San Lorenzo 1964: el mito de los Carasucias

499

Fueron la delantera de San Lorenzo en 1964. Doval, Are√°n, Veira y Casa. Se los nombra de memoria, a pesar que los cuatro jugaron tan solo tres partidos juntos. En Abr√≠ la Cancha recordamos a esos chicos que le dieron frescura a un f√ļtbol argentino contaminado por el cerrojo.

Por Carlos Aira (@carlosaira11)

 

¬ŅQue sucedi√≥ en 1964 para que cuatro pibes que apenas superaban los 18 a√Īos quedaran en el recuerdo popular? Se los inmortaliz√≥ como los Carasucias. Fueron la¬†delantera de San Lorenzo de Almagro aquel a√Īo. No s√≥lo no fueron campeones, finalizaron quintos. Tiempos complejos. De cambios. No s√≥lo para la sociedad, si no tambi√©n para el f√ļtbol argentino.

La cara del Bambino revela sus escasos 17 a√Īos. Junto a Are√°n, Doval, Carotti, Telch y Casa mostraron una fugaz pero perdurable irreverencia al f√ļtbol t√°ctico.

Luego de Suecia 1958, nuestro f√ļtbol comenz√≥ a descreer de sus fuentes. Nuestro estilo hist√≥rico dej√≥ de tener valor. S√≥lo serv√≠a lo que ven√≠a de afuera. Brasil – campe√≥n del mundo – o Europa. Aquellos primeros a√Īos de la d√©cada del sesenta fueron tiempos del F√ļtbol Espect√°culo, que de espectacular no ten√≠a nada. Fue el reino de los cambios t√°cticos defensivos. Surgi√≥ una raza de sabelotodos: los entrenadores y con ellos el catenaccio importado del Internazionale de Helenio Herrera.¬†En aquel 1964, Boca Juniors se consagr√≥ campe√≥n con tan s√≥lo 35 goles a favor en 30 fechas. El √≠dolo de la hinchada no era el goleador. Antonio Roma, con sus enormes manos de Tarz√°n desguantadas fue tan s√≥lo quince veces a buscar la pelota dentro de su arco.

El Nano y el Bambino. Areán era cerebral. Veira jugaba con una sóla pierna, pero su zurda era mejor que un guante. Fue
quien introdujo la ¬ęFolha Seca¬Ľ brasile√Īa.

A comienzos de 1964, en la tesorer√≠a de azulgrana no hab√≠a dinero. La decisi√≥n de la directiva sanlorencista fue afrontar el campeonato con lo que hab√≠a. El gasto fuerte se hab√≠a realizado el a√Īo anterior con la contrataci√≥n del tucumano Rafael Albrecht, a Estudiantes de La Plata. Ante la falta de fondos, el entrenador Jos√© Barreiro ech√≥ mano a una Tercera con buenos rendimientos. Apost√≥ a los pibes. Encontr√≥ un zurdito que viv√≠a en la calle Chiclana que le pegaba, como dijo el maestro Juvenal como si tuviera un palo de golf. Era el H√©ctor Rodolfo Veira. El Bambino, porque a√ļn no hab√≠a llegado a la mayor√≠a de edad. M√°s grandes, pero sin tener veinte abriles, estaban el rubio de Palermo¬†Narciso Doval y¬†el habilidoso zurdo marplatense al que le dec√≠an Popoff, pero respond√≠a al nombre de Victorio Casa.

Arean, Telch y Veira. Tapa de El Gr√°fico. El alegre f√ļtbol de San Lorenzo.

San Lorenzo arranc√≥ mal. En las primeras diez fechas tan s√≥lo gan√≥ dos partidos.¬† Una delantera extra√Īa: Juan Carlos Carotti, Ivo Diogo, Narciso Doval y Victorio Casa. Tiempos del 4-2-4. Eso si, uno de esos encuentros fue ante Racing en el Cilindro, estadio donde nunca se hab√≠a retirado ganador desde su inauguraci√≥n en 1950. Gol del Bambino. Pero la historia comenz√≥ a forjarse con el debut en primera de Fernando Are√°n. 26 de julio, victoria 4 a 0 ante Argentinos Juniors. Centrodelantero h√°bil, con claridad para la definici√≥n. Se conform√≥ una delantera de pibes: Doval y Popoff ten√≠an apenas veinte a√Īos. Are√°n uno menos. S√≥lo superaban la veintena Juan Carlos Carotti y el paraguayo Eladio Z√°rate. Estos pibes – con calle, barrio y esquina – pronto se metieron a la tribuna en el bolsillo. Los chicos del Cicl√≥n eran aire fresco. Gambetas en lugar de marcajes a presi√≥n. Aparte, ten√≠an pinta renovada. No usaban gomina ni bigote anchoita. Doval y Veira, rubios de pelo largo para la √©poca, romp√≠an la gris monoton√≠a.

