Jorge Camote Acu√Īa: El Rey del Pressing del Racing de Basile

5680

 

El Rey del Pressing. As√≠ le dec√≠a Coco Basile a Camote, pulm√≥n de aquel gran equipo racinguista que logr√≥ la Supercopa 1988. Una charla a fondo donde se explicitaron las pol√©micas: el desamparo de muchos ex futbolistas, su relaci√≥n con Juan D¬īSt√©fano y Carlos Griguol. Entre la venta de seguros y sus comentarios radiales, bienvenido a Abr√≠ la Cancha, querido Camote…

Por Carlos Aira

 

¬ŅQUE ES DE TU VIDA, CAMOTE?

¬ęEn la actualidad, por suerte, estoy bastante ocupado. Desde hace tiempo¬† vendo seguros de vida para futbolistas profesionales, algo que me permite estar cerca del ambiente del f√ļtbol. Me recib√≠ en la Escuela de T√©cnicos de Avellaneda en 1998, pero la √ļnica oportunidad que tuve fue en Dock¬†Sud. Ah√≠ armamos un lindo equipo con el Mencho Medina Bello y Omar Gauna. Pero la C es una categor√≠a complicada sino ten√©s infraestructura. Desde hace a√Īos dirijo el equipo de f√ļtbol del Country La Lomada de Pilar. Esta bueno porque me permiti√≥ conocer mucha gente que me ayud√≥, y les estoy agradecido. Por otra parte,¬† hace poco arranque dos nuevas facetas en mi vida que, la verdad, son interesantes: comento la campa√Īa de Racing en ¬ęEsto es Racing¬Ľ y doy clase de t√©cnica y t√°ctica en el ISPED (Instituto Superior de Periodismo Deportivo). La pase mal, por eso disfruto √©ste presente¬Ľ

 

EL RETIRO

A√Īo 1989. Acu√Īa con la 10 de Racing abrazado con Cosme Zaccanti.

‚ÄúEl retiro fue tremendo porque no estaba preparado para dejar. Fue en 1997 jugando para Arsenal. Tuve que hacerlo porque la rodilla no daba para m√°s. Se me vino todo abajo. Me encerr√© un mes entero en mi casa. El tema es no saber hacer otra cosa que jugar al f√ļtbol. La desesperaci√≥n de hacer algo era inmensa. Se me complic√≥ todo. Estuve un mes en casa sin salir. Sal√≠a a llevar a mis hijas al colegio y me quedaba ah√≠. La pintaba. La arreglaba. Ten√≠a 34 a√Īos.¬†Tuve que replantearme la vida. Imaginate, hice hasta 7¬ļ grado, el curso de t√©cnico y el profesorado de educaci√≥n f√≠sica lo pude completar por mi condici√≥n de deportista. Si hubiera ganado en el f√ļtbol una cifra importante me hubiera dedicado a la representaci√≥n de jugadores¬†porque me lo hubiera podido costear, pero en ese momento viv√≠a bien, pero no hab√≠a hecho una diferencia econ√≥mica¬Ľ

¬ęCon el tiempo me di cuenta que nadie te da una mano. Es un ambiente sin solidaridad. Yo hice amigos dentro el f√ļtbol, o eran amigos en ese momento. Me desencant√© con algunos. Le abr√≠ mi casa, compartieron cosas con mi familia, fiestas de fin de a√Īo, pero cuando¬†pas√© muy mal, nadie se me acerc√≥. Cuando no haces la diferencia econ√≥mica te comenz√°s a comer el dinero que generaste, y en mi caso termin√© hipotecando mi casa y perdi√©ndola en 2001. Un caos total. Suerte que tengo una familia de fierro. Mi mujer y mis dos hijas. Pero vivimos momentos complicados. Vivimos de alquiler en alquiler. La fiesta de 15 de mi hija mayor fue una reuni√≥n en la casa donde alquilaba. Lomitos a la parrilla. No hubo fiesta, ni viajes. Ellas vivieron¬†la situaci√≥n. No tengo palabras para agradecerles.

