F√ļtbol Femenino | Jugadoras, dirigentas e hinchas

1280

Por Carlos Aira (*)

la-seleccion-argentina-femenina-quieren-ser-escuchadas-por-la-afa-627924

La imagen fue lo suficientemente fuerte. No muchos argentinos sab√≠an que se estaba disputando la Copa Am√©rica Femenina en Chile. Menos que el equipo argentino hab√≠a logrado la haza√Īa de meterse entre los cuatro mejores. Las amateurs argentinas, formadas antes del partido frente a las profesionales colombianas, protestaron en forma peculiar:¬†imitando el Topo Gigio que Juan Rom√°n Riquelme hizo famoso en 2001.¬† Rom√°n lo estren√≥ una noche de Supercl√°sico en la Bombonera y su destinatario fue Mauricio Macri, por entonces presidente xeneize. Las jugadoras argentinas pusieron sus manos junto a sus orejas porque se cansaron de estar cansadas.¬†Hartas de la falta¬†de apoyo de un f√ļtbol argentino que maneja miles de millones de pesos y casi no destina presupuesto en ellas, del amateurismo y las eternas postergaciones. Pero la gota que rebals√≥ el vaso fue que una modelo se calzara la celeste y blanca en la presentaci√≥n de la camiseta oficial de la Selecci√≥n Argentina, el mismo manto sangrado que ellas defienden en orfandad.

‚ÄúEs una verg√ľenza que Adidas y AFA presenten la camiseta de Argentina con modelos y no con las jugadores del f√ļtbol femenino que se acaban de meter entre los cuatro mejores equipos de Am√©rica en la Copa Am√©rica Femenina 2018. Cuanta injusticia. ¬°No lo merecen!‚ÄĚ, dijo por su red social de twitter la¬†ex jugadora de San Lorenzo Pamela Visciarelli. El efecto medi√°tico de la protesta ‚Ästsumada la victoria argentina 3 a 1 sobre Colombia, y que el pr√≥ximo rival fuera Brasil ‚Äď motiv√≥ que TNT televisara un partido que jam√°s hubiera estado en su grilla de programaci√≥n. La misma tarde que Argentina cay√≥ 3 a 0 frente a las verdeamarelhas, Luj√°n y Deportivo Merlo jugaron por la tarde una nueva fecha del campeonato AFA de F√ļtbol Femenino.¬†La terna arbitral¬†lleg√≥ hora y media tarde. Para jugar ese partido, las futbolistas faltaron al colegio o sus laburos.¬†Mas all√° de la cosm√©tica televisiva, las mujeres del f√ļtbol siguen sin ser escuchadas.

***

marilina-ross-afiche-la-raulito-1975-version-1--D_NQ_NP_861090-MLA25571871575_052017-F

¬ŅCual es el rol de la mujer en el mundo del f√ļtbol? Jugadoras, dirigentes, socias e hinchas. Hagamos un poco de historia. El v√≠nculo no naci√≥ a comienzos de los noventa, cuando TyC arm√≥ un nuevo escenario de negocios al calor del f√ļtbol codificado y lo convirti√≥ en espect√°culo ABC1. En los albores del juego, las mujeres argentinas pateaban la pelota junto a los hombres. En H√©roes de Tiento (Ediciones Fabro, 2015) publiqu√© las incidencias del primer partido de f√ļtbol femenino que se tenga constancia en Argentina. Se disput√≥ a fines de 1923 en la vieja cancha del Club Atl√©tico Boca Juniors y con entradas a¬†la venta.¬†En los a√Īos treinta, producto de cambios profundos cambios educativos y sociales que trajo la d√©cada infame, la mujer qued√≥ relegada de la pr√°ctica de f√ļtbol.

Por d√©cadas, el f√ļtbol fue un anatema de feminidad.¬†¬†El ejemplo m√°s claro lo dio el cine con¬†La Raulito. Estrenada en 1975, con la direcci√≥n de Lautaro Mur√ļa y una actuaci√≥n sensacional de Marilina Ross, la pelicula dio cuenta de la infancia y adolescencia de¬†Mar√≠a Esther Daffau; una piba fan√°tica de Boca, dura y marginal, que adopt√≥¬†la identidad de un var√≥n para sobrevivir. Pero a pesar de los prejuicios, lejos de los centros urbanos medios-altos, en las barriadas populares del conurbano y pueblos, las mujeres siguieron pateando la pelota.

