A 40 años del debut en Juan Agustín García y Boyacá: todos los estrenos de Diego Maradona

2825

20 de octubre de 2016. Se cumplen cuarenta años de aquel miércoles en el cual debutó Diego Armando Maradona en la Primera División del Fútbol Argentino. Icono representativo de nuestro fútbol, en Xenen recordemos los debuts de un personaje único.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

 

20 de Octubre de 1976. Bienvenido Diego…

Una mota de rulos. 20 de octubre de 1976. En Juan Agustín García y Boyacá, el debut de Diego Maradona. Camiseta número 15.
Una mota de rulos. 20 de octubre de 1976. En Juan Agustín García y Boyacá, el debut de Diego Maradona. Camiseta número 16.

Le faltaban diez días para cumplir 16 años. El mundo del fútbol ya sabía quién era ese pibe que la rompía en Argentinos Juniors. El Cebollita genial que todos miraban embobados en el entretiempo. 20 de octubre de 1976. Octava fecha del Nacional. El enorme Talleres de Córdoba vencía 1 a 0 a los bichos con gol del Hacha Luis Ludueña. En el entretiempo, Juan Carlos Montes, Serenata, entrenador de Argentinos, le dijo a Diego Armando Maradona que iba a ingresar. Le aconsejó: «Tirá un caño en la primera jugada«.

El mítico caño de Diego a Juan Domingo Patricio Cabrera. 40 años del debut del más grande.
El mítico caño de Diego a Juan Domingo Patricio Cabrera. 40 años del debut del más grande.

El pibe con el 16 de plástico – antibarro, como se decía en aquellos días – entró al campo de juego por Rubén Giacobetti. 17:30 de la tarde. En una de las primeras pelotas, le tiró el caño pedido. La víctima fue el durísimo Juan Domingo Patricio Cabrera. Esa tarde perdió Argentinos. Pero Diego pronto fue la figura descollante de nuestro fútbol. Ninguno de los presentes en aquel Argentinos-Talleres imaginó lo simbólico de aquel partido.

27 de febrero de 1977. Diego de Selección…

Diego Maradona camino al banco de suplentes. 28 de febrero de 1977. 5 a 1 ante Hungría. Debut de Diego con la celeste y blanca.
Diego Maradona camino al banco de suplentes. 28 de febrero de 1977. 5 a 1 ante Hungría. Debut de Diego con la celeste y blanca.

La aparición de Diego fue fulgurante. Tanto es así que con apenas 16 años y cuatro meses, César Luis Menotti lo hizo debutar en la Selección Argentina. 27 de febrero de 1977.

En la Bombonera, bajo el marco de la gira internacional de equipos europeos previa al Mundial 1978, el rival era Hungría. Argentina formó con Gatti; Tarantini, Olguín, Daniel Killer y Carrascosa; Ardiles, Gallego, Villa; Houseman, Luque y Bertoni.

A los 29 minutos del segundo tiempo, con el partido 5 a 1 a favor de Argentina, el Flaco hizo ingresar a Diego por Leopoldo Jacinto Luque. En ese mismo momento nacía un romance único. Un amor que vistió 93 veces a Diego de celeste y blanco entre aquella tarde y el partido ante Nigeria por la Copa del Mundo 1994.

 

22 de febrero de 1981. Lo querían las gallinas…lo quería el Barcelona…

ldt-1981-boca-debut-mradona
El festejo emocionado junto al Mono Perotti y un alcanza pelotas que nunca olvidará ese momento. Su debut en Boca Juniors. 22 de febrero de 1981. 4 a 1 ante Talleres de Córdoba.

Hacia 1980, todo el mundo hablaba de Diego. Cuatro veces consecutivas goleador del campeonato argentino, su ciclo en Argentinos Juniors parecía finalizado.  River Plate y el FC Barcelona estaban detrás de su contratación. A comienzos de 1981 fue Boca Juniors quién terció. Finalmente, a comienzos de febrero, el pase de Diego a Boca era un hecho: préstamo por año y medio, a cambio de dos millones y medio de dólares y la cesión definitiva de cuatro jugadores (Miguel Bordón, Carlos Randazzo, Carlos Salinas y Mario Zanabria). Boca gozaba además de la opción de compra definitiva.

El festejo de su primer gol xeneize. Un afiche.
El festejo de su primer gol xeneize. Un afiche.

