1984: el a√Īo que Boca Juniors estuvo en peligro

102

Se cumplen¬†35 a√Īos¬†del momento¬†m√°s aciago¬†de una instituci√≥n gigantesca.¬†En 1984, Boca Juniors estuvo a punto de desaparecer. La crisis econ√≥mica generada por la adquisici√≥n de¬†Diego Armando Maradona¬†hab√≠a hecho eclosi√≥n. La econom√≠a argentina hab√≠a dejado a un gigante al borde del knock out: Bombonera clausurada, el conflicto con Oscar Ruggeri y Ricardo Gareca, una tesorer√≠a que no ten√≠a dinero para pagar los servicios. Hasta aquel m√≠tico partido ante Atlanta, d√≥nde Boca sali√≥ al campo de juego¬†con remeras de entrenamiento y n√ļmeros hechos con fibr√≥n.

Jorge Bitar conoce la historia desde adentro. Hace medio siglo que es parte de diversas comisiones directivas. Se acercó a Radio Gráfica y en una larga charla con Carlos Aira y Diego Cessario brindó un testimonio revelador de aquellos días en los cuales Boca Juniors estuvo en peligro.

MARADONA: ‚ÄúLa historia comenz√≥ en febrero de 1981 con la contrataci√≥n de Diego Armando Maradona. En aquellos d√≠as el presidente del club era¬†Mart√≠n Benito Noel. Diego llega a Boca por decisi√≥n de¬†Josep Mar√≠a Minguella, representante de jugadores catal√°n. El ya hab√≠a arreglado con Argentinos Juniors su adquisici√≥n al Barcelona. Pero por cupo de extranjeros, ten√≠an que tenerlo un a√Īo m√°s ac√° y decidieron que estuviera en un equipo grande. En 1980, en la revista Goles, Maradona sali√≥ en tapa con la camiseta de Boca. En ese d√≠a,¬†Pr√≥spero C√≥nsoli¬†‚Äď socio y plateista de Boca ‚Äď se opuso en Comisi√≥n Directiva abortando su pase. Pero Minguella ten√≠a la orden de llevarlo a un equipo grande‚ÄĚ

‚ÄúEra una operaci√≥n muy arriesgada. Eran¬†diez millones de d√≥lares, un dinero nunca manejado en el f√ļtbol mundial. En esos d√≠as, el almirante¬†Carlos Alberto Lacoste¬†declar√≥ que mandar√≠a al tanque de la DGI a la cancha de Boca. En ese mismo momento¬†desapareci√≥ toda la gente que hab√≠a asegurado que comprar√≠a a Maradona. Como no estaban los diez millones, se acept√≥ un pr√©stamo muy especial:¬†cuatro millones de d√≥lares, dinero por futura transferencia, y una serie de jugadores que pasaron a La Paternal. Pero no s√≥lo trajimos a Maradona.¬†Vinieron jugadores para armar un gran equipo, pero sobre todo,¬†con la idea de salir de gira por todo el mundo. La realidad es que fuimos a Africa y Jap√≥n.¬†Fueron m√°s las salidas que las entradas. Boca se fue hipotecando al ritmo de la hiperinflaci√≥n de 1982. Cuando Diego es vendido a Barcelona, Boca cobr√≥ monedas y le qued√≥ una gran deuda¬Ľ.

ELECCIONES DE BOCA 1983: “En diciembre de 1983 había elecciones en Boca. Había interna dentro de la Agrupación La Bombonera, que tenía el poder. Se le van tipos valiosos como Domingo Corigliano y Carlos Bello. Se llamó a una unidad opositora en el Hotel Presidente. Se invitó a don Alberto José Armando para volver. Asistí a las tres reuniones. En la primera, Armando pidió tiempo. En la segunda, alguien le dice a Armando que había un socio dispuesto a poner un millón de dolares para paliar una deuda de 800.000 dólares. En esa reunión Armando preguntó quién era esa persona que traía un socio que aportaba un millón de dólares. Domingo Corigliano levantó la mano y dijo: yo“.