1991 fue un a√Īo importante para el f√ļtbol femenino. El¬†impulso generado por la primera Copa Mundial de F√ļtbol femenina realizada en la Rep√ļblica Popular China, motiv√≥ la organizaci√≥n del primer campeonato de Primera Divisi√≥n de F√ļtbol Femenino AFA. Pasados 27 a√Īos, el panorama es deficitario: la actividad¬†no es apoyada por la mayor√≠a de las dirigencias. Tampoco tiene apoyo comercial que permita difusi√≥n y crecimiento. En los dos mundiales disputados por la Selecci√≥n Argentina (Estados Unidos 2003 y China 2007) no s√≥lo perdimos los seis partidos disputados, sino que convertimos tan s√≥lo dos goles y recibimos treinta y tres.

***

ruth

Ruth Bravo es conocida como Chule. Viste una camiseta so√Īada por muchos en Argentina: la 10 de Boca Juniors. Tambi√©n es parte de la Selecci√≥n Nacional. Su melena rubia se¬†contornea al ritmo de una ductilidad que asombra. En di√°logo con Radio Gr√°fica,¬†fue la portavoz del padecimiento de miles de jugadoras argentinas: ‚ÄúCuesta creer que no se conozca nada del campeonato de f√ļtbol femenino. Para peor, que no sea profesional. Nadie cree en el f√ļtbol femenino y no se dan cuenta que no es una moda‚Äú; y agreg√≥: ‚ÄúTodas las chicas merecemos mayor visibilidad. Somos muchas quienes queremos seguir creciendo, pero el f√ļtbol vive en un ambiente machista que piensa que piensa que s√≥lo es cosa de hombres. A todos esos que no se animan a invertir en nosotras los invito a ver nuestros partidos‚ÄĚ.

¬ŅPero como puede sostenerse una actividad en la cual las deportistas tienen que llevar un ritmo de alto rendimiento y a su vez casi no tener una recompensa.¬†Ruth lo tiene claro: ‚ÄúEl f√ļtbol femenino debe profesionalizarse‚ÄĚ; y explic√≥ las razones: ‚ÄúHoy, una jugada se levanta a las siete de la ma√Īana para ir a trabajar. A las cuatro de la tarde entrena y a las diez de la noche llega a su casa para comer una hora m√°s tarde. Eso no es sano y nos impide dedicarnos de lleno. Con un contrato profesional podamos priorizar entrenamiento y carrera futbol√≠stica.¬†¬†La gente no ve el esfuerzo que hacemos.¬†Hay chicas que juegan cancha de once y tambi√©n Futsal porque necesitan juntar plata. Dir√≠a que somos mucho m√°s profesionales que muchos jugadores varones‚ÄĚ.¬†

En la mayor√≠a de los clubes de Primera Divisi√≥n, las jugadoras reciben un vi√°tico que no alcanza. Bravo resalt√≥¬†la estrategia de captaci√≥n que lleva adelante UAI Urquiza:¬† ‚ÄúAll√≠ dan trabajo, estudio y pensi√≥n a las chicas de las provincias. Para una jugadora que viene del interior todo eso es una ayuda gigante. La mayor√≠a de las jugadores vienen de otras provincias a estudiar y jugar al f√ļtbol, entonces es muy complejo mantener tu estudio, pagar el alquiler y desarrollar tu carrera sin una ayuda extra‚ÄĚ.

***

arquera-765x510

Pero no todas las jugadoras son la 10 de Boca. Miles de mujeres de todo el pa√≠s est√°n federadas a diferentes ligas que cada fin de semana engrosa la inmensa cantidad de partidos de f√ļtbol femeninos. Sus historias tambi√©n merecen ser retratadas.

Ver√≥nica Mc Cormick es juninense, fan√°tica de Sarmiento y arquera del equipo de UNNOBA (Universidad Nacional del Noroeste de la provincia de Buenos Aires).¬† Su historia es de amor al f√ļtbol y al puesto. Pero detr√°s de la costumbre pueblerina de aspirar las S, unos dedos eternos y una espalda que intimida, hay una historia plagada de dificultades para llegar hasta donde lleg√≥.

‚ÄúEl f√ļtbol cambi√≥ mi vida. Desde chiquita me interes√≥, pero ac√° en Jun√≠n no hab√≠a clubes donde desarrollar la actividad. Jugaba en la canchita del barrio con mis amigos hasta que a los 18 a√Īos comenc√© en BAP (Buenos Aires al Pac√≠fico), pero¬†dej√© pronto al no tener apoyo familiar‚Äú. Su historia con el f√ļtbol retom√≥ a√Īos m√°s tarde, en un momento muy dif√≠cil de su vida: ‚ÄúCuando ten√≠a 30 a√Īos estaba atravesando un problema de salud importante. Llegu√© al equipo de la Universidad llena de miedos, pero me encontr√© con un grupo precioso.¬†Todo lo que viv√≠ gracias al f√ļtbol me permiti√≥ un cambio muy grande a nivel personal. Fue una inserci√≥n a la vida cuando ve√≠a todo oscuro y alejado‚Äú.

