Quinquela Martín y el fútbol: una historia de colores y pasiones

324

Clubes y arte. Las obras de Benito Quinquela Martín en las sedes de Boca Juniors, River Plate y Racing Club han propiciado un encuentro cultural entre instituciones. En Abrí la Cancha, Víctor Fernández, director del Museo Benito Quinquela Martín, explicó la ligazón de Quinquela con el fútbol y detalles imperdibles del genial pintor de La Boca.

Por Carlos Aira

 

Benito Quinquela Martín fue el pintor del pueblo. Su legado vive en las coloridas calles de La Boca. Nacido en marzo de 1890, fue abandonado en la Casa Cuna con días de vida. Con siete años fue adoptado por Manuel Chinchella, genovés, dueño de una modesta carbonera, y Justina Molina, entrerriana de Gualeguaychú. Su obra estuvo influenciada por el Riachuelo. A 130 años de su nacimiento, Racing Club, Boca Juniors y River Plate, tres clubes que nacieron a la vera del rio que serpentea entre Barracas, La Boca y Avellaneda, decidieron homenajear su figura exponiendo los murales que Quinquela les legó. 

Víctor Fernández, Director del Museo Benito Quinquela Martín (MBQM), expresó en Abrí la Cancha la idea común de los tres clubes poseedores de obras de Quinquela: «Hace un año, el Depto. de Cultura de Racing Club se puso en contacto con el Museo Quinquela Martin y las comisiones directivas de Boca Juniors y River Plate para propiciar actividades centradas en el patrimonio común de los clubes que son obras de Quinquela. La idea es el encuentro directo con las comunidades con acciones educativas y llegar a los pibes de la zona de influencia directa.

   

El Riachuelo y el trabajo como eje central. Fernández lo analizó: «Las obras de los tres clubes tienen aluciones directas al mundo del deporte y el fútbol pero hay gente trabajando. Esa construcción social de laburantes y ese entramado del cual los clubes eran parte. A pesar del disfrute de la pasión y el deporte, Quinquela les recordó a Boca, River y Racing de donde venimos. Por eso el Riachuelo es el escenario común del mundo del trabajo y el esfuerzo donde se construye futuro. Allí aparecen los horizontes imaginarios de los tres cuadros reflejando lo que estaban construyendo los trabajadores. En un sentido profundo y amplio esos murales tienen misión educativa enorme.

Hay una imagen desconocida de Benito Quinquela Martín que fue su cercanía con el fútbol. Víctor Fernández ilustró en Radio Gráfica esta cara desconocida del gran maestro: «Quinquela era un conocedor del fútbol pero tenía un cuidado muy grande de no difundir sus preferencias futbolísticas. Durante mucho tiempo no se supo a ciencia cierta de que cuadro era Quinquela, aunque muchos lo ligan a River Plate». «Quinquela, por tradición de la Segunda República de La Boca, eludía hablar de política partidaria, divisas futbolísticas y creencias religiosas. No obstante, hay una nota muy simpática del año 1969, luego de la eliminación argentina de la Copa del Mundo 1969. Consultado por el fracaso deportivo, Quinquela añoró una etapa más romántica del fútbol y expresó que al seleccionado le faltó patriotismo. Lo dijo en clave de pertenencia e indentidad porque para Quinquela, todo era una construcción patriótica con sentido nacional».

La explosión de colores. El director del MBQM explicó la importancia de los colores en la obra del maestro boquense: «Quinquela es la sintesis del ADN proletario argentino. Tuvo una inclinacion artistica y estética. La Boca no era el colorido actual que se acuño gracias a Quinquela. Era un colorido del alma. La Boca era un barrio agitado, pintoresco, carnavalesco, contestatario, agitado. La vida se desplegaba en la calles, y en los patios de los convenitllos. El alma colorida de la comunidad se impregnó de adentro hacia afuera de las casas. Ahi apareció Quinquela. Su seleccion estetica contrapuso su barrio con el centro de la ciudad que crecía vertiginosamente con soluciones arquitectonicas racionalistas grises. La Boca y Quinquela propusieron el lado B a la cultura oficial del Centro. Ahi están las claves. El color no como una solucion decorativa sino como emblema de identidad que se asumía como una cosa diferente de las instancias centrales. Quinquela calza como un guante con la identidad de un barrio. El fue conciente de todo esto por eso llevo adelante la batalla del color porque estaba convencido que el color mejoraba fisicamente la vida de las personas.

Benito Quinquela Martín falleció el 28 de enero de 1977.

 (*) Periodista. Conductor de Abrí la Cancha (Lunes a viernes, de 20 a 21hs. Domingos, de 23 a 00hs)

Comentarios

comentarios