Pedro Catalano: el símbolo de Deportivo Español

441

Defendió la meta de Deportivo Español entre 1976 y 1994, tiempos en los cuales derrotó a los grandes y peleó campeonatos. Dueño del récord de partidos consecutivos en Primera (333), entrevistado por Abrí la Cancha, habló de frente sobre Ríos Seoane, AFA, la incentivación y su amor por el club del Bajo Flores.

Por Carlos Aira (@carlosaira11)

 

La carrera de Pedro Catalano (Lanús, 29 de diciembre de 1951) fue extensa y silenciosa. Desde su aparición en Villa Dálmine en 1975, el Holanda de la C, pasando por los 18 años en Deportivo Español, hasta su retiro, defendiendo la meta de Arsenal de Sarandí en 1996. En Abrí la Cancha recordó sus difíciles comienzos. Su arribo a Deportivo Español. La controversial figura de Francisco Ríos Seoane y los tiempos en los cuales Español era el equipo más complicado de la Primera División del fútbol argentino.

 

SUS INICIOS: «Mi caso fue atípico. Comencé en el fútbol de AFA con casi 23 años, en Villa Dálmine. Fue un cambio rotundo en mi vida porque yo era técnico mecánico y trabajaba de supervisor en una metalúrgica. Se me cruzó en el camino el fútbol, que si bien era profesional, era la Primera C. Tenía más que perder que ganar. Al principio yo creí que no valía la pena y no estaba convencido porque era un arquero amateur. Pero siguieron insistiendo desde Villa Dálmine. Me probaron meses jugando en reserva de contrabando, haciéndome ingresar en los segundos tiempos. Me evaluaron unos cuantos partidos y finalmente me ofrecieron contrato profesional. Año 1974″.

 

Villa Dálmine 1975. La inconfundible figura de Pedro Catalano.

 

VILLA DALMINE: «Firmé contrato profesional con Villa Dálmine, un gran equipo que pasó a la historia como el «Holanda de la C«. Año 1975. Una excelente campaña pero a mi me liquidaba el viaje de Lanús hasta Campana. Un viaje devastador en colectivo, tren, subte, y a veces, haciendo dedo hasta la cancha. A pesar que el equipo ascendió a Primera B, rescindí contrato ante la oferta de Deportivo Español. Yo seguía trabajando por las mañanas. Me levantaba 4:30 y a las 6:00 entraba a trabajar. Salía a las 14:00 y de allí tenía que ir a entrenar a Campana para volver a casa a las 22:00. Yo no era el jugador de alto rendimiento que fui con los años pero seguí porque siempre estuve comprometido con lo que hice».

 

Año 1979. Amistoso entre Deportivo Español y el Rayo Vallecano. Catalano junto al Potrillo Morena.

DEPORTIVO ESPAÑOL EN LA C: «Llegué al club en marzo de 1976. Me sorprendió el predio: era inmenso pero estaba despoblado. Aun no estaba el estadio. Sólo había dos o tres canchas auxiliares, árboles y una pileta riñón. Hasta que en 1978 apareció en el club Francisco Ríos Seoane y ahí comenzó otra historia. En 1979 ganamos el campeonato de Primera C; en 1981, se inauguró el estadio. Un crecimiento vertiginoso: canchas de tenis, pileta olímpica, ampliaron los vestuarios y el club tomó un empuje impresionante».

 

ANGEL ZUBIETA: «Don Ángel nos dirigió en el ascenso de Primera C a la B. Era una gran persona.  El vasco era muy paternalista. Nos hablaba como si fuera nuestro padre. Por esas cosas yo lo aprecié mucho. Una persona muy querida por la gente. Donde iba recibía aplausos y palabras de aliento. Una persona muy querida en el ambiente del fútbol. Lo recuerdo con muchísimo cariño».

 

Francisco Ríos Seoane

FRANCISCO RIOS SEOANE:  «No tenía filtro. Ríos hablaba lo que otros callaban. Te decía la realidad cuando otros miraban para otro lado. Una persona que al principio tuvimos algunos roces porque venía del gremio gastronómico y se encontró con otras cuestiones propias del fútbol. Pero después fue amado y odiado de la misma manera. Sin dudas, Ríos Seoane fue el hacedor de todo lo que fue Deportivo Español. Con sus contactos, el jugador tenía todo lo que necesitaba, sobre todo si era un problema familiar. El hacía todo para que juguemos tranquilos y pensemos en el fútbol. Alguna vez le dije que era el mal necesario de Deportivo Español. Yo tengo un gran recuerdo de él porque a mi me ayudó siempre y yo le respondí como profesional».

«Ríos hablaba de incentivos cuando todos decían que no existían. Todos eran unos mentirosos porque siempre existieron los incentivos. Ríos generó escozor en otros dirigentes. Si tenía que pelearse delante de cualquiera lo hacía siempre de frente y en forma clarita. Después tuvo sus problemas con la justicia, involucrado en la causa del asesinato de Torres, un dirigente del club. Luego, la justicia lo sobreseyó pero ahí se cerró su capítulo».