¬ęLa mano que no me brindaron los amigos me la dio gente por afuera del f√ļtbol. Gente de los countries donde fui a dirigir. Ellos me ayudaron en los peores momentos. El ambiente del f√ļtbol es muy ego√≠sta. El jugador de f√ļtbol es muy agarrado. Me dieron m√°s satisfacciones los countristas que mis propios compa√Īeros¬Ľ

¬ęAgremiados est√° haciendo muy bien las cosas y el jugador debe estar agradecido al gremio. Desde que Sergio Marchi est√° al frente, el jugador est√° muy bien protegido. Pero ser√≠a interesante que los clubes protegieran a los jugadores que se retiran. Tal vez no haya trabajo para todos, pero¬†deber√≠an ofrecer contenci√≥n. Siempre recuerdo a F√©lix Orte, un gran amigo. El ten√≠a una gran carrera, hab√≠a hecho una diferencia. Pero no fue protegido por Banfield, que lo ech√≥ mal. Lo dej√≥ de lado. Y se meti√≥ en un lugar donde no ten√≠a que haberse metido. Pensar que el d√≠a que lo mataron le hice un gol a Boca.¬Ľ

 

RACING: PROYECCION, DESCENSO, LA GLORIA Y NI UN PESO

Su primer gol. A√Īo 1985. La v√≠ctima, Sarmiento de Jun√≠n.

¬ęYo nac√≠ en La Paz, Entre Rios, pero a los 5 a√Īos me instal√© en Villa Espa√Īa, Berazategui. Cuando mis padres se separaron, en 1978, me fui a vivir a la casa de una t√≠a materna en San Nicol√°s. Ten√≠a 14 a√Īos, durante el Mundial de f√ļtbol.¬† All√° jugaba en Los Andes de Villa Ramallo. Lo √ļnico que¬†deseaba era jugar al f√ļtbol. Una noche, en 1979, vino uno que era zorro de la motorizada de Provincia. El gordo Mansilla, un fen√≥meno. Me avis√≥ que Racing probaba jugadores en la cancha de 12 de Octubre. Yo estaba jugando un campeonato nocturno que termin√≥ a medianoche. Me dorm√≠ como a las 3 de la ma√Īana. Cuando fui al laburo le dije al encargado que ese d√≠a no iba a trabajar porque me iba a probar en Racing. Me dijo: ‚ÄúDedicate al f√ļtbol o al trabajo‚ÄĚ. Le respond√≠: ‚ÄúMe dedico al f√ļtbol, y nunca m√°s volv√≠¬Ľ.

 

¬ęHab√≠a 400 pibes prob√°ndose. Quedamos 5. Uno era Hugo C√°mpora, que lleg√≥ a Primera. Llegamos a la pensi√≥n, que era en el estadio, y la verdad que la pasamos mal. Mucho fr√≠o. Mucha hambre. Hoy ves a los chicos en inferiores y est√°n muy bien atendidos. Yo me cos√≠a los botines. A veces bajaba algo de lo que se le romp√≠a a los de primera. Yo me lavaba la ropa, que era m√≠a, en Racing entren√°bamos con ropa propia. Entren√°bamos todos de un color diferente. De noche destornill√°bamos la heladera con una cuchara, porque la cerraban con candado, y com√≠amos lo que hab√≠a. Por eso, cuando les vendo seguros a los chicos que juegan hoy, les cuento estas cosas. Para que se den cuenta que son unos afortunados y que aprovechen¬Ľ.

¬ęMe reincorpor√© en enero de 1983. Se estaba armando el equipo del Proyecci√≥n 86. En el primer partido, contra Estudiantes, pas√≥ una hist√≥rica.¬† Entr√≥ Enrique Taddeo, el Presidente al vestuario. Nos dijo: ‚ÄúBueno chicos, esto es Racing, y como somos Racing, tenemos que hacer las cosas bien. Lo √ļnico que pido es que no perdamos por goleada‚ÄĚ. De hecho ganamos 3 a 0. Despu√©s goleamos a Rosario Central, al Argentinos de Claudio Borghi y le ganamos la final a Newell¬īs. Los grandes se iban al descenso y la gente nos ped√≠a a nosotros¬Ľ

¬ęRacing no fue cuidado por los dirigentes. En el 84, en la B, Jorge Castelli en vez de jug√°rsela por los pibes del club trajo veinte matungos. Algunos hab√≠an sido grandes jugadores, pero todos lentos. Nos postergaron. Del Proyecci√≥n se pod√≠a sacar una base de gran equipo. Pero fijate: Zubczuk postergado, Larrachado se fue a El Porvenir, Alarc√≥n a Los Andes, Raffo qued√≥ libre,¬†De Andrade a San Miguel, que le meti√≥ un gol a Racing y lo grit√≥ con bronca. El ambiente era muy pesado. En aquel 1985 la hinchada entraba al vestuario a pelear. Ellos eran veinte, nosotros treinta, y se armaba un desastre. Por suerte agarr√≥ Basile y el nos sac√≥ del pozo, arm√≥ un equipazo, y ganamos la Supercopa¬Ľ.

