Ricardo Pavoni: memorias del capitĂĄn del glorioso Independiente copero

522

Ricardo Elbio Pavoni es un sĂ­mbolo enorme del Club AtlĂ©tico Independiente. MĂĄs de quinientos partidos disputados entre 1965 y 1976, nueve tĂ­tulos conseguidos y una gloria imperecedera. El Chivo visitĂł AbrĂ­ la Cancha. En una larga charla, el histĂłrico lateral uruguayo analizĂł el fĂștbol de ayer y de hoy.

Por Carlos Aira (@carlosaira11)

 

 

LA MISTICA DEL INDEPENDIENTE COPERO: “La gran clave de aquel equipo fue la convivencia. Nuestros asados duraban horas. En la sobremesa todos sabĂ­an las cosas del otro: la familia, hijos, todo. Fuimos al bautismo del hijo de Luis Artime, por ejemplo. La amistad era muy grande. Siempre digo y no me equivoco que los buenos equipos son en base a buenos grupos. Todos tiramos parejo sabiendo cubrir la falla del compañero. Todo eso sirve porque muchas veces nos sentamos en mitad de cancha, venĂ­a el tĂ©cnico y le deciamos: no, maestro, estĂĄ vez dĂ©jenos solos
”

 

El clĂĄsico cruce del Chivo Ricardo Elbio Pavoni.

CHIVO DEFENSOR: “Al defensor le exigen mĂĄs que al delentero: que vaya al ataque, que no pierda la espalda. Yo juguĂ© doce años en Independiente y salĂ­ doce veces campeĂłn. En todo ese tiempo sĂłlo tirĂ© un tĂșnel. Fue en el debut del Pato Pastoriza como tĂ©cnico, ante San Lorenzo en la Bombonera. Un partido que ganamos 5 a 2 y en mitad de cancha le quise tirar un caño al Gringo Scotta y le errĂ©. Fue el Ășnico que tirĂ© en toda mi vida. Porque no sabĂ­a y siempre en mi vida hice lo que sabĂ­a y ahĂ­ estĂĄ la diferencia. Lo mio era simple. En 1967, luego de dos años en Independiente, me soltĂ© y marquĂ© mi primer gol. Siempre fui de terminar la jugada, no de llevarla a domicilio.

 

TALENTO DEFENSIVO: “Yo creo que el defensor tiene un talento que no se comprende porque parece que solo los volantes o delanteros son talentosos. El defensor tiene mucha inteligencia. Piensa y lee el partido. ÂżCuantos goles tiene Tagliafico? pocos, pero es un marcador notable. Por eso, cuando me preguntan cual fue el mejor jugador entre PelĂ©, Maradona, Cruyff o Messi, la pregunta debiera ser: ÂżCual juega en tu equipo? Ese es el verdadero talento”.

 

INDEPENDIENTE 1972-76: “Fue un equipo sin secretos, formado desde 1967, que el tiempo y la formaciĂłn transformĂł en un equipo de hombres. Cuando tenĂ©s un equipo de hombres, con mucha personalidad, el rival tiene que bancarte. Se siente en la cancha y lo hacĂ©s sentir sabiendo lo que estĂĄs haciendo. El Pato Pastoriza, que era el Jefe, pegaba tres gritos y acomodaba todo. AdemĂĄs, todos los equipos nos querĂ­an ganar. Se enfrentaban a un equipo de hombres que sabĂ­a lo que querĂ­a y lo que tenĂ­a. Entonces, el jugador que llegaba al club o subĂ­a desde inferiores debĂ­a amoldarse. Por ejemplo, Bochini hacia todo hacia adelante, no hacĂ­a fulbito. Vos le dabas la pelota y la mirabas todo hacia adelante. TambiĂ©n Daniel Bertoni y el Mencho Balbuena, que eran todo potencia dentro del ĂĄrea”.

 

ESOS VIEJOS DUELOS COPEROS: “El Racing de JosĂ© y el Estudiantes de ZubeldĂ­a fueron dos grandes equipos. Racing era un equipo de hombres que sabĂ­a lo que querĂ­a. Estudiantes jugaba a tu equivocaciĂłn. Fueron precursores de tener delanteros que corrieran a los defensores. Quiero aclarar que no era un equipo mala leche y que nunca vi un alfiler dentro de una cancha. Lo que tenĂ­an era que le hablaban todo el tiempo al ĂĄrbitro. Se ponĂ­an hacer espamento cuando en verdad lo estaban felicitando. Eso te sacaba de las casillas”.

 

Despeja el Chivo en la final de Roma. Independiente campeĂłn del mundo.

