«El equipo de todos», el libro de Boca Campeón 1969

664

Leandro Cordobez presentó en Abrí la Cancha una obra tan bien registrada como intensa. El contexto del Boca de Di Stéfano: un equipo que obtuvo el Nacional 69 y quedó en la historia de nuestro fútbol.

Por Carlos Aira

 

Entre todos los títulos de la historia de Boca Juniors, aquella estrella xeneize del Nacional 69 es una de las más recordadas. El Boca de Di Stéfano. Medio siglo más tarde de su tiempo, el docente y periodista Leandro Cordobéz publicó una obra tan grata, documentada como intensa: «El equipo de todos, Boca campeón de 1969«.
«Aquel Boca del 69 identificó a casi todo el fútbol argentino. Por eso fue el equipo de todos«; señaló Cordobéz en Abrí la Cancha, quién agregó: «El 31 de agosto de 1969, la Selección Argentina había quedado eliminada de la Copa del Mundo de México y parecía el final del fútbol argentino. Una especie de sentencia de muerte. A la semana comienza el Campeonato Nacional y aquel equipo de Boca fue identitario del histórico fútbol argentino. Un equipo de Boca elogiado por el resto del fútbol argentino, algo que no es habitual. Por eso la idea de bautizarlo como El Equipo de Todos«.
«Para explicar el fenómeno del Boca de 1969 busqué contextualizar todo lo que sucede en el fútbol a partir del desastre de Suecia 1958«, expresó Leandro Cordobéz en Abrí la Cancha.  «El cachetazo fue tan grande que todo nuestro fútbol se puso en duda. Nos creíamos los mejores del mundo, y en verdad, para ganarnos, no se necesitaba mucho más que preparación física, desborde, centro y gol. Para hacer este libro hablé con un referente de River, como Daniel Onega. El me contó algo que me llamó la atención: en una gira que la Selección Argentina realizó por Europa, el único que hablaba inglés era un niño de 12 años, hijo del médico del plantel. Ese nivel de improvisación manejaba el fútbol argentino en los años 60s«.

 

 

«En vez de mirar a Brasil, campeones del Mundo en 1958 y 1962, Argentina comenzó a mirar a Europa. Boca Juniors se consagra campeón 1962, 1964 y 1965 con equipos dueños de esa modernidad europea: súper sólidos en defensa, jerarquía en el ataque. Boca metía un gol y el partido se acababa. Ese modelo se comenzó a agotar y Alberto J. Armando tuvo una idea muy llamativa: contratar a Alfredo Di Stéfano – recién retirado del fútbol – como asesor personal. En el fútbol argentino habían surgido equipos muy interesantes, como el Racing de José. Vélez y San Lorenzo se habían consagrado campeón en 1968. Estudiantes de Zubeldía representaba el laboratorio y la eficiencia, con sus defensores y detractores. Para que Boca se pudiera consagrar campeón, Armando entendió que se necesitaba una mirada diferente y llena de profesionalismo».
«En 1968, el entrenador del equipo era José D´Amico, quién se había consagrado campeón en años anteriores. El no estaba de acuerdo con la llegada de Alfredo Di Stéfano y dejó su cargo a fines de 1968. Alberto Armando redobló la apuesta: Alfredo Di Stéfano dejó de ser su asesor personal y pasó a entrenar el equipo; pero también constituyó un Consejo de Fútbol. Sí, lo que parece moderno hoy existió hace 55 años«, señaló Cordobéz en Abrí la Cancha.

 

Boca Juniors campeón 1969.