¬ęYo de Racing jam√°s podr√≠a hablar mal. Hablo mal de los dirigentes. Esos que llevaron a Racing a la quiebra. De gente como Juan D¬īSt√©fano, que no nos pagaba. Yo jugu√© siete a√Īos y nunca cobr√© la prima del contrato. Todos cobraban menos los pibes del club. Para √©l, nosotros deb√≠amos¬†agradecerle a Racing. As√≠ fue como se fueron Perico P√©rez, Hugo Lamadrid, Asteggiano. Jugu√© doscientos partidos en primera. Ascend√≠, gan√© la Supercopa, y no pude hacer una diferencia. En 1987 el Atl√©tico Madrid vino a comprarme. Fillol les dio el dato a Jes√ļs Gil y Gil, que necesitaba un¬†volante que jugara por ambos perfiles. Los espa√Īoles pagaban 500.000 d√≥lares, D¬īSt√©fano les pidi√≥ 750.000, que era lo mismo que no venderme. Nosotros est√°bamos de pretemporada en Los Acantilados. Lo encar√≥ a D¬īSt√©fano y le digo: ¬ęsos un hijo de puta, me cagaste la vida¬ę. Me respondi√≥: ¬ępegame, te mando a los guardaespaldas¬Ľ. Al a√Īo siguiente Racing me deb√≠a 50.000 d√≥lares. Me estaba por casar y hab√≠a visto un departamento sobre Libertador, piso 23, 100 metros cuadrados, casi por ese precio. Me lo iba a pagar Racing. Al final no se hizo. No, si de Racing¬†nunca vi un centavo…¬Ľ

 

LA CONTRACARA: VELEZ Y FERRO

8 de octubre de 1990. Camote con la camiseta de Vélez y otro abrazo con su amigo Zaccanti.

¬ęA Velez Sarsfield llego en Junio de 1990. Me fui mal de Racing. D¬īSt√©fano hab√≠a declarado que quer√≠a ganar m√°s que un obrero. Le respond√≠: ‚Äú¬°Ponga un obrero a jugar!‚ÄĚ. Me termin√© comprando el pase en 70 mil dolares. Dos a√Īos antes el club pidi√≥ diez veces m√°s. V√©lez hab√≠a vendido a Diego Simeone y necesitaban un 8. El Pato Fillol me recomend√≥. Roberto Rogel me llam√≥ a casa y me ofreci√≥ ir a Liniers. Arregl√© al toque. Era otro mundo comparado con Racing. Llegu√© al vestuario y ten√≠a ropa de invierno, de verano y de media estaci√≥n. El utilero me esperaba con botines de mi talle y mate todas las ma√Īanas. Un club de otro mundo. En Velez era todo servicial. Una isla en el f√ļtbol argentino¬Ľ.

¬ęTen√≠amos un gran equipo. Formaba con Fillol; Bidevich, Lucca, Ruggeri y Cardozo; Yo, Mancuso y Oscar Rom√°n Acosta; Z√°rate, Esteban Gonz√°lez y Gareca. Perdimos el campeonato al final. Me fui de Velez por el Doctor Coppolecchia, qu√© inform√≥ al club que no quer√≠a operarme de un tobillo y que iba a tener problemas¬Ľ

En 1991 firm√≥ para Ferro. Seg√ļn sus propias palabras, una mala decisi√≥n.

