Referee Bombero. Una historia de Héroes en Tiempos Infames

1928
¡Referee bombero! cantaron las tribunas. Una de las tantas historias de Héroes en Tiempos infames.

Este texto es una de las 180 historias de H√©roes en Tiempos Infames. 880 p√°ginas que tratan en profundidad el f√ļtbol argentino en la d√©cada de 1930. Bartolome Mac√≠as fue un √°rbitro muy especial. Protagonista de varios esc√°ndalos en el transcurso de la d√©cada. En 1938, en un cl√°sico San Lorenzo-Hurac√°n, el propio Mac√≠as quiso reprimir a la tribuna quemera. Una historia de la d√©cada.

Por Carlos Aira 

 

 

REFEREE BOMBERO

‚Äú¬°Referee bombero! ¬°Referee bombero!‚ÄĚ El grito sincopado atron√≥ sobre Boedo, sin importar colores y amores. Jos√© Bartolom√© Mac√≠as en el centro de un esc√°ndalo. Una especialidad del √°rbitro. Un hombre que borde√≥ la desgracia en varias oportunidades. Pero aquella tarde, su histrionismo super√≥ un l√≠mite.

H√©roes en Tiempos Infames. 180 historias y 880 p√°ginas para comprender el f√ļtbol argentino entre 1930 y 1940.

Domingo 3 de julio de 1938. Fr√≠o. Apenas ocho grados. Cl√°sico entre San Lorenzo y Hurac√°n en Avenida La Plata. El Globo arranc√≥ con todo: Emilio Baldonedo habilit√≥ a Masantonio de cara a Gualco. Cuando Herminio iba a rematar, Ismael Arrese lo golpe√≥ desde atr√°s. ¬°Penal! Grit√≥ la barra quemera, pero Mac√≠as no sancion√≥ la evidente infracci√≥n. Minutos m√°s tarde, Carlos Belfiori, h√°bil delantero quemero, abri√≥ el marcador. Agust√≠n Regino Cosso dio vuelta el cl√°sico con dos goles en veinte minutos. Minuto 44. El juninense en b√ļsqueda de su tercer gol. Cuando iba a rematar, Jorge Alberti lo toc√≥ desde atr√°s. El delantero se mantuvo en pie y remat√≥ desviado. Para sorpresa de todos, Mac√≠as cobr√≥ penal. La tribuna quemera explot√≥ de bronca. Cientos de piedras alfombraron el √°rea de la calle M√°rmol.

Todo lo que sucedi√≥ despu√©s fue un sainete bien nacional. Juan Horacio Bongiovanni insult√≥ a Mac√≠as con todas las palabras correspondientes. Expulsado. Solidario con su compa√Īero, el Cachorro Alberti repiti√≥ el mismo rosario. A las duchas. Hurac√°n con nueve jugadores. M√°s piedras. Luego de largos minutos, Cosso pate√≥ el penal. Fuerte y recto. Bruno Barrionuevo toc√≥ la pelota con los pu√Īos, pero la Superball golpe√≥ el travesa√Īo y se meti√≥ adentro. San Lorenzo 3-1 Hurac√°n. La lluvia de piedras se transform√≥ en una lapidaci√≥n p√ļblica. Fuera de s√≠, Mac√≠as demand√≥ cooperaci√≥n a las autoridades. Con gestos ampulosos, el √°rbitro exigi√≥ a los bomberos que arrojaran agua sobre los hinchas de Hurac√°n. Con infinito desgano, dos bomberos apenas levantaron sus mangueras unos instantes con m√°s ganas de empapar a Mac√≠as que a los hinchas. Cuando la pelota volvi√≥ a rodar reaparecieron las piedras. Mac√≠as fren√≥ una vez m√°s el partido. Rojo de bronca, el √°rbitro corri√≥ hasta donde se encontraba el jefe del Cuerpo de Bomberos. Sin respuesta positiva a su √°nimo de ba√Īar a los hinchas, Mac√≠as puso fin a la conversaci√≥n y emprendi√≥ otra veloz corrida, esta vez, hacia el √°rea de la calle M√°rmol. Para sorpresa de 35.000 espectadores, el √°rbitro tom√≥ con sus manos una gruesa manguera y areng√≥ a los bomberos a tirar agua a la tribuna. El grito del estadio fue un√°nime: ¬°Referee bombero! San Lorenzo gan√≥ 4 a 2.

¡Referee bombero! fue el grito de las tribunas. Una de las 180 historias de Héroes en Tiempos Infames.

La actitud de Macías fue muy comentada. El Gráfico publicó una foto del árbitro sosteniendo la manguera con un título explícito: Referee bombero. La pluma de Borocotó desnudó con magia y gracia la verdadera vocación de Macías:

‚ÄúDesde hace mucho tiempo, el p√ļblico de f√ļtbol ha dado en llamar referee bombero al que comete errores sucesivos en perjuicio de un team haciendo que, en apariencia por lo menos, su actuaci√≥n resulte parcial. Y el dicho se difundi√≥ tanto que deriv√≥ hacia la generalizaci√≥n y ya no es solamente un referee que se equivoca, sino que todos los √°rbitros, por anotomasia, son bomberos. Jos√© Bartolom√© Macias cultiva un esp√≠ritu desaprensivo. Se dir√≠a que en esta ocasi√≥n Bartolo hizo sonar la flauta‚Ķ y demostr√≥ pr√°cticamente que del dicho al hecho va muy poco trecho. Amigos hinchas: hay en el hombre inclinaciones invencibles. Unos nacieron para poetas, otros para comerciantes, los de aqu√≠ para m√©dicos, los de all√° para peluqueros‚Ķ ¬°y los referees para ser llamados bomberos!‚ÄĚ

Bartolom√© Mac√≠as dirigi√≥ 432 partidos entre 1927 y 1949. En esos 22 a√Īos de trayectoria sali√≥ airoso de los m√°s variados esc√°ndalos. Como aquella tarde de octubre de 1931, cuando expuls√≥ a un linesman en un Ferro-Atlanta. En 1947 dirigi√≥ al equipo profesional de Atlanta. A pesar de contar con figuras de la talla de Adolfo Pedernera, los bohemios perdieron la categor√≠a. Fue director del Colegio Argentino de √Ārbitros hasta su muerte, sucedida el 4 de abril de 1966, durante una cena de camarader√≠a entre √°rbitros rioplatenses. Ten√≠a 65 a√Īos.

 

Texto extra√≠do de ¬ęH√©roes en tiempos infames¬Ľ. Ediciones Fabro, 2021. Prohibida su reproducci√≥n sin citar medio y autor.¬†

 

Comentarios

comentarios