El Club del Clan. El pop y rock llegaba a la televisi√≥n y se hac√≠a masivo. Nombres como Palito Ortega, Violeta Rivas, Johnny Tedesco, Ra√ļl Lavi√©, Lalo Fransen o Chico Novarro. La Nueva Ola. Los Carasucias fueron eso en el f√ļtbol.

Los Carasucias eran cancheros, alegres y carism√°ticos. M√°s cercanos al Club del Clan de Johnny Tedesco, Lalo Fransen, Nicky Jones y Yoli Land, que cualquier otro futbolista de su √©poca. Por eso jugaban con alegr√≠a. Victorio Casa era otro irreverente. Lograba esa extra√Īa sensaci√≥n amor-odio. Aplauso y ovaci√≥n cuando hac√≠a pasar de largo a su marcador. Puteada cuando quer√≠a dejarlo en rid√≠culo una vez m√°s. As√≠ eran ellos. Historias. En la tarde del 5 de septiembre, Boca gole√≥ 3 a 0 a San Lorenzo. Esa tarde, Carmelo Simeone, el¬†primer Cholo – dur√≠simo lateral xeneize –¬†ten√≠a la misi√≥n de marcar al Bambino Veira. En una jugada le dio una murra incre√≠ble al pibe de Boedo. Cuando todo el estadio esperaba lo peor, el Bambino, desde el suelo, le apunt√≥ a Simeone con sus dedos como rev√≥lveres y ri√©ndose, simulaba acribillarlo.

 

EL MITO DE LOS TRES PARTIDOS

 

La primera tapa de El Gr√°fico para el Bambino. Una tarde espectacular. Tres goles a Independiente. 23 de agosto de 1964. Esa tarde no jugaron todos los Carasucias. Es parte del mito.

Es parte de un mito, y est√° bien mantenerlo. El imaginario popular sostiene que Doval, Veira, Are√°n y Casa jugaron juntos toda la temporada de 1964. El mito le da paso a la realidad. En aquel a√Īo, el entrenador Jos√© Barreiro aline√≥ en tan s√≥lo en tres encuentros a los cuatro Carasucias juntos.

El primero fue en la 20¬ļ fecha del torneo. 27 de septiembre. Estadio Monumental. Esa tarde, el Cicl√≥n form√≥ con Irusta; Cancino y Ru√≠z; Paez, Telch y Albrecht; Doval, Z√°rate, Are√°n, Veira y Casa. Igualaron 1 a 1, gol convertido sobre la hora por el Nano Are√°n.

La segunda oportunidad fue en la 21¬ļ fecha. Victoria 2 a 1 de San Lorenzo ante V√©lez S√°rsfield en el Gas√≥metro, con goles de Are√°n y Veira. La tercera y √ļltima, contra Rosario Central en Arroyito. Derrota 3 a 1, se√Īalando el Bambino el gol de San Lorenzo. De los tres partidos que jugaron juntos Narciso Doval, Fernando Are√°n, H√©ctor Veira y Victorio Casa, ganaron tan solo un partido.¬†El mito de los Carasucias.

El 18 de octubre, por la 24ª fecha, San Lorenzo recibió a Racing. La Academia goleó 3 a 0 en Avenida La Plata y Juan Carlos Carotti jugó de wing derecho, puesto que ocupará hasta el final del campeonato.

Por distintas razones, el entrenador Jos√© Barreiro altern√≥ otros puntas. El cuerver√≠o se relam√≠a para lo que se supon√≠a que ser√≠a un enorme 1965. Esa explosi√≥n de buen f√ļtbol fue ametrallada por la Armada. En abril, Victorio Casa perdi√≥ su brazo derecho despedazado por una r√°faga de ametralladora. Estaba estacionado frente a la ESMA junto a una conquista. No escuch√≥ una voz de alto y sucedi√≥ lo que no deb√≠a suceder. Volvi√≥ pero no era el mismo. Los Carasucias se fueron diluyendo. Lleg√≥ Alberto Rendo de Hurac√°n. Doval fue reconvertido en centrodelantero y apareci√≥ Rodolfo Fischer, un misionero de fuerza inusitada, para reemplazar a Casa. Los cuatro Carasucias jugaron juntos tan s√≥lo un pu√Īado de partidos en 1965: San Lorenzo 2-2 V√©lez (11¬™ fecha), Independiente 0-0 San Lorenzo (12¬™ fecha), Estudiantes 2-2 San Lorenzo (14¬ļ fecha), San Lorenzo 2-0 Platense (15¬™ fecha), Boca 0-1 San Lorenzo (16¬™ fecha), San Lorenzo 2-0 Independiente (29¬™ fecha).