«Vale 10 Palos verdes…se llama Maradona…lo querían las Gallinas…Lo Quería el Barcelona», cantó hasta el delirio la hinchada Xeneize. 22 de febrero de 1981. 1 fecha del Metropolitano ante Talleres de Córdoba. Como en 1976. Victoria 4 a 1, con una Bombonera hasta las manijas. Aquella tarde su equipo formó: Gatti; Alvez, Acevedo, Mouzo y Córdoba; Brindisi, Quiroz y Trobbiani; Escudero, Maradona y Perotti. Marcó dos goles de penal y a la postre campeón, su único título en el Fútbol Argentino.

 

4 de septiembre de 1982. Maradona desembarca en Europa

Valencia, 4 de septiembre de 1982. Mario Kempes y Diego en la previa de su debut con la camiseta del Barcelona.
Valencia, 4 de septiembre de 1982. Mario Kempes y Diego en la previa de su debut con la camiseta del Barcelona.

Para 1982 la bicicleta de José Alfredo Martínez de Hoz ya era una pesada carga para el país. La transferencia de Diego Maradona era una imperiosa necesidad para Boca Juniors, quién había contraído una inmensa deuda en dólares. Antes de la Copa del Mundo España 1982, por casi ocho millones de dólares, Diego ya era jugador del Fútbol Club Barcelona.

A pesar de no haber colmado las expectativas en el Mundial, Diego estaba llamado a ser la gran figura del equipo catalán. Debutó el 4 de septiembre de 1982 ante el Valencia de Mario Kempes. Convirtió un gol a los 20 minutos de juego, pero el triunfo fue para los locales por 2 a 1.

Su estancia en la Ciudad Condal estuvo atravesada por la hepatitis, la terrible lesión en su tobillo izquierdo y la dura relación con el presidente Josep Lluis Nuñez.

 

16 de septiembre de 1984. Ver Napoles y luego morir…

16 de septiembre de 1984. Diego con la camiseta del Napoli. Debut en Verona. Fueron siete años intensos y gloriosos.
16 de septiembre de 1984. Diego con la camiseta del Napoli. Debut en Verona. Fueron siete años intensos y gloriosos.

En agosto de 1984, la relación entre Diego y la dirigencia barcelonista estaba quebrada. No le quedaba otro camino que la salida. Económicamente, imposible regresar a la Argentina. Los grandes de Europa no tenían tanta confianza en ese díscolo joven argentino de 23 años, de indudable talento pero que no había respondido a la altura de las expectativas generadas.

La oferta llegó desde Napoles. Un club con historia, pero lejos de los grandes del calcio. Más de diez millones de dolares desembolsó el club para contratarlo. Fue amor a primera vista. Su segunda casa. En su presentación el estadio San Paolo rebalsó para verlo.

Diego debutó el 16 de septiembre de 1984. Derrota 3 a 1 ante quién será campeón: Hellas Verona. Luego vino toda la gloria posible. Una idolatría desbordante.

 

4 de octubre de 1992. Diego llega a Sevilla

4 de octubre de 1992. Diego se viste de sevillano. Un paso corto y con escaso relieve.
4 de octubre de 1992. Diego se viste de sevillano. Un paso corto y con escaso relieve.

En marzo de 1991 se confirmó el primer antidoping positivo. Diego tuvo que purgar una suspensión de quince meses. Una situación incómoda, no sólo por la imposibilidad de jugar, sino porque tenía vínculo firmado con el Napoli hasta 1993. La decisión estaba tomada: no quería jugar más a los pies del Vesubio.

La solución llegó desde España. El Sevilla FC negoció su salida y lo contrató para la temporada 1992/93. Allí estaba Carlos Bilardo como entrenador y un joven Diego Simeone. Su debut oficial se dio el 4 de octubre de 1992. Tuvo una fuerte connotación ya que el rival era el Athletic de Bilbao en San Mamés. Con los vascos habían quedado huellas desde la fractura de 1983. Diego convirtió un golazo de tiro libre, pero su equipo perdió 2 a 1.

10 de octubre de 1993. Maradona vuelve a la Argentina vestido vestido de leproso

Le quedaba pintada. Diego saludando a la tribuna el día de su debut con la sangre y luto.
Le quedaba pintada. Diego saludando a la tribuna el día de su debut con la sangre y luto.

