Murió José Yudica, uno de los grandes de nuestro fútbol

92

Por Carlos Aira (*)

El Piojo tenía 85 años. En su dilatada trayectoria como entrenador logró tres títulos de Primera División, una Copa Libertadores y dos ascensos. Uno de los más grandes de nuestro fútbol, que no tuvo su real dimensión por no haber dirigido ni a River Plate ni Boca Juniors.

 

A los 85 años nos dejó José Antonio YudicaEl Piojo. Un crack de la vieja guardia. Hijo de los gloriosos Juegos Evita, figura en Newell´s Old Boys y Boca Juniors en los años 50s. Pero lo suyo fue la dirección técnica. Su campaña estuvo jalonada por éxitos resonantes: campeón del Metropolitano 1978 con Quilmes; el campeonato de Primera B con San Lorenzo, año 1982. La gloria eterna de Argentinos Juniors 1985 y una catedral de fútbol, como fue aquel Newell´s 1987/88.

José Yudica nació en Rosario, el 22 de febrero de 1936. Sus primeros pasos fueron en el Morning Star, el club del pasaje Noruega. En 1948, la primera edición de los Juegos Evita congregó a miles de pibes de todo el país. Para muchos de ellos no sólo era fútbol, también su primera revisación médica. En 1951, Morning se cosnagró campeón rosarino y santafesino. Representó a Santa Fe en los Evita, donde fueron subcampeones. La gran estrella del equipo era un puntero zurdo, tan chiquito que tenía el apodo justo: Piojo.

El premio fue viajar a Helsinki, a los Juegos Olímpicos de 1952. Un viaje inolvidable. “Tenía 16 años recién cumplidos. AFA nos dio un premio de mucho dinero por viajar. Nunca había visto tanta plata junta”.

Zurdo, habilidoso, flaquito y encarador. Debutó en la Primera de Newell´s el 16 de mayo de 1954. Esa tarde, Newell´s cayó 1 a 0 ante Huracán en Parque Patricios. Sus actuaciones le valieron un lugar en la Selección Nacional. Año 1956. El juvenil wing izquierdo debutó con la albiceleste el 28 de febrero de aquel año. Juegos Panamericanos en México y un empate sin goles ante Perú. El titular era el misionero Ernesto Tito Cucciaroni. Fueron cuatro partidos, con un gol ante Brasil.

Su tarde inolvidable fue el 24 de junio de 1956. Argentina-Italia en el Monumental. Argentina con una delantera notable: Ernesto Sansone, Norberto Conde, Humberto Maschio, Ángel Labruna y Osvaldo Cruz. 90.000 espectadores en las tribunas. En el entretiempo, Guillermo Stábile lo hizo ingresar por Cruz. Argentina ganó 1 a 0, gol del Beto Conde. En una entrevista al entrañable José Luis Ponsico, Yudica recordó: “A las 15:30, en cancha de River, era protagonista de un acontecimiento. A las 20:00, estaba solo en la estación Retiro esperando el tren que iba a Rosario y nadie me reconocía. En Retiro volví a la realidad: no era famoso“.

 

 

En 1959 pasó a Boca Juniors. En la Ribera fue partícipe de una delantera notable: Ángel Nardiello, Javier Ambrois, Pedro Mansilla, JJ Rodríguez y José Yudica. La tarde para el recuerdo fue el 5 a 1 a River en la Bombonera. 19 de mayo de 1959. Yudica convirtió dos goles e hizo jugar a todo el equipo. En Boca jugó 65 partidos y marcó 19 goles. En 1962 pasó a Vélez Sársfield. Luego su caminó siguió en Estudiantes de La Plata, Platense, Quilmes y el fútbol colombiano, donde fue campeón con Deportivo Cali.

Pero su carrera como entrenador superó, con creces, lo que hizo dentro del campo de juego. Enarboló un carácter recto, firme y polémico. Se enfrentó con estrellas de sus equipos, dirigentes y barras bravas (en 1992, disparó varios tiros al aire ahuyentando a un grupo que los atacó a él y su hijo José, que era su ayudante).