Ver√≥nica debi√≥ superar un escollos¬†familiares complejos¬†para continuar jugando al f√ļtbol: ‚ÄúA mi vieja no le gustaba que jugara al f√ļtbol. Lo ve√≠a como cosa de hombres. Mi ex pareja tampoco. Es m√°s, pude volver a jugar al 100% cuando me separ√© de √©l‚Äú.

‚ÄúAc√° en Jun√≠n la competencia era escasa y nadie la respetaba.¬† Comenzamos a meterle garra ya que hay f√ļtbol femenino en Jun√≠n desde hace much√≠simos a√Īos. Comenz√≥ a crecer con equipos de la zona hasta llegamos a ser catorce equipos, todos federados en la Liga Deportiva del Oeste. Pero como nunca existi√≥ apoyo econ√≥mico al campeonato, todo se hace cuesta arriba. Nosotras tenemos que costear colectivos, √°rbitros, viajes y todo lo que lleva la actividad. Yo soy una afortunada porque la Universidad nos resuelve un mont√≥n de cosas‚Äú; coment√≥ Ver√≥nica, qui√©n particip√≥¬†de campeonatos nacionales e internacionales universitarios defendiendo el arco de UNNOBA.

Pero para las mujeres del f√ļtbol, las dificultades son una cotidianidad: ‚ÄúAlguna vez quise inscribirme en una Escuela de Arqueros que se abri√≥ en mi ciudad con la idea de mejorar mi rendimiento. Las autoridades me dijeron que no por ser mujer‚Äú. Pero termina all√≠: ‚ÄúLas ternas arbitrales toman al f√ļtbol femenino con displicencia, sin la seriedad del f√ļtbol de varones. Nos pas√≥ en torneos donde los √°rbitros informaron mal a la Liga el resultado de un partido, generando un problema enorme‚ÄĚ; dice Mc Cormick desde Jun√≠n.

LDT UNNOBA VERO

Tambi√©n hay un problema invisible. Ser jugadora de f√ļtbol en una ciudad llena de prejuicios es una prueba de car√°cter que no cualquiera puede superar:¬†‚ÄúTen√©s que tener una cabeza muy fuerte porque en la sociedad local est√° instalado aquello que si sos mujer y jug√°s al f√ļtbol, sos lesbiana. Ten√©s que estar dispuesta a bancartela aunque no lo seas. Cuando estuve soltera, la ciudad me adjudic√≥ mil novias. Yo s√© que no es cierto, pero todo eso le lleg√≥ a la familia. Hace cuatro a√Īos estoy en pareja con Diego y siguen llegando las mismas habladur√≠as que molestan. No es f√°cil sobrellevar la situaci√≥n. Tuve compa√Īeras que dejaron de jugar por el qu√© dir√°n‚Äú.

Enojada por tanto tiempo de angustia y silencio, Ver√≥nica Mc Cormick apunt√≥ a una sociedad a la cual le cuesta aceptar que una mujer practique f√ļtbol: ‚ÄúEsta es una ciudad chica, donde una elecci√≥n sexual que se entienda equivocada puede ser atroz. Por eso digo que no es f√°cil ser jugadora de f√ļtbol en Jun√≠n‚Äú.

Hace pocos d√≠as, Ver√≥nica defendi√≥ con orgullo su meta ante River Plate. En el trazo final de su carrera reflexion√≥:¬†‚ÄúHago un esfuerzo muy grande para jugar. Trabajo y tengo familia. El f√ļtbol es sumamente amateur. Corro del trabajo hacia el entrenamiento y de nuevo al trabajo. Dejo mi familia los fines de semana. Tambi√©n peleo contra un mont√≥n de gente que va en contra del f√ļtbol femenino. Pero este gran esfuerzo vale la pena porque mi meta es dejar el camino hallando para las chicas que vienen detr√°s‚Äú.

