la pelota cortando la trayectoria, siempre atacándala. Nunca paralelo con la línea de fondo”.

“En la Argentina es necesario un curso oficial para entrenadores de arqueros. Cualquier persona puede entrenar arqueros y no puede ser así. Todos los equipos tienen entrenadores de arqueros pero no están muy preparados. Hay muchos que jugaron muy poquito y están entrenando arqueros de Primera División. Hay algunos que están con chicos de 7 y 8 años que todavía es peor, porque ahí les hacen daños y tienen que dejar el fútbol”.

“El tema del maltrato a los pibes es delicado. Los chicos dejan el fútbol si no hay buenos docentes. Hay que enseñar porque cuando pasan los años los errores son dificiles de corregir y si no aprenden a corregirlo cuesta el triple. Entonces, mejor tomarse el tiempo para corregir a esa edad y no cuando es grande que ante la presión y los nervios, aflora lo peor“.

“Esteban Andrada es un buen ejemplo de superación. Lo puedo contar porque trabajé con él en la Selección. Siendo juvenil lo quiso Barcelona. Dueño de condiciones excepcionales. No lo vendieron, tuvo un bajón en Arsenal de Sarandí. Una sucesión de errores que casi lo dejan fuera de atajar en un primer nivel. estuvo mucho tiempo sin entrenar, sin jugar y cuando fue a Arsenal lo pago por el tiempo de inactividad. Hoy, Andrada está marcando el futuro esta atajando como se va atajar dentro de unos años, el no ataja en el arco, ataja en todo el área grande. Eso es una gran diferencia que arriesga mucho pero lo puede hacer porque tiene mucha capacidad”

“El tema penales es todo responsabilidad del ejecutor. La presión que tiene en ese momento que viene desde la mitad de la cancha solo, que se enfrenta con el arquero tiene un montón de nervios. Lo hable con mis compañeros ejemplo Batistuta que me decía que el arquero lo muy chiquito, entonces le pegó fuerte y punto. Esa presión el arquero lo debe usar a su favor, el delantero da muchos datos la inclinación del cuerpo, el pie de apoyo. Yo a los ojos no le doy tanta importancia, pero marcan cosas, pero como es algo que todos saben y pueden engañar”

  • Abri la Cancha Radio (Lunes a viernes, de 20 a 21hs por Radio Gráfica FM 89.3)

Comentarios

comentarios