«El objetivo final es Italia 90. Argentina va a estar clasificada entre los 4 primeros. El prestigio se gana en los mundiales, no en torneos menores»

993

Una de las inagotables frases que Carlos Salvador Bilardo le regaló al pueblo futbolero argentino.

Luego del título mundial de 1986, nuestro seleccionado vivió una crisis de juego y resultados que se agudizó luego de una triste gira por Australia en julio de 1988. La goleada 1-4 padecida por el equipo nacional ante los locales motivó durísimas críticas.

Acostumbrado a capear temporales, una vez de regreso al país, el Doctor sacó de la galera una frase que le permitió tomar aire: sólo importa la Copa del Mundo, el resto es relleno y ensayo.

En otro contexto – y con el aval de un sector de la prensa – Daniel Passarella retomó esta lógica luego del fracaso de la Copa América 1995.

Lo triste es pensar que desde 1993 – hasta la fecha de este post – el seleccionado argentino no obtuvo ningún título de jerarquía…

Por Carlos Aira (info@xenen.com.ar)

Comentarios

comentarios