Polémica abierta: ¿Cual es el proyecto del deporte nacional?

160

Osvaldo Jara, escritor y autor de Peronismo y Deporte, dialogó con Abrí la Cancha sobre como afectan las políticas liberales al deporte argentino. ¿Cómo afecta la cultura podio? ¿Existe otro modelo que se puede implementar para mejorar los rendimientos internacionales y generar inclusión?

Por Carlos Aira (*)

 

Osvaldo Jara, periodista y escritor, voz autorizada para analizar las políticas deportivas en nuestro país, planteó en Radio Gráfica un necesario replanteo del deporte argentino luego de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020.

El estado abrazó la Cultura Podio desde hace años en detrimento de la histórica Cultura Peronista del Deporte. Jara analizó: “La Cultura Podio es una política de Estado que tiene como objetivo ganar medallas en alta competencia en Juegos Olímpicos, Panamericanos y otros certámenes internacionales. A partir de ese modelo, todo el análisis se realiza a través de los resultados, y en caso de no lograr las medallas que se tienen pensadas, se cae en la trampa del fracaso“.

La Polìtica Podio apunta únicamente a sostener a un grupo de élite; nosotros abogamos por otro modelo deportivo que es la Cultura Peronista del Deporte. A travès de ella se lograría el objetivo de que mayor cantidad de hombres y mujeres de una comunidad practiquen deporte”, subrayó, y agregó que “no tiene sentido si hay medallas de oro en un Juego Olímpico, pero en la comunidad no se practica deporte y hay sedentarismo, obesidad, poca actividad física”.

El autor de Peronismo y Deporte profundizó la dimensión política del modelo: “No basta con que hombres y mujeres, niños y jóvenes practiquen deporte, sino  que se tiene una dimensión política, una dimensión organizativa. Lo que tiene sentido desde la cultura peronista de deporte es lo que pasa en un club de barrio. Es decir,  son socios, comprometidos con una institución, que militan un deporte, que militan el crecimiento de esa Institución y eso también activa esa construcción política que es necesaria también para una construcción comunitaria”.

Asimismo, el autor destacó el rol que tiene el Consejo Nacional del Deporte (CONADE) la cual, calificó como “la síntesis de la cultura peronista del deporte”, pues allí “se sientan todos los actores del deporte”. También recordó que en el 2015 hubo una actualización de la Ley por la cual “no pueden decir que es una Ley Vieja, sino todo lo contrario, está super actualizada, y en ese ámbito se decide en conjunto las políticas deportivas”.

Este “es el modelo del deporte para la mayor cantidad de personas a hombres y mujeres, de distintas franjas etarias, y por otro lado la construcción política que conlleva la misma política deportiva que tiene que ver con una verdadera democracia en el deporte”, expresó.

Jara indicó que, CONADE, creado en el 1974, “está inspirada en la comunidad organizada. Y para entender al CONADE, hay que entender la comunidad organizada, es decir, la democracia desde abajo hacia arriba, con la participación de las organizaciones libres del pueblo”.

 

EL PROBLEMA DEL COMITE OLÍMPICO ARGENTINO

A raíz de que distintos deportistas bancaron el accionar del Comité Olímpico Argentino (COA), al defender al ENARD, el autor reveló que en realidad lo que hacían era defender a Gerardo Werthein, actual Presidente del COA. Esto hizo que se perdiera “una inmejorable oportunidad para discutir que hacemos con el ENARD y quienes son los que tienen que estar en el ENARD. Preguntarse si acaso, además, del COA, que es una Institución que obviamente no la podemos marginar, pero además ese Comité tiene que estar otras organizaciones, y eso va hacia la apertura democrática. La gran trampa es pensar que el COA es socio inescindible del Estado”, criticó.

Estamos en ese punto en donde hay que discutir porque cuando Argentina obtiene medallas salen presentes del COA a abrazarse ante las cámaras, a decir que eso es una política que viene de la mano del COA, y cuando llegan las derrotas la culpa la tiene el Estado”, opinó, y añadió que “acá hay que recoger el guante, me parece que sea un resultado u otro, hay que discutir, si o si, qué modelo queremos, más allá de los JJOO”.

