Los caramelitos del Señor Ríos Seoane

2289

Sin dudas, Francisco Ríos Seoane será recordado como uno de los personajes más controversiales en la historia de nuestro fútbol.

Presidió al Club Deportivo Español entre 1979 y 1996. En esos años, el club pasó de Primera C a dos subcampeonatos de Primera División. Desmedido en sus declaraciones públicas, con honestidad brutal confesó sus manejos corruptos. Su frase «soborno con caramelitos; muchos caramelitos» es propia de la personalidad de este gallego nacido en Coruña en 1933, que llegó a nuestro país con lo puesto, y consiguió ser dueño de un verdadero imperio gastronómico.

En 1984, Deportivo Español consiguió en forma aplastante el campeonato de Primera B. Tuvo en Fernando Donaires un ejecutante infalible de tiros libres. Cuentan malas lenguas que a su brillante puntería ayudaba la degustación de caramelitos que chuparon algunos arqueros rivales.

Ríos Seoane cometió todo tipo de atropellos. En 1996 fue detenido por estafas luego de una cinematográfica captura en las islas del Tigre. Buscaba fugarse del país, acusado de la autoría intelectual del asesinato de un opositor a la Comisión Directiva que fue quemado vivo luego de ser amenazado por el propio Ríos Seoane.

Luego de aquel hecho policial dejó la presidencia del club, pero era el hombre fuerte. En mayo de 1997, Español estaba acuciado por el descenso. Huracán Corrientes era el rival a vencer ya que Banfield estaba virtualmente descendido.

El domingo 18 en el Cilindro de Avellaneda jugaron Racing Club y el equipo correntino. El partido finalizó con triunfo de la Academia 2 a 0. Días después, ante una inquisitoria televisiva, Ríos Seoane declaró: «Es cierto, ofrecí cuarenta mil dólares a los jugadores de Racing para que ganaran el partido. Fui al hotel, con tres dirigentes, para ver a un ex jugador de Español, a quien le informamos que le íbamos a pagar los 30.000 dólares que le adeudaba el club y que además le daríamos 10.000 dólares para que repartiera entre sus compañeros si le ganaban a Huracán, de Corrientes. Para mí este caso no es incentivación». El jugador involucrado directamente era Sergio Zanetti, en aquellos dias lateral de Racing.

Por un par de días, no hubo otro tema de conversación en el ámbito futbolistico nacional. Finalmente, todo quedó en la nada. Mejor dicho: tapado por otro escándalo mayúsculo que involucró a seis jugadores de Deportivo Español que se consideraron en libertad de acción. El hecho desembocó en una dura huelga de futbolistas.

Francisco Ríos Seoane, el gallego de los caramelitos, falleció el 22 de septiembre de 2015.

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

Comentarios

comentarios