 

 

Deportivo Español campeón de Primera B 1984.

DEPORTIVO ESPAÑOL, CAMPEÓN 1984: “Sacamos el 86% de los puntos en la temporada. Le sacamos 16 puntos a Racing, en su primera temporada en la B. Pero vale recordar que en 1983 casi descendemos. Tuvimos que jugar un desempate ante Central Córdoba de Rosario en cancha de Sarmiento de Junín. Terminó 1 a 1 y ganamos por penales y mantuvimos la categoría. En 1984 había que hacer muchísimos puntos para zafar del descenso y fue ahí que el club arregló la llegada de Oscar López y Oscar Caballero que nos dieron una impronta distinta al club. Hubo una depuración profunda del plantel, cuerpo médico y utilería. Hasta se cambió la indumentaria. Yo me quería ir pero ellos no me dejaron ir. Llegaron muchos jugadores nuevos. Armaron un equipo para sumar muchos puntos y a medida que el equipo empezó a ganar y mostrarse sólido, comenzamos a olvidarnos del promedio del descenso“.

“Ganamos el campeonato en cancha de Atlanta contra Defensores de Belgrano. Esa misma noche, los dos entrenadores se fueron de vacaciones a Europa con cuatro fechas por delante. Era el regalo de Ríos Seoane por el campeonato. Algo hoy increíble”.

 

 

Deportivo Español 1988.

ESPAÑOL, LA SENSACION DE PRIMERA DIVISIÓN: “Español siempre tuvo una misma base de jugadores por eso los técnicos se adaptaban a nosotros. También los jugadores de inferiores, como Pablo Michelini, Nelson Agoglia o Fuentes. Ellos escuchaban y entraban en el grupo. Hoy, tal vez es más difícil porque los chicos no escuchan tanto. El equipo sabía el libreto de memoria. La primera temporada fue clave porque sumamos un montón de puntos. Quedamos terceros por diferencia de gol. Las primeras diez fechas nos mantuvimos invictos con resultados bárbaros. Un equipo sólido y de hombres que sabía lo que quería“.

 

ARBITRAJES Y OTRAS YERBAS: “Íntimamente, nunca soñé con ganar un campeonato. Veía tantas cosas alrededor de los arbitrajes… El ejemplo más claro fue el ingreso a la Copa Libertadores de 1989. Las grandes empresas no querían que Español no jugara la Libertadores. Pasó lo que pasó con Navarro Montoya en cancha de Racing porque al club de Avellaneda le convenía jugar contra Boca dos partidos de copa que ante nosotros. ¿Te imaginás lo que es vender TV con Español? A nosotros nos dolía mucho porque esas diferencias las notábamos. Esa fecha, la de Navarro Montoya, nosotros fuimos a jugar contra Argentinos Juniors en Ferro y el árbitro nos anuló cuatro goles. No teníamos forma de ganar“.

 

BOMBONERA, DICIEMBRE DE 1992: “Jugué dos veces con la Bombonera repleta. La primera en 1982, cuando San Lorenzo se pudo consagrar campeón contra nosotros; la otra, aquella tarde-noche de diciembre de 1992. Esa tarde, Boca podía consagrarse campeón luego de once años. Nosotros veníamos de una racha larga sin convertir goles pero no estábamos jugando mal. Aquella tarde fuimos a jugar el partido con mucha tranquilidad con un libreto que sabíamos de memoria. Esa tarde el equipo sorprendió porque a los pocos minutos ganábamos 2 a 0. Nadie daba crédito de lo que pasaba a Boca y terminamos ganando 3 a 2″.

 

 

DEPORTIVO ESPAÑOL HOY: “Desde 2011 estoy trabajando en el club, hoy como coordinador de juveniles. No hay día que no camine este club y no me produzca mucho dolor ver nuestro club porque nada volverá a ser lo que fue. Nadie ayudó a Deportivo Español. Los dirigentes hicieron las cosas mal pero al club le pasaron factura por la huelga de jugadores de 1997. Nadie ayudó a Español cuando todos los clubes los ayudaron. Español quedó en la lona y fue a la quiebra. La Corporación Buenos Aires Sur compró las instalaciones, se firmó un comodato por diez años y después nos sacaron casi todo el terreno. Hoy no tenemos gimnasio, ni pileta ni otras actividades. Me causa mucho dolor cuando transité los años 80s y 90s cuando en esta cancha enfrenté a los mejores jugadores del país. Me causa mucho dolor ver el club con el club así”.

 

 

(*) Periodista. Autor de Héroes de Tiento. Conductor de Abrí la Cancha (Lunes a viernes, de 20 a 21hs, por Radio Gráfica FM 89.3)

 

Comentarios

comentarios