***

edith

Edith Pecorelli es un s√≠mbolo desconocido del f√ļtbol argentino. Hincha fan√°tica del Club Atl√©tico Temperley,¬†¬†fue qui√©n tom√≥ el toro por las astas en el momento m√°s dif√≠cil de su instituci√≥n;¬†aquellos d√≠as entre 1991 y 1993, cuando el club celeste estuvo cerrado por la quiebra y flameaba la bandera de remate. Mario Pascal, titular de la Filial Esteban Echeverr√≠a, expres√≥ emocionado lo que signific√≥ Pecorelli en Temperley: ‚ÄúFue la primera presidenta votada en el f√ļtbol argentino. El club ten√≠a sus cuentas embargadas, ella dej√≥ su casa en garant√≠a para ayudar a la instituci√≥n. Eso no lo hace cualquiera‚Äú.

Edith se convirti√≥ en presidenta de Temperley en 1993, con el 65% de los votos. Con mano f√©rrea condujo en poco tiempo al club del campeonato de Primera C al Nacional B.¬†A pesar de su labor, padeci√≥ en carne propia una curiosa discriminaci√≥n:¬† ‚ÄúMe sent√≠ m√°s discriminada por la mujer que por los hombres,¬†no me lo dec√≠an, pero sent√≠a que me se√Īalaban, como alguien que se mete en una cosa de hombres,¬†ese tipo de discriminaci√≥n. Los hombres no, Grondona jam√°s me falto el respeto. Yo tuve a Caruso Lombardi de t√©cnico, y me ped√≠a consejos‚ÄĚ; dijo Pecorelli a Coemudigital.com

El ejemplo precursor de Pecorelli se hizo carne en dos ejemplos. Gladys Rui Fern√°ndez asumi√≥ la presidenta de San Mart√≠n de Burzaco en 2003. La bienvenida estuvo cargada de misoginia: ‚ÄúEl d√≠a que asum√≠ me hicieron una cama. Primero, un ex dirigente me peg√≥ una pi√Īa que me vol√≥ un diente, literalmente. Despu√©s, hubo l√≠o en la cancha y la suspendieron. Creo que apostaban que iba a durar tres meses como mucho. A la mujer nos cuesta m√°s llegar a cargos pol√≠ticos, por algo est√° la ley de cupo‚Äú; declar√≥ hace a√Īos a Clar√≠n.¬†‚ÄúLa mujer no tiene las mismas posibilidades que un hombre, y menos en el f√ļtbol. En mi caso se dio porque yo insist√≠a por un cambio y fue como un: ‚Äėsi quer√©s cambiar las cosas, ponete vos al frente‚Ķ‚Äô Este club estaba tan mal que ning√ļn hombre quiso hacerse cargo‚Äú; explic√≥ Rui Fern√°ndez.

Otra mujer que llegó a la conducción de un club AFA fue Valeria Cisneros, quién condujo al club Central Ballester.

***

Garavano Brandariz

Hoy, cientos de mujeres son parte de distintas √°reas institucionales de los clubes. Si bien ya pas√≥ el tiempo de las pioneras, a las mujeres a√ļn les cuesta llegar a puestos de Comisi√≥n Directiva.

Natalia Garavano es soci√≥loga, feminista, fan√°tica de River Plate e integrante de la Red de Mujeres. Hace d√≠as, junto a Carolina Brandariz ‚Äď secretaria de G√©nero e Igualdad de UTE/Ctera ‚Äď llevaron adelante una jornada de Reflexi√≥n sobre violencia de genero. La misma se desarroll√≥ dentro de River Plate y fue organizada por la Subcomisi√≥n del Hincha del Club Atl√©tico River Plate.

En el aire de Abr√≠ la Cancha, Garavano¬†dio cuenta de la¬†necesidad que los clubes se comprometan en la concientizaci√≥n sobre violencia de g√©nero:¬† ‚ÄúLos clubes de f√ļtbol son un espacio donde transitamos las mujeres. Por eso es importante tratar estas cuestiones que tienen que ver con la violencia de g√©nero.¬†Los clubes tienen una responsabilidad social y deben comprometerse con las desigualdades sociales. Toda la sociedad debe estar involucrada y comprometida en esta lucha, y los clubes no deben estar exentos‚ÄĚ.

Ahora, es posible un cambio de mirada sobre la problem√°tica en los clubes de f√ļtbol: ‚ÄúNosotros en River estamos tratando de pensar en cuestiones que tienen que ver con la prevenci√≥n. Por otra parte, me pareci√≥ muy bueno lo de Belgrano de C√≥rdoba, que sali√≥ con camisetas con estad√≠sticas vinculadas a las cuestiones de g√©nero.¬†Pero estas cosas no tienen que surgir en marzo o el 8M. Tienen que institucionalizarse en los clubes como parte de la pol√≠tica de los mismos‚Äú.