FINALES INTERCONTINENTALES: “En 1972 y 1973 jugamos las finales Intercontinentales ante Ajax y Juventus. Contra el Ajax no teniamos nada que hacer porque no sabiamos como jugaba. En Avellaneda empatamos 1 a 1 y en Holanda perdimos 3 a 0. Apenas comenzado el partido, erramos un gol cantado. Una lástima porque hubieramos metido el colectivo 295 dentro del arco y nos ganaban el partido.

Al año siguiente la dirigencia nos dice que Juventus aceptĂł jugar la final solamente si se realizaba en Italia, con pelota italiana y ĂĄrbitro italiano. Fuimos los jugadores quienes le dijimos a los dirigentes que ibamos a ir a Italia y traer la copa. Fue un partido bravĂ­simo. Un partido de hombres. Nosotros defendimos con fiereza y les pedimos a los de adelante que se arreglaran como pudieran. Por suerte apareciĂł el Bocha
”

 

 

Toda Avellaneda ovaciona a Independiente, campeĂłn Intercontinental en 1973. IncluĂ­do el pĂșblico de Racing.

EL CLASICO CON RACING: “En 1973 volvimos con la Intercontinental y nos tocĂł ir a cancha de Racing. Nos ovacionĂł la tribuna de la Academia. En esa Ă©poca la rivalidad de Avellaneda era a nivel familia. Eramos dos equipos de barrio. Para que se den una idea, el domingo jugĂĄbamos contra Racing, nos matĂĄbamos a patadas todos y ganara quien ganara, el martes siguiente pasĂĄbamos por lo de Tita y desayunĂĄbamos con los muchachos de Racing”.

 

RIVALES: “El mĂĄs dificil fue un compatriota, Luis Cubilla. Me conocĂ­a de haber jugado en la SelecciĂłn. Entonces el sabĂ­a que si jugaba sobre la raya me lo comĂ­a. Cuando me enfrentaba se ponĂ­a entre Pancho SĂĄ y yo, entoces siempre recibĂ­a libre ya que Pancho no le podĂ­a salir. Otro delantero bravo fue JosĂ© Luis Luna, de Atlanta. Era rapidĂ­simo desbordando y tiraba el centro de una, sin chances de volver para atrĂĄs. Otro crack fue Ángel Marcos, de Chacarita Juniors, que era muy inteligente para jugar. A mi no me complicaban los gambeteadores. ÂżCĂłmo haces para subirte a un caballo que viene al galope? Lo que tiene que hacer un defensor es amagar, porque el wing en velocidad siempre se frena y toca al costado”.

 

Ricardo Pavoni en AbrĂ­ la Cancha.

PALADAR NEGRO: “El pĂșblico de Independiente tiene el paladar negro, el cuerpo tĂ©cnico tiene que vivir el momento. TenĂ©s paladar negro cuando la gente estĂĄ contenta porque se ganaron mil cosas. AhĂ­, todo estĂĄ bien. Porque el famoso Paladar Negro tiene que ver con los tĂ­tulos, porque todos te recuerdan cuando el campeonato terminĂł en vuelta olĂ­mpica”

 

LA TECNOLOGIA: “Hay que acostumbrarse a la Ă©poca que transitamos.  Hoy, la tecnologĂ­a permite que un jugador sea conocido en todo el mundo por una buena jugada. Esa es la gran diferencia con mi tiempo y por suerte, porque pueden hacer una gran diferencia econĂłmica. La tecnologĂ­a avanza y construye, pero en cierta forma, tambiĂ©n destruye. Porque hay que armar planteles todo el tiempo porque te venden los mejores. Los que llegan se tienen que adaptar al grupo y no todos se adaptan rapidamente a Independiente. Hay un montĂłn de circunstancias que son complejas”.

 

El Chivo Pavoni y la camisa roja en su visita a Radio GrĂĄfica.

EL RETIRO: “Fue a fines de 1976. DurĂ­simo. Tuve que hacer el anĂĄlisis de la despedida. Puse dos sillas enfrentadas. Me sentaba en una y la otra vacĂ­a delante mĂ­o. En una estaba Ricardo y enfrente el Chivo. Ricardo despidiĂł asĂ­ al jugador. Me ayudĂł muchĂ­simo comenzar a trabajar en un banco porque el contacto con la gente que no le importa el fĂștbol fue fundamental. Era Ricardo todo el tiempo. DespuĂ©s, con el tiempo, me di cuenta que habĂ­a asimilado un montĂłn de cosas. Sin quererlo, uno es ventajero social, porque yo iba a pagar el gas vencido y en vez de hacer una cola de sesenta metros, el de informes me reconocĂ­a, le contaba dos goles y me iba. Desde 1976 hago la fila como todo el mundo y estĂĄ muy bien que sea así”.

 

(*) Periodista. Historia AFA. Conductor de AbrĂ­ la Cancha (Lunes a viernes, de 20 a 21hs. Domingos, de 23 a 00hs) por Radio GrĂĄfica FM 89.3

 

Comentarios

comentarios