 

«Ya nadie podrá preguntarle a Alfredo Di Stéfano cual fue su verdadera idea en 1969«; analizó el autor de «El equipo de todos«, quién desplegó la serie de situaciones que fueron conformando el equipo:  «Lo que está claro a través de declaraciones de época y testimonios que he recogido que no estaba de acuerdo con el fútbol que se jugaba en Argentina en aquellos días. Un fútbol sin dinámica. Con pases cortos a los compañeros. Sin transiciones rápidas de defensa a ataque. Pero también vale señalar que el primer mediocampo de Di Stéfano, en el Metro 69, fue Ubaldo Rattín y Miguel Nicolau. Nadie podrá decir que era un mediocampo dinámico ni que rompían líneas. El gran problema para Di Stéfano era sacar a Rattín del equipo. No solo por su rol dentro del campo de juego, sino por las ascendencia del campo de juego. Di Stéfano tuvo suerte porque Rattin se desgarró el aductor a mediados de 1969 y lo dejó fuera del Nacional. El entrenador no puso a Madurga, sino un defensor como Ovide. En el Metro, Boca perdió con Chacarita 1 a 0. A la otra fecha aparece el doble 5 entre Madurga y Orlando Medina. ¿La idea fue de Di Stéfano? Quienes conocen la historia dicen que no, que la inclusión de Madurga se debió al Consejo de Fútbol. Ahí cambió la historia de este equipo…«
«En la famosa final contra River en el Monumental, la orden de Di Stéfano fue a los dos wines: Mané Ponce y Peña: ustedes juegan bien abiertos y no se mueven de la raya. Si los laterales de River tienen que estar atentos a ustedes, no hay defensor de River que tome a Madurga. Aquel plantel apreció la visión que tenía Di Stéfano. Si uno vuelve a ver ese partido, no tiene la dinámica de hoy, pero era un equipo moderno para aquellos días. Con una salvedad: no era moderno para la época, sino para el fútbol de aquellos años. En 1969 el equipo moderno era Estudiantes. Aquel Boca de 1969 fue la construcción de un equipo que volvía  a las fuentes del fútbol argentino y que fue un antecesor del gran Huracán de 1973«, apreció Cordobéz.
Finalmente, la polémica Di Stéfano-Rojitas: «El entrenador no quería a Rojitas. Para el entrenador, el equipo era un todo y Rojitas era un solista en una orquesta. En el Metropolitano expulsan a Rojitas en un partido ante San Lorenzo. Sin su presencia, Boca comienza a jugar bien y Di Stéfano arma el equipo. El problema se generó con la primera fecha del Nacional, porque Angelito estaba en condiciones de volver al equipo y Di Stéfano no lo quería. Hay dos versiones sobre el regreso de Ángel Clemente Rojas. La primera dice que Di Stéfano le había dado la titularidad a un juvenil llamado José María Carregado. Cuando los referentes del plantel vieron el equipo se acercaron al entrenador y le dijeron: «Alfredo, no podés dejar afuera a Rojitas porque si nos va mal vamos a tener problemas. Dejá que juegue Angelito». Di Stéfano mandó a llamar a Rojas y le dijo: «Sus compañeros pidieron por usted. Sepa que tiene un compromiso con ellos, no conmigo«. La otra versión señala que Rojitas se fue ofuscado de la Candela y se encontró con Quique el Carnicero, jefe de la barra, quién le habría dicho: «Volvé tranquilo a la Candela que yo me ocupo de esto». Al parecer, Quique – acompañado por algunos amigos – habría convencido a Di Stéfano en una cancha alejada del predio de la necesidad que jugara Rojitas». ¿Cual es la verdad? Tal vez una historia entre las dos versiones. Lo cierto fue que Rojitas no solo fue titular, también fue el goleador de Boca en el Nacional 69. En el festejo de uno de los goles ante River en el Monumental se inmortalizó una foto de Rojas y Di Stéfano abrazándose. Nunca hubo una buena relación entre ellos, pero en aquel momento antepusieron el bien común«.
«El Equipo de Todos, Boca campeón 1969» se puede conseguir en plataformas de ventas on-line, a través del correo electrónico boca69libro@gmail.com 

 

Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha, por Radio Gráfica.

Comentarios

comentarios