Fue su paso más corto, pero nada en la vida de Diego deja de tener intensidad. Luego de una traumática salida de Sevilla – detectives mediante – Maradona quedó con el pase en su poder. Luego del traumático 0-5 del seleccionado ante Colombia, la opinión pública reclamaba su regreso para clasificar al equipo de cara a Estados Unidos 1994. Pero necesitaba un club.

En aquellos días de agosto de 1993, TyC había cerrado un negocio muy singular: armar su propio equipo. La compra de la localía de Argentinos Juniors, llevándolo a Mendoza era una apuesta arriesgada que cerraba con el regreso de Diego. Habría estado todo abrochado, hasta que ciertos manejos cansaron al jugador. Jorge Solari se enteró de esto y lo convenció de ir a Newell´s Old Boys.

La noticia fue una bomba. Diego en Rosario. Un plantel con algunas viejas glorias de la etapa de Bielsa, con muchos pibes y un promedio muy bajo. Debutó el domingo 10 de octubre de 1993 ante Independiente. La Doble Visera desbordó para ver a Diego. Su equipo perdió 3 a 1, pero para el recuerdo la rabona genial que casi se transforma en un gol de antología.

 

9 de octubre de 1994. Su debut como entrenador de Mandiyú de Corrientes

Octubre. En espacio de tres años, tres debut en el mismo mes. Pero ahora, como entrenador. Luego del sonado caso de doping por efedrina luego del partido ante Nigeria, Diego fue suspendido por año y medio. Mientras esperaba cumplir la sanción, fue contratado como entrenador de Mandiyú de Corrientes.

Su debut fue ante Rosario Central en el Litoral, y el resultado fue otra derrota: 1-2. La experiencia duró sólo un par de meses. Hizo dupla con Carlos Fren.

 

26 de febrero de 1995. Maradona y Racing, una dupla que se miraba de reojo

En enero de 1995, se vivió un cimbronazo: Diego Maradona sería el entrenador de Racing Club de Avellaneda. La Academia, que hacía 28 años no se consagraba campeón, fue el único ligar donde siempre lo miraron de reojo. Ni el quería a Racing, y mucho menos la sufrida hinchada de la Acadé. ¿Si es así, porque firmó? Por la excelente relación que tenía con el empresario Eurnekian, socio comercial en aquellos días del equipo de Avellaneda.

Debutó como entrenador el 26 de febrero de 1995 ante Ferro en Caballito. Fue derrota 1-0, la sexta consecutiva en su campaña,. Se lo recuerda por el fuck you que le dedicó a la platea verde luego de un penal atajado por Gonzalez, arquero de la Academia.

7 de octubre de 1995. Diego vuelve a Boca Juniors

Diego Maradona nuevamente en un campo de juego. 8 de octubre de 1995. Su regreso a Boca Juniors.
Diego Maradona nuevamente en un campo de juego. 7 de octubre de 1995. Su regreso a Boca Juniors.

Nuevamente octubre. Un regreso esperado por todos: Diego y Boca Juniors. Como en 1981. Habían pasado catorce años. Estaba Silvio Marzolini como entrenador – como en aquella oportunidad – pero ahora junto a Claudio Caniggia. Un recibimiento apoteósico: Globos, humo de colores, bombas de estruendo, banderas grandes, Dalma y Gianinna llorando en el campo de juego.

El rival, Colón de Santa Fe. Diego con un mechón amarillo en el pelo. La historia con Julio César Toresani («A ése muchacho le digo que vivo en Segurola y Habana 4310, séptimo piso. A ver si me dura 30 segundos”). La victoria sobre la hora, gol de Dario Scotto.

 

28 de marzo de 2009. Ahora, entrenador de la Selección Argentina

Diego cumplía su sueño de entrenar la selección nacional. Luego de la salida de Alfio Basile, Maradona agarró la dirección técnica del equipo nacional. Debutó ante Venezuela, el 28 de marzo de 2009. Victoria 4 a 0 en el Monumental. Días después se vivió el histórico 1-6 ante Bolivia.

Su labor, junto a Carlos Salvador Bilardo, fue criticada. La clasificación angustiosa, sus entredichos con un sector de la prensa. La ilusión en la Copa del Mundo y finalmente, la eliminación por goleada ante Alemania.

Comentarios

comentarios