Domingo Corigliano ten√≠a una financiera llamada Credibono, esquina de Corrientes y Esmeralda. En la tercera reuni√≥n, Armando dijo no estar en condiciones econ√≥micas para tomar Boca. Se√Īal√≥ a Corigliano con un dedo y dijo: ah√≠ est√° el candidato.¬†Mingo Corigliano no ten√≠a el palo verde. Esa plata la aportaba¬†Herminio Iglesias, que en aquellos d√≠as era candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el Justicialismo. Herminio iba a ver a Racing pero era hincha de Boca. El 30 de octubre son la elecciones presidenciales que gana Alfons√≠n. Herminio hab√≠a quemado el caj√≥n y pierde en la Provincia con un desconocido como Armendariz.¬†Ah√≠ cae en desgracia y desaparece el palo verde de Corigliano‚Äú

‚ÄúLas elecciones la gana la f√≥rmula Domingo Corigliano ‚Äď Orgambide ‚Äď Blanco. Todos festejamos porque hab√≠a perdido La Bombonera. Pero a la semana, Orgambide ‚Äď que ten√≠a contrato con Aerol√≠neas Argentinas ‚Äď pide licencia por dos a√Īos por un contrato en Estados Unidos.¬†Hab√≠a que remarla: hab√≠a deudas por todos lados.¬†Tanto que aceptamos jugar unos amitosos en Europa.¬†En un perdimos 9 a 1 con Barcelona. Una verguenza‚ÄĚ.¬†

GARECA-RUGGERI: “Surge el problema con Ricardo Gareca y Oscar Ruggeri. Nadie les perdona que hayan ido a River. Ese fue el problema. Ellos querían cobrar y en el club no había un centavo. Ruggeri decía que no tenía para comer. Los profesionales declaran la huelga y es el momento en el cual debutan un montón de pibes de inferiores. Comienza la debacle: teníamos clausurada la tercera bandeja por falta de mantenimiento. Había que pagar los servicios con plata que tirábamos todas las noches arriba de la mesa. No había un centavo“

LAS CAMISETAS CONTRA ATLANTA: ‚ÄúCon el tema de la camiseta contra Atlanta, estoy cansado que no digan la verdad. Ten√≠amos camisetas, es mentira que no ten√≠amos. Sobraban camisetas.¬†Sucede que ven√≠an a embargar todo a Boca, entonces llevaron la utiler√≠a a La Candela. Para que se den una idea, en aquellos d√≠as de 1984 lleg√≥ un oficial de justicia con la orden de embargar las m√°quinas industriales para lavar. Julia, una empleada que estuvo a cargo del √°rea por m√°s de cuarenta a√Īos,¬†lo corri√≥ a escobazos, impidiendo que se lleven las m√°quinas. ¬°Eso pasaba en Boca!. Esa tarde del 8 de julio de 1984 a Boca le toc√≥ jugar con Atlanta. El referee dijo que cambiaba de camisetas el local.¬†De La Candela s√≥lo trajeron camisetas titulares. Atlanta quiso prestar camisetas, pero entr√°bamos en conflicto con Adidas si las us√°bamos. Mandaron a dos personas con una camioneta a buscar camisetas a San Justo. Con las remeras de entrenamiento y n√ļmeros hechos con un fibr√≥n, salieron a jugar as√≠ el primer tiempo. El complemento se jug√≥ con la camiseta alternativa¬Ľ