Su carrera comenzó en Altos Hornos Zapla. Año 1974. El equipo jujeño fue una de las revelaciones del Nacional. Continuó en Colón, Newell´s y Quilmes, que lo salvó del descenso en 1977. La institución del sur comenzó el Metro 78 con la dupla López-Caballero. En abril de 1978, Yudica regresó a QuilmesPatricio Minig, responsable del Departamento de Historia de Quilmes AC, nos dice: “Yudica fue fundamental para convencer a un equipo de un sueño: ganar un campeonato de 40 partidos contra los jugadores que iban camino a ser campeones del mundo y superando, incluso, a un Boca campeón de todo. Aquel equipo tuvo humildad, sacrificio y buen juego.  Yudica le sacó jugo a un plantel corto pero que nunca dejó de entrenarse, ni tampoco se distrajo durante el Mundial. Pese  a tener un plantel con solo 22 jugadores, y un calendario muy apretado, logró algo inigualable. Por eso José Yudica es el técnico más importante de la historia del club: Campeón 1978 de Primera División y de Primera B 1981

Luego de dirigir a Newell´s y Estudiantes de La Plata, en 1982 tuvo la oportunidad de conducir a un grande. San Lorenzo de Almagro necesitó sus conocimientos. El equipo era líder del campeonato de Primera B, pero no conovencía. Luego de un empate sin goles ante Deportivo Español en Vélez Sársfield, Juan Carlos Lorenzo dio un paso al costado. Yudica le cambió la imagen al equipo. Menos lucha y más juego. Debutó el 13 de junio de 1982, con victoria 3 a 0 ante El Porvenir en Independiente. Dirigió 24 partidos al Ciclón, con 14 victorias, 4 empates y 6 derrotas. San Lorenzo se consagró campeón tres fechas antes que finalice el torneo.

Luego de dirigir a Belgrano de Córdoba, en 1985 se le abrió una nueva oportunidad. Luego de consagrarse campeón del Metropolitano 1984, Roberto Marcos Saporiti dejó Argentinos Juniors. El Piojo Yudica tomó la conducción de un equipo con una fuerte personalidad: Enrique Vidallé, Adrián Domenech, Jorge Olguín, Sergio Batista, Juan José López, Carlos Morete, Pedro Pasculli, José Antonio Castro, entre otros. El caracter de Yudica se hizo sentir. También su mano. Argentinos se consagró campeón del Nacional 1985 y obtuvo la Copa Libertadores de América. Su carácter lo hizo chocar con Claudio Borghi, la estrella ascendente de aquel equipo. Quedó también un estigma. ¿Tendría que haber realizado un cambio defensivo en la final ante Juventus? Pepe Castro ponderó aquella final y respaldo a Yudica“No traicionaría absolutamente nada de todo lo que nos inculcó el gran Piojo Yudica, un tipo que tendría que tener un reconocimiento enorme”.

Luego de un paso por Vélez, en junio de 1987 regresó a Newell´s Old Boys, su casa. Armó un equipo único, con todos jugadores formados en el club. Si en Argentinos Juniors le dio la oportunidad a juveniles de la talla de Fernando Redondo, Fernando Cáceres y Ezequiel Castillo, entre otros; ahora será el momento de Abel Balbo, Gabriel Batistuta y Fernando Gamboa, entre otros. Campeón de la temporada 1987/88. Un equipo maravilloso. Hace semanas, Roque Alfaro declaró en Abrí la Cancha: “Newell´s fue un equipo contundente porque entendió que la mejor manera de jugar al futbol. Salimos campeones derrotando 6 a 1 al Independiente de Bochini y Giusti, algo que nunca voy a olvidar”. Una campaña sensacional: 21 victorias, 13 empates y sólo 4 derrotas. 68 goles a favor, tan sólo 22 en contra. 17 jugadores utilizados en toda la temporada y todos ellos formados en las divisiones inferiores del club.

José Yudica dirigió a Deportivo Español, Platense y volvió a Newell´s en 1995. Su fuerte carácter lo fue alejando del fútbol. Dirigió a Quilmes, Nacional B 1997. Su último paso fue en Pachuca de México. Año 1998.

Su carrera no tuvo la dimensión que mereció por el simple hecho de no haber dirigido a los grandes tradicionales de Buenos Aires, con la excepción de San Lorenzo en el ascenso. Pocos entrenadores tienen sus campeonatos logrados y jugadores formados por Yudica.

El Piojo nos dejó fisicamente este 23 de agosto de 2021. Quedará para siempre su recuerdo y sus equipos.

 

(*) Periodista. Conductor de Abrí la Cancha.

Comentarios

comentarios