Pero la problem√°tica para acceder a puestos de importancia en los clubes sigue siendo vital. As√≠ lo hizo saber Garavano:¬† ‚ÄúA la hora de votar hay que fijarse como est√°n conformadas las listas y por qu√© no llegan las mujeres. Hay much√≠simas mujeres que trabajan, y mucho, por sus clubes.¬†Hay que pensar que pesan mucho esas estructuras super masculinas, parte de una construcci√≥n cultural en la cual el mundo del f√ļtbol est√° circunscrito. Las mujeres vemos f√ļtbol y lo jugamos. Pero todo en el f√ļtbol est√° masculinizado.¬†Los cambios vienen desde abajo, pero es importante que los socios y socias se comprometan con √©sta cuesti√≥n‚Äú.

***

Pilar-Unsain-765x510

Pilar Unsain es cordobesa hasta la médula. Su acento mediterráneo es inconfundible y su pasión por Talleres inmensa. Es una de las integrantes más movedizas de la agrupación Todo por Talleres.

De visita en la Radio Gr√°fica, Pilar dio cuenta del mayor compromiso que est√°n teniendo las mujeres en la vida de la T:¬†‚ÄúNuestra participaci√≥n va en aumento. Es mayor la cantidad de socias que van a la cancha, y por suerte, muchas de ellas van solas. Digo esto porque se tiene la imagen que la mujer va a la cancha acompa√Īando a la familia y no disfruta del f√ļtbol. Por eso digo que la tribuna es m√°s diversa que a√Īos atr√°s‚Äú. Pero tambi√©n dio cuenta de una dificultad que parece insalvable:¬†‚ÄúA pesar del crecimiento no hay impronta femenina en los lugares institucionales. Si bien en la √ļltima asamblea se incluy√≥ el Cupo Femenino‚Äú.

Pero todos los clubes tienen sus mitos tribuneros y Talleres tiene a La Tia Videla, una mujer que condujo la hinchada durante a√Īos y fue homenajeada por sus cong√©neres tallarines: ‚ÄúEs una mujer que va a la cancha desde los a√Īos sesenta, due√Īa y se√Īora de la popular. Ella lleg√≥ a organizar los viajes de visitante y fue la Jefa de la Barra de Juan. Es una mujer con mucha personalidad. Todas las hinchas de Talleres estaban bajo su protecci√≥n. El a√Īo pasado hicimos el primer encuentro de mujeres albiazules, donde concurrieron m√°s de cien hinchas, y le hicimos un homenaje a la T√≠a. La nueva generaci√≥n no conoce su historia y para nosotros es fundamental reivindicarla como la figura femenina dentro de la popular de Talleres‚ÄĚ.

***

Todas las mujeres relacionadas con el f√ļtbol tienen que ser escuchadas y valoradas. Todas tienen un Topo Gigio guardado que quiere salir. El sue√Īo de Ruth Bravo es jugar la Copa Libertadores con Boca Juniors, claro, hay un problema: ‚ÄúMucha gente no sabe que hay una Copa Libertadores femenina que se televisa en todo el continente salvo Argentina‚Äú; expres√≥ la 10 xeneize. Para la juninense Ver√≥nica Mc Cormick, su idea es ‚Äúdejar un camino abierto a las chicas que vienen despu√©s, es lo mejor que puede hacer luego de haber padecido tantos a√Īos de prejuicios‚Äú. Para la soci√≥loga Natalia Garavano, ‚ÄúEs necesario que se le brinde mayor importancia al f√ļtbol femenino y que los medios cubran con mayor profundidad los hechos de violencia de g√©nero que se generan en las instituciones‚Äú. La cordobesa Pilar Unsain reclama finalizar con el prejuicio por el cual los varones se irritan cuando las mujeres hablan de f√ļtbol: ‚ÄúEs una batalla constante. Te escuchan hablar de f√ļtbol y se irritan.¬†Lo cierto es que muchas mujeres hablamos de f√ļtbol y sabemos lo que decimos‚Äú. Todas ellas tienen su Topo Gigio a flor de piel.

La ex-presidenta celeste Edith Pecorelli dej√≥ un camino a todas las mujeres relacionadas con el f√ļtbol: ‚ÄúPrimero hay que ser hinchas del club, luego practicar alguna disciplina en la instituci√≥n, finalmente, meterse en las comisiones directivas‚Äú.

(*) Conductor de Abr√≠ la Cancha / Colectivo de Direcci√≥n de Radio Gr√°fica / Director de www.xenen.com.ar / Miembro de Historia AFA / La Se√Īal F√ļtbol.

Comentarios

comentarios