LA INTERVENCION DE POLAK: ‚ÄúLa situaci√≥n de Corigliaro era insostenible. Pide licencia y asume C√°ndido Vidales. El tesorero Mart√≠nez Sosa¬†pide una convocatoria de acreedores y la intervenci√≥n del club. El presidente Raul Alfons√≠n env√≠a a¬†Federico Polak¬†como interventor. Hombre del rugby qui√©n vino con Daniel Campos, pintado de azul y oro, como¬†empleado. Vidales me pidi√≥ que todas las tardes ayudara a Polak para explicarle el manejo interno del club. Pasados unos meses, el interventor me dijo:¬†si se juntan todas las agrupaciones, yo les entrego el club sin elecciones. En esos d√≠as el presidente de mi agrupaci√≥n era Lisandro Garc√≠a, gerente general de Harrods Gath&Chaves. Lo llamo para explicarle la situaci√≥n y me pide que hable con Jes√ļs Asia√≠n. Habl√≥ con √©l y arreglamos juntar todas las agrupaciones y elegimos a¬†Antonio Alegre‚Äú

ANTONIO ALEGRE: ‚ÄúAntonio Alegre fue el tipo m√°s campechano que conoc√≠. Recibi√≥ un club armado. Con una convocatoria que abonar cada septiembre.¬†Pero comenzaron a comprar jugadores y a endeudarse el club. En un momento, Asia√≠n me dice que¬†hab√≠a que vender la Ciudad Deportiva¬†para que Boca siga existiendo. La oferta era de ocho millones de d√≥lares, una cargada. Me vuelve a llamar Asia√≠n, nos dice que la oferta era de¬†veintitres millones de d√≥lares. Se salv√≥ Boca,¬†pero mal vendi√≥ la Ciudad Deportiva. A√Īo 1992. Mi agrupaci√≥n mand√≥ a tasar la Ciudad Deportiva al Banco Cr√©dito Argentino y nos dijeron que¬†val√≠a cuarenta millones regal√°ndola. Todos los dirigentes ten√≠amos una responsabilidad. Vale decir que los √ļltimos dos millones de d√≥lares los cobramos en 1996, cuando Mauricio Macri era presidente¬Ľ.

CARLOS HELLER: ‚ÄúCarlos Heller¬†ten√≠a una imagen que tapaba la de Antonio Alegre. El manejaba el f√ļtbol y las finanzas de Boca.¬†Un tipo inteligent√≠simo, pero la gente nunca lo quiso.¬†Somos presidencialistas y nunca gust√≥ que Heller manejara a Alegre.¬†A Heller le dol√≠a el cari√Īo hacia Antonio. En la segunda elecci√≥n, Heller tom√≥ las riendas del club a pesar que Antonio era presidente‚ÄĚ

‚ÄúDos de los dirigentes m√°s representativos de la historia de Boca Juniors, como Alberto Armando y Antonio Alegre terminaron mal econ√≥micamente. Hoy, Boca Juniors, por gesti√≥n personal, ayuda econ√≥micamente a ambas familias. As√≠ como digo, tambi√©n vale decir qu√© quienes pusieron plata, la cobraron.¬† Desde Mauricio Macri que puso los doscientos mil d√≥lares por la compra de Walter Perazzo en 1988; Mart√≠nez Sosa que puso arriba de la mesa cuatrocientos mil bonex y los trescientos mil d√≥lares de Armando. Todo ese dinero entr√≥ en la convocatoria y cobraron todos‚ÄĚ.¬†

MAURICIO MACRI: ‚ÄúYo traje a Mauricio Macri a Boca Juniors.¬† Quer√≠amos correr a Carlos Heller porque entend√≠amos que era un problema en el club. Un conocido me contact√≥ con Macri. Dud√© porque tal vez no era alguien muy conocido dentro del mundo Boca. D√≠as m√°s tarde me llam√≥ Irene, la secretaria de Mauricio Macri, para ponerme en contacto con el. Me tuvo dos meses llam√°ndome todos los d√≠as.¬†Le tuve que explicar todo Boca y lo hice entrar a la vida del club. Luego fui asesor de Macri durante a√Īos‚ÄĚ.¬†

CA/GF/RG

 

Comentarios

comentarios