¬ęA la semana me compr√≥ Ferro Carril Oeste. Julio de 1991. Lo peor que pude hacer fue ir a Ferro. Pero claro, compraron mi pase en 150.000 d√≥lares y compr√© mi casa. Llegue junto a Perico P√©rez, pero Carlos Griguol no me quer√≠a. El d√≠a que firm√© contrato Griguol y el profesor Bonini estaban en el club. Les pregunt√© a qu√© hora entrenamos. Me dijeron de 9:30 a 10. Me dieron mal el horario, llegu√© tarde al primer entrenamiento. Le digo al utilero: ¬Ņten√©s botines 40? Me responde: no, ac√° ten√©s que traerte los botines. La ropa percudida, las toallas con agujeros. Una verg√ľenza. Ese d√≠a, el primer entrenamiento, me present√≥ y Bonini me pregunta ‚Äú¬ŅUsted arregl√≥ contrato ac√°?‚ÄĚ Me miro los botines y le digo ‚Äú y…no vine a probarme¬Ľ.

¬ęCuando llegu√© a V√©lez reunieron a todo el plantel y Rogel dijo: ‚ÄúAc√° vino Acu√Īa. Puede fallar como jugador, pero no como persona‚ÄĚ. Aplaudieron todos. Ferro fue un cachetazo. Era todo muy autoritario. Griguol viv√≠a castigando a los jugadores. Te dec√≠a hasta como te ten√≠as que cortar el¬†pelo. Al Nuno Molina lo hicieron correr seis meses alrededor de la cancha por no arreglar contrato. Griguol ten√≠a cosas jodidas. River quer√≠a a Cancelarich. Entonces lo sacaba y pon√≠a a Burgos. El no quer√≠a que les compraran a sus jugadores. Una cosa incre√≠ble. Pero no aguant√© la situaci√≥n y me pele√© en el vestuario con Bonini, y en cancha de Central con Griguol. Siempre me sacaba y un d√≠a le dije: ¬°No salgo nada, cag√≥n! Al final me quisieron retener en el club, pero todo eran p√°lidas. Me sent√≠a para el orto. Me vend√≠an o me retiraba. Suerte que apareci√≥ Belgrano y me compr√≥ junto a Cancelarich‚ÄĚ

 

CUANDO CAMOTE CASI VA A LA GUERRA

Camote con la camiseta de Racing. A√Īo 1988.

¬ęHice la colimba en 1981. Me toc√≥ aeron√°utica. Todos los de Racing hac√≠an la colimba en el Comando en Jefe. Pero no lograban acomodarme a m√≠. Una tarde los milicos me fueron a buscar a mi domicilio en San Nicol√°s. Mi t√≠a me llam√≥ a la pensi√≥n y me dijo: `Jorgito, te buscan para llevarte¬ī. Un compa√Īero, Juan Cilio, me dijo: `Camote, ten√©s que presentarte si no te meten preso. Yo hice la colimba en Jun√≠n. Presentate ah√≠¬ī. No sab√©s. Llegu√© con el pelo largo. Me pelaron. Eso fue en marzo. En abril, Malvinas. Ten√≠a dos meses de instrucci√≥n. Largaron a la 63 y reincorporaron a la clase 62. Volv√≠ a Racing. Jugu√© en Cuarta y la romp√≠. Jos√© Santiago, mi t√©cnico, me dec√≠a `que bien te vino la guerra¬ī. Una tarde llamaron a lo de Tita pidiendo mi reincorporaci√≥n inmediata. Me volv√≠ a Jun√≠n. ¬°Nos hicieron formar a todos y un milico grita: ¬°necesitamos voluntarios para ir a Malvinas! Un pibe de San Nicol√°s, un tal Posse, me dice `¬°Jorge, vamos nosotros, as√≠ somos la primera baja!¬ī Nos aplaudieron todos. Nos dieron ropa de combate. Un FAL. Balas. Y nos hicieron bajar hasta casi Rio Gallegos. Finalmente, en agosto me dieron la baja. Casi no hice la colimba, pero voy a una guerra¬Ľ

 

JULIO GRONDONA ME VET√ď COMO T√ČCNICO PORQUE INHIB√ć A ARSENAL DE SARANDI

¬ęBelgrano es un grande. Con todas las letras. Encima ten√≠amos un equipazo. L√°stima que tuve all√≠ al peor t√©cnico de mi carrera: Victorio Nicol√°s Cocco. Un desastre. Se hab√≠a quedado en el tiempo.¬†No entren√°bamos. Corr√≠amos un ratito. En cuatro partidos, los perdimos todos y nos comimos diez goles. Por suerte luego vino el Nano Are√°n. Un gran t√©cnico. Un tipo que trabajaba muy bien¬Ľ.

