«Lealtad Leprosa», una historia de peronismo y Newell´s Old Boys

45

El Dr. Pablo Cerra dialogó Carlos Aira en Radio Gráfica sobre su obra, calidamente saludada por el Papa Francisco, y narró los estrechos vínculos entre Newell´s Old Boys y el Movimiento Peronista. Una charla imperdible.

 

El peronismo atraviesa la vida de los argentinos desde hace casi ocho décadas. Los clubes no fueron ajenos al movimiento de masas más importante del continente. Newell´s Old Boys de Rosario no quedó excento a la presencia del peronismo. El Dr. Pablo Cerra, abogado de UOM Rosario, escribió una obra documentada y fascinante: el vínculo del peronismo con la institución sangre y luto. Para su sorpresa, el propio Papa Francisco le envió una carta felicitandolo por su obra. Pavada de elogio.

 

 

«Francisco me autorizó a publicar la carta. Desde ese momento dejó de ser parte de mí intimidad para ser parte del acervo cultural de la historia leprosa. No todos los días se recibe una carta de puño y letra de su Santidad con el contenido de la carta, que me movilizó de sobremanera», expresó Cerra profundamente emocionado.

En su obra, Cerra busca desmitificar el supuesto elitismo que recae sobre Newell´s Old Boys: «Esa percepción se la adjudico a una cuestión setentista. Por eso vale partir desde un comienzo: la cuna del club es nacional y popular. La institución es fundado por una casi totalidad de argentinos. En aquellos días existía un elemento muy extranjerizante. El otro club de la ciudad (Rosario Central) fue fundado por británicos y no se podía acceder si no pertenecía a la comunidad británica y ferroviaria. Newell´s fue amplio e inclusivo. Tan así que aceptó socias desde un primer momento».

Lealtad Leprosa. El libro de Pablo Cerra.

«La historia de Isaac Newell es apasionante. Es uno de los padres del fútbol argentino junto a Alexander Watson Hutton, con la diferencia que Newell no tiene dimensión nacional por haber vivido en Rosario», señaló Cerra quién agregó: «Newell tiene un componente nacional muy grande. Antes de cada partido, los jugadores del club – que eran alumnos del colegio Angloargentino fundado por Newell – hacían cuatro hurras: tres por el club y uno por Argentina. Esto está plasmado en la Memoria y Balance de 1953, año del cincuentenario del club».

En diálogo con Radio Gráfica, el abogado Pablo Cerra remarcó el componente popular de la institución rojinegra: «Newell´s ha sido el club qué – hasta los 70s – recaudó más dinero y más socios ha tenido en la ciudad. No había comparación. Por eso Perón eligió el estadio de Newell´s para dar un discurso a los trabajadores. Fue en 1944 y eligió al club más popular de la ciudad. ¿O donde iba a ir Perón a dar un discurso en Rosario?

«En 1947, Perón firmó un préstamo a Newell´s para la construcción de un estadio para cien mil espectadores. En 1949, el gobierno peronista expulsó al Sr. Rodriguez Araya, ex presidente de Rosario Central, por cipayo y antipatria, hombre afiliado a la Unión Cívica Radical. Mucho se habla de Tula y su bombo, pero en 1971, el socio rojinegro Daniel Rearte visitó a Perón en Puerta de Hierro y consiguió que Perón se ponga un gorro rojinegro. La foto está en el libro junto al relato que me brindó Rearte, quién conversó una hora con el General de peronismo y Newell´s Old Boys», señaló el autor de Lealtad Leprosa en Radio Gráfica.

«La Resistencia Peronista estuvo presente en el Parque. A fines de los 50s, la barra leprosa viajó en tren hacia Buenos Aires. Newell´s visitaba a Boca. En el tren cantó la marcha peronista cuando terminabas preso por cantarla. Cuando la barra llegó a la Boca, la 12 se plegó y las dos hinchadas cantaron juntas la marcha peronista«.

Dos símbolos enormes de la política santafesina fueron Lisandro de la Torre y Enzo Bordabhere. Ambos, hinchas de Newell´s Old Boys. El Dr Cerra también planteó el caracter popular en la política de su época: «Los políticos iban a la cancha de Newell´s para sondearse. En 1931, el dictador José Félix Uriburu fue a la cancha de Newell´s junto a Lisandro de la Torre. El dictador fue expulsado de la cancha con los silbidos. De la Torre fue alumno de Isaac Newell en el Colegio Colón. Por su parte, Bordabhere era parte de la barra de Newell´s«.

«El libro tiene tres ediciones que fueron agotadas. Me costó año y medio de investigación, pero fue una de las cosas más lindas que me pasó en la vida. Casi a la altura del nacimiento de mis hijas, porque la realización de un libro es una aventura fascinante», señaló Pablo Cerra en Radio Gráfica.

 

  • Redacción Nehuen Ríos

Comentarios

comentarios