Navidad a las pi√Īas: la final del Sudamericano de 1925

1983

Por Carlos Aira

El 25 de diciembre¬†no es una fecha futbolera. Pero si escarbamos la historia nos encontramos que hubo un pu√Īado de partidos oficiales que sortearon el recogimiento cristiano por el nacimiento de Jes√ļs y la comilona de la noche anterior.
Todos fueron all√° lejos y hace tiempo. Con la ayuda de¬†@PepePeglia¬†– un grande en esto de buscar partidos olvidados – podemos recordar algunos de estos encuentros. Por ejemplo, en la navidad de 1921, Gimnasia y Platense igualaron sin goles. Casi a desgano. Esa tarde se jugaron otros partidos. Anote: River Plate gole√≥ 5 a 1 a Barracas Central cuando los riverplatenses aun no se hab√≠an ido de la Boca y eran¬†D√°rseneros. Ni¬†Arist√≥cratas¬†y mucho menos¬†Millonarios. Esa misma tarde, Tigre derrot√≥ 2 a 1 a Estudiantes (que no era de Caseros); mientras que V√©lez S√°rsfield y San Lorenzo igualaron sin goles. La particularidad de √©stos √ļltimos tres encuentros, nos aclara @PepePeglia, fue que los dirigieron¬†jueces improvisados. Cusifais de la tribuna. Los √°rbitros designados quedaron esgufiados luego de la comilona de nochebuena.
En 1927 volvieron a jugarse un pu√Īado de partidos navide√Īos. La falta de fechas siempre fue una complicaci√≥n de nuestro f√ļtbol. Hace un siglo y hoy, que River debe cuatro partidos (¬ŅPor qu√© no los jug√≥ la Reserva, si son futbolistas profesionales?). Pepe nos brinda la lista de encuentros: Estudiantil Porte√Īo 1-1 Platense; Barracas Central 2-2 Platense; Sportivo Almagro 2-0 Talleres; Banfield 2-0 Gimnasia. Otro amigo,¬†@PabloKersevan, grit√≥ bien fuerte: ¬Ľ – Che, Aira, ¬°No te olvides que esa tarde Lan√ļs gole√≥ 3 a 0 a Argentino del Sud!¬Ľ. No s√≥lo no me olvido, querido¬†Pies de Calum√≠n, sino que agrego alg√ļn dato de √©ste √ļltimo club, ya desaparecido. Ten√≠a su cancha en Crucecita, sobre la avenida Roca. Se lo conoc√≠a como el club Entre V√≠as. Camiseta blanquinegra a rayas verticales. Sus hinchas eran unos l√ļmpenes b√°rbaros y por eso nadie quer√≠a jugar ah√≠.
Para ser sinceros, yo recordaba un s√≥lo doparti oficial. 25 de diciembre de 1931. En Cuyo y Mozart, Racing Club recibi√≥ a Gimnasia y Esgrima La Plata. Veo que a los muchachos del Bosque eso de jugar en Navidad no les molestaba, porque lo hab√≠an hecho en 1921 y 1927. Pero aquella tarde, la Academia gole√≥ 4 a 1; un par de goles los marc√≥ el¬†Negro¬†Roberto Mellone; la hinchada delir√≥ con el gol de¬†Pich√≠n¬†Vicente del Gi√ļdice, un gambeteador fenomenal; finalmente, el tucumano¬†Alberto Fassora¬†se√Īal√≥ el cuarto gol de su equipo. El simoque√Īo ten√≠a un f√≠sico imponente. Tanto que la tribuna le regal√≥ un apodo en forma de tren:¬†Lacroze.
Pero el partido navide√Īo m√°s importante se jug√≥ hace exactos 93 a√Īos. Fue el¬†25 de diciembre de 1925. Final del Sudamericano, la actual¬†Copa Am√©rica. Aquella edici√≥n se realiz√≥ en Buenos Aires y tuvo la menor cantidad de selecciones inscritas. S√≥lo¬†Brasil¬†y¬†Paraguay¬†nos acompa√Īaron. Ante la escasez de equipos se decidi√≥ jugar a dos ruedas. Debutamos el 29 de noviembre, derrotando 2 a 0 a Paraguay, goles de¬†Manuel Seoane¬†– √≠dolo de Independiente – y¬†Mart√≠n S√°nchez, delantero de Col√≥n de Santa Fe. El 13 de diciembre, en la m√≠tica cancha de Sportivo Barracas, goleamos 4 a 1 a Brasil con un triplete (¬ŅPor qu√© los pelandrunes lo llaman Hat Trick?) de la¬†Chancha¬†Seoane y uno de¬†Alfredo Garasini. Una semana m√°s tarde, vencimos nuevamente a los guaran√≠es. Fue 3 a 1, goles de Domingo Tarasconi, Manuel Seoane y¬†Juan Carlos Irurieta, buen delantero de Argentino de Quilmes.
Llegamos al 25 de diciembre de 1925. Lleno total en Iriarte y Luzuriaga. Con empatar, eramos campeones. Si Brasil ganaba, forzaba el desempate. Nuestro equipo alineó a Alejandro Nicolás De los Santos, hijo de la argentina afro-descendiente. Centrodelantero formado en Oriente del Sud y luego figura enorme de Dock Sud, El Porvenir y Huracán.
Brasil, camiseta blanca como usaba aquellos d√≠as, sorprendi√≥. A los 28 minutos,¬†Arthur Friendenreich¬†abri√≥ el marcador. Era el mulato de ojos azules. Padre alem√°n, madre lavandera. El antecesor de Pel√©. Un crack inmenso que en sus comienzos deb√≠a echarse polvo de arroz en la cara antes de los partidos. Tiempos en los cuales el f√ļtbol estaba vetado para los negros en lo que quedaba del imperio del Brasil.
Minutos m√°s tarde, el crack brasile√Īo habilit√≥ a¬†Nilo, qui√©n bati√≥ a¬†Am√©rico Tesoriere. Ah√≠ se arm√≥ un esc√°ndalo descomunal. Una palabra de m√°s motiv√≥ la reacci√≥n de Friedenreich, qui√©n le peg√≥ un patad√≥n al defensor¬†Ram√≥n Muttis, a qui√©n la tribuna apod√≥¬†El Fuerte. Imaginen la situaci√≥n: el campo de juego de Boca Juniors cambi√≥ de deporte. Se puede leer en¬†H√©roes de Tiento:¬†¬ęLos golpes volaron en todas direcciones. El campo de juego de Boca Juniors fue un inmenso ring de lucha libre. El m√°s desaforado fue el brasile√Īo Pamplona. Cuando la situaci√≥n pareci√≥ componerse, el defensor Helcio golpe√≥ en la espalda a Cerrotti. Nuevamente el caos. Pasada casi media hora, el √°rbitro uruguayo Manuel Chaparro continu√≥ el partido sin expulsados¬Ľ.¬†
Finalmente, Argentina igual√≥ 2 a 2, goles de¬†Carbun√≠n¬†Cerrotti¬†y Manuel Seoane. Friendereich, el antecesor de Pel√©, hizo temblar el travesa√Īo cuando el tiempo ya estaba cumplido. Una final jugada en navidad. Un cl√°sico a las pi√Īas.

 

Periodista y escritor. Autor de Héroes de Tiento y Héroes en Tiempos Infames. Conductor de Abrí la Cancha, por Radio Gráfica. Premio Jauretche 2021 a la Investigación Periodística. Miembro de Historia AFA.

 

Comentarios

comentarios