¬ęEn 1994 pas√≥ a Mandiy√ļ. Estaba todav√≠a Eduardo Sefer√≠an como Presidente. Arreglo contrato y me pagan todo como nunca antes en mi carrera. Pero a los d√≠as deja el club y lo agarra Roberto Cruz. Jugu√© solamente el Apertura. Nos salvamos del descenso en cancha de Estudiantes. Cruz me dec√≠a: ¬ęCamote, voy a armar un equipo para pelear el campeonato¬Ľ y trajo a Goycochea y tres jugadores de Laferrere. Ten√≠amos una linda base con Alvarenga y el Chiquito Ben√≠tez. Pero trajo jugadores de la B y se fue a la B¬Ľ

¬ęArreglo con Platense en Julio de 1994. Hermoso equipo: Cristante; Saravia, Mayo, Loyola y Erb√≠n; Coudet, Cravero y yo; Espina, Dalla Libera y Arsenio Ben√≠tez, que vino conmigo. Ese equipo pod√≠a ser campe√≥n, l√°stima la interna. Hab√≠a tipos muy ventajeros, como Mariano Dalla L√≠bera. Ricardo Rezza decidi√≥ que las pelotas paradas eran de Espina, y el loco se pon√≠a mal. Te puteaba en la cancha si le pasabas la pelota a Espina. Una cosa incre√≠ble¬Ľ

¬ęHumberto Zucarelli siempre me quiso. Alguna vez casi me lleva a Estudiantes de La Plata. Cuando agarr√≥ Hurac√°n Corrientes en el 95 me quer√≠a si o si. Yo esperaba alguna oferta en primera. Casi arreglo con Newell`s. El esper√≥ hasta √ļltimo momento y al final contrat√≥ a Carlos Alcides Gonz√°lez. Ya era tarde para ir all√°. Termin√© firmando con Atl√©tico Tucum√°n. Ten√≠amos un lindo equipo, con Pogany, Monz√≥n, Moner, Lenguita, Alfredo Graciani. Ten√≠amos al Pipa Higua√≠n como t√©cnico. Fue todo un tema para m√≠, porque me fui solo. Mi hija mayor ya iba a la escuela y no pod√≠a irse para all√°. Cada 15 d√≠as me quedaba unos d√≠as. Era terrible el momento de la despedida. Las nenas me abrazaban las piernas y no me dejaban ir. Me iba llorando hasta aeroparque. Perdimos el ascenso porque el Pipa renunci√≥ por una calentura. Sino eramos campeones¬Ľ.

¬ęOmar Larrosa, que me termin√≥ dirigiendo en Atl√©tico Tucum√°n, me quer√≠a para San Mart√≠n de San Juan. Justo me llamaron de Arsenal de Sarand√≠. Voy a la famosa ESSO, que parece una oficina del club, a arreglar con Arsenal. Me ofrecen bastante menos pero les digo: est√≠rense un poquito m√°s y arreglo con ustedes, que no quiero irme de nuevo al interior. Jugu√© seis partidos. Me romp√≠ contra Central C√≥rdoba en el Gabino Sosa. La rodilla me explot√≥. No pod√≠a caminar. Fue mi √ļltimo partido. ¬ŅQu√© hace Arsenal, Julio Grondona y su banda? Me pidieron que rescinda el contrato y me vaya. ¬°Yo jugu√© seis partidos y me romp√≠ jugando para ustedes! No me pagaron m√°s. Le pagaban a todos mis compa√Īeros menos a m√≠. Fui al gremio, pusimos la inhibici√≥n y le mand√© el telegrama por falta de pago. Me quedaron debiendo 30.000 dolares, y no me los quer√≠an pagar. Finalmente los tuve que inhibir. Cobr√© por Agremiados, y eso Julio Grondona nunca me lo perdon√≥. Cada vez que me vio, me dijo ‚Äúolvidese de dirigir, usted inhibi√≥ a Arsenal¬ę. Me conden√≥. Alguna vez me lo cruce en un acto de agremiados, en un convenio con la ANSES y me lo volvi√≥ a repetir. No puedo agarrar ning√ļn trabajo, porque donde estoy cerca de arreglar, algo pasa que me¬†voltea. Pasaron 15 a√Īos, intent√© dirigir y no pude¬Ľ

www.youtube.com/watch?v=pF-LkP5kHfc  

www.youtube.com/watch?v=DswkAGGZJY4  

Comentarios

comentarios