El escritor precisó que “si hay una militancia en el deporte también tiene que haber una conceptualización sobre el deporte y yo no estoy tan seguro de que haya un interés en conceptualizar una política deportiva.  Si un funcionario y un militante parte de una idea o una concepción liberal del deporte estamos fritos. Con esto quiero decir que si el funcionario de un gobierno nacional y popular lo primero que piensa en obtener un buen resultado en un JJOO para decir que una política es satisfactoria estamos fritos”.

La alta competencia no puede estar en manos del COA y no por casualidad desde 1955. Esto quiero traer a lo que dijo en su libro historia política del deporte Víctor Lupo que dice en su libro en el 55 ‘se tomaron dos decisiones nodales por parte del antiperonismo o del gorilismo. La primera es incorporarse al FMI, y la segunda es escindir el COA de la CONADE”, remarcó, y cuestionó que “el COA responde al Comité Olímpico Internacional y es hora de pensar si acaso el COA no tiene que responder a las directivas del deporte nacional”.

 

LAS LEYES ESTAN PERO NO SE CUMPLEN

En cuanto a la financiación del deporte nacional, Jara reprobó que en Argentina las leyes que atañen a lo deportivo “no se cumplen, no sirven para absolutamente nada. Tenés el caso de la Ley de Clubes que fue militada, peleada, luchada, que se consiguió, que se votó positivamente, pero hasta el día de hoy, por ejemplo, la tarifa social no se está implementando”.

Sobre la Asignación Universal al Deporte “decía que se iba a cobrar un impuesto a las bebidas y al tabaco para que sean la fuente de financiamiento de no solamente de la Asignación Universal por Deporte, sino que estaba incluida entre otros programas como por ejemplo el Programa de Fomento al Deporte en la Mujer”, evidenció.

Este gravamen dentro del Proyecto “fue borrado de un plumazo antes de que sea votado. Muchos senadores y legisladores decían por debajo que no la iban a votar si no se sacaba este Artículo. Se lo quitó. ¿Y cuál fue el resultado?. No solamente no se implementó, sino que también fue la excusa de gobiernos, como por ejemplo el de Cambiemos, que decía ‘bueno todo bien esta ley está vigente pero no hay fondos de financiamiento. ¿Cómo nos financiamos?’ Ellos mismos que habían rechazado este punto eran los mismos que implementaban una excusa para no ponerla en práctica”.

Sin embargo, hoy bajo otro gobierno de tinte nacional y popular, todavía sigue sin ser aplicada. “Ni siquiera se tiene en cuenta y lo preocupante es que muchísimos desde funcionarios, hasta periodistas, pasando hasta incluso dirigentes deportivos no saben que esta Ley fue votada y fue reglamentada. O sea, está en condiciones de ser puesta en práctica. La pregunta es por qué ni siquiera es discutida”, expresó .

El autor enfatizó que “hay que apuntar en la responsabilidad directa a los funcionarios, a los que tienen y tuvieron poder de decisión desde sus lugares a cargo de la conducción del deporte nacional. Hay una mirada liberal, aunque a veces se pretenda de otro signo, hay una mirada liberal que ni siquiera es perseguida por los funcionarios mismos que creen que están implementando una política deportiva acorde con el peronismo”.

“Hago una diferenciación y que es cierto, no es lo mismo lo que es el modo de conducción y la política deportiva de este Gobierno que el de Cambiemos. Por empezar antes había una Agencia de Deportes, ahora hay una Secretaria de Deportes. Antes se quería vender el CENARD, ahora no. Pero no basta, no alcanza. Es necesario discutir, difundir y también llamar a la conciencia de estos funcionarios que si no se da vuelta la tortilla definitivamente, si no se implementa otra política deportiva distinta a la que se viene realizando en los últimos años estamos condenados a seguir empantanados en una política liberal del deporte”, finalizó Jara.

 

  • Entrevista realizada por Carlos Aira en Abrí la Cancha
  • Redacción por Carolina Ocampo

 

 

 

Comentarios

comentarios