Duraron un suspiro, no fueron campeones y ninguno lo ser√° en nuestro pa√≠s. Narciso Doval lo ser√° en Brasil. Pero el desparpajo y las ganas de jugar les valieron un reconocimiento hist√≥rico. En el mundo del cero a cero, cuando las defensas predominaban por sobre los ataques, el Bambino Veira fue goleador 1964 con solo 17 goles. Fueron la √ļnica delantera que perdur√≥ en el tiempo – apodo incluido – sin t√≠tulos o goleadas hist√≥ricas. Es el reconocimiento del pueblo futbolero que respondi√≥ con gratitud a estos muchachos que regalaron sonrisas y gambetas.

 

¬ŅQUE FUE DE SUS VIDAS?

 

Héctor Veira. Tal vez el máximo ídolo de la historia azulgrana. Un zurdo fantástico.

H√©ctor Rodolfo Veira es un personaje hist√≥rico del f√ļtbol nacional. Naci√≥ el 29 de mayo de 1946. Tal vez el m√°ximo √≠dolo en la larga historia azulgrana. Su talento le permiti√≥ jugar a pesar de su vida poco profesional. Jug√≥ 128 partidos en San Lorenzo en sus dos ciclos, el primero entre 1963 y 1969. Volvi√≥ entre 1972 y 1973. Tambi√©n jug√≥ 45 partidos en Hurac√°n, entre 1970 y 1971. Su √ļltimo paso por el f√ļtbol argentino fue en Banfield, durante 1974. De larga carrera como entrenador, se consagr√≥ campe√≥n local, Libertadores e Intercontinental con River Plate en 1986, pero su pin√°culo fue el campeonato con San Lorenzo de Almagro en 1995, quebrando una racha de 21 a√Īos sin t√≠tulos.

 

El Nano Are√°n. Un 9 que jugaba retrasado. Un perfil m√°s bajo en comparaci√≥n a sus compa√Īeros.

Fernando Jos√© Are√°n. El Nano. Debut√≥ en primera aquel m√≠tico 1964. Naci√≥ el 16 de febrero de 1942. Era un delantero cerebral, fr√≠o, serio hasta en su aspecto. Se contradec√≠a con los calaveras de sus compa√Īeros. Su carrera como jugador no tuvo el brillo que se le preve√≠a. Jug√≥ 45 partidos entre 1964 y 1965. En 1966 fue transferido a Banfield. Luego continu√≥ su carrera en Colombia. En los a√Īos ochenta, comenz√≥ su carrera como entrenador. Primero como Ayudante de Campo de Veira en River Plate. Luego en soledad, teniendo un pico importante dirigiendo a San Lorenzo de Almagro entre 1991 y 1992. Falleci√≥ de un¬†aneurisma¬†en el aeropuerto de Mendoza, el 3 de julio de 2011. Ten√≠a 69 a√Īos.

Narciso Horacio Doval. El Loco. Figura en San Lorenzo, mito en R√≠o de Janeiro. Un Dios futbolero para los torcedores de Flamengo y Fluminense. Falleci√≥ j√≥ven, a los 46 a√Īos, en 1991.

Narciso Horacio Doval¬†debut√≥ en primera en 1962 como entreala izquierdo, pero se consolid√≥ pegado a la raya. Naci√≥ el 4 de enero de 1944. Su caracter era alegre, festivo y completamente desprejuiciado. Su carrera tuvo una mancha en el famoso incidente del vuelo a Mendoza en 1967. Fue acusado de manosear una azafata. Dicen que se comi√≥ el garr√≥n en defensa de un compa√Īero casado. Luego de una larga suspensi√≥n, su carrera continu√≥ en Brasil. All√≠ fue √≠dolo y figura del Flamengo y Fluminense. Su vida era paradis√≠aca: playa a la ma√Īana, entrenamiento liviano por la tarde y joda por la noche. Todo con el Concorvado como postal. Falleci√≥ el 12 de octubre de 1991, v√≠ctima de un paro cardiorespiratorio a la salida del boliche New York City de Buenos Aires. Ten√≠a 46 a√Īos.

El Manco Casa. Perdió su brazo derecha ametrallado en 1965. Fue un gran gambeteador.

Victorio Francisco Casa. Marplatense. Un gambeteador empedernido. Naci√≥ el 28 de octubre de 1943. Fue titular y figura durante toda la temporada de 1964. Al a√Īo siguiente, en su mejor momento, fue v√≠ctima de un tr√°gico episodio. Debieron amputarle su brazo derecho. Volvi√≥, pero no era el mismo jugador. Falleci√≥ el 6 de junio de 2013.

Comentarios

comentarios